febrero 20, 2009

Déjame que te cuente...

(Copiado de la página jaumeduran.wordpress.com/
que lleva por título: Paraules efímeres y firma Jaume Duran Barquet
El texto presente es de Jesús García Pastor y aparece como "Colateral". Según Jaume, "Jesús hace años que viaja y deja muestras de sus vivencias e impresiones. También saca buenas fotos de los sitios que visita"

Su forma de narrárnoslo es... preciosa, la puedes oler, la puedes sentir, incluso... vivir, si te "metes" en ella. PAQUITA)

...cómo es la India… Explicarte cómo puede ser preciosa y, un minuto después, esperpéntica.

Cómo puedes encontrar playas de palmeras y arena blanca, ciudades de hormigón y cemento gris, montañas de vértigo y nómadas afganos, ríos sagrados, palacios maltrechos, templos hindúes, mezquitas, pagodas, regiones comunistas y católicas, macrourbes consumistas y anarquistas, manifestaciones por la independencia en el este, huelgas por los precios en el sur, festivales religiosos y políticos, funerales, bodas, ritos cotidianos en pequeños altares de madera vieja como la historia.

Cómo en un tren puedes charlar con un ingeniero sobre política internacional y, un tren después, sentir cómo tu cuerpo se amolda a cientos de hombres y mujeres en una peculiar orgía de calor y sudor.

Cómo puedes decidir si comerás por medio o por veinte euros pero no puedes evitar el delicioso sabor de las especias que impregnará al cabo de pocas semanas hasta tu propio olor.

Cómo puedes observar a simple vista que la vida sigue, el círculo hindú, el ciclo, hacia adelante o hacia atrás, pero redondo e infinito. Cómo los funerales representan la esencia de esta filosofía, cómo en la misma aldea arde una pira funeraria mientras los críos alternan las lágrimas con chillidos y juegos en un arroyo cercano mientras, a unos metros, un grupo de hombres juega al poker y unas mujeres limpian a golpes saris mojados contra las rocas.

Cómo, en cualquier ciudad, tienes que esquivar vacas, perros, cuervos, monos, cabras, caballos, gatos, águilas, bueyes, ardillas, camellos, ratas y cerdos para chocar con las personas, hombres, mujeres, abuelas, niños, gente, tanta gente, siempre mucha gente, en cualquier sitio.

Cómo la India te susurrará, te guiará, te abrazará, te calmará y, en cuestión de horas, te podrás enamorar de todos y de todo. Cómo, el mismo país, el mismo día, te gritará, te escupirá y te golpeará hasta que sólo pienses en huir a una cabaña en el bosque alejada de todos y de todo.

Cómo te aturdirá el estruendo de los atascos urbanos cotidianos, motores, pitidos, rickshaws, coches, bicis, camiones y cientos de esquiadores del asfalto en cada cruce, vendedores ambulantes, pedigüeños y peatones deslizándose entre vehículos que circulan insumisos a carriles y señales. Y cómo, para tu sorpresa, seis meses después eres capaz de dormir siestas reparadoras acurrucado en esos mismos atascos desquiciantes.

Cómo funciona, porque funciona, eso de encerrarte durante semanas en monasterios hindúes para leer, filosofar, ayunar y meditar. Cómo el yoga te dobla la espalda hasta el contorsionismo circense y escuchas crujidos óseos nuevos cada día hasta llegar al silencio.

Cómo dejas de buscar papeleras para la piel de un mango, la tiras en cualquier esquina y se te parte el alma cuando un tipo se acerca para recogerla, lamerla y tragársela.

Cómo en el país con más millonarios del planeta convive el lujo y el elitismo con la pobreza urbana extrema, con la tiranía de una pirámide social clasista y castista, con vagabundos que duermen en cualquier rincón hasta que las moscas, las hormigas o los perros sarnosos avisan de que debajo de la piel ya no se mueve nada.

Cómo, sin darte cuenta, tu cuello deja de asentir de arriba a abajo para hacerlo de lado a lado mientras susurras acha acha. Cómo aprendes a comer sin cubiertos, a limpiarte sin papel y a ducharte con un cubo.

