noviembre 01, 2014

Vandalismo callejero y económico, por Ferrán


Defiende Madrid Sabias Que

Radical urbano---------------------- Radical financiero

Cine aficionado que sabe a casa: "Diario de un barrio’, un corto realizado por alumnos del colegio Montserrat de Orcasitas

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/06/02/madrid/1401739081_573096.html 
 Madrid 2 JUN 2014 
Jonás Trueba coordina ‘Diario de un barrio’ 

Fue un estreno cinematográfico peculiar. El público 
que asistía el viernes al Museo Reina Sofía de 
Madrid al primer pase del corto Diario de un barrio, 
conocía de la mano del equipo técnico los porme-
nores de la película, el making off. Sus autores, 
menores de edad, explicaron en vivo cómo realiza-
ron su trabajo.
Es el último paso de Cine en Curso, un proyecto
para alumnos de secundaria que echó a andar
hace nueve años en Barcelona y que hoy se
extiende hasta Latinoamérica, habiendo recalado
en esta edición en Madrid.
El equipo está compuesto por chavales de cuarto
de la ESO, con los nervios típicos de una fiesta
escolar.
Les arropan en la sala sus familiares y profesores.
Pero no están reunidos para celebrar el fin de
curso, sino para presentar su obra: un corto de
18 minutos que recoge la mirada de 21 adolescen-
tes de Orcasitas, en el distrito de Usera.
Todos forman parte del proyecto cinematográfico
que en su versión madrileña, ha sido coordinado
por el cineasta Jonás Trueba (Madrid, 1981).
El hijo del oscarizado Fernando Trueba ha sido
el encargado de orientar a los participantes, de
darles las claves para completar el trabajo.
El objetivo es compartir cine, potenciar el poder
pedagógico del séptimo arte. Y también la capa-
cidad de apreciación del entorno, el trabajo disci-
plinado, en equipo e individual; la paciencia, la
necesidad de combinar la discusión y el respeto
o la toma de decisiones. Todos son valores que
este programa trata de incentivar a través de la imagen.
Este es el primer año que un colegio madrileño
participa. Los afortunados, así se sienten, son
los alumnos del colegio Montserrat de Orcasitas.
El centro está gestionado por una asociación cul-
tural y se imparten clases desde infantil hasta de
apoyo e integración. Una de las características de
Cine en Curso es la diversidad de los participantes,
que pertenecen a contextos muy diversos y son de
edades diferentes, comprendidas entre los 9 y los
18 años. Los alumnos han descrito su barrio tal cual
lo ven y lo viven: joven, con muchas posibilidades y
con gente que lo hace mejorar. “El barrio ha cambia-
do, ya no es el mismo lugar donde crecieron nuestros
padres o profesores”, explican los jóvenes cineastas.
Recuerdan que ya no existen chabolas sin luz ni agua,
como en tiempos pretéritos. El paisaje humano está
hoy poblado de ciudadanos que han venido de diferentes nacionalidades conviviendo sin conflictos. Sus ilusiones
adolescentes se reflejan en sus palabras y en su creación.
Han estado cuatro meses escudriñando los rincones de sus parques, indagando sobre la historia de sus calles y reflexionando acerca de lo que han cambiado. Todo para contar una historia, la de Orcasitas. Historias de escaleras de vecinos, de atardeceres rojos, de puentes que ya no unen, de patios vacíos, de parques llenos, de luces en ventanas, de perspectivas, de colores, y de muchas emociones.
El proyecto también los ha puesto en contacto con otras realidades, con lugares que también han participado en esta u otras ediciones. Entre 2013 y 2014, 47 centros educativos y 24 profesionales del cine se han unido a la comunidad que ha hecho florecer Cine en Curso. Alrededor de 15.000 escolares nutrieron las ediciones de Cataluña y de ahí dio el salto a Galicia, Argentina, Chile y finalmente, Madrid.
Todos han seguido las mismas pautas de trabajo. A través de talleres, impartidos por profesores y profesionales del cine, los estudiantes han descubierto la metodología y práctica cinematográfica. Después de realizar algunas pruebas y visionar películas de cineastas muy diversos, se pusieron manos a la obra. Los alumnos, coordinados por Trueba, centran sus esfuerzos en la parte más creativa: en el guión, el rodaje diario y el montaje del cortometraje documental.
Las horas que Trueba y el resto del equipo han invertido en los chicos han dado fruto. Los nuevos cineastas hablan de sus planos con auténtica profesionalidad. Se han inspirado en aquellos cineastas que más les han impresionado, que no han sido precisamente los autores de superproducciones, sino los grandes del cine documental. De cada uno han extraído lo mejor: aseguran haber tomado su amor por los espacios vacíos y las voces en off del trabajo del director catalán José Luis Guerín en Innisfree, película sobre el pueblecito irlandés en el que John Ford localizó su filme El hombre tranquilo (1952).
Las abundantes y delicadas panorámicas provienen, nada menos que de la influencia del realizador holandés Johan van der Keuken, que durante 50 años hasta su fallecimiento en 2001 desarrolló ese tipo de mirada en la que la cámara se convierte en un mirón indiscreto.
Los alumnos de Orcasitas ya se han estrenado. A algunos esta experiencia los ha convencido y están decididos a estudiar audiovisuales.
A ellos les seguirán chavales de A Coruña y, a final de año, llegará el gran momento de los de Santiago de Chile. Los 21 chavales han compuesto el diario de su barrio, pasado y presente de una comunidad cualquiera con un final de arcoíris.
ENLACE al colegio Montserrat http://colegiomontserrat.eu/?p=1839
Aquí podéis ver el cortometraje documental “Diario de un barrio” realizado por los alumnos de cuarto de secundaria del colegio. También está el enlace perteneciente al blog del proyecto “Cine en curso” donde podéis encontrar mas información, fotografías, otros cortos pertenecientes a otros centros… 

D.I. Dice lampresa que si trabajo gratis, renuncio a las vacaciones...

Desapareció la imagen

LOS DERECHOS SOCIALES --- Por J. Morgan

... les presto mi coche y usan el piso como almacén, conservaré mi puesto de trabajo...
¡ Qué suerte tienes... !
Verdá que sí...

Capitalismo


LA REVOLUCIÓN DE LOS PAYASOS 2013

octubre 31, 2014

Los orígenes de la crisis del Ébola ¿Es la medicina de Microsoft la solución para el Ébola?



2014-10-13 
Tariq Ali y Allyson Pollock
CounterPunch


http://www.rebelion.org/noticia.php?id=190721 

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández.

