diciembre 30, 2006

Sor Juana Inés de la Cruz

AÑADIDO en 15/7/2012 http://es.wikipedia.org/wiki/Sor_Juana_In%C3%A9s_de_la_Cruz

REDONDILLAS
Hombres necios que acusáis/ a la mujer, sin razón,/ sin ver que sois la ocasión/ de lo mismo que culpáis;/ si con ansia sin igual/ solicitáis su desdén,/ por qué queréis que obren bien/ si las incitáis al mal?/ Combatís su resistencia/ y luego, con gravedad,/ decís que fue liviandad/ lo que hizo la diligencia./
Hombres necios que acusáis/ a la mujer, sin razón,/ sin ver que sois la ocasión/ de lo mismo que culpáis;/ si con ansia sin igual/ solicitáis su desdén,/ por qué queréis que obren bien/ si las incitáis al mal?/ Combatís su resistencia/ y luego, con gravedad,/ decís que fue liviandad/ lo que hizo la diligencia./ Parecer quiere el denuedo/ de vuestro parecer loco,/ al niño que pone el coco/ y luego le tiene miedo./
Queréis, con presunción necia,/ hallar a la que buscáis/ para prentendida, Thais,/ y en la posesión, Lucrecia./ ¿Qué humor puede ser más raro/ que el que, falto de consejo,/ él mismo empaña el espejo/ y siente que no esté claro?/ Con el favor y el desdén/tenéis condición igual,/quejándoos, si os tratan mal,/burlándoos, si os quieren bien./Opinión, ninguna gana,/ pues la que más se recata,/ si no os admite, es ingrata,/ y si os admite, es liviana./
Siempre tan necios andáis/ que, con desigual nivel,/ a una culpáis por cruel/ y a otra por fácil culpáis./ ¿Pues como ha de estar templada/ la que vuestro amor pretende?,/ ¿si la que es ingrata ofende,/ y la que es fácil enfada?/ Mas, entre el enfado y la pena/ que vuestro gusto refiere,/ bien haya la que no os quiere/ y quejaos en hora buena./
Dan vuestras amantes penas/ a sus libertades alas,/y después de hacerlas malas/las queréis hallar muy buenas./ ¿Cuál mayor culpa ha tenido/ en una pasión errada:/ la que cae de rogada,/ o el que ruega de caído?/ ¿O cuál es de más culpar,/ aunque cualquiera mal haga;/ la que peca por la paga/ o el que paga por pecar?/ ¿Pues, para qué os espantáis/ de la culpa que tenéis?/ Queredlas cual las hacéis/ o hacedlas cual las buscáis./
Dejad de solicitar,/ y después, con más razón,/ acusaréis la aficiónde la que os fuere a rogar./ Bien con muchas armas fundo/ que lidia vuestra arrogancia,/ pues en promesa e instancia/ juntáis diablo, carne y mundo.

Otras como ...
Finjamos que soy feliz,/ triste pensamiento, un rato (...)
Aprendamos a ignorar,/ pensamiento, pues hallamos/que cuanto añado al discurso,/ tanto le usurpo a los años.

Y más en la preciosa página web de Nuri y Luis de la Cabada para honrar a la gran poetisa mexicana: members.tripod.com/Heron5/sor