Cómo, si viajas en tercera, la familia de al lado te mimará y te alimentará hasta que revientes no sin antes, curiosidad en mano, acribillarte a preguntas sobre familia, trabajo, creencias, clima, agricultura, fútbol y algo más, cualquier cosa, siempre una pregunta más.

Cómo la vida explota sin control, en estado puro, olores, sabores, sonrisas, dolores, basuras, inciensos, excrementos, esperanzas, sangre, turbantes azules, saris rojos y flores amarillas. Cómo mientras esperas en el andén otro bendito tren que llega con retraso puedes ver unos críos esnifando pegamento, una pareja rezando porque el tren de su separación no llegue, un ejecutivo con su portátil, un tipo que abofetea a su mujer, una tromba de hombres que apalean al susodicho, un vendedor de plátanos, candados y brújulas, un chaval que te obliga a escuchar la canción favorita de su móvil multimedia y, sorpresa, un revisor que te pide el billete en esta anarquía funcional cotidiana.

Y cómo, al llegar a Barcelona, hace un par de días, te encuentras con un aeropuerto conocido pero dolorosamente limpio, silencioso, aséptico, inerte, casi cadavérico… Y con una señora que en la ventanilla-UE de los pasaportes, clasista y castista, le pregunta al policía mirando la lentísima cola de los NO-UE: oiga, pero nosotros (los UE-blancos-europeos-españoles), ¿también tenemos que enseñar el pasaporte?… Tal vez nada cambie, por miles que sean los kilómetros. Tal vez, los viajes, como la vida, son más que una cuestión de espacio o de tiempo, una cuestión de percepción

febrero 19, 2009

Dos días en Gredos, Febrero 2009

Reservé alojamiento con bastante antelación. Tuvimos fortuna con las fechas, el tiempo se portó admirablemente.
Navarredonda de Gredos llegamos a las 9 de la noche, el trayecto nos "costó" dos horas y media desde Madrid, vinimos por el camino habitual, la carretera de los pantanos a la que accedimos desde la M-50. Es un recorrido que merece hacerse, sobre todo por el entorno que la rodea a partir del puerto... del puerto de Rozas de Puerto Real.
Y el puerto del Pico, precioso, tanto de subida como de bajada, aconsejable es pararse para ver y recorrer un tramo de la calzada romana que lo salvaba y que aún permanece intacta en bastantes partes de su trazado. De las por mí transitadas es la que mejor se conserva. Recuerdo... recuerdo la primera, quizá la segunda, vez que la subíamos, había niebla, bastante niebla, paramos el coche para conocerla y... magia, de la niebla salieron "caballeros" pastores acompañados de vacas. Nunca lo había visto así. En la montaña veo pastores de ovejas, cabras o vacas, pero siempre a pie. En este caso aparecieron montados a caballo, gallardos ellos bajaban a las vacas... bajaban a las vacas! ¡ni idea de adonde iban!
Después de "tomar posesión" de nuestra habitación nos acercamos a Hoyos del Espino, queremos cenar. Entramos en el JJ, donde ya habíamos comido anteriormente, no tenemos éxito, el muchacho que "atiende" la barra nos dice que la cocina no funciona, sólo los fines de semana. Y ¿donde podríamos...? preguntad ahí enfrente... y preguntamos. Nos enseña una pequeña carta y nos ofrece "oreja" Así que... ración de oreja, de chorizo, patatas fritas y ... ¡No pidáis más de momento! nos dirá, son bastantes grandes, y es cierto, la oreja resulta estupenda, crujientita, y el chorizo... el chorizo está bueno pero nos ha puesto seis -abiertos al centro- y no podemos más. ¡Qué pena! Nooo, pido papel de aluminio y ¡para el bocadillo de mañana! en el monte nos sabrá bien, pese a quedarse fríos. Precio de las tres raciones, pan, dos cervezas y un vino: 18 euros. Lugar: La Bodeguilla.

