diciembre 19, 2008

Palabras para Julia

(Recomendé este blog el 18 de abril de 2007 y escribí:
filoabpuerto "Pensar, Sentir y Vivir" unas muchachas de Tenerife, que se definen así: "FILOABPUERTO es un blog del Departamento de Filosofía del IES Agustín de Bethencourt, administrado por alumnas de Sociología de 2º de Bachillerato y en el que se expone parte del desarrollo de las actividades que tienen lugar en nuestro día a día en el aula".
Hacía tiempo que no sabía de ellas, tampoco yo las visitaba, su página me parece reconfortante, estimulante, alegra la vista y otros sentidos, son ... la juventud.
PAQUITA)

Copiado del blog http://filoabpuerto.blogspot.com/ -y reproducido aquí en 8/11/2007-.

Artículo publicado el miércoles 7 de noviembre de 2007 cuyo título es: Ítaca..."pero no apures tu viaje, en absoluto..." Poema situado en el apartado de comentarios.

PALABRAS PARA JULIA
Tú no puedes volver atrás/ porque la vida ya te empuja/ como un aullido interminable.
Hija mía, es mejor vivir/ con la alegría de los hombres,/ que llorar ante el muro ciego.
Te sentirás acorralada,/ te sentirás perdida o sola,/ tal vez querrás no haber nacido.
Yo sé muy bien que te dirán/ que la vida no tiene objeto,/ que es un asunto desgraciado.
Entonces siempre acuérdate/ de lo que un día yo escribí/ pensando en ti como ahora pienso.
Un hombre solo, una mujer/ así tomados, de uno en uno,/ son como polvo, no son nada.
Pero yo cuando te hablo a ti,/ cuando te escribo estas palabras,/ pienso también en otros hombres.
Tu destino está en los demás,/tu futuro es tu propia vida,/ tu dignidad es la de todos.
Otros esperan que resistas,/ que les ayude tu alegría,/ tu canción entre sus canciones.
Entonces siempre acuérdate/ de lo que un día yo escribí/ pensando en ti como ahora pienso.
Nunca te entregues ni te apartes/ junto al camino, nunca digas/ no puedo más y aquí me quedo.
La vida es bella, tú verás/ como a pesar de los pesares/ tendrás amor, tendrás amigos.
Por lo demás no hay elección/ y este mundo tal como es/ será todo tu patrimonio.
Perdóname, no sé decirte/ nada más, pero tú comprende/ que yo aún estoy en el camino.
Y siempre siempre acuérdate/ de lo que un día yo escribí/ pensando en ti como ahora pienso.

Autor: José Agustín Goytisolo

diciembre 18, 2008

Alfonsina y el mar (32.1)

Alfonsina y el mar.(1969) (Autores: Ariel Ramírez y Félix Luna) Cantada entre otros por Mercedes Sosa.

Por la blanda arena que lame el mar/ Su pequeña huella no vuelve mas,/ Un sendero solo de pena y silencio llegó/ Hasta el agua profunda,/ Un sendero solo de penas mudas llegó/ Hasta la espuma.

Sabe dios que angustia te acompañó/ Que dolores viejos calló tu voz/ Para recostarte arrullada en el canto/ De las caracolas marinas/ La canción que canta en el fondo oscuro del mar/ La caracola.

Te vas Alfonsina con tu soledad/ Que poemas nuevos fuiste a buscar ...?/ Una voz antigua de viento y de sal/ Te requiebra el alma y la está llevando/ Y te vas hacia allá como en sueños,/ Dormida, Alfonsina, vestida de mar ...

Cinco sirenitas te llevarán/ Por caminos de algas y de coral/ Y fosforecentes caballos marinos harán/ Una ronda a tu lado/ Y los habitantes del agua van a jugar/ Pronto a tu lado.

Bájame la lámpara un poco más/ Déjame que duerma nodriza en paz/ Y si llama él no le digas que estoy/ Dile que Alfonsina no vuelve .../ Y si llama él no le digas nunca que estoy,/ Di que me he ido ...

Te vas Alfonsina con tu soledad/ Qué poemas nuevos fuiste a buscar ...?/ Una voz antigua de viento y de sal/ Te requiebra el alma y la está llevando/ Y te vas hacia allá como en sueños,/ Dormida, Alfonsina, vestida de mar ...