-Tariq Ali (TA): Vamos a hablar hoy de medicina y de lo que está sucediendo en África, pero no sólo allí, también en otras partes del planeta, y de cómo la medicina privatizada está ya subyugando todo ese ámbito excepto en unos cuantos oasis que todavía quedan: Cuba, Venezuela, etc. Está conmigo la Profesora Allyson Pollock, una de las científicas y expertas de la sanidad pública más reconocidas en su campo por todo el mundo. Ébola: ¿cuáles son sus orígenes y cómo se extendió tan rápidamente por tres países africanos, Sierra Leona, Liberia y Guinea, aunque ahora el pánico se está extendiendo por todas partes?
-Allyson Pollock (AP): Bien, el Ébola es un virus, nadie sabe muy bien cuáles son sus orígenes, algunos piensan que podría proceder del murciélago y que se extiende a través de los fluidos del cuerpo, ese es por tanto un mecanismo importante de trasmisión. En la mayoría de la situaciones normales debería ser fácilmente controlado con una cuarentena y aislando a los enfermos, pero el gran problema en los países donde es más prevalente, los que has citado, Sierra Leona, Liberia y Guinea, son países muy, muy pobres, donde la infraestructura está cada vez más destrozada, especialmente en lo que se refiere a los sistemas sanitarios, y el virus está presente ya en zonas urbanas donde se da un estrecho contacto entre humanos, por eso es muy difícil de contener y controlar, sobre todo cuando aparece en zonas superpobladas y muy pobres y con muy escaso saneamiento.
-TA: La comunidad sanitaria internacional, por decirlo de alguna manera, la OMS, ¿no reaccionó muy lentamente respecto a lo podría haber hecho en las primeras fases de la enfermedad?
-AP: Bien, supongo que la OMS confiaba en que iba a contenerla con bastante facilidad, al igual que en el anterior gran brote en la década de 1970. ¿Sucedió quizá que no pensaron en el hecho de que esos países en los que está brotando se hallan realmente entre los países más pobres de entre los pobres? Liberia y Sierra Leona han pasado cada uno por largos períodos de guerra civil, han tenido conflictos con refugiados desplazados, el PIB y la economía han quedado muy desangrados y lo que hemos visto en todos esos países es un vaciamiento de todo tipo de servicios públicos y especialmente de sistemas sanitarios. Por todo ello es muy, muy difícil contenerlo, pero a lo que tenemos que enfrentarnos sobre todo es a problemas muy reales de pobreza. Supongo que confiaban en contener fácilmente la enfermedad pero se trata de un virus que tiene una tasa de mortalidad muy alta, se dice que hay un 55% de probabilidades de morir si se contrae. Esto es muy grave pero uno de los grandes problemas es que el mundo occidental, sobre todo el gobierno de EEUU, está respondiendo con soluciones de armas y balas mágicas muy vistas ya: el anuncio de Obama de que va a enviar 3.000 soldados y el anuncio paralelo de que van a centrarse en la producción rápida de la vacuna. Y esto supone la total eliminación del importante factor estructural y social de la sanidad pública, y los principios de toda la salud pública se hallan en soluciones muy sencillas y básicas. Se trata de disponer de agua potable, saneamiento, buena nutrición, es decir, que hay que luchar contra los males de la pobreza. Y, por encima de todo, se necesitan sistemas sanitarios competentes que dispongan de doctores y enfermeras bien formados e instalaciones donde puedas aislar a la gente y puedas también hacer lo que se denomina “rastreo de contactos”: volver a la comunidad para averiguar con quien han estado en contacto las personas afectadas para que puedas entonces ponerlas en cuarentena y aislarlas hasta estar seguros de que realmente no se han contagiado de la enfermedad ni no la han trasmitido durante el período de incubación. Y todas esas posibilidades han desaparecido.
Eso es lo que esos países están viviendo al haber sufrido una erosión y colapso totales de sus sistemas de atención sanitaria y esa es la tragedia. Por tanto, la población cuenta con poquísimos doctores y enfermeras. Sencillamente, no dan abasto, y desde luego las instalaciones públicas que hay están atestadas, están en una situación horrible, carecen completa y totalmente de personal. Por tanto, el problema de una epidemia va a machacarlos, es el Ébola, pero podría haber sido cólera o cualquier otra enfermedad. Y va a golpearlos con toda fuerza. Esto era completamente previsible y lleva siendo previsible desde hace más de veinte años y es de lo que han venido hablando el lobby a favor de la sanidad pública y los defensores de lo público. La solución a esta epidemia no son balas mágicas de vacunas y no está en enviar tropas. Es un problema estructural, social, económico, medioambiental y se resuelve poniendo en marcha medidas de salud pública en todos los sectores.
-TA: Pero, según vemos, todo el sistema capitalista mundial está en contra de los servicios públicos de salud, está a favor de soluciones privatizadas, de instalaciones privatizadas, lo que significa que en la mayoría de los países, y cada vez más, se dispone de dos o tres sistemas de niveles: tienes buenos hospitales de calidad para los ricos y la gente que puede permitírselos, tienes un segundo nivel para la mayor parte de la clase media, que también tienen que pagar pero no demasiado y sus instalaciones no son tan buenas, y después tienes los hospitales públicos, no sólo en África sino en países como la India y Pakistán y Sri Lanka, que son una desgracia total pero no se hace nada al respecto a nivel global porque no se considera una prioridad. Es un escándalo. Teniendo en cuenta que así es como funciona el sistema sanitario del que hablabas, la solución obvia a medio y largo plazo es crear una fuerte infraestructura social en esos países, pero es ahí precisamente donde el Fondo Monetario Internacional les lleva exigiendo que no inviertan dinero desde hace cuatro décadas, así pues, ¿qué crees que pueden hacer?
-AP: Bien, creo que estás planteando dos temas importantes: cuál es el papel del FMI, del Banco Mundial, del Banco Africano de Desarrollo, porque si miramos de nuevo a Liberia, Sierra Leona y Guinea, que en realidad tienen muchísimos recursos naturales, lo que está sucediendo con estos países respecto a su economía, es que las tierras se están privatizando cada vez más y están siendo ocupadas por inversores extranjeros que están entrando y saqueando sus recursos y activos. Liberia tiene un PIB de un par de miles de millones de dólares y una población de cinco o seis millones, por tanto, cómo van a reconstruir el país cuando en realidad sólo cuentas con altos ejecutivos extranjeros, compañías público-privadas y grandes flujos de dinero que se van fuera y no tienes ningún mecanismo de redistribución porque la redistribución implica intentar construir un sociedad más justa y tratar de recuperar los recursos.
Por tanto, eso empieza por la economía, empieza con lo que está sucediendo con la tierra, empieza con el hecho de que el aceite de palma, el coco y el caucho son cultivos comerciales importantes y hay tierra, pero su propiedad se ha transferido; y esto lo han documentado muy bien organizaciones importantes como Global Witness, pero también la Fundación Oakland en EEUU, que han levantado acta de lo que está sucediendo con la tierra y recuerdan que muchos de los campesinos, por ejemplo en Liberia, constituyen el 70% de la población y viven en zonas rurales. Van a ser agricultores de subsistencia, ese es un gran problema, y cuando tienes a la población gastando el 80% del dinero en comida y vas y pones todos esos cercos a su alrededor, desde luego que tienen un problema muy real, porque la pobreza va realmente a acelerarse aún más en esos países a causa del virus del Ébola, porque se están cerrando las fronteras y porque ya no cuentas con flujos económicos. Por eso pienso que necesitamos empezar por la economía porque esa es la causa de los problemas estructurales. Luego tenemos el papel que juega la Organización Mundial de la Salud, que es la autoridad internacional mundial en materia sanitaria. Tiene poderes para elaborar leyes pero desde hace más de veinte años se la viene privando sistemáticamente de fondos y esa financiación está vinculada a todo tipo de condiciones, y esas condiciones las están fijando las grandes ONG mundiales, como la Fundación de Bill & Melinda Gates, que no tienen base democrática, no rinden cuentas y además están haciendo un daño incalculable a través de sus programas verticales de atención a las enfermedades, porque no están enraizados en la sanidad pública y en los sistemas de sanidad pública. Y un buen ejemplo de programa vertical de atención a las enfermedades es cuando coges el Ébola y montas tu operación para hacerle frente ignorando todas las otras causas de la enfermedad, como también sucede en el caso de la malaria, que son la pobreza y malnutrición y, al mismo tiempo, centras todos los esfuerzos en la industria del desarrollo de vacunas.
De verdad que lo que esos países necesitan no son vacunas, sino medidas adecuadas de redistribución y sanidad pública. No aprendemos nada de la historia, eso es lo realmente desesperante. Todas las grandes reformas, todo el gran colapso de epidemias de enfermedades infecciosas no se redujeron con medicinas y vacunas, sino con medidas redistributivas, que incluyen saneamiento, nutrición, vivienda digna y, sobre todo, una verdadera democratización. Y con eso llega la educación y todo el resto de medidas que necesitamos. Ahora bien, no estoy diciendo que no necesitemos vacunas pero uno de los grandes problemas es que esos desarrollos de vacunas están ahora en manos de grandes fundaciones muy poderosas, de ONG, como GAVI (siglas en inglés de Alianza Global para la Iniciativas de Vacunas), que junto con grandes firmas como GSK y Merck, están dispuestas a imponer patentes y la razón por la que les gustan las vacunas… es porque las vacunas significan inmunización masiva, lo que implica grandes cifras y esos cifras entrañan dinero. Y sí, el dinero lo están poniendo los gobiernos occidentales y occidente, pero ese dinero podría fluir mucho más fácilmente hacia los mismos gobiernos africanos para que reconstruyeran sus sistemas sanitarios, porque se trata de reconstruir la infraestructura de la sanidad pública y eso incluye introducir atención sanitaria primaria en la comunidad, sistemas comunitarios de sanidad, unidades de control de las infecciones a nivel comunitario, construir hospitales y formar a enfermeras y doctores. Y el otro gran problema en todos estos países es el de la fuga de cerebros, porque hay allí pocos doctores y enfermeras y muchos de los que hay quieren marcharse, y eso es lo que está sucediendo también en Nigeria, que quieren trabajar en el sector privado o que quieren trabajar para esas ONG porque ganan mucho más dinero, y así es como va vaciándose completamente todo el sistema de la sanidad pública.
Esta situación representa un gran problema porque la Fundación Gates, Bill & Melinda Gates, no creen en el sector público, no creen en un sistema democrático, de propiedad pública al que se le puedan exigir cuentas públicamente.
-TA: ¿Ha dejado la OMS de hacer realmente lo que debía debido a las políticas gubernamentales y a las prioridades del consenso de Washington, i.e., neoliberalismo, privatización de la medicina, incapacidad para controlar a las grandes firmas farmacéuticas, en el sentido de que no puede hacer lo que hay que hacer, como apuntalar, fortalecer, construir si fuera necesario en algunos de esos países sistemas de salud pública?
(...)
TEXTO COMPLETO en el ENLACE