(continuará) PAQUITA

febrero 18, 2009

¿Cómo se forja un naturalista?: Lansky al habla

(Copiado del blog: Lansky al habla cuya cabecera expone: "Es cierto que no puedo hacerme mis propios zapatos, pero, señores, no permito que me escriban mi filosofía" http://www.lansky-al-habla.com/
Y, como señas personales, da: "Pequeño mundo soy y en ello fundo que siendo amo de mí lo soy del mundo. Lo dijo Calderón y yo lo suscribo" Artículo de fecha 3 de febrero de 2009.
¿Alguna vez mencioné que amo la naturaleza? Seguramente sí, pero...hace ya tiempo. PAQUITA)

¿Cómo se forja un naturalista? Alguien interesado, profesionalmente o no, eso es lo de menos, en bichos, plantas y rocas. Primero e indispensable, la curiosidad, el acicate de la sorpresa, aunque sea cruenta y predadora, lo suele ser, la mirada práctica y sigilosa; luego la admiración, la mirada lenta y pasmada; finalmente el amor, la mirada persistente e indagadora. Conocer es amar. Y no al revés como en la cursi y pretenciosa educación ambiental. No hay que perder la mirada del niño, sino mejorarla y adiestrarla. Pero ningún zoólogo le puede enseñar a buscar nidos a un chiquillo rural y ningún ecólogo le puede enseñar la postura correcta de un caballo salvaje alarmado a un pintor rupestre.

John Fowles, un estupendo novelista inglés incluido entre la generación de los "jóvenes airados" (Greene, Sillitoe, Kinsley Amis, Harold Pinter), hoy relativamente olvidado (El Coleccionista, El Mago, La mujer del teniente francés...Sí, antes que pelis, no malas, fueron mejores novelas) comparte con Nabokov el interés por los lepidópteros, pero Fowles, que ha escrito algunos ensayos sobre la relación del hombre con la naturaleza, declara precisamente que prácticamente sólo una infancia cruenta de niño expoliador de nidos y asesino de pequeñas bestezuelas garantiza un adulto interesado por el campo y la vida natural: "no hay nada que pueda hacer a un adulto amar más la naturaleza que haber pasado por la experiencia juvenil de robar nidos, cazar y destruir". Y en otro sitio: "el breve instante en que la belleza de una orquídea silvestre despierta en el ser humano un profundo sentimiento de amor y compasión que reconcilia al 'mundo' con el 'yo' y, al hacerlo, da sentido a la vida.". Fowles ha intentado, a menudo con éxito, transmitir precisamente ese momento de evanescente iluminación interior. Yo, por mi parte, opino que en el niño la curiosidad es casi siempre cruenta (aunque sea con sus juguetes o destripando al oso de peluche) y que el adulto que sabe conservar dentro de sí a aquel niño, mantiene su curiosidad intacta pero elimina, lógicamente, su vesania.
Los lugares más favorables, para niños curiosos y naturalistas avezados, son lo que los ecólogos llaman "ecotonos", las fronteras entre ambientes diferenciados, como las riberas de ríos o los charcos mareales en la costa, pero también los solares urbanos sin construir donde prospera esa naturaleza cimarrona, al margen de la institucional ciudadana de parques y jardines, fascinante y canalla. Sólo los consumistas alocados piensan que para ser naturalista hay que viajar a Borneo; esos tipejos que van por el mundo pensando que el burka afgano es un traje regional y los cocodrilos se pasan el día llorando. Por el contrario, cuando te conviertes en naturalista es porque has conseguido preservar ese primer asombro y con él "la mirada", la capacidad de ver. Cuando un niño (esto no lo saben los monitores medioambientales) juega amontonando guijarros y pone un dique de arena en su pocillo con agua de la marea está aprendiendo geomorfología; y cuando "ve" reptar a un caracol no sólo es un zoólogo, sino un astrónomo, un filósofo natural (como Kepler), un panteísta permanentemente reverente de las maravillas de este mundo. Es así.