Y por sus similitudeS: San Juan de la Cruz
CANCIONES DEL ALMA... [ I ]
En una noche oscura/ con ansias en amores inflamada/ ¡oh dichosa ventura!/ salí sin ser notada/ estando ya mi casa sosegada,/ a oscuras y segura/por la secreta escala disfrazada,/ ¡oh dichosa ventura!/ a oscuras y en celada/ estando ya mi casa sosegada./
En la noche dichosa/ en secreto que nadie me veía/ ni yo miraba cosa/ sin otra luz y guía/ sino la que en el corazón ardía./
Aquesta me guiaba/ más cierto que la luz del mediodía/ adonde me esperaba/ quien yo bien me sabía/ en sitio donde nadie aparecía./
¡Oh noche, que guiaste!/ ¡Oh noche amable más que la alborada!/ ¡Oh noche que juntaste/ amado con amada,/ amada en el amado transformada!
En mi pecho florido,/ que entero para él solo se guardaba/ allí quedó dormido/ y yo le regalaba/ y el ventalle de cedros aire daba./ El aire de la almena/ cuando yo sus cabellos esparcía/ con su mano serena/ y en mi cuello hería/ y todos mis sentidos.
COPLAS DEL ALMA...
Vivo sin vivir en mí/ y de tal manera espero/ que muero porque no muero./ En mí yo no vivo ya/ y sin Dios vivir no puedo/ pues sin él y sin mí quedo/ este vivir ¿qué será?/ (...)
OTRAS COPLAS
Tras de un amoroso lance/ os suspendía./ Quedéme y olvidéme/ el rostro recliné sobre el amado;/ cesó todo, y dejéme/ dejando mi cuidado/ entre las azucenas olvidado.
Más poemas en: www.los-poetas.com/f/cruz1
siendo el websmaster: Jesús Herrera Peña

PAQUITA

Nota anexa: ¡Cuanto lamento la nueva explosión en Barajas! Aún no es llegado el día en que veamos resuelto el conflicto, contencioso ...¿cuestión de quien?

diciembre 29, 2006

Benasque. Pico Posets por valle de Eriste, 14 agosto 1997

O: La Fuerza de la Voluntad. Viaje realizado en Agosto de 1997, narrado en 2003 y publicado ahora. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas. Se incorporan el 2/5/2015. Crónica días previos: http://paqquita.blogspot.com.es/2015/12/lago-toro-valle-estos-ibones-ixeias.html

22.- Izda.: Diente Llardana. Ana y Blas. Senda

* Madrugaron, como siempre que se disponían a subir a alguna cima. Y, como siempre, desayunaron todos menos la pequeña. No podía meterse nada para el cuerpo tan temprano, le daban arcadas desde chiquita.
A las 6 y media abandonaban la zona de acampada y a la hora ya estaban en el Puente de la Espigantosa (1.505 m.), entrada natural al Valle de Eriste. Allí dejaron el vehículo e iniciaron la caminata.
La senda, estrecha desde el principio, rápidamente coge altura para salvar el estrechamiento que encajona al río en este punto. Este valle es precioso, espectacular e impresiona la primera vez que lo descubres, quizás por sus dimensiones, algo más pequeñas de lo que nos tiene acostumbrados el Pirineos


 23.- Diente de Llardana, izda. Álvaro

 24.- Lengua nevero. Ana y Blas

* La primera hora de marcha se desarrolla de contínuo bajo arbolado, y fue el primer lugar en que encontré las grosellas, ignoradas por mí hasta entonces.
A medio camino apareció la primera vomitona, la pequeña dice de continuar y así se hace. Cerca está el cartel anunciador de "Vista del refugio" y es verdad, en ese lugar, y sólo en ese, se divisa, allí, arriba, sobre una gran roca, el refugio de Ángel Orús (2.095 m.)
Este primer tramo, que normalmente se cubre en hora y media, nos costará algo más de 2 horas, pero ya estamos en el refugio. Le propongo a mi hija el quedarnos allí, abandonando la excursión -pues volvió a vomitar-, pero no consiente en dejar a su padre solo -también va su hermano- y tras un breve descanso continuaremos a eso de las diez de la mañana.



25.- Mismo nevero. Más arriba. Álvaro

* La senda continúa en la misma dirección que llevamos desde el inicio, para más adelante cambiar totalmente de rumbo y virar a la izquierda.
Nuestra niña lleva el cuerpo de "jota", pero insiste en continuar.
Pasamos junto al Diente de Llardana (3094m), precioso Diente de Llardana, subimos la pala de nieve eterna -hasta la fecha- de inclinación entre 50 y 60 grados y pasito a pasito vamos ganando altura.






26.- Antecima Posets

Ana

Cartel: Posets (3375 m)

* A la primera de las antecimas llegamos transcurridas casi 5 horas desde nuestra salida del refugio.

Aquí, definitivamente, nos quedaremos mi hija y yo.