Sobre la poetisa Alfonsina Storni, ver a
http://cvc.cervantes.es/actcult/storni
http://amediavoz.com/storni.htm

Poema suyo: Bien pudiera ser

Pudiera ser que todo lo que en verso he sentido/ no fuera más que aquello que nunca pudo ser,/ no fuera más que algo vedado y reprimido/ de familia en familia, de mujer en mujer.

Dicen que en los solares de mi gente, medido/ estaba todo aquello que se debía hacer.../ Dicen que silenciosas las mujeres han sido/ de mi casa materna... / Ah, bien pudiera ser...

A veces en mi madre apuntaron antojos de liberarse, pero, se le subió a los ojos una honda amargura, y en la sombra lloró.

Y todo esto mordiente, vencido, mutilado, todo esto que se hallaba en su alma encerrado, pienso que sin quererlo lo he libertado yo.

Alfonsina Storni, Bien pudiera ser

diciembre 17, 2008

Sobre la necesidad de los afectos... (+ Rafa León)

(Recomendado el 18 de enero de 2007 en este mismo blog. Decía: La siguiente página es la de una persona preocupada por el mundo y sus cosas y que sabe comunicarlo envidiablemente, como otros pocos de los que ya hablé también. Es:
Rafael León Rodríguez: www.onubenses.org/columnistas/rafaleon.php
Estupendo artículo sobre la importancia extrema de los afectos, publicado por su autor el martes 12 de junio de 2007, sí, no habéis leído mal... pone junio de 2007, en su blog rafaleon.blogspot.com/Su página actual es hipogeo.blogspot.com/
Cuando Consuelo Velázquez, siendo aún una adolescente, escribió “Bésame mucho”, no podía ni imaginar que ésta sería, si no la que más, una de las canciones más cantadas, más grabadas y más traducidas a otros idiomas de todas las compuestas en español, ni que sería utilizada como banda sonora de un buen número de películas. “Bésame mucho” ha sido interpretada, entre otros muchos, por José Carreras, Los Beatles, Cesária Évora, Linda Ronstadt, Lucho Gatica, Frank Sinatra, Plácido Domingo, Tania Libertad, Los Panchos, João Gilberto, Nat “King” Cole y por aquel muchacho de Memphis que aún sigue siendo “El Rey”. Y, por supuesto, por el sin par Antonio Machín.
No obstante, el rotundo éxito alcanzado por la sencillez de la letra de este, sin duda, maravilloso bolero no debería resultar extraño ni sorprendente. Porque resume a la perfección lo que es el ser humano. No sólo de pan vive el hombre nos dice uno de los refranes más conocidos y repetidos. Y es cierto. Aunque sin “pan” muere el cuerpo, una vez satisfecha esa necesidad básica del organismo, el afecto se impone como la necesidad más importante del alma (entiéndase el concepto despojado de connotaciones de carácter teológico, así como de cualquier tipo de naturaleza o esencia eterna). El ser humano, para serlo, necesita ser emisor y receptor de afectos, pues sólo de este modo puede alcanzar el atributo intrínseco de ser social que lo define y lo dota de la fuerza necesaria para seguir caminando sobre la Tierra, tanto a modo particular, como colectivo. Afectos que se pueden resumir en el sublime acto de un beso, pero que pueden adoptar formas casi infinitas: Por una mirada, un mundo, / por una sonrisa, un cielo, / por un beso… ¡yo no sé / que te diera por un beso! que dijera Gustavo Adolfo. Miradas, sonrisas, caricias, abrazos, palabras, o silencios, como símbolo y sustancia de complicidad y empatía, de amor o cariño, en el sentido amplio de estos términos, a la postre, sinónimos.
¿Cuántas obras de la literatura universal, ya en prosa, ya en verso, han sido paridas por la Musa de los afectos, ya sea en la abundancia o en la carencia?, ¿cuántos personajes de leyenda han muerto de desamor o por defender el apego? o ¿cuántos poetas se han dejado escapar la vida por la ausencia del amado o la amada? ¿Se puede morir a causa del desafecto? Sí; aunque en los certificados oficiales de defunción, bien individual, bien colectiva, que también han muerto revoluciones e imperios, puedan figurar otros diversos motivos explicativos como causa del deceso. Muerte del alma y, en ocasiones, en cuerpo y alma.