(La 2ª parte de La Forja está publicada al día siguiente -4 de febrero pasado- y lo tituló: Aristócratas, naturalistas y "snobs" MUY BUENO...en mi opinión. Paquita)

febrero 17, 2009

Carta de 9 de febrero de 2009 (24.3)

Queridos Augusto y Delia... lo primero ¿qué tal estáis?
Espero y deseo que ya estés recuperada del indeseable mal que te aquejó por una larga temporada y que vuestra vida esté transcurriendo tranquilamente, con serenidad y gusto por el día a día, ese pasar los momentos disfrutando con lo más nimio, sin grandes alharacas, y si las hay ¡bienvenidas sean!
Después... después, intentar justificar el silencio que he mantenido en este año y medio largo que ha transcurrido desde julio de 2007. Ha sido largo, sí, pero ya pasó, afortunadamente pasó.
Poco podíamos imaginar cuando mantuvimos esa conversación entrañable entre tú y yo, Delia, lo que sucedería. Nada trascendental para el mundo, pero sí para mí. No sé si te comenté, entonces, que yo conocía personalmente los sentimientos que me describías, las sensaciones que tenías. Más preciso sería hablar de los “no sentimientos” y de las “no sensaciones” porque cuando la depresión te habita todo se vive en negativo. Tú no deseas que sea así, lo mismo que no deseas, prácticamente, nada. El deseo, la ilusión desaparecen, no sabes cómo, no sabes, a veces, por qué. En mi caso, no sabes por qué ha vuelto a hacer cobijo en ti, no comprendes, los que te rodean tampoco, pero ahí está de nuevo, dejándote el cerebro hecho papilla. No te puedes concentrar, no prestas la debida atención, no recuerdas la mayoría de las pocas cosas que estás viviendo, lo que dicen... no estás, sencillamente no estás.
Ahí andaba cuando tuve la desafortunada caída, desafortunada porque me dejó con algún destrozo, que aún a día de hoy estoy reparando –los cirujanos-. El golpe me lo llevé en la parte superior de la mejilla izquierda, en la zona del ojo. Ya estaba cursando la depresión nª y esto no favoreció la recuperación. Recuperación que no se produjo hasta este otoño invierno, hace tres meses. Pero ya estoy bien, con la pequeña secuela física –nada en comparación a lo que pudo haber sido, éste era el comentario recurrente que todo el mundo me decía- pero anímicamente normal.
Me parece... creo que me he estirado mucho con la historia, mi pretensión era que supiérais que de no haber pasado aquello me habría puesto en contacto con vosotros mucho antes. Vuestra carta, con la dirección, la encontré hace pocos días donde debí guardarla entonces ¡menos mal!
¿Qué tal el gobierno municipal? que te hacía que te llevaran los demonios, Augusto.
Sé por amigos del club de montaña de Zamora, al que “pertenece” Luis, que volvieron a poner el belén allí, en Morata, estas navidades, y que tú estuviste participando. Me alegró saber de ti, a su través.
Y, bueno, pienso acercarme un día a vuestra casa, esta primavera, os lo diría con alguna antelación.
Recibid un abrazo –cada uno- bien fuerte. PAQUITA

febrero 16, 2009

Etiquetas Varias Utilizadas

Observo que en el encabezamiento de esta página -lateral derecho- comienzo hablando sobre montaña... y, hasta la fecha, en este segundo periodo, no he publicado, ni escrito, nada. Dado lo anómalo de esto, me decido a volver a hacer públicas las aquí contenidas.

Así, con fecha 23 de mayo de 2007 hay una Relación de Relaciones
paqquita.blogspot.com/2007/05/relacin-de-relaciones.html
(O: Cómo rizar el rizo), entrando en ella se podrán ver, a su vez, las confeccionadas y clasificadas por Etiquetas, que son:
paqquita.blogspot.com/2007/05/relacin-de-recomendados.html RECOMENDADOS, de 15/5.
paqquita.blogspot.com/2007/05/relacin-de-crnica-periodstica-y.html CRÓNICA PERIODÍSTICA Y ASIMILADAS, de 1/5.
paqquita.blogspot.com/2007/05/relacin-de-ensayos-y-desvaros-varios.html ENSAYOS Y DESVARÍOS VARIOS, de 27/4.
paqquita.blogspot.com/2007/04/relacin-de-relatos-y-otros.html RELATOS Y OTROS, de 25/4.
paqquita.blogspot.com/2007/04/relacin-de-crnica-excursionista-y.html
CRÓNICA EXCURSIONISTA Y ASIMILADAS, de 23/4.

