septiembre 02, 2006

Marte, la Luna y La Maliciosa, por Mataelpino, 26y27/8/2006

Realizada en Agosto de 2006. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado" Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas, 25/5/2015    

* Hubo algún iluso que atendiendo el reclamo lanzado por internet , extendido por otros ignorantes de las cosas marcianas -como yo misma- se dispuso a ver lo imposible, a saber, Marte a la verita misma de la Luna, siendo que estábamos en cambio de idem; o sea, sin Luna. Estamos hablando de la semana pasada, momento cumbre: el "finde".


 1.- Subiendo. Maliciosa al frente. Mañana día 27

* ¡Oye! Que si quieres nos vamos a verlo este sábado, haciendo vivac en el monte. Podíamos ir ... a La Maliciosa o a La Morcuera. Pues será a la Maliciosa ¿Por qué? Porque es el destino más duro de conseguir, de los que tenemos más cercanos a Madrid. Porque, si no ¿por qué la elegimos? que me digo yo.
Así que, estamos en Mataelpino, en la entrada al valle de acceso a la cima de La Maliciosa (2.227 m) a las 6 y media de la tarde, del sábado 26 de agosto, dispuestos para la experiencia planetaria. A saber: llevamos los sacos para pasar la noche al raso, las esterillas, infernillo para calentar el desayuno, jamón y tomates para esa noche y leche con galletas para la mañana siguiente, 5 litros de agua, sí, 5 litros, no hay fuente que valga en todo el camino -ya lo recorrimos anteriormente-, la barra de pan, 2 melocotones, las navajas, las zamarras... puf, un horror. Odio, sí, odio cargarme con peso, me clavo al suelo, desplazarse cuesta el doble, no, el triple, es un castigo, pero, mi compañero es muy previsor y todo son por si acasos.
¿Dónde estaba?... Ya, con la mochila a cuestas y andando por la senda que nos acercará a La Maliciosa. La cima más espectacular de todas las que forman la Cuerda Larga, la que queda más occidental, la de izquierda, vamos, según se mira la sierra desde Madrid.
Hay vacas pastando, a lo suyo, como una docena, marroncitas, alguna negra. Más adelante se organiza un revuelo, he levantado a unas perdices, vuelan bajo, unas se van en un sentido y otras en el contrario. Las confundidas tendrán que volver a volar cuando comprueban que yo voy por allí. Voy en cabeza ¡qué raro! Mi compañero va cargado hasta las cejas, su paso es más pesado.
El camino en principio es unidireccional y sentido norte, para comenzar a zigzaguear cuando llegamos al fondo. Hay dos opciones: la de la derecha, más suave, que enlaza con la Cuerda de los Porrones, y viene del Collado de Quebrantaherraduras, en la Pedriza, y la de la izda., más empinada y que enfila directamente hacia el Collado de las Vacas ¿Adivináis cual elegimos? Pues ésa, la izda.


 2.- Más adelante. Mañana día 27

* A las 8 y media p.m. -llevamos dos horas andando y cargada, con alguna parada para que la "menda" recupere el resuello- ésta dice que "hasta aquí hemos llegado" y "no se apea de la burra" ¡que no! que yo me quedo aquí y... mañana será otro día ¡Que tú puedes más! dirá el macho del grupo ¡Quizás! pero no tengo ningún interés en conocer mis límites físicos. Será la respuesta y "riau" -esto último lo dicen, los montañeses de Aragón para zanjar los asuntos-.
Bueno, continúa el otro, al menos vamos a continuar un poco para ver algún sitio que reuna condiciones para pernoctar, así que, deja la mochila y ya bajaré luego por ella. Dicho y hecho, se queda a la vista, sobre una gran piedra muy expuesta y continuaremos aún un rato.


3.- Panorama de subida, día 27. Cara al sol: Perfiles de la Pedriza y Cuertda Porrones. Embalse Santillana. Cerro San Pedro, fondo dcha.

* Elige una pared de roca para protegernos del aire, yo me quedo, él baja -con la linterna frontal por si oscurece demasiado-.
Y pasará el tiempo y tardará en aparecer, abajo, por la senda, cargado.
Entretanto, yo me había abrigado porque, tras el esfuerzo y la sudada, te quedas fría en cuanto te paras.
No me ve, grita, le contesto, ¡Qué! ¿ya hemos tenemos igualadas las fuerzas? ¡cabrona! pensará él.
Pasamos la noche... mal. Las cosa como son. Estamos en pendiente y, cuando inicemos la marcha de nuevo, comprobaremos que no había lugar adecuado hasta transcurrida una hora más.


4.- Más arriba, imagen anterior. Rocas singulares. Mañana día 27

* ¿Y Marte? ¿Y la Luna? ¡Será que está al otro lado de La Maliciosa! Pues será que no. Ni rastro de ella, eso sí, el cielo estrellado y el valle... hecho un lucerío, plagado de luces, que está por la noche. El pueblo de Mataelpino será el que menos tenga, pero todos los demás: Navacerrada, Becerril y Colmenar Viejo, son puras luminarias.
No holgazanearemos para levantarnos al día siguiente, y a las 8h. 50´ ya enfilamos para la cima. La pendiente se hace aún más acusada, el suelo está poblado de jaras, brezos y sabinas rastreras, y piedras, hay mucha piedra descompuesta en esta Maliciosa ¿Le vendrá de ahí el nombre?
Intentamos salirnos del camino yéndonos por la derecha, sin senda ¡a ver qué pasa! y lo que pasa es que se encajona en un tubo con malos agarres -en el argot técnico: presas- para pies y manos. Media vuelta y al camino conocido ¡mecachi! Hemos visto un par de digitales y claveles chinos.
Cerca del collado una breve parada y ojeada al horizonte, y ¿qué veo? horror de los horrores. Las veces que hemos pasado por aquí y nunca me había fijado en... la cruz, la jodida Cruz de los Caídos, construida con el sudor y los riñones de los republicanos que combatieron contra los golpistas de 1936, y que perdieron, y que perdimos. Nunca tuve la intención de verla -me da yuyo- no tengo el menor interés.


 5.- Cima de la Maliciosa. Bola del Mundo al fondo, izda.

* Estamos cerca de la cima y vemos que ya hay 3 hombres en ella. Pero ¿a qué hora os habéis levantado? es que nosotros venimos de La Barranca, será su respuesta, y por allí sólo se tarda dos horas. La Barranca es el pueblo siguiente a Mataelpino, su valle, por tanto, queda más a la derecha según lo vemos desde la cumbre. Son las 10h. 20´ Altitud: 2.227 metros.
El día es bueno, desde allí se ven los embalses de Santillana y de Navacerrada, al fondo y al frente, se ve otro, que según el mapa debe ser el de La Jarosa.
Sigue llegando más gente de La Barranca y un señor mayor desde Navacerrada, que resultará ser el pastor del rebaño de ovejas que se ve hacia la Bola del Mundo.
Otro señor nos tira una foto en la cumbre y confirma que también vió el bulo extendido por internet sobre Marte.
A las 10h. 40´iniciamos la bajada. En nuestro campamento improvisado estamos una hora más tarde. Cogemos los bártulos y seguimos bajando, 20´después nos cruzamos con dos parejas, los primeros en ambos días que pasan por este lado. Son las 11 de la mañana.
Por esta zona el suelo está alfombrado con "uva de oso" nombre que me enseñó una amiga de la montaña, uno de las maneras de aprendizaje más usuales, otro son los libros, fuente inagotable de conocimiento.
En un relato que leí sobre esto hablaba de la gayuba, su descripción coincide con mi "uva de oso": carnosa, rastrera y con bolitas rojas en este tiempo.


