febrero 10, 2007

L.- De pura

Día escolar de la paz

SERIA MARAVILLOSO...
Que las espadas fueran sólo
un palo de la baraja.
Que el escudo fuera una moneda
portuguesa antigua.
Y un tanque, una jarra de cerveza.
SERIA MARAVILLOSO...
Que las bases fueran
un lado del triángulo.
Que les escuadras
fueran reglas de dibujo.
Y el gatillo, fuera un gato pequeño.
Que apuntar fuera
trabajo de las secretarias.
Que disparar fuera
chutar fuerte con un balón.
Que las sirenas fueran
peces con cuerpo de mujer.
Y que «bomba» fuera
un tipo de arroz.
Que «alarma» fuera
el nombre de un grupo de rock.
Y que la pólvora sólo sirviera
para hacer fuegos artificiales.
¿SERIA FANTÁSTICO...
VERDAD?
¡SERIA FANTÁSTICO!

(me lo ha enviado Pura por correo y como confío en su criterio ahí va)
Con más tiempo leo que, desde 1964, todos los 30 de enero se celebra el día de la No violencia, en conmemoración del día de la muerte de Mahatma Gandi.
Fue creado por un maestro mallorquín, reconocido por la Unesco, y actualmente -dicho maestro- es inspector de enseñanza en Cádiz.

Todos los días se puede aprender algo nuevo. Gracias.

La Cultura y Parla

Se está celebrando el V Festival Multidisciplinar de Parla -acaba el 25 de febrero- en el teatro Jaime Salom.
¿Cómo llegué aquí? De la mano de Gema, hija de Paquita -la otra-.
Es viernes, a las 9 de la noche actuará un grupo de música turca compuesto por 4 percusionistas, un DJ y una bailarina. ¿Te vienes?
Como llegamos con tiempo sobrado deambulamos por su vestíbulo-sala multiusos . El teatro está ubicado en la Casa de la Cultura.
Hay una exposición temporal dedicada a unos jóvenes universitarios de la Alemania nazi que practicaron en forma activa la resistencia, se movilizaron, pensaron, no se dejaron seducir por los cantos hitlerianos y ... lo pagaron con su vida. Fueron guillotinados entre 1943 y 1945, todos ellos.
Formaban un grupo autodenominado La Rosa Blanca, editaban panfletos en los que defendían sus valores, la libertad de pensamiento, la de expresión y despreciaban a Hitler. Ese fue su pecado, esa fue su condena.
La gran mayoría eran estudiantes de Medicina, algo, en principio, incompatible con la crueldad ¡en principio! había algún profesor de música. Todos eran amigos, realmente amigos, compartían sus ideales y disfrutaban de su mutua presencia. Se enriquecían por contacto.
Esta exposición se inició este mismo viernes y finaliza el 15 próximo.

En cuanto al concierto, motivo que allí me llevó, le sobraba para mi gusto el DJ, suponemos que es una servidumbre de la mercantilización. Lo hablo con María ¿Quien es María?
María es morena, menuda, de cuerpo perfecto, la imagen rediviva de la reina Cleopatra, y componente del grupo Dunas de Baires, al que dediqué un artículo en 23/9/2006, profesora de danzas orientales y la precursora de que nos hayamos juntado aquí.
Gran parte del público acabó bailando ... las danzas orientales, entre ellas las ya mencionadas. Yo no, yo no voy para odalisca, quien me conoce me puede imaginar de muy diferentes maneras pero nunca nunca de odalisca.

Y ... bueno que, este domingo 11/2 a las 8 de la noche, actuará un grupo napolitano con la participación de Kepa Junkera, y ... ¡mira tú por donde! que he leído cosas sobre este vasco y esta será la oportunidad de conocerle.

Nos vemos. PAQUITA

febrero 09, 2007

Esta debilidad II

Subtítulos: Confesiones viciadas o Mujer al fin

Aún sangro por las heridas que me infligiste.
Me lo advertiste
¡te vas a hacer daño!
y yo ... erre.

Tanta perseverancia,
tanto tesón ... entrega,
para quedarme con menos que nada,

para quedar crucificada
en el altar que levantásteis
todos a una

disolviendo vuestra culpa
en el caldero común,

el que cargáis con pequeñas mezquidades,
pequeñas pasiones, pequeños orgullos,
todo pequeño ... sin destacar.
Todo gris ... sin cambiar.

PAQUITA

9 de la mañana: Tras una noche airada luce el sol sobre Madrid.

febrero 08, 2007

Otras humedades

Volví a derramarlas ... cuando te leí ... ¡jodida reserva!