Allyson Pollock es profesora de Política e Investigación de la Salud Pública en la Universidad Queen Mary de Londres.
Tariq Ali es un escritor y director de cine pakistaní. Escribe habitualmente para The GuardianCounterpunchLondon Review of BooksMonthly ReviewZ Magazine. Ali es, además, editor y asiduo colaborador de la revista New Left Review y de Sin Permiso, y es asesor del canal de televisión sudamericano Telesur. Su último libro, publicado por Verso, es The Obama Syndrome: Surrender at Home, War Abroad’.

'La educación y la cultura son tratadas como mercancías': Zygmunt Bauman

El sociólogo polaco asegura que las fisuras causadas por las crisis económicas han permitido que los partidos neonazis tomen fuerza.
http://www.elespectador.com/noticias/economia/educacion-y-cultura-son-tratadas-mercancias-zygmunt-bau-articulo-513878 Por: Steven Navarrete Cardona 31 AGO 2014
Testigo de primera mano de las transformaciones que experimentó la sociedad europea y cerca de cumplir 90 años, Zygmunt Bauman aún no deja descansar su brazo y su cerebro y continúa escribiendo y reflexionando sobre la realidad sociopolítica mundial.
Para Bauman, uno de los pensadores más importantes de la actualidad por su teorización de la realidad contemporánea bajo el concepto de “modernidad líquida” —que reflexiona, entre otros aspectos, sobre la debilidad de los nexos sociales y emocionales, la incertidumbre sobre el futuro y los cambios que ha traído la globalización al poder del Estado-nación—, señala cómo la cultura, la salud y la educación han sido reducidas a simples mercancías.
Con la crisis económica que atraviesa Europa, ¿es posible la existencia de una “ciudadanía global”?
Es posible, pero no en un futuro cercano. La “ciudadanía” es un concepto que nació y se desarrolló en el curso de la construcción del moderno Estado-nación, promoviendo y estrechando la práctica de la soberanía territorial. Las instituciones políticas diseñadas y establecidas en este proceso fueron creadas para servir al proyecto de la independencia; sin embargo, la globalización ha creado realmente la interdependencia mundial, una realidad en la que las instituciones políticas heredadas y conservadas del Estado-nación no son funcionales.
Entonces, ¿qué sería necesario para conseguir la ciudadanía global?
Para elevar la integración humana desde el nivel de las divisiones nacionales y pasar a una humanidad unificada, dichas instituciones necesitan ser reemplazadas por una red de instituciones alternativas, sobrepasando las limitaciones impuestas por las barreras de los estados territoriales y reduciendo radicalmente su soberanía. La unificación de la humanidad, llamando a la práctica política y pensando en reconocer la globalización ya existente de la interdependencia humana, no podría hacerse a través de la globalización, sino aboliendo la ciudadanía local, separando de esta manera los derechos humanos de la adscripción territorial.
Es un escenario complejo, ningún Estado estaría dispuesto a ceder su soberanía...
Como Benjamin Barber resumió recientemente esta situación: “Por naturaleza demasiado inclinado a la rivalidad y a la exclusión mutua, ellos (los estados-nación) parecen quintaesencialmente indispuestos a la cooperación e incapaces de establecer los bienes comunes a nivel global”. Pero añade: “Hoy en día, aunque es claro que los estados ya no pueden proteger a sus ciudadanos y deben considerar ceder una parte de su declarada soberanía, no hay ninguna alternativa clara, y por lo tanto se niegan a hacerlo”. Personalmente, yo llamo esa situación interregnum, que significa: las viejas formas de hacer las cosas no funcionan por más tiempo, pero las nuevas formas no han sido aún inventadas y puestas en su lugar.
¿Por qué la cultura, el arte y la educación son los sectores que más han sido golpeados en la reducción del gasto público, por parte de los gobiernos de la UE, para salir de la crisis?
La cultura es el mayor capital de la humanidad, el arte, la vanguardia de peregrinación histórica humana explorando nuevas y desconocidas tierras y formas de vida, y la educación que pone a disposición de toda la humanidad sus descubrimientos, han sido, sin embargo, reducidos al estatus de productos en el mercado, comercializados como otras mercancías y, contrario a su naturaleza, medidos por el rasero de los beneficios instantáneos. Invertir en la cultura, las artes y la educación, por muy grandes que sus beneficios puedan ser a futuro, se considera, por tanto, poco aconsejable y un desperdicio a corto plazo. Tal miopía resulta en sacrificar la calidad de vida de las generaciones futuras a los caprichos efímeros y comodidades del presente.
¿Entonces qué sugiere?
La renegociación de nuestra actual forma de relacionarnos con el mundo se hace cada vez más necesaria y urgente en vista de que el planeta, nuestra casa común, se encuentra al borde de la insostenibilidad, gracias al agotamiento progresivo de los recursos del planeta y la creciente impotencia de los instrumentos heredados de la acción colectiva para hacer frente a los problemas que surgen de nuestra cada vez más íntima interdependencia física, social y espiritual.
Hablemos de uno de los efectos del mundo en red. Nuevas formas de control social han sido promovidas durante las últimas décadas, entre ellas cámaras de vigilancia en cada esquina, algo que usted describe en su libro ‘Vigilancia líquida’. ¿La libertad está en riesgo de perderse con esta vigilancia constante?
Día a día aumenta enormemente el contenido de los bancos de datos que son una reminiscencia de los campos minados, erizados de explosivos ocultos de los que sabemos que tienen que explotar, aunque no se puede decir cuándo y dónde. Estos son usados a diario por las compañías comerciales para reforzar su influencia sobre las opciones y el comportamiento de los consumidores. Ellos (los bancos de datos) facilitan enormemente la coacción desde arriba y pueden servir a las agencias políticas con inclinaciones autoritarias e intenciones dictatoriales.
¿Qué es lo más preocupante de la vigilancia contemporánea?
El aspecto más preocupante de la vigilancia contemporánea y la recolección de datos es que se lleva a cabo con nuestra aprobación masiva, entusiasta, despreocupada y alegre. No nos preocupamos por la catástrofe hasta que golpea... Y así que el proceso no es tan manejable y potencialmente controlable, ya que se limitaría, como en el pasado, a tratar el espionaje especializado y a las agencias de vigilancia.
 ¿Cree que en medio de la crisis económica algunos de los partidos declarados neonazis pueden llegar al poder en un escenario de desconcierto como este?
Necesitamos retornar a la raíz de su primera pregunta. Estos dos problemas están íntimamente conectados. La discrepancia entre los instrumentos políticos disponibles y los poderes reales que deciden las posibilidades y perspectivas de nuestras vidas y las de nuestros niños —discrepancia causada y diariamente exacerbada por la globalización sin control y la ajustada interdependencia— provocará que un número creciente de personas busque alternativas al sistema político visiblemente indolente e ineficaz para coordinar las políticas con las preferencias populares y los deseos, fallando espectacularmente en la posibilidad de generar empleo. Los jóvenes son los más afectados, engrosando la mayor franja del número de desempleados, lo cual se suma al impedimento para que participen en los asuntos públicos y del Estado, en la reforma de los mismos.
¿Entonces que está sucediendo con los sistemas democráticos?
La confianza en la capacidad de la democracia está marchitándose, lo que resulta en una situación excepcionalmente fértil para que crezcan las semillas de resentimiento y florezcan sentimientos totalitarios. La complejidad de las causas de la miseria, siendo además desorientadoras e incapaces de mostrarse en principio, el sentido humillante, crece la demanda de “líderes fuertes” capaces de proporcionar fórmulas simples, que ofrecen y prometen soluciones simples, haciendo una oferta tentadora de aliviar a sus seguidores en cambio de su obediencia inflexible, de la carga de la responsabilidad de sus vidas demasiado pesadas para ellos y que carecen de los recursos necesarios para sobrellevarlas.
¿Qué deberían hacer los ciudadanos?