27.- Senda intermedia entre ambas cimas.

Álvaro cerca final

* Los machos del grupo aún continuarán hasta la cima, a la que se accede subiendo por el Valle de Estós, a unos 15 minutos de donde nos encontramos, sin dificultad alguna ni desnivel significativo.

Mi niña lleva confeccionado un cartel, en un folio de papel, en el que pone: Pico Posets, 3.375 m. y con él la fotografío. Es una jabata, ha vomitado 5 o 6 veces, y, con todo, ha llegado hasta aquí.


28.- Vértice geodésico. Cima Posets. Blas, Álvaro y +

* Fue el 14 de agosto de 1997, tenía 12 años y era el primer tresmil al que ascendía; después vendrían los Gías y Claravides en 1999 y el Aneto en 2001 -también junto a su padre y hermano-. Para éste sería el quinto tresmil, antes culminó Monte Perdido en 1994 - con 12 años también-, el Pico Aragüells y el Aneto -ambos en 1995-, el Pico Russell en 1996 y los Gías y Claravides en 1999, junto con su hermana.Desde 2001 no han vuelto a realizar excursiones con nosotros, es natural, ley de vida lo llaman.

Corrección: en el último año, el mayor acompañó a su padre al Pico Almanzor en Gredos y a la Maliciosa en la Sierra del Guadarrama. Y los tres, últimamente, hacen prácticas de escalada en Patones.

FICHA TÉCNICA: Confeccionada con los datos extraidos de excursiones anteriores.
1.- La subida al Posets por Eriste se puede hacer en dos tramos, una tarde llegar hasta el refugio, lo que supone hora y media de trayecto, y pernoctar allí. Desnivel salvado: 600 m.
El día siguiente, descansado, superar la distancia entre el refugio y el pico lleva 3 horas para gente con cierto nivel de entrenamiento. Desnivel salvado: 1.280 metros.
La vuelta, el mismo día, hasta el Puente de la Espiantosa -también llamado así- cuesta 3 horas y media en total. Desnivel bajado: 1.870 metros.
EN RESUMEN: Duración trayecto Ida: 5h. 45´. Desnivel Subido y Bajado: 1.870 m. Duración Vuelta: 3h.30´

2.- Si se hace de una tirada -tal como hicimos nosotros- la segunda parte, desde el refugio, normalmente llevará algo más de tiempo del señalado antes -por el cansancio acumulado-, en nuestro caso fue de 4 horas 15´.

ELOGIO DE LA VOLUNTAD: Salvar más de 1.800 metros en una jornada es una gran prueba, hasta para montañeros adiestrados y con un nivel medio de entrenamiento -excluyo los superentrenados-, por eso la proeza de mi hija me parece más valorable, más encomiable, porque sacó fuerzas de algún sitio, porque no permitió que se nos frustrara la excursión por ¡su culpa?

AÑADIDO EL 30/12: Acabo de ver en una de las páginas de montaña, por mí recomendadas, que han incluido un reportaje fotográfico que incluye el pico Posets mencionado y otros.
Es: www.ignacioros.es.vg A su vez tiene un enlace con el club de montaña Pirineos, de Zaragoza, y en la página primera, que aparece, figura la "Invernal al Gourgs Blancs" Es preciosa

PAQUITA                

diciembre 28, 2006

Etología

Se veía soberbio, imponente. Era, sin duda, el mejor ejemplar de la manada.
De pecho fuerte y ancas altas, resultó de un cruce entre una hembra oronda y un macho robusto, como la mayoría de los que caminaban con él por la cañada.
Le recordaba feliz, correteando sin desaliento, haciendo escuchar su voz al objeto de agrupar a todos los miembros desperdigados.
Ahora, sin embargo, algo turbio velaba su mirada. Algo invisible parecía permanecer de continuo frente a su cara.
Su gesto triste la inquietó. Ese ceño, antaño hermoso y alegre, había mutado, había cambiado.
Así se mantuvo todo el tiempo, como cabizbajo, aislado.
Cerca, el pastor parecía dominar el escenario y, por un momento, Pilar tuvo la sensación de que una soga le unía a la res.
Para cerciorarse se acercó aún más. Creyó advertir unas magulladuras en su lomo, pero algo debió asustarle y salió despavorido, mezclándose con los restantes miembros de su grey.
Tuvo que ser un engaño, una alucinación, porque, realmente, entre ellos, no había unión alguna. Nada, absolutamente nada.