-Llueve sobre Madrid-. PAQUITA

La mujer del jardín: Elia II

Con la autorización de la autora publico otro de sus relatos, rescatados por su editor -Pedro- del olvido.

La Mujer del Jardín

La mujer de la fotografía no deja de mirarme; yo intento esquivar su mirada, pero no puedo dejar de contemplarla, no sé, pero me parece que me está diciendo algo, y yo no puedo entenderlo. ¡Se la ve tan llena de vida! Sus labios esbozan una leve sonrisa, y sus ojos los tiene medio ocultos por un sombrero de palma; pero sé que me mira. Muestra un gesto tranquilo, no es bella, pero tiene un cierto atractivo…
Está sentada en un sillón blanco, y esto hace que el bronceado de su piel resalte. Al fondo hay una tapia de enredaderas de un verde intenso salpicada por rosas y margaritas; la desnudez de su espalda es espléndida, los senos están al descubierto pero ella se los protege de miradas indiscretas con naturalidad; sus piernas son largas, y aún conservan armonía y atractivo; la braga del bikini es verde, y eso hace que el color miel de sus muslos dé sensación de una persona rebosante de salud.
Me sigue mirando a través del ala del sombrero. Devuelvo su mirada, y siento envidia de ella, pero me gusta verla: me da seguridad. Es una mujer de una edad indefinida: no es joven ni vieja, pienso que en otro tiempo la debí conocer porque su figura me es familiar. A veces creo que me hace gestos, que me habla… He empezado a hablarle de mí, y ella me escucha; sé que me está escuchando, pero no entiendo el juego de su mirada, de su sonrisa; sé que me observa, y a la vez me protege de malos pensamientos.
Me pregunto, quién será esa mujer…

febrero 07, 2007

De mente

¡Cómo no voy a estar enamorada de ti! -pensó-.

PAQUITA

febrero 06, 2007

El pequeño rosal

Relato fechado en 30/6/97 y escrito por Elia ¿? ¿Quien es Elia?
Elia es ... entre otras muchas cosas, la musa de Pedro, mi primo, el iniciado en las artes literarias de la familia.
Nació en Écija, donde vivió hasta los 24 años, en que cambió su morada por Getafe.
Es curioso, últimamente casi todo me lleva al sur, los dos blogs más requeteguapos que conozco son de dos andaluces -jienense uno y onubense otro- y Elia es sevillana ... y una gran contadora de historias por vía oral, historias que recuerda, ésta que publico aquí es creación propia.