Por desgracia, no hay atajos para una solución radical. En el corto plazo, sólo son posibles paliativos temporales y transitorios. Prevenir catástrofes similares requeriría llamados a repensar y reformar nuestra filosofía de vida y nuestro modo de convivir, de hecho, una especie de revolución cultural, y como ya se ha indicado, el cambio cultural toma tiempo y evade imperativos y gestión. Las raíces de las periódicas crisis económicas, así como la imposibilidad de controlarlos y evitarlas, se encuentran profundamente arraigadas en nuestro modo de ser: la concepción de un crecimiento económico sin fin como remedio universal a todos los males sociales, el hábito de buscar la felicidad a través de comprar (de saquear el mundo en lugar de contribuir al mismo), favorece la competencia sobre la solidaridad, la individualidad sobre el intercambio, y el imparable aumento de la tolerancia a la desigualdad social, que ha llegado a niveles tan altos que hace tiempo era inconcebible que esto ocurriera.

ASAMBLEA de Movimientos Contra el Paro y la Precariedad. 1 Nov. 10h. Parroquia Carlos Borromeo + No a la Ley Mordaza



1.- Campamento Dignidad Mérida

ASAMBLEA DE MOVIMIENTOS SOCIALES CONTRA EL PARO Y LA PRECARIEDAD

Análisis de la situación y estrategias comunes de lucha

NINGÚN PARAD@ SIN PRESTACIÓN, 

RENTA BÁSICA YA

acto_1_nov

2.- By asambleageneralsol on 28 October, 2014


El 1 de noviembre colectivos ciudadanos realizarán acciones en la calle en denuncia a la Ley Mordaza


El sábado 1 de noviembre a las 12 del medio día hay prevista una acción de calle en la que se espera llenar la madrileña plaza de Sol de ciudadanos con mordazas, con la idea de representar el rechazo colectivo a esta ley y el ataque a derechos fundamentales de la democracia como la libertad de expresión y de reunión, de aprobarse el citado proyecto.
Este acto que será replicado tanto a nivel nacional como internacional, consistirá en la lectura de la “Enmienda total ciudadana a la ley, seguido de un grito mudo con mordazas que terminará con una actividad colectiva en respuesta al maltrato generalizado a nuestros derechos.
La Plataforma No Somos Delito, continúa manifestándose para mostrar el rechazo de la ciudadanía a la Ley Mordaza, que este mes ha acelerado sus trámites en el Congreso y de seguir con este ritmo podría ser aprobada en un mes aproximadamente. Ante la mayoría absoluta del Partido Popular hay que visibilizar el rechazo total de la ciudadanía hacia una ley que atenta contra pilares fundamentales de la democracia.
Desde No Somos Delito hacemos un llamamiento a la ciudadanía para oponerse tanto a la aprobación de la Ley Mordaza como la Reforma del Código Penal y pedir al gobierno que retire estos dos proyectos letales para la democracia. Estas reformas en justicia forman parte de un paquete de medidas en trámite parlamentario como la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita o la Ley de Enjuiciamiento Criminal, todas ellas dirigidas a criminalizar las libertades civiles, reducir nuestras garantías sociales, castigar la protesta social pacífica y, en especial, las situaciones de pobreza.
La justicia maltratada

octubre 30, 2014

¡Paremos el Genocidio en Kobane! ATOCHA - SOL 1 Nov. 19h.



Francisco Cenamor

¡Paremos el Genocidio en Kobane!