PAQUITA

diciembre 27, 2006

Bco. Otal. Bergua. Sobrepuerto, agosto 1992

O: Hijos Coraje

Eran hijos deseados, buscados, bien venidos, tratados tan bien, o tan mal, como las luces de sus padres dieron de sí. En ocasiones mucho, en otras poco o nada.
Desde pequeños se les animó, y exigió, a que tuvieran fortaleza, valentía, ímpetu; a que se resolvieran las cuestiones por sí mismos, a que no se acobardaran, a que fueran respetuosos con los demás, pero, si veían venir un golpe, no esperaran a recibirlo, a que no se aguantaran con lo que consideraran injusto, que lo defendieran en la medida de sus posibilidades, y, si les excedía, intervendríamos.
A veces, algunas veces, he tenido la sensación de que, quizás, les estábamos exigiendo demasiado, demasiado para la edad temprana.
Recuerdo un verano, en Bergua, que nos propusimos "hacer" el Barranco de Otal (Por confusión de la narradora, ha constado aquí Forcos hasta hoy, 10 de agosto de 2012) -río arriba- trayecto conocido por nosotros en veranos anteriores. Animamos a los nietos de Elías a que nos acompañaran, y ellos, a su vez, lo hicieron con su madre. Así que, en esas íbamos: 3 adultos y cuatro niños de edades 10, 7, 6 y 5.
Este barranco, que inicialmente se hace por el agua, se puede terminar desde una senda paralela al río sin problema alguno, saliendo a ella cuando el nivel del agua lo hace aconsejable, que, en mi caso, es bien pronto puesto que no sé nadar.
La idea de llevar a la mamá no nos colmó de alegría puesto que sí conocíamos lo aventureros que eran sus muchachos triscando por el pueblo de contínuo, pero a ella, a ella no la veíamos dote alguna, salvo acercarse al río a tomar el sol, día sí y día también. Y se confirmó nuestra expectativa.
En la mitad del barranco, cuando ya el agua nos llegaba por el pecho decidimos salir a "tierra". En ese punto los bordes del río estaban empinados, pero no imposibles de subir -lo habíamos hecho anteriormente tres veces y por eso nos atrevimos con los muchachos.
Con lo que no contábamos es con la histeria de la mamá. B. había decidido trepar para echar una cuerda que sirviera de sujección en la subida -y diera confianza, un quitamiedos, vaya- pero, con todo, la mamá iba "muertita miedo". A todo esto, sus hijos -que eran los más pequeños de la expedición- y nuestra hija habían trepado por las paredes de maravilla, agarrándose estupendamente a cuanta raíz se les pusiera a tiro. En tanto A. nuestro hijo mayor, se había aventurado un poco más en el río, desapareciendo de nuestra vista, pero no de nuestro oído.
Hacía rato que le había oído llamar ¡mamá! tengo mucho frío. Y en esas estábamos, con nuestro hijo pidiendo ayuda, la que yo no podía darle por lo de la ignorancia natatoria y nosotros, sus papás, ayudando a salir a la otra mamá, acobardada total, yo haciéndola de cuña para que apoyara sus pies y los notara firmes y B. dándola instrucciones e izándola desde arriba.
Una pared que no tendría más de 8 metros y ¡qué larga se nos hizo!En esos momentos de tensión, oyendo a mi hijo y dándole ánimos para que esperara la llegada de su padre, prevalecieron las prioridades, así tenía que ser, pese a que me lacerara oirle llamando ¡mamá tengo mucho frío!

A mis hijos, y a otros hijos, que son más fuertes y abnegados de lo que sus padres, a veces, piensan.

PAQUITA

diciembre 26, 2006

Aborto sí, aborto no.