El pequeño rosal

Todas las mañanas, cuando me levanto, me siento en la cocina a tomarme el primer café, a fumarme el primer cigarrillo y a contemplar desde la ventana mi pequeño jardín; comenzar así el día es muy agradable para mí. No importa que esté lloviendo o que nieve, ni que el sol esté fuera o no; es quizá el silencio de la casa, el cantar de los pájaros, las nubes o la voz del locutor de la radio lo que hace que yo esté tranquila y relajada. Pienso en lo que tengo que preparar y hacer en este nuevo día que comienza. En el pequeño jardín tengo diversas plantas y un árbol, y además tres rosales. Todas las mañanas los observo a los tres. Dos de ellos son grandotes, con tallos gruesos, hojas anchas y muy verdes, con un suave tono marrón rojizo en los bordes; y luego está el pequeño. Tiene sólo un año. Está un poco separado de los otros dos. (Creo que es un trepador). A mí me hace muchísima gracia observarlo; parece que les está echando un pulso a los otros.
Cuando empezó a templar el tiempo, él fue el primero en echar sus brotes con una pinta de desafío hacia los otros dos, que no se podía aguantar: éste, al contrario que los otros rosales rechonchos, es canijillo. Sus ramas parecen de perejil, de delgadillas; las hojas, suspiros, y además su color es rojizo; con el aire se cimbrea que da miedo, parece que se va a tronchar en tres; es tan jodidamente orgulloso que ya tiene un pequeño capullo, y los otros nada; yo creo que los mira con una chulería que es mucho, y les dice: ¡eh!, ¿donde está vuestra hombría?
Los otros le miran con indiferencia, o se hacen los suecos; pero él todas las mañanas quiere demostrar que es más fuerte que ellos, y se despierta con una hoja de más. Eso sí, muy enclenque, canijo, marroncillo: pero una hoja de más.
Yo le contemplo entre sorbo y sorbo de café, y le guiño un ojo; y él también, a su manera, me saluda con una suave inclinación de su tallo.
Lo he sujetado con una varita y una cuerda, por miedo a que en una de esas "brusquedades" se me quiebre. Creo que se enfadó un poco conmigo, pero luego, al primer soplo de aire, me lo agradeció.
* * *
Otra mañana más que estoy aquí, sentada en mi cocina, contemplando todo lo que se mueve a mi alrededor. Miro distraídamente los árboles, las flores; doy un sorbo a mi taza de café (no sabe bien: es de ayer). Enciendo el primer cigarrillo, y rompo la promesa que cada noche me hago antes de dormirme: mañana dejaré de fumar.
El helecho está precioso, ¡qué verde! ¡Qué paz se respira!, todo en silencio, la mañana está fresca, el aire mece con suavidad las rosas: he saludado a mi pequeño rosal, ya no es tan pequeño, está muy alto y esbelto, parece un adolescente bien formado, con una belleza casi salvaje. Un pajarito se ha posado a picotear el tallo de una hoja nueva del níspero: debe estar deliciosa para él. Decido hacer nuevo café, pongo la radio bajito para que no rompa la calma mañanera, todos duermen; vuelvo a prender un nuevo cigarrillo, y otra vez mi conciencia me reprocha la poca voluntad que tengo. Trato de ignorarla, pero sé que lleva razón. Me dispongo a planificar el nuevo día, en qué emplearé el tiempo, y entre mis cavilaciones se cuela la voz del locutor. Le escucho: está dando una noticia y a la vez hace un comentario.
Para el año 2060 no habrá suficiente agua potable para beber; la montaña más alta del mundo, el Everest, se está descongelando a causa de los gases de las industrias de todo el mundo; en la península faltará el agua; el 40% de los sevillanos no dispondrán de ese líquido tan preciado. Rápidamente echo cuentas de las edades que tendrán mis hijos: la mayor, 87, el menor, 74, los otros dos, uno 85 y el otro 82. De nosotros no quedará ni rastro.
Pienso en mis posibles nietos y biznietos: me siento triste… Así, sin conocerlos, recuerdo imágenes de niños africanos que lo están padeciendo ya, y se me eriza el vello. Me levanto, cojo un vaso, lo lleno de agua. En silencio lo levanto por encima de mi cabeza y hago un mudo brindis por mi posible descendencia; me la bebo de un trago, y rezo una plegaria por ellos, y por otros tantos que también nacerán...

De Interés General VI: onubenses.org/columnistas/rafaleon.php

Si queréis mondaros -literalmente- de risa, entrad en una de las páginas por mí recomendadas. Es: Rafael León Rodríguez: www.onubenses.org/columnistas/rafaleon.php
Y ved el artículo publicado el día 2 pasado y titulado: ¡El catálogo de Ikea!...¡Qué ella no lo lea!
Tendréis risa para un rato. Aconsejable leerlo libres de prejuicios. Los adictos al Ikea son de ambos sexos.

PAQUITA

febrero 05, 2007

Valsaín-Segovia-Toma Aguas Acueducto. ARCDBuenavista, 3/2/07

 Realizada en Febrero de 2007. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado" Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas, 6/6/2015  

* Este sábado estaba programada una excursión a Valsaín por la A.R.C. y D. Cº Bª Vista, de la que participo junto a 899 socios más.
Información al respecto: Valsaín-Segovia, por la Toma de Aguas del Acueducto.
Mi amiga, amiguísima, Paquita me tiene enterada de su interés en participar en alguna que no sea excesívamente fuerte -aún la colea una lesión boba en la rodilla acontecida al levantarse de la silla, sí, habéis leído bien, no fue consecuencia de un ejercicio de riesgo ¡no! simplemente se levantó y ¡zas! De esto hace más de un año.
Como de la lectura del texto mencionado no se desprende dificultad alguna se lo digo y quedamos en ir las dos.
Hora de salida: 8 de la mañana del sábado 3 de febrero, festividad de San Blas -ni una cigueña en el horizonte- frente a la puerta del club.


1.- Caballos en Valsaín



2.- Grupo. Asfalto inicio

* A las 9 y media llegamos a Valsaín, el autocar nos recogerá en Segovia por la tarde.
Iniciamos la marcha por una carretera asfaltada ¿? ¡ah! está cortada al tráfico. Tras subir a un cerro la abandonamos por un sendero ¡bien!
Vamos unas 20 personas, ningún animal -irracional- creo.

