octubre 07, 2016

Imaginaos un grupo de personas luchadoras que quieren cambiar el mundo, de Marisa Peña

Imaginaos un grupo de personas luchadoras que quieren cambiar el mundo, crean una casa de campo y plantan semillas para que crezcan cerezas y peras, y luego un cataclismo dirigido por una banda de golpistas quema sus huertas, mata a sus habitantes y dispersa a los supervivientes. Tras décadas de olvido, silencio y desmemoria, un nuevo grupo dice recoger la antorcha y vuelve a la casa, pero deja entrar a quien odia las peras y las cerezas, y se empeña en arrancar sus raíces y plantar manzanas y melones, que es lo que siempre han plantado los poderosos, pero dan más réditos en el mercado del pueblo. La vieja casa sufre enormes transformaciones y sólo un pequeño grupo resiste y sigue cultivando las viejas peras y cerezas casi en la clandestinidad y siempre en la parte trasera. La gran mayoría de los nuevos habitantes de la casa no saben ni quieren saber por qué y para qué se fundó aquel proyecto, sólo quieren prosperar en el nuevo sistema y comer melones o manzanas "como está mandado". Al final alguien en la finca de al lado se pone a sembrar peras y cerezas otra vez, pero sin contar con aquellos resistentes que aún seguían haciéndolo con memoria y amor. Todo se precipita , los afines a los melones se pelean con los partidarios de las manzanas,y los dueños del poder y la gloria se frotan las manos... La pequeña parábola aún no ha terminado, pero me atrevo a aventurar que cuando te olvidas de tus orígenes pierdes el rumbo y tal vez tengas que construir la casa en otras tierras y empezar a plantar de nuevo, con todo el dolor de tu corazón.

............................................. 

OTRO ASUNTO. Hoy en Perroflautas del Mundo:
Congo: El pueblo donde decenas de niñas han sido violadas sigue esperando justicia