enero 19, 2022

Escribimos para conjurar el silencio, para sostener nuestra entereza, para comprender, de Marisa Peña

 Marisa Peña   9/1/22

En el fondo escribimos para perdurar, para que alguien nos guarde en su memoria, para no morir del todo, para que no se borre quiénes fuimos, cómo interactuamos con el mundo y cuánto fuimos capaces de amar.
Escribimos porque la literatura es nuestra patria, nuestro lugar en el mundo, una manera más de resistir.
Escribimos a pesar de los mercados y los mercaderes, a pesar de no formar parte de los elegidos, de los nacidos para la gloria.
Escribimos para conjurar el silencio, para sostener nuestra entereza, para comprender lo incomprensible, para vivir, para compartir, para respirar.
Escribimos, escribimos, escribimos...A dentelladas, a zarpazos, para frenar la náusea o el desconsuelo. O con lentitud de orfebre, con demora de alfarero sabio para saborear los instantes de luz.
Escribimos sin brújula, sin mapa, sin coraza, a la intemperie. De la única manera que sabemos, los que escribimos para existir.
©Marisa Peña.

Don´t Look. Película genial. Si mirásemos hacia arriba veríamos que el cambio climático está ahí, de Amelia Díaz Benlliure

 Amelia Díaz Benlliure   27/12/21

Sé que mucha gente ya la está recomendado, pero quiero hacer también mi aportación.
Es una película genial. Te hace reflexionar, te hace reír, te hace sentir angustia, te pone de los nervios... Los actores y actrices están maravillosos (Meryl es una de mis favoritas casi siempre y Leonardo ha ido ganando con los años). Y esos tres finales espectaculares, ¡qué decir! Cada uno de los tres, en su estilo, es perfecto.
Si, además, mirásemos hacia arriba a pesar de que muchos políticos nos indican que no lo hagamos, tal vez veríamos que el cambio climático está ahí, a la vuelta de la esquina.


Pelayo Martín   27/12/21

No hay mayor demostración de que "No mires arriba" no es una comedia, ni tiene nada de imaginado... que comprobar que todos los sociópatas fascistas neoliberales de este mundo creen que la película habla de otros que no son ellos mismos. No la vean si no quieren convencerse de que lo mejor que nos puede ocurrir como especie es una extinción rápida, indolora, y a ser posible, en silencio.

enero 18, 2022

Poema: Razón de duelo XVIII, de José Miguel Marinas

 Fernando Broncano R   10/1/22

En 2008 publicaba José Miguel Marinas el libro de poesía Razón de duelo (León: Traviesas de poesía, 2ª ed. 2014), un libro cuya lectura resulta sobrecogedora en estos momentos de duelo. Dejo aquí este poema suyo:
XVIII
alivio de luto
cuando la ropa vira del negro al malva
o al gris marengo
no hay alivio de duelo:
es un tajo abierto
en el que se ingresa a dar de sí
quebrándose la figura contra el bulto vacío
de quien se fue
antes de permitir que escape
sin dar razón cabal
del abandono
(no devuelve el aliento mío que se lleva
ni el nombre que me sobrepuso
ni el lugar que yo precisamente
ocupaba entre sus palabras)
no hay alivio de duelo
ya no somos completos
ni se pueden recomponer
los escenarios
a los que dimos en llamar nosotros

Me entero desolado de la muerte, ayer, de José Miguel Marinas, de Fernando Broncano

Fernando Broncano R  8/1/22

Me entero desolado de la muerte, ayer, de José Miguel Marinas, uno de nuestros grandes filósofos, analista de la trama de la vida cotidiana, con libros fundamentales como La fábula del bazar o Ética de lo inconsciente. Era una maravilla escucharle exponer por qué el pensamiento de Lacan, que conocía profundamente y lo explicaba aún más claramente, es central para saber de nuestra condición contemporánea. Estar en su compañía era una fiesta, no solo por su conversación sino porque tardaba muy poco en tomar la guitarra y arrancarse por algún palo o recordar corridos, rancheras, tangos y boleros. Era, mucho más, una fiesta intelectual, llena de comentarios casuales y jocosos que se te quedaban en la cabeza por días. Vamos a echarle mucho de menos, especialmente su gran amigo Carlos Thiebaut, quien me ha comunicado la triste nueva.
.............................................




enero 17, 2022

Conociendo la montaña. Ordesa 1978

Viaje realizado en Julio de 1978, narrado en 2004 y publicado ahora. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado" Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas. Las de la Gruta de Casteret ,y siguientes, se hicieron en diapositivas y no ha sido hasta 2021 en que se han digitalizado. Autor: Epi.