6.- De bajada. Uva de oso en el suelo

* Veo una extraña mariposa, lleva colgando algo de la trasera, es... otra mariposa igual a ella, están... copulando, es lo que se me ocurre. Se para en una flor, y cuando me acerco para la foto se larga.
Bajando se va con otra alegría en el cuerpo, cuesta menos ¡ya lo creo!volvemos a ver el montón de perdices en la otra ladera, volando bajo, y las vacas, ahí siguen, pastando. Me dirijo a una de ellas que está en medio del camino, no se ha enterado ¡Hola! ¡qué susto se lleva la pobre! primera vez que veo a una vaca volver la cabeza tan rápido. Me mira, se larga.
En el punto de salida estamos a las 13h. 20´

Datos Técnicos:
* Tiempo de Ida: 2h. + 1 y media= 3h. 30´(que pueden ser 3 h. si se va descargado)
* Tiempo de Vuelta: 2h. 40´
* Desnivel: 1.300 metros (Mataelpino está a poco más de 900 m.)
* Dificultad: Ninguna, con buen calzado y experiencia de monte.

Crónica de siguiente excursión a La Maliciosa
http://paqquita.blogspot.com.es/2007/05/la-barranca-la-maliciosa-y-los-porrones.html

PAQUITA

septiembre 01, 2006

AVISO

Que no cunda el pánico ni suenen las alarmas ... si desaparezco de este medio unos días. Me voy, la semana que viene, a La Palma ¡Qué bien! Cuidaos todos, todos.
PAQUITA

Chantaje Emocional

SIEMPRE SE NECESITAN DOS PARA EL CHANTAJE.-
Exploraremos la psiquis de un chantajista. No todos tienen el mismo estilo o los mismos rasgos caracterológicos: algunos son pasivos; otros, bastante agresivos; algunos son directos y otros sumamente sutiles; algunos nos dicen con mucha claridad cuáles serán las consecuencias si los contrariamos, y otros, por fin, enfatizan cuánto los estamos haciendo sufrir.Pero más allá de cuán diferentes puedan aparecer a primera vista, todos ellos tienen grandes rasgos en común, características que alimentan su conducta manipuladora. Veremos cómo estos chantajistas utilizan el miedo, la obligación y la culpa, además de otras armas, y comprenderemos qué los impulsa a actuar de la manera en que lo hacen.El miedo - el miedo a las pérdidas, el temor al cambio y al rechazo, el miedo a la pérdida del poder- es el terreno común en que se mueven todas las personas que se convierten en chantajistas. En algunos casos, esos miedos radican en una larga historia de sentimientos de angustia e ineptitud. En otros, podrán ser la respuesta a incertidumbres y estrés más recientes, que han socavado su autoestima y sus sentimientos de competencia y seguridad. El potencial para convertirse en chantajista aumenta en forma súbita a medida que los miedos se acumulan en la vida de esa persona. Verán con cuanta facilidad ciertos hechos desencadenantes, como el rechazo sentimental por parte de otra persona, la pérdida de un trabajo, un divorcio, el retiro de la vida laboral o una enfermedad pueden convertir en chantajista a alguien de nuestro entorno inmediato.El precio que pagamos cuando cedemos reiteradamente al chantaje emocional es enorme. Los comentarios y actitudes del chantajista nos hacen sentir desequilibrados, avergonzados y culpables. Sabemos que tenemos que modificar la situación y, reiteradamente, nos prometemos que lo haremos, sólo para encontrarnos, una y otra vez, burlados y manipulados, como que hemos caído de nuevo en una emboscada. Comenzamos a dudar de nuestra capacidad de mantener las promesas que nos hacemos y perdemos la confianza en nuestra eficiencia. Nuestra autoestima se va erosionando. Y lo peor de todo es , quizás, que cada vez que nos rendimos al chantaje emocional, perdemos contacto con nuestra propia integridad, esa brújula interior que nos ayuda a determinar cuáles deberían ser nuestros valores y nuestra conducta. A pesar de que el chantaje emocional no es un abuso psicofísico violento, no hay que caer en la tentación de suponer que el precio que se paga no es muy elevado. Cuando convivimos con él, el chantaje emocional nos carcome y se expande hasta dañar en lo más hondo nuestras relaciones más importantes y nuestra propia autoestima.Sin nuestro consentimiento, el chantajista se vuelve totalmente impotente (...)
UNA MALA PALABRA QUE EMPIEZA CON "M": MIEDO.-
El chantajista emocional construye su estrategia consciente e inconscientemente en base a la información que nosotros le suministramos acerca de lo que nos causa miedo. Observan de qué cosas huimos y qué cosas nos ponen nerviosos, se fijan en cómo reaccionamos físicamente en respuesta a las cosas que sentimos. No es que tomen nota activamente y registren la información para utilizarla luego en contra de nosotros; todos absorbemos ese tipo de conocimientos sobre las personas que nos rodean. En el chantaje emocional, el miedo transforma también al chantajista . De una manera simple, podemos decir que el miedo que siente el chantajista emocional de no obtener lo que desea se vuelve tan intenso, que lo único que atina a hacer es centrar su atención en el resultado deseado, lo cual le imposibilita apartar su mirada del objetivo y percibir de qué manera su forma de actuar nos afecta a nosotros.En esta instancia, toda la información que han recogido sobre nosotros en el transcurso de la relación se convierte en su herramienta para cerrar un trato alimentado por el miedo de las dos partes involucradas. La condiciones que nos ponen están hechas a medida para nosotros: si haces lo que te pido, yo no:...· Te abandonaré.· Te censuraré.· Dejaré de amarte.· Te gritaré.· Te haré sufrir.· Me opondré a tu voluntad.· Te despediré. LO ÚNICO QUE LES IMPORTA SON ELLOS MISMOS. Todos los chantajistas que hemos visto focalizan su atención casi por completo en sus propias necesidades y la forma en que sus presiones nos afectan a nosotros no les importan en lo más mínimo (...)

LÁGRIMAS QUE AHOGAN
Las relaciones humanas no son precisamente un camino de rosas. Entre flor y flor se esconde alguna espina que nos desgarra la carne. El pinchazo se agudiza cuando proviene de personas con las que mantenemos un intenso vínculo que deseamos conservar. Pero este anhelo es aprovechado por muchos, titiriteros de los afectos, empeñados en hacer sombra hasta que el amor se marchita y muere.

Dedicado a todos los chantajistas emocionales y a sus víctimas que, en alguna forma, participan actívamente en el proceso en lugar de cortarlo.