Cada una de ellas va acompañada de un enlace por el que se accede a las mismas, y ya dentro de cada una en particular se pueden ver todas y cada una de las excursiones, relatos, ensayos,... publicadas/os.

La llave está en 23 de mayo de 2007. Suerte.

PAQUITA

Pará, pará... pará yá: P Vázquez "ORIENTADOR"

(Publicado por P Vázquez "ORIENTADOR" : De Reflexión y Política,
Diario filosófico a los 50...o más, el jueves 29 de enero de 2009, su título... el de arriba http://escueladeabuelos.blogspot.com/ Etiqueta: para...todos ellos.
Encabezamiento de su página:
«La libertad no es una filosofía y ni siquiera es una idea: es un movimiento de la conciencia que nos lleva, en ciertos momentos, a pronunciar dos monosílabos: Sí o No. En su brevedad instantánea, como a la luz del relámpago, se dibuja el signo contradictorio de la naturaleza humana» (Octavio Paz, La otra voz).
Como veréis merece la pena una visita... y más de una. PAQUITA)

(O: que no te amarguen la vida)
Para los reprimidos, para los carcas, para los nostálgicos, para los banqueros, para los empresarios, para los creadores de parados, para los franquistas, para los pepistas, para los integristas religiosos, para los sectistas, para los papistas, para los salvadores de almas perdidas, para los moralistas, para los individualistas, para los censores, para los catastrofistas, para los amargados, para los racistas, para los xenófobos, para los COPEistas, para los machistas, para los que les molesta que los niños jueguen en la calle, para los intransigentes, para los borregos, para los que solo hablan de la crisis, para los criticones, para los intolerantes, para los porteros de discoteca, para los que suben el precio del café y del tabaco, para los que tienen el dinero en Suiza, para los poseedores de la verdad absoluta (absolutistas), para los ricos, para los oportunistas, para los especuladores, para los bolsistas, para los economistas, para los agoreros, para los "espabilaos", para los políticos de derechas, para los otros, para los "dueños" del mundo (de los dos)... vivid (si queréis y podéis) y dejadnos vivir en paz... me ponen de los nervios.
Seguro que hay mas ...istas. Los podéis añadir.

febrero 15, 2009

Eutanasia Juvenil: Silvano Baztán

(Copiado del blog El Arte de Vivir, cuyo autor es Silvano Baztán. Humorada publicada el jueves 29 de enero de 2009 y que lleva el título que encabeza esto http://silvano-baztan.blogspot.com/
En principio entrar en el blog me causó una ligera molestia porque como datos personales pone la dirección de su consulta (se califica como médico/sanador), pero... un ligero vistazo a sus publicaciones me dejó encantada, de lo más interesante ¡y práctico! como las advertencias sobre lo nocivo de las bebidas Red Bull y Actimel. PAQUITA)

Parangoneando el dicho popular que dice que 'entre col y col, lechuga', para quitar un poco de tensión a la vida (compromisos, denuncias...,), voy a incluir en esta entrada, en vísperas de que vea la luz el Manifiesto de Cornelivs, un 'sucedido' que nos haga poner, aunque sea levemente, una sonrisa en la cara.

*********

Anoche mi mamá y yo estábamos sentados en la sala hablando de las muchas cosas de la vida... Entre otras... estábamos hablando del tema de vivir/morir.

Le dije: 'Mamá, nunca me dejes vivir en estado vegetativo, dependiendo de máquinas y líquidos de una botella. Si me ves en ese estado, desenchufa los artefactos que me mantienen vivo. PREFIERO MORIR'.

¡¡Entonces, mi mamá se levantó con una cara de admiración... Y me desenchufó el televisor, el DVD, el cable, Internet, el PC , el mp3/4, la Play-2 , la PSP, la WII, el teléfono fijo, me quitó el móvil, la ipod, el Blackberry y me tiró todas las cervezas!!!

¡¡La madre que la parió!!...¡¡¡¡CASI ME MUERO!!!!