Son las 13 horas del 22 de diciembre del año -de gracia- 2006. Acabo de pasar frente a la clínica Nuevo Parque, y, al ver su entrada, he recordado otro día, de otro mes, de otro año, en que entré por dicha puerta.
Estoy hablando de finales de septiembre de 1981.
Había pasado unas vacaciones de verano de las mejores de mi vida, si no la mejor.
Ese mes de agosto culminé las mayores alturas del Pirineo, a saber: el Pico Aneto (3.404 m.), el Pico Posets (3.375 m.), el Perdiguero (3.202 m.), Monte Perdido (3.255 m.), el Cilindro (de una tacada con el anterior) y otros.
Ah, y bajé al Cañón de Añisclo por el Barranco de la Capradiza y lo recorrimos hasta el final -maravilla de las maravillas este tramo del cañón, absolutamente recomendable para cualquiera con un mínimo de experiencia en montaña-.
Las vacaciones las rematamos regresando del refugio de Goritz por la Gruta de Casteret, la brecha de Rolando, el Collado Blanco para iniciar la bajada por los Llanos de Millares -creo que se llaman así, porque estoy escribiendo de memoria y sin chuleta alguna, contra mi costumbre-, después el Circo de Carriata y de ahí a la pradera de Ordesa, donde dejamos aparcado el coche una semana antes.
Pues eso, ¿a qué tanto detalle de mis hazañas? -que pensará alguien-, a que fue eso lo que yo supuse podía haber provocado lo que me había llevado a la clínica en cuestión.
Me levanté empapada en sangre, mi pareja llamó a cuanto ginecólogo encontró relacionado en el libro correspondiente, y al primero que contestó que pasaba consulta, a él que acudimos.
Veredicto: estaba abortando de manera espontánea, eso me dijo.
Yo, incrédula, ignorante de embarazo alguno, le pregunté ¿seguro? y él, tieso, retieso, me contestó ¡señora, que yo no practico abortos! Siguió dándome indicaciones de que me fuera de inmediato a la clínica mencionada, donde me atendería en cuanto acabara la consulta.
Y eso, que me practicó un legrado, que es dejarte limpia, relimpia esas cavidades.
La conmoción me duró más de un día, el sentimiento de culpa, esas cosas, porque habíamos decidido que ya sería buen momento para "embarazarnos" pero ni pasárseme por la cabeza que ya lo estaba y además de 8 semanas. ¡Sí! me sentí culpable del aborto espontáneo que había padecido.
Poco tiempo después, hablando con el tocólogo, que me hizo el seguimiento del embarazo de mi primer hijo, éste me aclararía que "si está de dios, no se aborta ni queriendo, se agarra el óvulo que es un primor" -no es literal- A. nacería 9 meses y medio después del legrado.
A los 3 años nacería AA, sana como su hermano, y entonces decidimos que con la parejita íbamos servidos. Yo había llevado a término los embarazos que había deseado, los partos ¡qué partos! y llevaría a cabo su cuidado y educación, pero, ya no quería más. Así de simple. Lo de la paternidad responsable.
Pero ... no se pusieron los medios adecuados y al año tuve una "falta" susto total, prueba de embarazo positiva, recabar información sobre solución inmediata, llamada a la clínica recomendada -no doy su nombre que es bastante famosa- y esperar a que pasaran 7 semanas y media desde el primer día de la última menstruación.
Así lo hicimos, deseando que pasara el tiempo fijado y que "aquello" no creciera, no se hiciera, fuera lo menos posible, casi nada. Y me practicaron una "regulación de la regla" previa consulta con el psicólogo para confirmar que yo tenía conciencia del paso que iba a dar -"sabía lo que me hacía"-.
CONCLUSIÓN: Que nadie, desde fuera, tiene derecho alguno a opinar sobre lo que una lleva en su interior. Y aún menos a decidir. Sólo la portadora, la gestadora, como responsable actual y en el futuro, puede resolver sobre la cuestión, si se ve o no capacitada para asumir la responsabilidad de la protección y formación de lo que vendrá después.
Y que nadie se piense que semejante decisión -la de abortar- se toma con alegría. Un cierto sentimiento de culpa no hay quien te lo quite, pero aún sería más el no tomarla.