Texto sacado íntegramente de internet (informes elaborados por otros)
PAQUITA

Alpes XIX. Aosta-Chamonix-Perpiñán. Vuelta, 4 Agosto 2006

Viaje realizado en Julio/Agosto de 2006. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado" Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas, 25/5/2015. Crónica anterior http://paqquita.blogspot.com.es/2006/08/valtournenche-cervinia.html

* Toca regresar. Es viernes 4 de agosto y el lunes tenemos que cumplir con nuestra misión "divina": trabajar, nuestra fuente de ingresos.


202.- Bases en piedra, bastidores viñas Morgex. Valle de Aosta. Italia

* Recogemos, pagamos, felicitamos a los propietarios de Arc en Ciel por cómo está el camping y nos despedimos. Tambien lo haremos de una muchacha -de mi edad- conocida de hoy mismo, que también se va, que también es española, y que sabe mucho... de esta zona, tanto que le pregunto si es profesora -guiño para Bea y Clarissa- pues no, enfermera, es enfermera. Aún la quedan vacaciones-lleva pocos días- y continúa valle abajo. Nosotros para arriba, hacia el túnel del Monte Bianco, por donde cruzamos cinco días antes. Son las 10h. 30´.

 203.- macizo del Mont Blanc,
cara francesa.  Nevada reciente

* Amaneció lloviendo y ha vuelto a nevar en las cumbres.
Entramos en el túnel a las 11h. y a la salida no se ve nada, sólo en las cotas más bajas, la niebla es absoluta.
Información para Navegantes: Las autovías de peaje en FranciaSuiza están señalizadas en azul y las carreteras nacionales en verde. En Italia van a la inversa: las de peaje en verde y las nacionales en azul ¿vous comprendu? (apuesta que esto último lo escribí mal)
Tenemos idea de volver sin hacer paradas turísticas, tomando las autovías de peaje. Para acortar -feliz idea- , se me ocurre que, en vez de dirigirnos a Annecy, nos encaminemos a Albertville y será una "cagada" total. Son carreteras de montaña, algunas cortadas -con desvíos a otras- y así echaremos la mañana, atascados y sin solución posible, salvo... la paciencia. Hemos "padecido" nieblas y lluvias.
Por fin, a la una del mediodía entramos en la autovía ¡alabado sea el altísimo! esté donde esté. Cruzamos Albertville, ya entramos en la de peaje, pasamos Grenoble -llueve con ganas-, Valence -amainó-, comemos en una "air de repos" -área de descanso- de las existencias y para no echar más tiempo, a las 4 y media de la tarde el cielo ya empieza a verse azul y al poco... ¡el sol!
A nuestra izda. dejamos la fortaleza de Mornás -sobre unos riscos y visible desde la autovía- , siglo XI según el cartel indicador, Orange, villa romana, idem, y a las 16h. 50´cruzamos el río Ródano, ancho, hermoso. Abundan los viñedos y los frutales. Al poco extensas zonas de encina carrasca y más viñas, cómo no, pasamos por Nimes, anunciada también como villa romana, cosa que ya comprobamos a la venida, empieza a notarse el calor, calor ¿? es que nuestro aire "acondicionado" depende de las condiciones climatológicas del momento. En este caso, toca calor. Pasamos el río Vidourle, eso pone. El tráfico es intenso. Vamos por la autovía Languedociana -de Languedoc, recuerdas- pasamos  Montpellier y ¡atasco!, más atasco y más calor, que durará desde las 18h. hasta y media, un helicóptero nos sobrevuela, vigila, se queda clavado en el cielo. Ya fluye, seguimos con las viñas y tenemos el mar a la izda. Vuelvo a la camiseta de tirantes -el calor-.

 204.-  Béziers

* Pasamos Beziers y repetimos ruta de venida, vamos "en busca del vino perdido" porque no lo localizaremos en ninguno de los sitios en que paramos ¿qué hacer? volver al origen, el mismo sitio en que lo adquirimos, hemos pasado Narbonne y entramos nuevamente en el país de los cátaros / catarismo. Son las 21 h., se está poniendo el sol y vemos los tonos rojos de las nubes, el verde de las viñas y el azul del cielo que parece teñir con él las montañas. Está guapo, sí, muy guapo. Pasaremos la noche en el camping de Trèbes.
Amanece soleado y con fuerte viento. A las 9 h. ya tenemos recogido y nos vamos al Super U, de nuestros amores ¿y qué nos encontramos? que los envases, que les quedan, del "bueno" están dañados, golpeados ¡que se han caido en algún momento de su manipulación! ¿?
¿No se verá nuestro esfuerzo recompensado en alguna manera? Pues va a ser que no. Optamos -en realidad la opción es del amante de los vinos- por coger otros dos distintos y serán un fiasco total -cosa que averigua en cuanto lo cata-. Pelillos a la mar.
Volvemos a la autovía y camino de Perpiñán, estamos en la Vía Domitia, más viñas, más "domaines" du... -guiño a epv, ... yo tengo un dominio...-, pasamos junto a colinas redondeadas con vegetación baja, tipo retama, y a las 11 y media volvemos a tener el mar a la izda. Volvemos al mucho tráfico y al estar casi parados. A la derecha, encinas y pinos carrascos. Aquello que se ve sobre el agua es... mejilloneras: L´etange et station... Le Barcarès, eso pone. Otra fortificación: Salses-le-Château, a la izda. Son las 12 y media. Parece que vamos en comitiva, semiparados de continuo.


205.- Muralla y puerta de Notre Dame. Perpiñán.

* Al acercarnos a Perpiñán vemos una de las "frutas" de este verano: el fuego, un helicóptero cargado con una bolsa de agua lo sobrevuela y la suelta. Es la una del mediodía y entramos a ver Perpiñan ¡por si acaso! pues, aparte de comprobar que los comercios de la zona centro antigua sacan sus mercancías a la calle, cual mercadillo, sean vestido, zapatos, sujetadores, lo que sea, y que el edificio de La Loge es realmente bonito, no merece la pena desviarse.