Apoyemos la resistencia kurda

ATOCHA - SOL

1 Nov. 19h.

España me agota, me rindo. De Antón Losada

RECIBIDO de Alfonso Martinez, el 1/10/2014

Todo es meter miedo, asustar, manipular y engañar para que la gente vote lo que le conviene a quienes tienen mucho que perder si el poder o la riqueza se reparten un poco. Antón Losada 30/9/2014





Ustedes no sé, pero servidor no puede más. España me agota.
He intentado seguir su ritmo, se lo juro. He tratado de no desfa-
llecer, repetir día tras día los mismos argumentos a ver si alguien
los escucha y seguir con paciencia miles de polémicas sobre
asuntos banales como si fueran importantes, mientras las cues-
tiones realmente relevantes quedan sepultadas bajo el ruido y la
furia. Es inútil. No se puede hacer nada.
Estoy agotado de vivir en un país donde el hecho de que la gente
quiera votar se convierte en un problema dramático y la ley es
utilizada para prohibir y proscribir derechos, no para garantizarlos.
Igual que la policía es utilizada para escoltar a los que mandan y
no para proteger a los ciudadanos de ellos. No puedo con esta
discusión absurda entre legitimidad y legalidad repetida una y otra
vez como si todos fuéramos Thomas Hobbes o Hans Kelsen.
Estoy agotado de vivir en un país donde ya no se habla de la crisis
porque el Gobierno ha decidido darla por terminada. Si después de 
las elecciones descubrimos que no había acabado y sigue habiendo 
paro, pobreza, desigualdad y los más débiles continuan pagando 
las facturas de los más poderosos, será por culpa de Europa.
Cáritas ha dado las ultimas cifras, apenas escuchadas entre tanto 
alboroto. Más de dos millones y medio de personas atendidas en 
2013, un 30% más que el año anterior. Apenas 73 millones de euros 
recibidos desde unas administraciones que cierran servicios sociales, 
recorta programas y desvían a la gente a Caritas. 
Es la aportación más baja de los últimos cinco años. Ni derechos, 
ni caridad. En España se sufre y punto.
Estoy agotado de vivir en un país donde se habla de política y de
partidos políticos como Podemos igual que si hubiéramos vuelto a
la Guerra Fría o a los días de la muerte de Franco. Todo es meter
miedo, asustar, manipular y engañar para que la gente vote lo que
le conviene a quienes tienen mucho que perder si el poder o la
riqueza se reparten un poco.
Me recuerda a cuando de niño, en A Mariña de Lugo, durante las
primeras elecciones democráticas, las fuerza vivas iban por las
cocinas de las casas avisando a la gente que si ganaba la izquierda
les iban a quitar las vacas y el tractor. Alguno incluso se subió al
monte con las suyas hasta que se supo quién había ganado. No
puedo creerme que malgaste la mitad de mi tiempo escuchando y
rebatiendo las mismas patrañas de hace cuarenta años.
Vivir en un país así de gris no merece ni la pena, ni el esfuerzo.
Parece mentira que lo hayamos olvidado.    //////

Ser buenos, ¿para qué?, de El viajero de Orión

Bertolt Brecht poseía la agudeza intelectual suficiente para provocar reacciones, tanto en el lector como en el espectador. Conocía el interior del ser humano y la contradicción permanente en la que vive o, mejor dicho, vivimos. Con su poesía, con sus canciones y con su teatro, quiso enseñarnos los procesos dialécticos en los que se desenvuelve la existencia humana; y sobre todo, pretendió hacernos reaccionar ante la inmovilidad y la injusticia, no solo para salvarnos de nosotros mismos sino para salvar al mundo.

Nació en 1898 en Alemania. Sus orígenes fueron burgueses; su padre dirigía y poseía una empresa papelera. El amor por la escritura le surgió de manera temprana, en 1914 ya se habían publicado poemas suyos. Tras unos estudios primarios en los que destacó, en 1917, entró en la Universidad de Munich, dispuesto a estudiar medicina. La Primera Guerra Mundial truncó su proyecto académico y le llevó al frente bélico como enfermero, experiencia que le puso en contacto con el espanto en todas sus manifestaciones. Con la guerra terminada retomó sus estudios pero los abandonó en 1921, imbuido por un impulso revolucionario que le acompañaría hasta el fin de sus días. Su primera obra teatral, Baal, profundizaba en los «abismos de la existencia» a través de la «perversión y el libertinaje». En ese tiempo, Brecht estudiaba el marxismo; de ese estudio nació su filiación al Partido Comunista de Alemania.

Bertolt Brecht es quizá el dramaturgo más importante de los años 20. Su influencia no solo se dejó ver en su época sino que también ha trascendido hasta nuestros días. Su teatro trataba de implicar al espectador en la obra de tal modo que provocará la reflexión en él. Aunque en un primer momento estuvo influido por el expresionismo y, por tanto, su inmersión en el drama lo realizaba de una manera nihilista —en el sentido de negación de la sociedad burguesa—, una vez determinado hacia el análisis marxista de la historia, su enfoque dramático sufrió un cambio radical, con una clara visión pedagógica. En los escenarios que desarrollaba, en los que los actores se desenvolvían, se representaban aspectos relacionados con los grandes conflictos del ser humano, tanto a nivel moral como social. Brecht quería decirnos: ¡Ven, mira y saca tus propias conclusiones, la responsabilidad a partir de ahora es tuya! Mostraba lo que la lucha de clases provocaba cotidianamente; exponía un problema que consideraba trascendental para que el espectador fuera consciente de la permanente contradicción en la vivía, pero no le indicaba cómo tenía que actuar. Es el materialismo dialéctico su guía, el que conduce sus obras dramáticas. Brecht siente la angustia de la vida humana, la que ha sido, la que es y la que será, y se planta ante ella porque quiere obligarnos a dar respuestas.

Brecht no quiere que el espectador se identifique con los personajes sino que piense en profundidad sobre el mensaje que los actores le están transmitiendo. A eso él lo llamaba «distanciamiento». Consideraba que el teatro era para pensar. Creía firmemente que cuando el espectador se identifica con la obra esta pierde su función pedagógica.

La obra teatral El alma buena de Se-Chuan, también traducida como «La buena persona de Se-Chuan», la empezó a escribir en 1938 y la terminó en 1940.

El tema que la define es muy básico y a la vez apabullante. Nos presenta el proceso dialéctico continuo que vive una persona, Se-Chuan, enfrentada a un mundo reprobable y cruel; desenvolviéndose constantemente entre la idea de hacer el bien, como principio de conducta fundamental en su vida, y hacer el mal, como herramienta de supervivencia que casi todos sus congéneres parecen ejercer con una solvencia inaudita. Después de ver la obra se llega a la conclusión de que lo normal en el mundo capitalista es un universo injusto, es el mal, y el bien algo que no va más allá de un dogma propio de cualquier religión o de los supuestos filosóficos de ideas liberadoras.

Brecht utiliza la presencia de los dioses como un símbolo perenne, como un ojo que todo lo ve, que intenta imponer sus mandamientos, sus leyes morales, altos valores basados en la dignidad y en la solidaridad. Pero no deja de ser más que una idea exótica en un mundo despiadado. Los dioses no existen pero sí existe la «moral» o la ética revolucionaria de turno que nos exige unas conductas en pro de una sociedad mejor. Pero, ¿es posible aplicar esos mandamientos? ¿Es realista pedirle a alguien que se comporte de una manera digna y ética cuando no posee nada? He ahí la cuestión.

Esta obra tiene su paralelismo en textos bíblicos que plantean situaciones semejantes. Me refiero en concreto el relato de Sodoma y Gomorra, en el Antiguos Testamento. Si hubiera existido un solo hombre bueno en estas ciudades no habrían sido destruidas por el terrible Dios de los judío-cristianos. 