Publicado por primera vez el 11/7/2016. Con fecha 1/1/2022 incorporo las diapositivas que me ha digitalizado Epi, de este periodo, y publico de nuevo

Crónica 3 años anteriores https://paqquita.blogspot.com/2022/01/ordesa-conociendo-la-montana-1975-1976.html


1.- Refugio de la Brecha de Rolando. Parte francesa. Ceci y Paquita + perro pastor alemán


2.- Brecha de Rolando, arriba. Paquita. Pepe

* La primera parte de las vacaciones las compartimos con Ceci y Pepe, nuestrxs hermanxs.
Todos  fuimos  a  Monte Perdido y  también a la Brecha de Rolando, haciendo  noche en el Refugio de Goritz  y  en el francés de la Brecha. 

"Brecha de Rolando: Lugar de leyenda que, a 2.807 metros de altitud, abre el paso fronterizo entre España y Francia, antaño frecuentado por contrabandistas y hoy día por excursionistas. Situada entre el pico Bazillac y el Casco. Impresionante en sus dimensiones, este tajo tiene 100 metros de alto por 40 de ancho."


3.- Blas

Detrás: Glaciar Marboré
y  
cascada

* Para esta  excursión Blas fue cargado como una mula, llevábamos: además de la botella de camping-gas, huevos, aceite  y  una lata grande de chorizo, entre otras cosas. Chorizo cuyo aroma provocó la envidia del resto de montañeros cuando lo calentamos para comerlo, pero que considerado objetivamente fue una burrada llevar.  

4.- Mismo fondo anterior. Paquita. 
 

5.- Río y cascada de Cotatuero

Valle de Ordesa












6.- Bajada de
Goriz Cola de Caballo.
Ésta, al fondo.


Blas, Pepe, Ceci




7.- río Ara 

Bujaruelo

Pepe, Blas, Ceci y la flor



                   

8.- puente románico sobre río Ara. Blas


9.- Vista general desde Punta Acuta. Cotatuero al frente.


10.- Ésta y siguientes son de diapositiva. Mi hermana Ceci y yo.

                            

11.- Falsa Brecha y Brecha de Rolando, desde Gruta de Casteret. Paquita y Ceci. 1978


12.- Muchachos con los que coincidimos en la Gruta de Casteret.


13.- Dos y dos.
.

14.- Nosotros y el hielo.


















6.- Otra vez. Crampones de la época.

* Repetimos excursión a la Gruta de Casteret, fuimos en 1976, que aún estaba helada y con  las Estalactitas como lámparas  de cristal.


8.- Más cerca. Bonita formación.1978


9.- Quizás paredes del Circo de Soaso.


10.- Sarrio en la nieve. Ceci, aquí.


11.- Más alto, más cerca, misma nieve y sarrio.


12.- No identifico el lugar.


13.- Cima que despunta en foto anterior ¿Gallinero y Falsa Brecha? arriba.


14.- Quizás el Valle de Bujaruelo.




16.- Llanos de Millaris Por encima del Circo de Carriata. Creo recordar 6 planos.

" Llanos de Millaris: Legendarios llanos herbosos emplazados a mitad de camino entre el refugio de Góriz y la Brecha de Rolando. Vegetación de zonas encharcadas a principios de verano como consecuencia del deshielo de los neveros "


17.- Tozal del Mallo. Circo Carriata, a su dcha.


18.- Paredes del Gallinero (2752m) y su Faja

* La última semana, ya solos, dejamos el coche en la pradera, cargado con todos los utensilios, y emprendimos camino de Goritz. Desde el refugio bajamos al  cañón de Añisclo, lo subimos de nuevo, nos acercamos a  valle de Pineta... y la vuelta la hicimos pasando cerca de la  Brecha de Rolando, continuamos hacia Millaris, las dimensiones de los llanos son inmensas. Bajamos por Carriata y, suerte mulana, encontramos habitación en el Refugio de Ordesa, entonces abierto. Un lujo, tras llevar siete días por ahí. Al año siguiente ya estaba cerrado.

MÁS INFO sobre el refugio parador    28 nov 2015


PAQUITA     
.............................................