 206.- Loje du Mar. Derecha: ayunto. Perpiñán

* Volvemos al peaje, volvemos al atasco. Hay montón de vehículos con las siglas NL, yo los identifico como de Noruega, pero, mi "compi" dice que no, que son de Holanda, y sí, va a ser eso. Uno, que tenemos justo al lado, va conducido por un chico joven, moreno, de pelo rizado, y dos mujeres, tocadas, van tocadas de pies a cabeza, o de cabeza a los pies, la del asiento delantero lleva los sayos de color rosa y guantes negros, sólo lleva al aire la cara ¡da calor verla!
Son las 15h. 15´. Pasamos el viaducto de Calcine y enseguida la aduana. Entramos en el Alto Ampurdán.
Esperando encontrar un área de descanso se nos dan las 16h. 10´.
¡Ya nos lo habían advertido las autoridades franceseas antes de cruzar la frontera!... último -pondría derniére- air de repos. Y mira que llevaban razón. En las autovías españolas las áreas de descanso se cuentan con los dedos y están , normalmente, escasamente equipadas para hacer más cómodo el viaje de los usuarios de la mismas.
El cielo se ha ido cargando, entramos en el Vallés Oriental, y a las 17h. 10´empieza a llover... y llover ¡manta agua, es lo que cae! Al poco, un trueno, rayos, esas cosas que tienen las tormentas.
A las 17h. 45´pasamos a la altura de Barcelona, y la tormenta arrecia, tanto que nos graniza, y gordo, para, a las 18h., salir el sol como si nada. Los problemas de tráfico desaparecen, por ensalmo, en cuanto abandonamos la autovía del Mediterráneo.
Media hora después mi compañero de viaje nota -yo también- que los ojos se le cierran demasiado, más de lo prudente, y más... y... ¡me deja conducir! Pasamos el Penedés, el Bajo Penedés, el Alto Campo, la  Cuenca de Barberá y a las 19h. 40´de nuevo: el meridiano de Greenwich. Son las 20 h. cuando entramos en Aragón, su Provincia de Huesca y la Cuenca del río Cinca. En el km. 77 hay un camión cargado de vehículos, quemado, ya se venía anunciando desde bastante atrás, y, por fin, pagamos el último peaje a las 20 h. 30 ´. Al poco bordeamos Zaragoza y a la salida, dirección Madrid, gasolinera El Cisne, repostamos por tropecienta vez y me retiran de la conducción ¿quien? ¡la DGT! ¡no! mi acompañante.
Al pasar por Morata de Jalón el sol se está poniendo. Son las 21h 35´. A casa llegamos sin novedad, cerca de las 12 de la noche. En la calle, el suelo está mojado.

Y aquí, mi querido amigo, acaba el relato, extenso relato, de mi viaje a los Alpes. Espero que el sopor, que te haya producido, haya beneficiado tu sueño nocturno. Me despido de ti, hasta siempre, hasta cuando quieras. Yo estaré aquí, dispuesta y a punto.
En cuanto a ti, ya sabes, te deseo lo mejor y un pozal de buena suerte, pero... no olvides que, a la suerte hay que ayudarla. Recibe un fuerte abrazo de ésta que te quiere.

PAQUITA

agosto 31, 2006

Alpes XVIII. Valtournenche. Cervinia, 3 Agosto 2006

Viaje realizado en Julio/Agosto de 2006. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado" Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas, 25/5/2015. Crónica anterior http://paqquita.blogspot.com.es/2006/08/xxv-valsavarenche-gran-paradiso.html

* ¡Yo quiero ver el Cervino! Está tan divulgada la imagen del mismo que se te hace una necesidad imperiosa el verlo ¡estando tan cerca! Y volveremos a acercarnos, esta vez por la parte italiana, iremos a Cervinia, suena bien, Cervinia.
De Morgex nos dirigimos a Aosta y luego a Châtillon, puerta de entrada al valle de Valtournenche. Por Chatillon daremos una vuelta de reconocimiento, más bien de conocimiento, porque antes no habíamos estado y malamente podríamos reconocerlo.
El enclave es bueno, situado a la entrada de una profunda garganta. La calles están vacías, son las 12 h 30´y ni un alma. Se ve que es un pueblo no turístico, con vida propia, el horario de comercio es hasta esta misma hora y volverán a abrir a las 15h 30´ ¡qué curioso! Nos llevan dos horas de adelanto... en las costumbres.
Por la carretera hay un par de fuentes, cogemos agua. El río que lo recorre está identificado en el mapa como torrente Marmore, pues eso, torrente Marmore. Pasaremos junto a varios pueblos, el más grande y bonito: Valtournenche, que toma el nombre del valle ¿o será al revés? En la información de que dispongo pone que de dicha localidad se ha nutrido la plantilla de guías del Cervino, vía italiana, más difícil que la suiza y por lo tanto, menos transitada, eso pone (en italiano). El valle es bonito y bien merece la pena conocerlo.


195.- Desde Cervinia: Cervino. B y N cortesía escáner

* El día está... está chungo, para que nos vamos a engañar, tiene mala pinta -amaneció lloviendo- la visibilidad no es prometedora, y se irá cerrando más a medida que nos adentremos al valle -es lo lógico, por la altura-. Cuando llegamos a Cervinia, final de carretera, hay niebla y ventisca, de los montes circundantes se ve... se ve... poco, las cosas claras. Son las 13h. 45´.
Nos dirigimos a la oficina de turismo. Cerrada, abrirán a las 15h. 30´.
¿Qué aspecto tiene Cervinia? Las construcciones típicas de las estaciones de esquí, una birria sin carácter, edificios de apartamentos de bastante altura y que des-integran el entorno. Por lo demás el valle es muy ancho, no están tan apretadas como en Zermatt, aunque su visión parece seguir el mismo camino.


 196.- Izda. del macizo. Blas


197.- A dcha.anterior: Más, o no, Cervino.

* Cuando levanta algo la niebla vemos la parte baja de los montes, algo de un par de glaciares -que luego sabremos son del Cervino- y las cimas de otros más bajos a su izquierda. Para echar el rato, comemos y a las 3 y media en punto estamos en la oficina.


198.- Acercamiento al Cervino. Cascadas

* Confirmamos la situación del Cervino, cogemos un folleto y... para arriba. ¡No! no es que pensemos subir con este tiempo, simplemente aproximarnos, para conocer algo aquello.
No vemos indicación expresa, pero deducimos por donde debe ser y tomamos una sendita, al fondo, a la izda. Bordea una cascada, pequeña, por su izda. para acabar... desapareciendo, nos encontramos en una pared pizarrosa, bastante descompuesta, que exige trepada, está lloviendo y mi pareja... tras subir algunos pasos algo comprometidos, decide que ya está bien, que se pone cada vez más feo y nos podemos meter en un atolladero ¿atolladero nosotros? ¡nunca! y para abajo, que casi es peor que seguir subiendo, porque se resbala que es un gusto, pero... donde hay patrón... lo conseguimos, pisamos suelo firme.


199.- Nueva senda.

* Rodeamos el peñasco y vuelta a empezar ¡los hay tozolones! Esta senda está mucho mejor, es senda. Parece que la niebla levanta algo, poco. Seguimos, hay tiempo. La noche anterior ha nevado y se ve blanca la nieve, impoluta.




200.- Torrentera del glaciar

* Nos vamos acercando a los glaciares que vimos desde abajo y llegamos a un enorme muro de contención con varios orificios de salida, construido exprofeso para evitar avalanchas inoportunas a Cervinia


201.- Fin del camino

* Foto recordatoria del entorno e iniciamos la vuelta, pero, como vemos otra senda a la derecha, la tomamos, suponiendo que también nos llevará al origen. Y sí, aparecen las señales ¡las primeras! con numeritos, seguimos al 8, porque tienen numeradas las rutas y catalogadas.
Discurre como un balcón sobre la localidad en sentido salida, vacas allí mismo, cabaña semiderruida y se dirige al bosque que vemos más allá ¡y la senda de él, va ascendiendo! Pues como así sea ¡bajamos monte abajo! pero no, al llegar a una barranquera, justo antes del bosque, hay senda de bajada, la nº 8, a Cervinia. Desembocamos en un campo acotado, en el que están llevando a cabo trabajos de explanación, para ampliar el campo de golf, que allí mismo, mismo, hay. Son las 18h. 15´. Al coche y para Morgex.
Una vez pasada Aosta, vemos al frente el valle omonima di Cogne, bueno lo que estoy viendo son las cimas recién nevadas de los paredones que lo conforman, están preciosos, simple y sencillamente preciosos. Otra visita pendiente.