Se cacarea continuamente que la depresión es la “patología” más extendida del presente. Pero, realmente, ¿no resultaría más lógico pensar que la enfermedad más pavorosa que nos asola es la falta de afecto, y que, más que en causas meramente psicológicas, hunde profundamente sus raíces en condicionantes de carácter social? Vivimos en un mundo donde priman la competitividad frente a la cooperación, el “divide y vencerás”, y el triunfo entendido como la derrota y el fracaso de los demás en lugar de como el progreso de todos, y, en un contexto como éste, es imprescindible la atrofia de los afectos para el fortalecimiento del sistema sobre las ruinas sociales. En un ambiente tan sumamente hostil para la esencia del ser humano, la mayoría de los individuos subsisten con sus afectos muy contados, precarios, pendientes de un hilo, y cuando ese hilo se rompe quedan completamente aislados, solos, desamparados, impotentes… Y de aquí a la depresión sólo hay un paso tan corto que no necesitamos de ningún empujón. Pero, ¿cuál es el verdadero origen de esa depresión? ¿Ese hilo que se rompe o la carencia general de afectos que nos acecha y nos viene siendo impuesta desde antiguo?
No es de extrañar que uno de los objetivos principales de la mayoría de los falsos moralistas y profetas del caos, no sólo de carácter religioso, sino también y principalmente de carácter socioeconómico (por mucho que se enmascaren tras un disfraz urdido con las supuestas palabras de dioses inventados), que pululan por este mundo, pertrechados de caja registradora y afán de poder, sea la castración de los afectos. Cuando el afecto crece, cuando la empatía se universaliza, cuando el ser humano quiere y se siente querido de forma diversa y multi-direccional, y por encima de intereses y absurdos sentimientos de culpa, crece como ser social. Y en este contexto no tienen cabida los proxenetas ávidos por hacer comercio ventajoso y ventajista a cualquier precio. Porque si todos dan y todos reciben, ¿qué razón de ser le queda a la competitividad?
Bésame mucho, como si fuera esta noche la última vez, para que amanezca mañana, que tengo miedo a perderte, para no terminar perdidos, perdiéndonos, en la soledad y en el aislamiento en los que somos una presa fácil y desvalida. Para crecer como individuos y como especie. Tienen tanto valor un beso, una mirada, una palabra de ánimo, en definitiva, la complicidad y la empatía, la cooperación, que no tienen precio. Entonces, ¿por qué llegamos a vender tan caro un abrazo? ¿Por qué tememos que en ese acto de afecto, en el que no hacemos más que ayudar y ser ayudados a crecer, nos sea robado algo? Especialmente, cuando ya hemos sido despojados de casi todo, muchos hasta del pan y el agua.
Amaos los unos a los otros, dicen que dijo alguien. A la vista está que, tras tantos siglos, no ha conseguido demasiados seguidores, ni siquiera entre los que se autoproclaman como generales de sus ejércitos. Hoy prima “hacer la guerra”, y el amor, en el sentido amplio o en el estricto de la expresión, como prefieran, es considerado como una cochinada o una cursilería propia de débiles y fracasados.
Pero bueno, ¿qué voy a decirles yo que no hayan ya dicho eminentes teólogos, psicólogos, sociólogos, filósofos o poetas? ¿Qué argumentos puedo expresar que les ayuden, y me ayuden, a aventurarse-aventurarme a la inmensidad del mar, abandonando la aparente seguridad de su-mi isla desierta? Ninguno. Sin embargo, there’s nothing you can do that can’t be done… All you need is love.
Yo, por si acaso, sigo, cada mañana, esperando que alguien se acerque y me abrace sin motivo, incluso por encima y en contra de posibles motivos, y tratando de encontrar los receptores (que forma tan fea de nombrar a los seres humanos, pero el contexto tal vez lo requiera), que no estén en “stand by” u “off line”, para transmitirles mi sonrisa. O mis lágrimas. Como si fuera la última vez. Irredento, pero cada día con menos esperanzas, para qué negarlo. El enemigo es poderoso y yo, como ustedes, me encuentro dividido, por no decir roto. Besos y abrazos.

SEGUNDO <<<<>>>> PERIODO