PAQUITA

diciembre 25, 2006

La Integral de la Pedriza, 23 dic. 2006

O: La Impotancia de reconocer tus propios límites.

Realizada en Diciembre de 2006. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado" Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas, 6/6/2015

* Hora de levantarse: las 6 y media de la mañana. B. quiso negociar otra, pero no hubo forma, con el coche partiremos a las 7 y cuarto.
Vamos, además de los mencionados, dos atletas del maratón, treintañeros, para más señas, de nombre Tirso y Pablo. Este último es el que ha impuesto las condiciones iniciales de la partida. Prevé nueve horas de marcha y la luz solar está en sus mínimos por estas latitudes.
Inflexible con la hora no lo podrá ser con el conductor ni con el copiloto -que no soy yo, que yo tan temprano aprovecho para relajarme, o séase, cierro los ojos y me dejo llevar-.
Éste, hoy no está alumbrado, se despistó para recoger al cuarto componente de la expedición y se vuelve a despistar a la hora de tomar el desvío a la "pedri". Total que, empezar a andar, lo que se dice empezar a andar, empezamos a las 9 y media.


1.- Libélula atenazando a una mantis. La pedri. Foto Mayo 2002, incorporada: abril 2015

* El coche queda a pie del puente que cruza el río Manzanares, "aprendiz de río" según Francisco de Quevedo -creo-. Desde Canto Cochino (1.025 m.) tomamos la "autopista de la Pedriza" para abandonarla de inmediato virando a nuestra izquierda, pues vamos en busca del Collado Cabrón (1.303 m.), que no sé porque se llamará a sí, siendo -como es- de lo más suave. Llegamos a éste a las 10 y cuarto, atravesando el pinar -de repoblación- que la cubre.


2.- Blas, Tirso y Pablo, más arriba de Collado Cabrón

* Dejamos a nuestra derecha la senda que circula por la Pedriza Interior y tomamos derecho a las crestas, en dirección a la "famosa V" donde tantos muchachos practican la escalada. En este punto estamos rodeados de pinos y jaras -la pringosa, tan prolífica por la zona centro-.

 3.- Mirada atrás, tras cruzar la V

* La senda por aquí ya es estrecha y serpentea de contínuo, debiendo utilizarse las manos de cuando en cuando para rebasar los enormes bloques de piedra que se interponen una y otra vez ¿a qué debe su nombre este parque regional?
Mis compañeros de excursión confían plenamente en mis capacidades, van por delante, casi siempre fuera de mi vista -y eso que llevo las gafas- y de tarde en tarde escucho una voz ¡Paquita! ¿Que tal vas? Bien, será la monorespuesta.
Se paran momentáneamente al pie de las paredes, están mirando la "ferretería" allí colocada, para facilitar el divertimento de los jóvenes. Siguen. Yo, detrás, bastante detrás.
La V la cruzo a las 11 en punto -minuto arriba, minuto abajo-. La noche pasada ha nevado y aquí arriba, y a la sombra, hace un frío del carajo.


 4.- Preciosa línea de cumbres de La Pedriza. Muchachos

* No tuve la prevención de llevar ya puestos los guantes y pagaré el precio, las manos duelen a rabiar, porque en este punto tienes que utilizarlas como garras para asirte a las rocas, completamente cubiertas de nieve polvo, inmaculada -hasta que llegamos nosotros-. Subsano la deficiencia y ya circulo enguantada el resto del camino.

 

 5.- Cabras, tres.