Crónica siguiente http://paqquita.blogspot.com.es/2006/09/de-vuelta.html

PAQUITA

agosto 30, 2006

Alpes XI. Mer de Glace (27 de julio de 2006)


Viaje realizado en Julio de 2006. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado" Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas, 22/5/2015. Crónica anterior http://paqquita.blogspot.com.es/2006/08/telefrico-de-laiguille-de-midi.html

* Parece más tarde de lo que en realidad es, quizás por la lluvia ligera que, desde varias horas antes, no ha dejado de caer. Son cerca de las nueve y estamos muy cansados, sin embargo hemos dirigido nuestros pasos al cementerio de Chamonix-Mont-Blanc, visita recomendada por nuestros amigos Amalio y Pilar.
Sobre cementerio, año 2012 http://paqquita.blogspot.com.es/2012/08/alpes-ix-chamonix-tren-cremallera-y.html
Aquí están enterrados alpinistas legendarios: Jean Marc Bovin, Yannick Seigneur, los inseparables Lionel Terray y Louis Lachenal, (Terray y Guido Magnone realizaron la primera ascensión en el año 1952 al Fitz Roy en la Patagonia; Lachenal y el erudito Maurice Herzog tienen la gloria de ser los primeros que escalaron, en el año 1950, -tres años antes de que Tenzing y Hillary alcanzaran la cima del Everest- una cumbre de más de 8.000 metros, el Annapurna, la montaña de la Diosa de la Abundancia) “la mayoria de ellos murieron en la montaña. Son los mejores ejemplos para reflexionar sobre el respeto que debemos tenerla y despertar en nosotros una conciencia que luego nos puede salvar la vida”. Al poco de entrar está la tumba de Lionel Terray, sin lápida, con tierra y flores por encima y circundada por piedras. La cabecera de las sepulturas en lugar de cruces y ángeles representa una aiguille, (pico de montaña en la clásica forma de aguja) hecha en un granito tosco y poco trabajado. Emociona tanta sencillez y sobrecoge el elevado precio que, a lo largo de la historia, la montaña se ha cobrado. En estos momentos, en el cementerio, sólo laten dos corazones: el de mi compañera y el mío, pues no hay nadie más; ni siquiera alguien que cuide la entrada al camposanto. En el muro de la izquierda, según se entra, están la placas de los montañeros que perdieron la vida y cuyos cuerpos no fueron hallados. Leo el nombre de una niña que en el año 1958 desapareció en una grieta del glaciar Les Bossons. Por aquel entonces, yo tenía siete años, y las únicas montañas que me atraían estaban en un país muy lejano llamado Mauritania donde existía un desierto de arena muy fina, y a donde yo me moría por ir para estar con mi padre, pues hasta allí se fue para ganarse la vida y el sustento de su familia. La de vueltas que da la vida: hoy, los miserables africanos, -empleo la palabra miserable justamente para designar a los que viven en la más absoluta miseria- se juegan la vida por alcanzar nuestras costas. (Perdónenme esta disgresión, aunque no me arrepiento de ello). El cuerpecito de la niña yace en el interior del glaciar. Un día, -pienso para mí- después de mucho tiempo, siglos posiblemente, aparecerán sus restos y no quedará ningún familiar que quiera saber nada de ellos.
Como ya he dicho, son cerca de las nueve de la noche y llueve suavemente; antes, la mañana se inició con sol, mucho calor y un cielo azul bellísimo. Nos levantamos con la idea de ir al Mer de Glace. Tres días antes lo vi desde la parte de las Agujas Rojas; inmediatamente me entraron las prisas por verlo más de cerca, aunque lo apasionante sería adentrarse en él, pero no lo haremos porque dada nuestra falta de experiencia en glaciares sería una temeridad. Estudiamos el mapa.


134.- Chalet Les Bois. Chamonix

* El camino normal parte de Chamonix, junto a la estación del tren cremallera que va a Montenvers; no obstante, elegimos un camino alternativo y, al parecer, más corto, que se toma en un lugar llamado Les Bois.
Allí fuimos. Dejamos el coche en un bosque, (Iba a poner Pinar, pero debo recordar que aquí, en los Alpes, no hay pinos, sino abetos. Una especie diferente y, a mi modo de ver, menos vistosa que los que se pueden contemplar en el Pirineo. Mi recuerdo me lleva a las mañanas en Senarta, donde a menudo el abetal aparece velado por jirones de nubecitas). Ya estábamos acabando de meter las cosas en las mochilas, cuando surgieron por el camino cuatro muchachos, (Daniel, José Luis, Marc y Paco dijeron que se llamaban). No podían ocultar la sartisfacción de haber ascendido al Mont Blanc, (Hicieron hincapié en el tamaño y en la velocidad de las piedras que caen como obuses en la popularmente conocida “bolera” del corredor que hay que atravesar para llegar al Refuge du Goûter situado a 3.817 metros de altitud) y al Gran Paradiso, (Éste último está en Italia, en la región de Aosta. Es posiblemente el 4.000 más asequible de hacer). Después de una breve y entretenida charla, nos despedimos y cada cual siguió su camino. Pronto comprobamos que el nuestro no había sido bien elegido. A la hora y media aproximadamente de andar por un sendero muy marcado y al amparo de la sombra de un espeso arbolado, y de pasar por un extraño lugar de bloques de piedras talladas por la mano del hombre, tuvimos que volver al punto de partida, pues la senda terminaba sin solución de continuidad en la boca de un túnel abierto en la roca y cerrado por una verja. ¿Qué hacemos? Ir a Chamonix y volver a empezar. Atrevida decisión dada la hora tan avanzada que era. Dicho y hecho: nos desplazamos en coche hasta la estación de Chamonix del tren cremallera que lleva a Montenvers. Ya a pie, y con paso muy tranquilo, iniciamos la ascensión.
 

135.- Antigua cuenca. Mar de Glace

* Al poco, el camino se bifurca. A la derecha Mer de Glace por Le Cuillet; a la izquierda, por Les Rochar des Mottets, Tomamos la derecha. Sólo encontramos gente que bajaba.
El Sol nos trataba sin ninguna piedad. Hice todo el recorrido con media cantimplora de agua, de la que no probé una gota, pues detrás venía mi compañera sedienta y sin nada que llevarse a la boca. Ignoraba qué encontraría arriba. (He aprendido que el agua de los glaciares va muy sucia, y por lo tanto no puede beberse). Yo examinaba el semblante de los que bajaban, para comprobar felizmente que iban contentos, lo cual me hizo más llevadera la subida, pues comprendí que por fuerza tenía que haber agua.