Perroflautas del Mundo:
La política cultural entre dos miedos, de GERMÁN CANO
              

Prescindiendo de los datos epidemiológicos, en algún momento habrá que plantearse retirar las restricciones, Pelayo Martín

 Pelayo Martín   7/1/22

Hoy se ha comentado en la SER que va siendo hora de enfrentarnos al duro dilema de tener que ejecutar mediante un disparo en la cabeza a cierto porcentaje de españoles todavía sin definir, en bien de la estabilidad económica y la ansiada vuelta a la normalidad pre-pandemia. Que más pronto que tarde habrá que hacerlo porque no podemos vivir en este permanente estado de ansiedad y restricciones.
Ah, no... perdonen... que con el ruido de la ducha tal vez no he entendido bien...
Lo que han dicho exactamente es que, prescindiendo de los datos epidemiológicos, en algún momento habrá que plantearse retirar las restricciones y aprender a convivir con el virus... por duro que sea... ya que nuestro ánimo y nuestra economía no puede seguir asumiendo estos desorbitados costes en este permanente estado de estrés.

enero 16, 2022

Ordesa. Conociendo la montaña: 1975, 1976 y 1977.

 Viajes realizados en Julio de 1975, 76 y 77, narrados en 2004 y publicado ahora. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado" Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas.


1 y 2.- 1975. Valle de Ordesa. Zona del circo y Ferrata Soaso.




Al Valle de Ordesa  fue Blas  por  primera vez  en las vacaciones del año en que nos conocimos, julio de 1975. 



3 y 4.- 1976. Cascada del Estrecho y pasarela

Repetimos ambos al año siguiente, acompañando a una pareja de Pozuelo de Alarcón con los que entabló amistad, el año anterior, que a  su  vez llevaban a la madre de él.

Lo primero que tuvimos que hacer fue comprarnos  tienda  y  sacos,  ya  que  íbamos  de camping y  carecíamos de todo, para  lo que nos dirigimos a  Andorra la Vieja  pasando  antes  la  noche en  Seo de Urgel, en una tienda que nos  había prestado su amigo Antonio López... Vera y  que  carecía  de  doble  techo, circunstancia  ésta  que  descubrimos al montarla  y  que sufrimos  al usarla, ¡se pasó toda la noche lloviendo! Así, caladitos hasta los huesos, conseguimos sobrevivir hasta  la mañana siguiente, en  la que adquirimos una tienda canadiense “isotérmica”  y dos sacos marrones, tan finos que, al año siguiente, compramos otros dos para sustituirlos. 

  5.- Gradas de Soaso. Blas.

* Esas, mis primeras vacaciones  en  la  montaña, 1976, fueron  la  prueba de fuego a  que me sometió Blas. En una de las primeras excursiones, quizás la primera, fuimos al  fondo del valle, y  ya de vuelta, por la Faja de Pelay, comenzó una granizada buena, caían granizos como piedras. Para protegernos nos pusimos por encima la tela de la tienda de Antonio, que Blas llevaba para caso de necesidad, y  ni  por esas. Dolía de cojones. Un rayo, que cayó cerca,  le electrizó en parte a Blas, porque la estructura de la  mochila  que  llevaba  era  metálica  (también nos habíamos comprado unas mochilas) Arrojó la susodicha lejos, ipso facto. Del granizo  pasó  a  la lluvia y, visto que no amainaba, decidimos  seguir  corriendo, cruzábamos auténticas torrenteras a  tal  velocidad  que, sobrepasamos  la  bajada de La Senda de Cazadores  y  nos internamos en El Turieto Alto sin percatarnos. Desembocamos a la altura del pueblo de Torla / Torla-Ordesa y de allí volvimos al Camping Ordesa.


6.- Las Tres Sorores desde Faja Pelay


7.- Pradera de Goritz.


8.- Camino de la Gruta de Casteret

9.- Falsa Brecha y Brecha de Rolando, desde Gruta Casteret.


10.- Hacia Puerto de Bujaruelo, camino de Gavarnie.

 Una excursión a la que yo no fui ¿ estaría cansada ? fue a las cascadas del Circo de Gavarnie. Sí lo hicieron: Blas, el chico  de  la pareja  y  una  compañera  de  trabajo  de  ella (ambas eran enfermeras)  Volvieron encantados.  A  pesar  de  que  nos  vimos  en alguna ocasión, antes y después de estas vacaciones, no volvimos a repetir su compañía. 


11.- Cascadas de Gavarnie

El regreso a  Madrid fue traumático. pasar de las montañas, sin urbanizar, y el verde de los bosques a  la  sequera del asfalto.  Por aquel entonces el Valle de Ordesa, a pesar de ser  ya Parque Nacional, no estaba tan arreglado, ni por supuesto transitado, como pasó a estarlo en poco tiempo. 






12.- 1977. Cascada del Estrecho. 
Luisi y Ceci.

Al año siguiente, 1977,  nos llevamos a mi hermana y a la prima de Blas, para lo que compramos una tienda pequeña azul. 
Este fue un verano aciago, no paraba de llover o lo hacía por poco rato. 


13.- Ambas y Cola de Caballo, cascada. Al fondo: yo


PAQUITA
............