* Perdemos algo de nivel, atravesamos otro bosquete de pinos y ya estamos en plena cresta, ancha cresta, sin peligro alguno, salvo el derivado de las condiciones climatológicas que hacen que la posibilidad de resbalarse sea constante -hemos comprobado que debajo de la capa de nieve -de unos veinte centímetros- hay una hermosa capa de hielo.
Vamos en dirección al Collado de Tres Cestos (1.764 m.). La Pedriza es una especie de herradura en la que las partes más altas serían el semicírculo que forma en su parte superior. En el punto en que estamos aún no hemos llegado a cumplimentar un tercio de la línea de la izquierda.
De nuevo debemos perder algo de altura, bordeando por la derecha durante un rato, para iniciar la subida a los Tres Cestos, la más dura de toda La Pedriza, porque supone salvar mucho desnivel en poco espacio. La apertura de piernas y las rodillas se ponen a prueba. Han colocado una ayuda artificial en el punto más conflictivo, unas puntas de tornillo de 7x7 milímetros, quizás 8.


6.- Collado Tres Cestos

* Ya tenemos el collado a nuestro nivel, descender a él por la senda marcada se les hace poco a mis amiguitos ¿porqué no hacerlo pasando por esa especie de cueva que se ve allí? ¡seguro que tiene salida! Y la tiene, y en picado, pero ... con cuidado, cuidado, se solventa. Son las 13 horas.




7.- Cara contraria
Tres Cestos
Foto de Mayo 2002, incorporada en abril 2015

* De aquí al Collado del Miradero, la senda va por la parte exterior de La Pedriza, llevando de contínuo a nuestra izquierda La Cuerda Larga, con la  La Maliciosa en su extremo izquierdo, también, las Cabeza de Hierro Mayor y el puerto de la Morcuera en el extremo derecho. Se ve estupenda, cubierta de nieve, guapa de verdad.

8.- escarabajo color negriazul.
Foto de Mayo 2002, incorporada en abril 2015

* Este tramo que, en principio, no debería resultar enojoso porque no salva mucho desnivel, si tiene su riesgo hoy, porque estamos expuestos a resbalones todo el rato, tanto que, yo misma, repetiré una frase que escuché a mi hijo hace... años -él tenía 8- ¡No, si no pararé hasta que me mate! -lo que él dijo fue: ¡no, si no pararéis hasta que me mate!-. Pues eso, que con el culo no di en el suelo, pero fue porque paré bien con las manos, más de una, de dos y de tres veces.

 9.- Collado Miradero. Las Torres

* Al Collado Miradero (1.885 m.) llego a las 14 horas 15 minutos, los caballeros que me precedían llegaron poco antes. Ya lo llevo decidido, para mí se acaba lo de hacer "integrales" por hoy, yo prefiero hacer una "derivada". Desde aquí mismo se puede descender por el interior hasta donde iniciamos la excursión, sin pérdida alguna. Llevamos 4h. 45´de marcha, sin paradas, yo sé lo que aún falta porque ya lo hice en varias ocasiones y no me encuentro capacitada para alargar más la excursión, que supone ascender hacia Las Torres, el cénit de la herradura mencionada, bordearlas por detrás, continuar hacia el Collado de la Ventana (1.784 m.)- también llamado Carabina- para descender al de la Dehesilla (1.453 m.). Siendo este último tramo de los más dificultosos de los pendientes.
La integral total sería, además, desde la Dehesilla subir hacia el Yelmo, descender en dirección al Tranco y entrar nuevamente a la Pedriza interior hasta Canto cochino. ¡Un huevo!
Pues eso, que ahí estoy yo, escuchando de mis amables acompañantes -en tono afectuoso- ¡claro, esto no es ir a coger setas! o ¡el yoga te dará flexibilidad pero no te da fondo! y tú estás en baja forma.
Y es verdad, y por eso me retiro, y les conmino a que continúen tranquílamente, que ellos sí que van fuertes, que todos van sobrados -son corredores-. B. se viene conmigo ¡si yo ya lo sabía! que tú no estabas preparada para la Integral. Y le vuelvo a dar la razón, que a mí las matemáticas se me dieron bien hasta que llegué a ellas, fue un encontronazo en toda regla, ni enterarme, ¡y yo que me creía! pero si llegué a hacer lo que nunca antes, aprenderme fórmulas de memoria, sin entender nada. Pues eso, que los muchachos se van para el frente y nosotros para abajo.