136.- A izda. del Mar de Glace: Les Drus
Grand Dru:  3.754 m. Petit Dru: 3.733 m. 

* No paré hasta llegar al hotel Montenvers, (Altitud: 1.913 m). Luego de beber hasta saciarme y llenar la cantimplora, deshice a toda prisa el camino para auxiliar a mi sedienta compañera, (eso creía yo). La encontré poco más abajo, sentada en una piedra tan ricamente. Se había tomado una cerveza, me dijo, en una cabaña que había a pie de camino. Le acerqué la cantimplora y bebió, más por agradecer mi esfuerzo que por una sed verdadera.
De interés: grandes caras norte de los Alpes



137.- L´Aiguille de la Republique.

* Reanudamos la marcha. Llegamos, primero al citado hotel, y poco después, a la estación terminal del tren cremallera. Aunque ya era tarde, todavía quedaban bastante turistas. Por entonces el tiempo había cambiado. El despiadado Sol se ocultaba tras unas nubes negras. La tormenta no se hizo esperar. Comenzaron a dibujarse en el cielo los rayos y a oírse los estallidos de los truenos. Mientras llovía copiosamente y tronaba, fuimos a resguardarnos a la estación y aprovechamos para comer algo, ya que todavía no habíamos probado bocado.
Frente a nosotros se alzaban esbeltos Les Drus, cuya altitud de 3.800 m. ocultaban la Aiguille Verte que está detrás y que se elevan sobradamente por encima de los 4.000 m. Sin darnos cuenta, de manera casi mágica diría yo, los turistas desaparecieron: se habían ido “pitando” en el tren. Allí sólo quedábamos la jefe, (pues era una mujer) de la estación y nosotros dos. No muy lejos, se hallaba el telecabina, ya fuera de servicio, que acerca a los curiosos a las grutas de hielo.


 138.- Desde Le Mar de Glace: Los Grandes Jorasses y...

* Poco a poco, la fuerza de la tormenta fue decayendo. Acompañados siempre por una fina lluvia, descendimos al glaciar para verlo más de cerca. En nuestro recorrido dimos con una galería horadada en la roca en la que se habían dispuesto unas hornacinas en las que se exponían grandes ejemplares de cuarzo cristalino, ahumado, rosa,… Nos enteramos que antaño, “los cristaleros” del lugar, escalaban y destrepaban montañas, jugándose la vida, buscándolo para luego hacer con él tallas muy preciadas. Siguiendo con nuestro camino, más abajo, pudimos ver un fuego, cuyo significado todavía me estoy preguntando, y una escalera dispuesta horizontalmente con el propósito de salvar la rimaya y acceder a las grutas de hielo. 

 139.- Mer de Glace

* El glaciar aparecía como una avenida colosal entallada por las verticales laderas de las montañas que durante milenios de años ha ido lamiendo para abrirse paso. Contemplarlo en aquellas circunstancias tan singulares de intimidad y lluvia fue muy hermoso. Se hacía tarde y la prudencia aconsejaba iniciar la vuelta, sobre todo porque no sabíamos cuanto tiempoo nos podía llevar ir por Les Rochar des Mottets, cuyo trazado sigue el curso de la vertiente izquierda del glaciar.
La sensación que tengo en estos momentos es que el camino de vuelta fue más bello, más gratificante en una palabra, que el de ida. En cuestión de tiempo son parejos: alrededor de seis horas la ida y la vuelta.
Cerca ya de Chamonix, cuando la senda gira a nuestra izquierda y deja definitivamente la ladera del glaciar, sobre una planicie desprotegida, encontramos una pequeña cabaña de madera, anclada al suelo con unos tensores de acero, (lo cual da idea de la fuerza que el viento puede alcanzar en esta zona); junto a la cabaña, un pequeño estanque de agua rodeado de innumerables flores y, cosa curiosa, la bandera de Suiza, (que no la de Francia) ondeando al viento de manera ostensible. Hice una foto a mi compañera en aquel lugar tan sugerente. Nada más llegar a Chamonix, decidimos visitar su cementerio, donde ahora estamos. Ya es noche cerrada; la humedad del ambiente empapa nuestras ropas y cabellos y con ello acentúa el cansancio que sentimos; creo que debemos dar por concluida esta jornada, ¿Qué te parece si nos vamos ya al camping D´Angentière?. Me parece bien; sí, vayámonos ya, responde mi inagotable viajera.

El compañero (Blas)

Crónica siguiente http://paqquita.blogspot.com.es/2006/08/excursin-le-glacier-dargentire.html

AÑADIDO el 2/6/2011 www.youtube.com/watch?v=f9yfpqA5psY

Subido por ROCAENVELOPERO el 25/08/2010 : "Dedicado con mucho cariño a tod@s es@s montañer@s que han perdido la vida yendo a salvar a otr@s... (27-julio-2010)"

Alpes XVII. Valsavarenche. Gran Paradiso, 2 Agosto 2006

Viaje realizado en Julio/Agosto de 2006. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado".  Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas, 25/5/2015. Crónica anterior http://paqquita.blogspot.com.es/2006/08/tnel-del-gran-san-bernardo-de-italia.html

* El Valle de Savarenche es uno de los valles secundarios del Valle de Aosta y a él se entra pasado Introd y tomando el de la izquierda, a la derecha habremos dejado, sin conocer, el de Rheme.
Paradójicamente, pese a ser el acceso al Parque Nacional del Gran Paraíso, esta mención no se hará en la carretera nacional, hasta bien entrado en Valsavarenche.
El día amaneció despejado y airado. Hemos adquirido víveres que garanticen nuestra supervivencia en el día de hoy y estamos en el punto de inicio de la excursión, final de la carretera, a las 12 h. Empezamos, al poco recordamos algo olvidado, que ya olvidé lo que era, y reiniciamos a las 12h. 45´. Hemos tenido que atravesar un puente (altitud: 1.955m) sobre el río, revuelto y sucio, natural, Savara, en el mapa lo califican de torrente, pues torrente.

183.- Pico visto durante toda, casi, la excursión

La senda está casi totalmente empedrada y muy bien calzada -al césar lo que es del césar- y sube con buen trazado hacia el refugio de Vittorio Emanuele II. Mi compañero de aventura va fuerte, se le nota la preparación atlética y, como casi siempre, va por delante. No le veré en todo el recorrido, hay confianza y sabemos que la pérdida en este trayecto es imposible, sólo hay que seguir la calzada. Hay una brisa fresca que permite que la subida no sea penosa, porque la hora no es afortunada para el inicio de ascensión alguna -las horas centrales del día son las de sol más directo, implacable "si está de dios"- hemos tenido suerte. En el camino hay una hermosa cascada, el agua: de glaciar. Iré rebasando a algunos grupos que van, o parecen ir, más cargados que yo, algunos claramente cargados.

