octubre 20, 2006

La Casa del Lago

Su hija se ha radicalizado, llegando a posiciones extremas en demasiadas cuestiones.

Todo empezó, así lo cree, con el desalojo de la Casa del Lago el pasado año, exactamente el 9 de diciembre, a las 6 de la mañana, en plena noche.
La llamó escandalizada, llorando, ¡están aquí, ya han llegado, la van a tirar mamá!
Se fue para allá corriendo y, efectívamente, se veían montones de luces, eran los faros de los coches de la policía, hasta diez llegó a contar, quizás doce, y el ruido de una máquina funcionando, era la pala que demolería, poco después, el edificio que había servido como punto de reunión entre jóvenes y en el que habían desarrollado diversas iniciativas, bendecidas por el ayuntamiento de Getafe en su momento- a través de su corporación municipal, más concretamente: su alcalde y sus concejales respectivos.
¿Qué había cambiado para que un edificio, antigua Casa de Acogida de Adolescentes, utilizado por aquellos jóvenes desde dos años atrás, hubiera devenido en Ruina?
Para ello, los responsables municipales esgrimieron un informe, datado muchos años atrás, en el que constaba el peligo de ruina que amenazaba al edificio. Por aquellas fechas, aún estaba siendo utilizado como Centro de Acogida y posteriormente aún se le dió otro uso, el tal informe no vio la luz.
Y de pronto aparece, y con él comunican a los muchachos intervinientes en el proyecto juvenil que se acabó, que había llegado la hora, que había llegado su hora, que debían largarse.
Su hija había recibido en dicho lugar un curso de cocina y se había unido sentimental y emocionalmente al proyecto.
Ante la negativa de los jóvenes, dos patrullas policiales comenzaron a hacer guardia frente al edificio -casa de planta única- las 24 horas del día. Los muchachos se negaban a salir y los policías impedían la entrada a la casa de cualquiera. Así las cosas, y para reforzarles anímica y materialmente -¡tenían que comer!-, comenzaron a hacer guardias otros jóvenes, en el exterior, de manera que nunca se sintieran solos y abandonados los de dentro.
Fueron pasando los días y las noches, turno que le tocó a su hija porque está estudiando -matriculada en la Universisad, vaya- hasta que llegó la noche fatídica del 9 de diciembre de 2005. Montón de policías, a cara tapada la mayoría, tapaban la entrada, impidiendo el acceso de los que íbamos llegando alarmados por nuestros hijos, otros habían sacado a los que ocupaban el edificio, mientras la pala realizaba su macabra función.
El ambiente estaba caldeado, los jóvenes increpaban a los polícias, antes habían aguantado "chulerías" de alguno de ellos, tipo ponerles música a toda pastilla, todas y cada una de las noches que duró la operación de acoso, gritarles consignas de corte fascista -como suena- (semejante rebaño es el que reclutan en los cuerpos de "seguridad" del estado de "derecho") y otras de índole similar (para las dudas, preguntar a los jóvenes que lo sufrieron). Llegando incluso a parar a los que formaban el refuerzo externo, en plena calle, para pedirles la identificación sin motivo aparente (de claro matiz intimidatorio).
Algunas muchachas impotentes lloraban, los jóvenes "cargados" hasta la médula por el mal trato sufrido empujaban a los que estaban al frente, los polícias estaban cada vez más nerviosos, esgrimían sus porras, pegaban por abajo para no ser vistos y aquello amenazaba en convertirse en una batalla.
Algunos padres asumieron la cabecera, ella también, intentando evitar lo que se veía venir, se habló con algún policía que parecía más cercano -en el sentido humano- y tras muchas palabras, y una vez que el objetivo había sido conseguido -habían derribado "su casa"- los muchachos optaron por dirigir su furia a los responsables municipales. Eran las 7 y media de la mañana y comenzaban las primeras luces del día, que no del caso.