10.- Cabras, otras tres. Éstas más pequeñas

* A las 15h. 30´llegamos a "Las Piedras Pintadas" nombre dado por nosotros a un grupo de ellas que hace bastantes años tenían escritos unos poemas, ya desaparecidos. Allí, al sol, nos quedaremos a comer, media hora de reláx.
Tras ella retomamos el rumbo, pasamos junto al desvío al Collado de la Ventana, donde se cruza el río, más bien arroyo de los Pollos, lo dejamos a nuestra izquierda, donde también dejamos más adelante el refugio de Peñalara, y a las 17 horas -las 5 de la tarde-, aún de día llegamos a Canto Cochino.
En esta última hora nos hemos cruzado con dos estrañas parejas. En la primera había un joven de poco más de 20 años, que, una de tres: o estaba pirado, o estaba bebido o estaba empastillado. Balbuceaba más que hablaba, monologaba incontenidamente. De pena.
En la segunda: dos jóvenes también, mantenían una conversación inconexa. Es curioso, van a encontrarse con la naturaleza y... con quién más?
En el Mesón del Montañero -en el mismo Canto cochino- nos tomamos algo caliente: café con leche y colacao, y aún tendremos que esperar hasta las 6 y media de la tarde en que aparecen nuestros compañeros de aventura. No han parado a comer porque se hacía de noche.
Es sábado, 23 de dciembre, mañana será la festividad de "Nochebuena".

NOTA: Ayer, 5 de Junio de 2015, estuvimos en la pedri. Álvaro y Ana hicieron la Integral.
Ana hasta Collado Dehesilla y vuelta a Canto Cochino. Total: 7h. 30´ Álvaro completa, continuó al Yelmo y bajada por el Barranco de los Huertos a C.C. en 10´ más.
La iniciaron en el Tranco a las 10 a.m. Canto Cochino a las 17h.30´

PAQUITA

diciembre 24, 2006

Carta a un/a desconocido/a: AIMA (25.1)

Recibida por mí, y que puede interesar a cualquier otra persona.
(...) gracias por ayudarles a vivir un poco mejor, por aliviar algunos sufrimientos y desgracias, que sin vuestra colaboración hubiesen sido mayores.
(...) las ayudas que dais son más que un granito de arena, ya que como una piedra tirada a un lago tranquilo, sus ondas se van extendiendo, a su familia, en el ambiente donde viven y todos salen beneficiados de esta acción de amor
(...) vuestra ayuda, puede ser como una gota de agua que da a la flor la fuerza para volver a levantarse. Gracias por dar esperanza. (...)
Firmado: Julián Cadenas (sede de Madrid en Alcorcón)

Pues eso, que hay muchas ONG y ONGD, necesitadas de apoyo económico; que, efectivamente, uno siempre se plantea qué de reales serán las tales ayudas y cuales -y cuánto- se irán a bolsillos de mangantes, pero podemos informarnos y, en la medida de lo posible, elegir aquellas que nos merezcan más confianza.
Que sé que a personas que anden a mínimos no se les puede, ni debe , pedir nada -bastante tienen con administrar sus propios ingresos-, pero, si tú no estás entre ellos, quizás ... quizás te lo podrías replantear.
Está claro que esto -este paso- no es de obligado cumplimiento. Cada uno, a lo largo de nuestra vida pasamos por las distintas estaciones del camino, unos antes, otros después, algunos quizás nunca. Somos así, diferentes ... pero no tanto.
Así que, como mensaje en una botella, lanzo esta llamada de atención sobre un enorme problema que aunque, mínimamente, podemos ayudar a paliar.
A mí, particularmente, me parecen fiables la Fundación Vicente Ferrer que trabaja en La India, y Ayuda a la Infancia de Madagascar, de quien recibí la carta transcrita más arriba. A su vez, Lluis R. avala a Intermón Oxfam, donde ha colaborado, y del que yo recogí este testigo, y un amigo/comentarista suyo aprecia a Médicos sin Fronteras ( http://lluisr.blogspot.com/
artículo de 15 de noviembre pasado)

Que tengáis una noche buena, y el día, y que disfrutéis de todos los que detrás vendrán.

PAQUITA