184.- Hito, sendas, refugios, nuevo y viejo, Rifugio Vittorio Emanuele II

* Son las 14h. 30´cuando llego al refugio (2.735 m) mi compañero... ni se lo pregunto. El refugio es enorme, hubo otro anteriormente, que siguen utilizando, situado detrás, mucho más pequeño, mucho más "cutre". He leído una descripción, del nuevo, en la que decía que tenía forma de medio tonel, yo añado que... de medio tonel "tumbado", como los tienen en las bodegas subterráneas para que se haga el vino. Como es pronto y tenemos fuerzas sobradas, continuamos, se ve una senda al frente, bordeando por la derecha un ¿lago? con poco fondo y tamaño pequeño que hay allí mismo. Tiene nombre, según el mapa Lac de Montcorvé. Ni hemos hecho intención de acercarmos a los refugios, los pasamos de largo, nosotros, a lo nuestro. Poco más arriba ya se tiene una vista estupenda de la otra ladera, de frente un vallejo desemboca en una cima que conserva sus nieves, es el Tour Blanc (3.438 m). Merece la pena una excursión a él, se queda pendiente.
 


185.- Gran Paradiso (4061m)

* Y nos vamos adentrando en una enorme gravera, perdido ya de vista el refugio, a la izquierda unos espléndidos farallones, al frente un enorme glaciar que parece tener buen paso por un collado, y a la derecha el pico que estuvimos viendo durante toda la subida y ya fotografiado, el monte La Tresenta (3.609 m) de cima redondeada y a su derecha el Ciarforón (3.640 m) más picuda.





186.- Helicóptero, sobre Grand Paradiso.

* En principio vamos pegados a la izquierda, pero los hitos parecen llevarnos a la derecha por lo que iremos virándonos hacia ese lado.
Ya tenemos la certeza de que lo que tenemos a la izquierda deben ser las paredes del Gran Paradiso (4.061 m) el 4 mil más accesible de todos los Alpes, eso dicen.
Un helicóptero está sobrevolando por encima del mismo, sobre su glaciar -glaciar que se ve como llenando una tartera en lo alto- baja, sube, lo hará varias veces, pero no lleva nada, luego nos sobrevolará a nosotros, entonces pienso que es una vuelta de rutina, para comprobar que todos los puntitos que ve sobre la nieve están en su sitio, ninguno ha caido. Se va.


187.- Pico, a dcha. de Grand Paradiso: La Tresenta (3.609 m). Blas, abajo, izda.
 

 188.- Zona entre Gran Paradiso y Tresenta

189.- Grieta del glaciar

* LLevamos un buen rato pisando sobre el glaciar y no tenemos conciencia de ello, al principio, por lo cubierto de piedras descompuestas que está. Son las 16 h. 30´. Entonces ya decidimos colocarnos los crampones, empieza a ser arriesgado ir sin ellos.
Nuestra idea es acercarnos a la cota más baja de lo que tenemos enfrente y a ello vamos, una piedra en pie parece colocada exprofeso para indicarnos dicho punto. En el mapa pone Colle de Gran Paradiso (3.349 m)
Del glaciar simulado hemos pasado al glaciar total, con sus grietas, enormes grietas, que agrietan el ánimo de mi compañero de aventura.


90190.- Altura Glaciar.

* Estaremos andando una hora sobre él, bordeándolas, pasando una preciosa y gran rimaya hasta que estamos a pocos metros de nuestro objetivo, entre nosotros se interpone... un pequeño puente de hielo. La grieta que discurre en paralelo al collado no nos concede más paso que ése, estamos tan cerca, el desnivel que nos queda por cubrir escasamente llegará a los 6 metros... pero... el jefe de la expedición dice no, yo me revuelvo ¡no nos podemos quedar así! ¡con todo lo que llevamos andado! Es temerario, será lo que él diga. El puente no aguantará nuestro peso, su espesor es poco, como 50 centímetros, me acerco a verlo.
 



191.- Pequeño collado, al fondo. Foto a izda. de anterior.
Becca di Moncorvè (3.875 m)

* Es más, insiste, llevamos un buen rato andando y puede que haya grietas simuladas, tapadas superficialmente y que se nos abran, algo así dijo, le contesto: no sería mala forma de morir, tragada por una grieta ¡qué chula, qué bruta!
Bien es cierto que yo me había fijado en que la nieve que cubre el glaciar era nieve vieja, no reciente, de lo contrario estaría de un blanco inmaculado, lo que no es el
caso.


192.- Regresando... Grieta glaciar.

* Pero, como no se deben discutir las decisiones del líder de la expedición -siempre que la razón le acompañe-, iniciamos la vuelta. Son las 17h. 30´.
Ahora seré yo quien vaya en cabeza, soy más ligera. A partir de la entrada al glaciar nos abrigamos más y así seguiremos hasta que salgamos de él.
Nos paramos a comer entonces, son las 18h. 10´. Levantamos la mesa a las 18h. 50´ y al refugio volvemos a las 19h. 55´. Digo de tomarnos una cerveza en él ¿quien tiene prisa? la luz llega hasta las 22h.


193.- También, de regreso. De interés: Macizo del Gran Paradiso
 

194.1.- Tresenta, la Luna y Ciarforon. Paquita

La Luna ha salido tras el monte La Tresenta, primero a su izquierda, luego a su derecha, para en poco rato situarse junto al Ciarforón. La luz que los ilumina es bonita, estamos en la puesta del sol.
En el refugio conversamos con un par de muchachos madrileños, subirán al Gran Paradiso el día siguiente, el camino se inicia por la izquierda de los murallones, preciosos murallones, que disfrutamos. Hay un cartel indicador: Partenza G. Paradiso y flecha.
A la media hora nos despedimos y, para abajo. Son las 20h. 25´. Por la cascada pasamos a las 21 h. y en el puente estamos a las 21h. 20´. De allí al aparcamiento del parque otros 15´. Bajar anocheciendo también tiene su punto de belleza, los tonos están atenuados pero aún tenemos visibilidad, es otra forma de verlo.
Coge el coche y corre ¡no! velocidad normal y estamos en el camping a las 22h. 40´ Aún está abierto.

Ficha Técnica:
* Tiempo de Ida: 5 h. * Tiempo de Vuelta: 3h. (los tiempos se dan netos, descontadas las paradas)
* Desnivel: 1.400 metros.
* Dificultad: No mucha, siempre que se lleven crampones para la nieve, bastón telescópico (el piolet en este caso no es necesario) y se tenga experiencia en alta montaña.
* Grado de Satisfacción: Elevado, las paredes verticales del Gran Paradiso son muy bellas y se disfrutan casi desde el mismo refugio de V. Emmanuelle

Crónica siguiente http://paqquita.blogspot.com.es/2006/08/valtournenche-cervinia.html

Mi crónica año 2012  http://paqquita.blogspot.com.es/2012/07/alpes-iii-grand-paradiso-torrente.html

PAQUITA

agosto 29, 2006

Alpes XVI. Túnel del Gran San Bernardo. Italia-Suiza, Agosto 2006

Viaje realizado en Julio de 2006. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado" Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas, 22/5/2015. Crónica anterior http://paqquita.blogspot.com.es/2006/08/el-rutor-la-thuile-valle-de-aosta.html

171.- Iglesia Pré-Saint-Didier

* Es martes 1 de agosto tenemos intención de ver el Cervino (4.478 m) y hemos ideado hacerlo pasando por el túnel del Gran San Bernardo. Ahora que lo estoy escribiendo, y no entonces, es cuando conozco el nombre completo; cuando iniciamos ese día íbamos simplemente a pasar el puerto o collado de San Bernardo, idea con la que nos habíamos quedado tras una conversación con los valencianos.
Conforme al mapa la carretera sale desde el mismo Aosta ciudad, centro neurálgico del valle, y a ella nos encaminamos.
Vamos buscando las indicaciones, vemos una, su texto: P. San Bernardo, pues será ésta, seguimos la flecha y nos lleva por nuestros mismos pasos hacia  Morgex ¡esto no puede ser! se nos tiene que haber pasado alguna, deshacemos camino y reiniciamos las indicaciones y... vuelta a empezar.