¿Qué pretende Brecht contarnos a través de Shen-te? Hay opiniones para todos los gustos. Yo pienso que simplemente nos expresa la idea de que vivir en un contexto de permanente injusticia es muy difícil; y, también, que a pesar de la moral revolucionaria que podamos portar en nuestro interior —incluso aplicándola— quizá no consigamos demasiado a nuestro alrededor, colectivamente hablando, hasta que las estructuras que facilitan la injusticia desaparezcan, y de sus cenizas surja un ser humano nuevo. Brecht no ofrece ninguna solución. Al revés, pide ayuda al espectador:
«[…]¿Hacen falta otros dioses? ¿O acaso ninguno? ¡Henos aquí, angustiados hasta el fondo del alma! A fin de poner término a estas dudas. Buscad vosotros mismos algún medio para que un alma buena pueda hallar la solución feliz que exige su bondad. Amado público, busca tú un buen final. Tiene que existir alguno, tiene existir, ¡tiene que existir!
La dialéctica entre el bien y el mal dirige la escena, expresada de una manera sencilla, infantil, ingenua, sin pretensiones. Los personajes son personas elementales, del pueblo llano, cada uno con su papel, mejor o peor, a fin de cuentas, seres humanos comunes, que quieren vivir como sea. Shen-te es especial, ella desea, como principio categórico personal, hacer el bien en su mezquino universo. Y ello dentro de un mundo miserable sin esperanza:
WANG (el aguador): […] la miseria es cosa de todos los días. […] Todo Se-Chuan no es más que un estercolero.
Brecht representa el bien y al mal en un mismo personaje; utiliza máscaras, al estilo teatral griego primitivo: Shen-te y Shui-ta, dos formas de intervenir en la realidad desde la misma persona. 

No sé si Brecht creía en que al final del proceso dialéctico, la síntesis entre el bien y el mal iba a ser un mundo justo y renovado. Los hechos históricos nos indican lo contrario. Casi se podría decir que mediante la simple y mecánica resolución de tensiones puede pasar cualquier cosa destructiva, relacionada con la expresión última del poder y del misticismo, sea este el que sea. Shen-te personifica la solidaridad, el apoyo mutuo, la bondad porque sí, floreciendo desde lo más bajo, desde una prostituta que comercia con su cuerpo para sobrevivir. El mensaje implícito en sus acciones no solo no es comprendido sin que es interpretado como debilidad; además, su bondad provoca desorden, desequilibrio en la comunidad; lo que hace no se entiende, aunque beneficie a algunos; y como su conducta no forma parte de la lógica de la injusticia, para que se restablezca el equilibrio tiene que hacer acto de aparición Shui-ta, la autoridad, la explotación, el trabajo sumiso, la corrupción; así vuelve el orden y las cosas regresan a su sitio, si bien con ello la mierda les ahoga a casi todos. Pero están preparados para entender el mal y no su contrario.

¿Qué queda de la moral, de los preceptos, de los mandamientos? A nadie le importan porque están demasiado ocupados en sobrevivir. Quizá sea demasiado tarde para el mundo y solo nos quede gritar, «¡Socorro!», el problema es que no hay nadie que nos oiga, estamos solos, irremediablemente solos ante nuestro destino. O construimos desde nuestra inteligencia o nos consumimos en la mugre de la miseria.

¡Pobre Shen-te!, piensa el espectador, aunque adivine el drama en el que está envuelta. Es una ingenua, una pobre idiota incapaz de comprender que no hay esperanza. Brecht sí quiere que la haya, la desea, pero no la impone con su discurso, nos da la oportunidad de ocupar nuestro lugar en la obra universal que es la lucha de clases y en la injusticia derivada de ella, para que asumamos nuestra responsabilidad individual y colectiva. : «Hay hombres que luchan un día y son buenos. / Hay otros que luchan un año y son mejores. / Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. / Pero hay los que luchan toda la vida, /
y esos son imprescindibles».

Así, tenemos a Shen-te, perdiendo su casa para favorecer a los dioses, para acoger sus mandamientos y estos la gratifican con un dinero que ella va a emplear en mejorar su vida y la de los que le pidan ayuda.
SHEN-TE: […] Quisiera ser buena pero entonces, ¿cómo arreglármelas para pagar el alquiler […] Estoy llena de buenas intenciones. […] quisiera no tener que envidiar la casa ajena ni explotar al prójimo […] Pero ¿qué puedo hacer?
Ella lo intenta, lucha por construir un mundo mejor en su entorno pero los golpes le vienen uno detrás de otro, y no solo de los que más tienen sino, en la mayoría de las ocasiones, de sus iguales.
SHEN-TE: ¡Oh, desdichados! / Torturan a unos de vuestros hermanos y cerráis los ojos. / El herido ruge de dolor y guardáis silencio. / El torturador pasea su mirada y elige su presa. / Y decís: No nos harán nada porque estamos quietos. / ¿Y esta es una ciudad? ¿Y estos son hombres? / ¡Si la injusticia germina en la ciudad, que la revuelta estalle! / Y si no estalla, que la ciudad entera se consuma en el fuego antes de que llegue la noche […]
Shen-te se siente perdida y recurre a Shui-ta.
SHEN-TE: Para poder comer todos los días / hay que ser feroz como los fundadores de imperios. / No es posible socorrer a un desdichado / sin aplastar a otros doce. […]
Incluso en el amor es derrotada:
«Las caricias terminan en abrazo mortal. El suspiro amoroso se hace grito angustiado. ¿Por qué vuelan los buitres en derredor? Una muchacha acude a una cita de amor».
SHEN-TE: […] Quiero partir con el hombre que amo. No quiero calcular lo que me costará. No quiero preguntarme si obro con cordura. No quiero averiguar tampoco si me ama. Quiero partir con el hombre que amo.
SHUI-TA: Las buenas acciones significan la ruina.
WANG: En cambio las malas acciones significan la buena vida, ¿no? […]
SHEN-TE: ¡Socorro!

octubre 29, 2014

España, una, disoluta, corrupta y en venta. De Rosa María Artal

http://www.eldiario.es/zonacritica/Espana-disoluta-corrupta-venta_6_308379182.html 29/9/2014