3.- Pila troncos pino Valsaín = pino silvestre

^A la salida del pueblo encontramos sólo robles, más adelante nos internamos en un pinar y vemos el primer cúmulo de troncos de pinos apilados, el célebre pino Valsaín, célebre al menos en Madrid, utilizado en la fabricación de muebles y explotado racionalmente, creo.
Tras éste aparecerán cada poco nuevas pilas de pinos. Realmente es la mayor cantidad de troncos apilados que nunca ví, la más enorme en volumen.


4.- En línea con el río Eresma

5.- Presa río

* Antes de que lleven dos horas transcurridas parada para almorzar al lado del río, debe ser el Eresma. Algo más adelante aparece un azud, palabra bonita, y las primeras tomas de agua para el acueducto -ya no circula agua por él, que no haya equívocos-.
A las 3 horas del inicio, más o menos, salimos a campo abierto, y a partir de ahí ya todo será cruzar alambradas. Alambradas con puerta, fácilmente practicables, y alambradas sin puerta, atravesadas tipo rambo, casi.
Se toca a rebato a las 14h. 30´para la comida, y se come.
Tres cuartos de hora después, se "levanta la mesa". Tenemos Segovia a la vista, la torre de la catedral más concretamente.
Entramos por el inicio del Acueducto de Segovia y pasamos junto a todos sus arcos -inferiores-. Es una joya. Son las 16h. 30´. Buena hora para un chocolatito ¡y con churros! en Valor, allí al lado.
Invita Alfonso, es su cumple, Acuario, tres años menos que yo, originario de Villaverde Alto, como la muá, y vecino actual -casa con casa-. Requetemajo, ya lo sabía.
Si alguien está interesado en hacer este recorrido, no siga nuestros pasos, he leído el relato del camino similar, hecho a la inversa por un segoviano, en abril de 2003, que tiene buena pinta.
Nosotros hemos andado, según el aparatito del bombero del grupo, 29 kilómetros -mi amiga no volverá a decirme nada en meses- y las horas, calcúlese.

Domingo: VIII Edición de la Carrera Dos Leguas Fuente de la Chopera, de Leganés.
Acudimos: Abel, Blas, Tirso y yo, yo de reportera, que correr, correr, sólo corro en los semáforos.
Número de participantes: 1.300, de los que 106 son mujeres. Por megafonía dan los datos del más mayor de todos, nació en diciembre de 1929, tiene 77 años. Hizo la carrera completa y llegó a meta. Admirable.
Salen a las 10 y media de la mañana, son 12 kilómetros y la meta está en el propio Parque de la Chopera. Me doy una vueltita, al lado está el Parque de los Olivos" y leo este mensaje en el suelo -ajeno a la carrera - " Sé tu mismo. Rebélate. No veas la TV. Lee y Aprende"... va, tiene que ser un revolucionario.
El orden de entrada de mis tres hombres fue: primero el último, segundo el primero y tercero el segundo ¿a que parece un geroglífico?

Rosa te lo dedico a ti, que me he enterado esta mañana de que estás hospitalizada. Un beso.

PAQUITA

De Interés General V

Me pasa una amiga -amiga- el comunicado que está circulando los últimos días sobre la medida de no utilizar el móvil durante mañana día 6 de febrero, al objeto de mostrar la repulsa a la subida de tarifas anunciada. Así que, aquí queda eso. Yo lo seguiré, lo tengo fácil, casi siempre cerrado.

Y otra recomendación, si queréis lecturas inteligentes entrar en el blog de El pobrecito veedor, sección de Vasto Mirador y leer a Pascual Antón, su último artículo -Recuerdo sin nombre- es una delicia, así como el anterior - Carro de oro-: www.elpobrecitoveedor.net

PAQUITA

febrero 04, 2007

La re-creación

Le quería mucho, le quiso tanto que alumbró montones de nuevos seres, decenas de ellos.
No podía atender su crecimiento y, cuando ya pensaba que serían inviables, unos amigos, unos buenos amigos, se ofrecieron a cuidarlos, ellos harían lo posible para que salieran adelante.
Se les veía diminutos, apenas un esbozo de sus progenitores. Los padres de acogida decían que, de salir a ellos, tendrían largas piernas y brazos. Lo intentarían, sí, harían todo lo posible porque aquellos pequeños proyectos crecieran, sana, saludablemente crecieran.
El padre no lograba soltarse de su yugo, no lograba separarse de su yugo. Contínuamente a su lado, interfería cualquier intento de comunicación con ella.
Parecía querer acercarse, pero nunca conseguía disponer, ni mantener, de la suficiente distancia, el territorio en el que pudieran haber hablado, sólo eso, hablado, largamente hablado.
Una vez más notó como las lágrimas la enturbiaban la vista.

PAQUITA