172.- Estación Ferrocarril Morgex.stazione di Morgex Fachada exterior


 173.- Estación Ferrocarril Morgex. Fachada andenes

* Aturdidos nos adentramos por una carretera muy secundaria, aterrizamos en un pueblito allá en el monte, vemos a un señor mayor, le preguntamos, no nos entiende pero llama a un obrero albañil que trabaja allí mismo. Tras varios circunloquios, se aclara ¡ah! el túnel del Gran San Bernardo, no el Col de Pequeño San Bernardo = Puerto del Pequeño San Bernardo ¡ángela maría! que había dos. Resuelta nuestra confusión. 


174.- Panorámica desde el Col du Grand-Saint-Bernard (2.473 m). Frontera italo-suiza.

* El día está nuboso, presuntamente, desde el valle del San Bernardo deberíamos ver el Gran Combin de Grafeneire (4.314 m), no lo veremos.
Decidimos ir por el Col, pese a ser más largo, por aquello del paisaje. Está a 2.473 m y en él hay una placa en que dice que por allí pasó Bonaparte con su armada en 1.800. Hay san bernardos por todas partes, muñequitos de fieltro de venta en todos los establecimientos.
En Suiza, niebla total de la que iremos saliendo a medida que bajemos por el valle d´ Entremont.

175.- Puente sobre el río, en Orsieres. Suiza.

* Al pasar por el pueblo de Orsières vemos que hay feria ¡pues a la feria! es de artesanía, en productos de alimentación y madera, básicamente. Hemos cruzado un precioso puente peatonal "cubierto" en madera, tipo mirador, se merece una foto. Me recuerda a las cubiertas que colocan en los antiguos lavaderos de nuestros pueblos. La torre de su iglesia es románica y como particularidad tiene dos alturas de ventanas de medio punto, la superior con 3 arcos y la de abajo con dos, siendo las columnas de unión entre ellos rematadas con una cabeza, en piedra ¡claro! todo es piedra.

 176.- Iglesia de Orsieres

* Seguimos hacia Martigny, de la que tan cerca estuvimos en Chamoníx, abundante toda en abricots -albaricoques- y lo veremos, hay albaricoqueros por todas lados, algunos aún con fruto. El chófer no permitirá que coja nada que no es mío.
Son las 12h. de la mañana; también abundan las viñas, poblando las numerosas terrazas calzadas que llenan las laderas de los montes. Aquí las piedras con las que construyeron los muros de contención de las terrazas están colocadas con precisión absoluta, ordenadas, cuadriculadas.
De allí a Sion -me recuerda la película Blade Runner y el monólogo del clón rubio-.
Sion es la capital del cantón del Valais y acercarse a ella es todo un espectáculo, dos grandes promontorios, situados a la izquierda de la carretera, están coronados por lo que fueron en su tiempo las fuerzas vivas de la zona -de todas las zonas- un castillo y una iglesia. De allí seguimos carretera adelante hasta Visp, donde tomaremos la desviación a Zermatt, pueblo desde el que observar el Cervino.

177.- Entrada, y salida, Valle de Zermat

* De pronto, inesperadamente, hemos pasado al alemán, idioma en que aparecen todos los carteles a la vista.El valle en que nos adentramos es bonito, las casas de campo más austeras que las vistas en Francia e Italia, más "tristes" esa es la sensación que recibo y como tal la transcribo.

178.- Antiguo pajar -en uso-. Valle de Zermatt
Vía de Tren Cremallera. 

* Algo que nos dijeron lo comprobamos ya, y es que a Zermatt no se llega en coche, tienen cortada la circulación a la salida del pueblo anterior, Täsch, convertido en un gran aparcamiento, y desde allí un tren te lleva. El aspecto de Täsch, es demoledor, convertido en un gran solar y escombrera simultáneamente. En cuanto a Zermatt, punto clásico de partida para el Cervino, la impresión tampoco fue buena.


179.- Pueblo de Zermat

* Ciudad llena de turistas de todas las latitudes, el ambiente es hortera total. La calle cual pueblo playero, abarrotada de gente, porque sólo se circula por una de ellas, su arteria principal; las demás son calles cortadas que, si cometes la imprudencia de meterte en ellas, andando por supuesto, estamos hablando de andar, te encontrarás en algún punto que no tienes salida, hay una valla que aisla la susodicha urbanización del monte ¡será para que no les asalten los osos inesperadamente!




180.- Pueblo de Zermatt

Cervino, tras nube. Paquita, aquí

* Aquí el valle es muy estrecho y han apurado las construcciones de tal forma que se han agolpado, efecto ingrato a mi vista pese a haber mantenido una cierta estética en las mismas. El río, como no, revuelto.
Hemos llegado a las 4 de la tarde, y tras hacer el recorrido de rigor nos instalamos frente al Cervino, sentados al borde de un pequeñísimo parque.

 

181.- Semi oculto en las nubes: Cervino. Aquí: Blas

* ¿Qué vemos? A éste cubierto casi completamente por la niebla, y alrededor de 12 teleféricos que te llevan a distintos puntos del fondo del valle, llegando a alcanzar uno de ellos los 3.800 metros de altura. Todo está preparado para el esquí de remontes, absolutamente todo.



182.- Pueblo de Zermat

* Deduzco que la célebre foto del Cervino está tomada, estratégicamente, subiendo por la pradera de la derecha y eludiendo todo el cablerío que une unos puntos a otros. En la estación y ya en el pueblo hemos conversado con 4 sevillanos que están recorriendo los Alpes a golpe de coche. A las 5 y media de la tarde estamos yéndonos en el tren, dando por concluida nuestra visita y media hora más tarde salimos de Täsch.
Para la vuelta sí pasaremos por el tunnel du Grand-Saint-Bernard, la sorpresa es que nos paran los agentes de la aduana, y nos preguntan el motivo de nuestra visita, tras pedirnos los "pasaportes" ¡de risa!
A Arc en Ciel entramos a las 22h 30´. Una paliza total, salimos a las 7h. 15´de la mañana.

Crónica siguiente http://paqquita.blogspot.com.es/2006/08/xxv-valsavarenche-gran-paradiso.html

PAQUITA