La tragedia se consumó. Artur Mas, el presidente catalán, firmó su desafío soberanista. Y no solo eso, deja el destino de Cataluña en manos de la movilización callejera, una Lluita de Carrer, emparentada, quién sabe, con la Kale Borroka. Se rompe España, la hora de activar el Estado de Derecho para tumbar al agresor de la unidad patria. El nacionalismo español salta en todo su apogeo. Con las luces del alba del día posterior a la firma del decreto catalán, Rajoy nombra centinela de la bandera nacional, para su custodia y respeto, a Soraya Sáenz de Santamaría.  La vicepresidenta del gobierno lo había dicho bien claro: Todos estamos sujetos a la ley, sin ley no hay democracia. Por eso activamos tan a menudo la máquina de fabricarlas. El PSOE apoya al PP porque, como ya declaró Pedro Sánchez, la deriva soberanista catalana es el principal problema de España. Consejo de ministros extraordinario. Rajoy comparece y cita 16 veces la palabra “ley”. El Tribunal Constitucional suspende la consulta por unanimidad en apenas hora y media. Tras tardar años en otras resoluciones, su politización aguda actual le presta inusitados bríos para dictaminar con la máxima celeridad.   
Una España sin fisuras. Una democracia modélica. Un Estado de Derecho para enmarcar. Lo curioso es que acabamos de saber que la prostitución, el juego y las drogas han elevado el PIB español en más de 26.000 millones de euros. No es que se haya producido un súbito aumento de la actividad, sino que el gobierno los ha sacado del armario. Les ha aplicado una amnistía moral, para entendernos. Por necesidades contables.  El Instituto Nacional de Estadística (INE) los computa desde ahora como actividad económica. Se incluyen aquí, por supuesto, el contrabando de drogas, juego ilegal, trata de personas para su explotación sexual, coacciones y lo que haga falta, sexo a cambio de dinero, tal cual. 
 Prostitución, juego y drogas, no parece que sea precisamente como los mazapanes y yemas que tan dulcemente elaboran las monjas del Monasterio de Santa Clara. Son actividades en su mayoría ilegales. Todavía. Siempre se puede dictar una ley para limpiarlos, dado que ya se les ha exonerado de culpas en la economía. Tal es así, que los catalanes que se sienten agraviados cuando el feroz ultranacionalismo español les llama hijos de puta, deben pensar que en realidad es un elogio. Y quien dice los catalanes, los antisistema, homosexuales, feminazis o periodistas que odian -de forma sectorial o simultánea- al PP, al PSOE y a los ultraliberales. Están hablando de uno de los sostenes –dicho sin doble intención- del país. Económico, insisto. Menudo dilema tienen ahora jueces y policías: detener a un proxeneta atenta contra el PIB.
 Y luego está “lo otro”. Las cajas B de dinero procedente de donativos de empresas que luego suscriben contratos públicos y la interminable cadena de mangancias que vemos a diario hasta anestesiar a buena parte de los españoles. Todos sujetos a la ley, sin ley no hay democracia. Pero cuando recusan al juez que inicia la causa de la Gürtel (Baltasar Garzón) que, casualmente, va a dar con sus huesos fuera de la Audiencia Nacional, es porque les tiene manía. Y borrar los discos duros de los ordenadores de Bárcenas, un puro afán de colaboración con la justicia que no tenga que molestarse en analizarlos.  
 Está España tan pringada de corrupción –véase también la Andalucía de los EREs- que los pobres próceres nuestros ya no se aclaran. Oigo a Artur Mas - el enemigo de la unidad de España, precisamente, sí-  decir que él cree no ser corrupto, aunque uno nunca sabe si comete algún error. La mayor parte de los humanos sí notaríamos si le estábamos robando a alguien la cartera, pidiendo comisiones a las empresas a las que por ello favoreceríamos en las contrataciones, evadiendo dinero a los paraísos del ídem y minucias de ese calibre.  Hombre, Artur, estas cosas se notan. Siempre que uno no esté muy ocupado rompiendo España, igual es eso.
 España, una, disoluta, corrupta… y en venta. No, no es un ataque a las esencias patrias, es todo lo contrario: una exaltación de sus nuevos valores. El PP se está puliendo, también, todo nuestro patrimonio público con una presteza que ya querríamos para crear empleo. Todo ha caído bajo la mano demoledora de esta empresa, el PP, tanto en su sede central como en las delegaciones territoriales. Prácticamente todo lo rentable se ha entregado o se quiere entregar a manos privadas, desde piezas fundamentales de la sanidad a RENFE o AENA. Los edificios y patrimonio artístico de valor los venden de saldo. Constatable. Se apea "la bandera de España que ha ocupado un lugar preminente y de máximo honor” en el edificio y se hace caja.
  Fondos de inversión, fondos buitre, grupos organizados norteamericanos, chinos, rusos y venezolanos, han encontrado en España el Edén para llegar, comprar y marchar. Poco patriotismo aquí, la unidad de España se desparrama bien lejos. Y no en las manos más limpias.
 El roto hecho en algunos ayuntamientos es irreparable. La Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo del Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, vendió en 2013  1.860 viviendas sociales a Blackstone, un fondo norteamericano. Salían a 51.000 euros, precio que no facilitó a los inquilinos. Ahora, amenazan con desahuciarlos. El urbanismo en la capital ha sido el sigiloso teatro de actuaciones ultraliberales de Botella, saltándose cuanto haya que saltarse. Y no andarán muy lejos otras ciudades en esta España sin ley, pero con tantas normas.
Y, pese a habernos vendido hasta las joyas de la abuela, el PP de Rajoy nos tiene con un billón de euros de deuda pública, en récord histórico absoluto. A devolver a los acreedores. Con intereses.
Este es el modelo de país. Prostitución, juego, drogas, corrupción, pirateo de lo público (por cierto, ¿los obispos no han dicho nada de todo esto?). Y luego la devaluación del trabajo y los derechos de los ciudadanos para intentar cuadrar la caja que pese a todo tiene un agujero inabarcable. La investigación y desarrollo no lo es. En realidad se les combate, dados los recortes que les ha practicado el PP.
 Pero lo importante es la unidad del territorio. A la derecha española y catalana les ha venido a ver un santo con esto de sus nacionalismos. Es tan sensible y manipulable la gente que no piensa o se deja desbordar por las pasiones. Recordemos que todo se generó -uno de los principios de la historia al menos- cuando Artur Mas fue a ver a Rajoy a pedirle un pacto fiscal. A Mariano se le arqueó el ojo del tick, henchido de emoción, y dijo No. Y ambos siguieron engordando la madeja.  ¿Movilización callejera? Decenas de miles de ciudadanos catalanes se manifestaron al margen de los políticos. Una y otra vez. No fueron manipulados, tanto como ahora quieren utilizarlos.
¿Caerá todo el peso de la ley que toque por decir que miles de personas necesitamos independizarnos de toda esta basura? «Cuanto más corrupto es el Estado, más numerosas son las leyes», decía el gran historiador Tácito de la Antigua Roma. 

"La apropiación de la Mezquita es un pelotazo urbanístico de los más escandalosos de la Historia de España"