Con posterioridad, el martes 2 enero, y con ocasión de la presentación de los presupuestos municipales en el Sector 3, acudieron bastantes de los participantes en los sucesos, y, llegado el turno de preguntas se inquirió al Concejal de Seguridad sobre ello. Éste y el alcalde, volvieron a esgrimir el informe en entredicho: que todo lo habían hecho por la seguridad de los jóvenes, que su obligación era desalojarlos para que no hubiera muertes, que nunca se lo hubieran perdonado, etc.
Ella tomó la palabra, era su turno, y les espetó:
¿ Han valorado el Coste Moral -la cosa iba de presupuestos- que ha supuesto la actuación municipal de Acoso, Desalojo y Derribo de la casa del parque?
¿ Han valorado el Daño infligido a la Democracia por semejante actuación policial tan ... estúpida ... Estúpida ... ESTÚPIDA?
Y ... yo, que hasta ahora había votado siempre a partidos de izquierda -el gobierno municipal lo compone el PSOE e IU- me he quedado sin opciones. Entre el público alguien grita ¡el PP! ella contestará ¡eso ... nunca!
Parecieron poner gesto compungido.

Las heridas físicas se repararon pronto, las morales ahí siguen.

PAQUITA

octubre 19, 2006

Relato Corto ¡o Breve!: El Favorito

Lo leyó en la publicidad: "Hable con su número favorito por sólo 1 céntimo el minuto" echó cálculos y pensó que la compensaba, así que, marcó el número referenciado y esperó. Tras las preguntas de protocolo, tomaron nota del suyo y le avisaron de que la cargarían 6 euros en la próxima factura. Ya estaba hecho, ya sólo quedaba rentabilizar la inversión.
Pero ... -siempre hay un pero que lo jode todo- no contó con los imprevistos, factores externos ajenos a su órbita de actuación que dieron al traste con todas sus elucubraciones. Y es que su elegido no era libre, y él, con el que había mantenido largas ... parrafadas, o si no que se lo dijeran a su cuenta bancaria -¡hay que ver lo que cuestan las llamadas a móviles!- desapareció, hizo mutis, y, ella, con las mismas, le llamó, esperó, se inquietó, insistió, y, cuando menos se lo esperaba, recibió un chaparrón de reproches. Demoledor, resultó demoledor.
Así que, ahí sigue su favorito, impertérrito, inmaculado, sin estrenar, esperando.

PAQUITA

octubre 18, 2006

Córdoba. Caminando las Sierras Subbéticas. Zuheros. ARCDBuenavista, 12/10/2006

Viaje realizado en Octubre de 2006. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado" Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas, 25/5/2015 Crónica anterior http://paqquita.blogspot.com.es/2006/10/los-olivos.html

* Cruzaba un encinar. Los árboles lucen gran cantidad de bellotas -estamos a mediados de octubre- de tamaños diferentes. Supone que serán diversas especies de encinas. Coge varias, como hace siempre, espíritu recolector el suyo, y sigue caminando. La senda es cómoda y el desnivel subido no es excesivo, accesible para la mayoría de los amantes del monte.


1.- Castillo de Zuheros

* Comenzaron en  Zuheros (altitud: 660m), pueblo cordobés situado en un mirador, al abrigo de la sierra, de calles empinadas y paredes encaladas.



2.- Castillo de Zuheros

Lateral izdo. foto anterior

* Al poco, se introducen en el desfiladero del arroyo -seco- Bailón.
A su espalda queda el pueblo, tras el tajo que parecen haber sufrido los riscos que lo protegen.








3.- Al frente: desfiladero del Río Bailón

Pueblo de Zueros















4.- Tajo y pueblo

* Algo más adelante y a la derecha se ven unas cuevas en alto, la más grande -del Monge, dicen que se llama- es curiosa, con una formación de piedra en el centro de la entrada, a modo de ... ¿monge orando? sí, podría ser eso.

5.- Desfiladero, pueblo y serranía


 6.1.- El Dedo (formación rocosa) y la luna


6.2.- Cueva del Monge

* Uno de los excursionista dice de separarse del grupo para dar una vuelta por ahí. Luego resultará que se dirigió allí mismo, a la cueva, y, además de estalagtitas y estalagmitas, vió panales de abejas fabricados por ellas mismas ¡cachis! la hubiera gustado, pero, ni se le ocurrió.
Pasaron por el Cerro Bramadero y de bajada cruzaron una extensión enorme de lo que tuvo que ser terreno cultivado, a la derecha un círculo de piedras, calzado de piedras también, indica lo que fue la era, ya en desuso.


7.- Prado seco. Era, a dcha. Grupo, al fondo

* Abandonado estará el membrillero que ven más adelante y el kaki. Los membrillos, parte de ellos, viajarán a su espalda el resto del día.
Otros grupos de andarines atraviesan también la Nava, un llano flanqueado por las sierras. Vienen desde la carretera por la que se accede al Pico Cabra macizo de Cabra (1217 m). Ella opta por subir por la estrecha senda que cruza el bosquete y a la que se accede atravesando una puerta de hierro, es el atajo a la ermita situada arriba, la de la Virgen de la Sierra (altitud: 1.216 m) Para estar en otoño hace calor y se hace notar en la subida.
Se cruzará con varias cruces desperdigadas por el camino, siempre en salientes, supone que debe ser por lo de los misterios... primer misterio (parrafada), segundo misterio... y así... sucesivamente.


8.- Rediles desde cima picacho de la Sierra de Cabra (1216m)

* A la una del mediodía está en el mirador de la cima. Alguien advierte que llevan recorridos 15 km -salieron a las 9 de la mañana-. Toca refrigerio, hay un bar de tapas... cerrado, decían que eran buenas, lo serán, por qué dudarlo.
En lo más alto hay un mapa circular que indica los nombres d las alturas circundantes, la más alta sierra de Tejeda o Tejada y su pico La Maroma (2065m)


9.- Vista desde Picacho de la Sierra de Cabra

* Desde allí, en autocar, irán al Centro de Visitantes de Santa Rita (altitud: 800m) -cerrado-; inicio de dos senderos preparados, uno geológico y otro botánico.
Ambos tienen el mismo inicio para separarse en pocos minutos, el botánico queda a la izquierda, siguen por el geológico. Paneles explicativos cuentan la formación del terreno, llegan al Mirador de la Cabrera (altitud: 1.085m).


10.- Grupo inicial, de dcha. a izda.: Sebastián, MariCarmen, Luis, Fernando, Carlos Romero, Fernando II, Carlos Gorrindo y yo=Paquita, en Mirador de la Cabrera  


11.- Vista desde Mirador de la Cabrera: Sierra de Cabra y su Picacho, a izda. Lapiaz y canteras 

* Desde él ve perfectamente el picacho en que estuvo poco antes, así como el Lapiaz de los Lanchares en su base 
 No hay problema, otro panel cuenta lo que es un lapiaz y cómo se forma, interesante esto de la lectura en tránsito. También ve un par de canteras en activo, la piedra que extraen es blanca, rojiza en ocasiones


12.- cornicabra (Pistacia terebinthus), árbol de la familia de las Anacardiáceas

* De bajada, entrada al sendero botánico, ya ha aprendido lo que es la cornicabra, arbolillo de hojas que mutan a agallas, empiezan por un lateral que se va cerrando en caracol pasando del color verde al rojo y acaban en forma de pimiento retorcido, que, al secarse, claramente deja ver el cuerno de cabra. Realmente curiosa esta planta.
Hay más plantas bajas que desconoce, pero de cuando en cuando aparece un cartel con su nombre: torvisco = Daphne gnidium -hoja pequeña y alargada-, lentisco = Pistacia lentiscus -más alta y ancha de hoja, Agracejo -porte mediano, amor del hortelano = Galium aparine -similar a la anterior pero de hoja dentada- y rusco = Ruscus aculeatus, dura y pinchosa.
Hay quejigos = Quercus faginea, similares a las encinas pero de hojas y tronco más grandes. Y majuelos = Crataegus monogyna = espino negro, muchos majuelos repletos de frutos rojos, materialmente cubiertos de frutos. Una compañera de excursión le contó que en su pueblo - es de la Ribera del Duero- llaman majuelo a las viñas. Un cartel informa de que están pasando por la Dehesa de Vargas, 5 km de recorrido.
Ya de vuelta, casi en el inicio, una pareja le pregunta por la duración del recorrido, temen que se les haga de noche. Son las 5 de la tarde, y en condiciones normales, lleva poco más de una hora hacerlo. En los paneles informan de que se tarda de 2 a 4 horas. Espantan al personal.