El reconocido teólogo Juan José Tamayo cree que la Mezquita-Catedral de Córdoba debe ser un bien público y propone desacralizarla como Santa Sofía de Estambul.
“La Iglesia tiene que renunciar a sus privilegios, que le han mantenido todos los gobiernos de la democracia”.
 “El nacionalcatolicismo que, en principio y constitucionalmente puede estar superado, en muchas de las leyes, conciencias, ideologías políticas, religiosas y culturales, sigue todavía vigente” http://www.eldiario.es/andalucia/Juan-Tamayo-Mezquita-Historia-Espana_0_307269709.html 
28/9/2014
Juan José Tamayo (Palencia, 1946), doctor en Teología y en Filosofía y Letras, lleva toda una vida dedicada al conocimiento de las religiones y actualmente dirige la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones en la Universidad Carlos III de Madrid. Cofundador y secretario general de la Asociación de Teólogos Juan XXIII, también es miembro del Comité Internacional del Foro Mundial de Teología y Liberación, además de colaborador en numerosas publicaciones españolas e internacionales sobre filosofía, teología y ciencias de las religiones.
Tamayo, que tiene una amplia trayectoria como escritor y suma ya más de 60 títulos, ha sido reconocido con premios y distinciones como la Medalla de Oro de la Liga Española Pro Derechos Humanos, por su compromiso y trabajo a favor del diálogo entre religiones, así como con el Premio “Islam y Convivencia”, entre otros. En estos días visita Córdoba, en mitad del debate abierto sobre la titularidad de la Mezquita-Catedral y la apropiación que de ella ha hecho la Iglesia, para dar su visión sobre la situación del monumento cordobés, símbolo internacional de interculturalidad e interreligiosidad.
-Visita Córdoba para participar en un foro de debate sobre la Mezquita y su significado. ¿En qué aspectos quiere centrar la atención del ciudadano?
Me centro en tres aspectos: la Mezquita, el Paradigma de Córdoba, y el diálogo de civilizaciones, intentando hacer una reflexión crítica en torno a cada una de las cuestiones. Sobre la Mezquita es donde soy mucho más crítico pero, al mismo tiempo, tengo una propuesta. Y mi crítica de la situación actual de la Mezquita se centra en tres contradicciones. La primera contradicción en la que se mueve el estado actual de la Mezquita es que se trata de una propiedad privada. Se ha producido, por parte de una institución como es la Iglesia católica, una apropiación –con legitimidad o sin legitimidad, aprovechando sin duda ninguna una ley que la privilegia- y, en todo caso, estamos ante una privatización de lo sagrado. Lo sagrado pasa a ser propiedad privada de una institución religiosa y eso, lógicamente, dificulta el disfrute público de esa obra cultural y la vivencia religiosa de otras religiones que están estrechamente vinculadas a la Mezquita.
La segunda contradicción es la relación entre el mercado y lo sagrado. La Mezquita es objeto de una mercantilización a través de los ingresos que recibe de los visitantes. La tercera contradicción es que tratándose de Córdoba, que es una ciudad emblemática del diálogo intercultural e interreligioso, de uno de los ejemplos más paradigmáticos de la convivencia entre distintas tradiciones culturales, religiosas, étnicas y cosmovisionales, la situación actual es un obstáculo precisamente para seguir manteniendo ese enfoque de convivencia y pluralismo.
-Usted la llama Mezquita. ¿Llama a las cosas por su nombre? Sabe que hay una polémica abierta porque la Iglesia denomina al monumento sólo Catedral.
Sí. He leído un folleto que se titula ' ¿Conoces la verdadera historia de la Catedral de Córdoba?',que aparece en la página web de la Catedral de Córdoba y me parece que es una narración incorrecta de todo punto. Porque, si algo define, si algo caracteriza, si algo identifica tanto en la ciudad como a nivel mundial ese edificio, si por algo están interesados los visitantes y algo es lo que interesa a los estudiosos, es precisamente la Mezquita, porque constituye una de las obras arquitectónicas más importantes, la más importante sin duda del Islam occidental. La situación previa a la Mezquita y la posterior, tanto en el caso de la Iglesia de San Vicente como de la Catedral posterior después de la conquista de Córdoba, son elementos a tener en cuenta ciertamente, pero la centralidad creo que está, tanto desde el punto de vista de relevancia cultural y religioso, como cosmovisional y arquitectónico, en la Mezquita.
-¿Entiende la apropiación que de la Mezquita ha hecho la Iglesia y qué cree que la lleva a hacer eso?
Así de entrada, dicho en román paladino, creo que se trata de uno de los pelotazos urbanísticos más escandalosos de toda la historia de compraventa de cualquier lugar, espacio o inmueble en España. La inmatriculación de la Mezquita a su nombre le costó a la Iglesia católica 30 euros. El que le haya costado a una institución privada como es la Iglesia católica 30 euros una obra de esa categoría, un patrimonio de la humanidad que debería ser patrimonio de todos y no una propiedad privada, me parece que es una de las operaciones urbanísticas más fraudulentas. Porque, siendo un bien público, que se lo apropie una institución privada y por esa cantidad, es una agresión en todos los niveles incalificables.
  -No deja de ser un privilegio de la Iglesia. ¿Debe dejar de tenerlos?
Absolutamente. No es un privilegio único, sino un privilegio más junto a los privilegios en materia educativa, cultural, económica, financiera, en materia de impuestos, en materia de todo tipo. No es que la Iglesia tenga que renunciar sólo a este privilegio sino a todos. Pero también hay que tener en cuenta otra cosa, y es que en el mantenimiento de esos privilegios le corresponde una parte importante de responsabilidad a los distintos gobiernos de la democracia. Gobiernos en unos casos de derecha, en otros de centro y en otros de supuesta izquierda. Todos ellos durante la democracia han sido, y siguen siendo, rehenes de la Iglesia católica. No entiendo el por qué, pero así es. Y en el caso de la Mezquita, así se está viendo.
-¿Por qué cree que se quiere borrar ese símbolo intercultural e interreligioso que es la Mezquita?
Porque todavía, dentro de la Iglesia católica y de los sectores políticos, partidos y organizaciones conservadoras, se sigue con la mentalidad nacionalcatólica. Por eso, el nacionalcatolicismo que, en principio y constitucionalmente, puede estar superado, en muchas de las leyes, en muchas de las conciencias, en muchas de las ideologías políticas, religiosas y culturales, sigue todavía vigente. Por otra parte, se quiere borrar toda huella, toda influencia del islam dentro de la identidad española, dentro de la identidad cultural y de la identidad popular. Se cree que todo lo que tiene que ver con el islam es una excepción, un paréntesis o un retroceso en la historia de España, cuando es precisamente todo lo contrario.
El islam y sus grandes obras arquitectónicas, jurídicas, científicas, religiosas…son una parte de nuestra identidad que se ha perdido, se ha olvidado o, peor todavía, se ha negado. En ese sentido, recuerdo la definición del gran politólogo polaco Sygmunt Bauman sobre la identidad. ¿Qué es identidad? Un mosaico al que le falta una tesela. Sin la tesela del islam no se puede entender la identidad cultural española salvo que se falsee, se desdibuje o se empobrezca.
  -Desde el nacimiento de la plataforma Mezquita-Catedral Patrimonio de Todos que promueve la titularidad pública del monumento, usted y otros muchos cristianos de base la han apoyado. ¿Qué les separa de la jerarquía eclesiástica en este asunto y qué planteamientos propone?
En los planteamientos de la jerarquía católica y los planteamientos que yo hago en este campo, la separación es total. Pero, además, es una separación desde la base de lo que tiene que ser la religión en una sociedad secularizada. Por eso yo hago una propuesta doble sobre la Mezquita. Primero, la Mezquita debe ser un bien público. Entre otras cosas porque es Patrimonio de la Humanidad y no puede ser apropiada por ninguna instancia privada, tampoco por institución religiosa alguna.
En segundo lugar, mi propuesta es que, cuanto antes, se convierta la Mezquita de Córdoba en un museo. ¿Descabellada la idea? ¿Desacertada? ¿Infundada? No. Tenemos un precedente que además es conocido universalmente que es Santa Sofía de Estambul, y puede servir de referencia para resolver conflicto actual sobre el edificio cordobés. Santa Sofía fue durante más de diez siglos un templo bizantino, la gran catedral del cristianismo oriental. Una vez que el islam conquista Constantinopla se convirtió en una mezquita, y lo fue durante casi cinco siglos medio siglo. Poco después de que Attatürk suprimiera el califato y declarase a Turquía república laica, la mezquita se dasacralizó y se convirtió en museo, que puede ser visitado por todo el mundo sin distinción de credo, etnia, cultura, etc. Creo que ese ejemplo que, tiene mucha afinidad con la Mezquita de Córdoba, puede servirnos de referencia para convertir a ésta en museo para uso y disfrute de las ciudadanas y ciudadanos cordobeses, pero también de toda la humanidad ya que es Patrimonio de la Humanidad.