Crónica siguiente http://paqquita.blogspot.com.es/2006/10/va-verde-zuheros-cabra.html

PAQUITA

octubre 17, 2006

Relato Corto: Pilar O. S.

Perseverancia. Ése podría ser su sobrenombre.
A Pilar le gustan las cosas claras, diáfanas, sin tapujos, dar la cara, responsabilizarse de sus hechos, asumir lo que es, dar de ella algo de lo que puede, no conoce el límite, no la interesa conocerlo, pero sabe que es amplio, mucho, y la vida ... no sabemos lo que nos queda de vida, tiene la certeza de su proximidad, la de la muerte, y, con ese convencimiento, no se puede permitir ser orgullosa, no se quiere permitir ser orgullosa, hacerse la ofendida ¿Puede ofenderla alguien? Quizá, pero sólo momentáneamente, tras un reciclado somero los sentimientos se reordenan, se colocan en su justo sitio, el que les ha asignado ¿En qué forma le afectan las actitudes ingratas? En que modifica la valoración, que tuviera anteriormente, de dichas personas , normalmente, sobreestimadas. Todo el mundo es digno de su aprecio, por principio, hasta que le demuestran, ostensible y reiteradamente, su error, entonces ... entonces, no es que les desprecie, que tampoco es eso, simplemente pasan a otra dimensión, a otro nivel en su escala de valores, llegando incluso a quedar fuera de la esfera de sus intereses; que, bien mirado, tampoco tiene que ser un mal sitio, se puede estar hasta cómodo, porque Pilar puede ser una mosca cojonera, y lo ha demostrado, y aguantar el tirón yendo a tu bola, como que es duro, molesto más bien.
Y ¿a santo de qué me estoy marcando hoy este rollo? Corto y cierro.

PAQUITA

Relato Breve: La Blogosfera

Eran jóvenes y casados. Se conocieron en la blogosfera. Sabían del otro lo poco, o mucho, que translucían con sus artículos. Ella quiso más y se lo dijo. Él, asustado, se alejó. Ella ... ella ... enmudeció.

PAQUITA

Os lo dedico. Sed felices.

octubre 16, 2006

Los Olivos. ARCDBuenavista, 11 a 15 Octubre 2006

Hinojo, Tomillo, Eneldo y Romero.
Lentisco, Torvisco, Agracejo, Amor del hortelano y Rusco.
Cornicabra, Majuelo y Retama.
Encina, Quejigo y Olivo.
Nombres para recordar, imágenes que retener, rutas califales, senderos transitables, pueblos blancos, mujeres faenando, siempre limpiando, pintando.
Zuheros, Cabra, Luque y Priego.
Córdoba elevada, riscos vigilantes, paisaje ondulante, profundas oquedades, canteras practicables.
Y los cartuchos, vainas de balas de todos colores, abandonados, ignorados, esparcidos, sembrados por los cazadores.
Olivos cargados de aceitunas, ramas desplegadas, alas bajadas, tocan el suelo, rinden tributo, ofrecen el fruto. Esperan ser descargados, merecen ser liberados.
Misión cumplida ... la suya. Huele a aceite ... en el ambiente.

- Dedicado a Manolo Romero, a Córdoba, su culta ciudad, y a los poetas que fueron, son y serán, de dentro, y fuera, de ella.
Y a Rosa Aguilar, porque me cae bien -y parece honesta-.

Crónica siguiente http://paqquita.blogspot.com.es/2006/10/v-caminando-por-las-sierras-subbticas.html

PAQUITA