noviembre 08, 2014

José M. Mena: "Estamos entre unos chantajistas y unos piratas que se han hecho multimillonarios”

José María Mena, fiscal del caso Banca Catalana, considera que ese caso “fue la primera ocasión importante en que estaba en juego la corrección en la gestión política".
"Si en ese momento el mensaje del poder judicial hubiera sido de tolerancia cero, muchos de los comportamientos posteriores de los políticos de todos los partidos no se habrían producido”
“Telefoneaban cada media hora a casa para insultar, por la mañana, por la tarde y por la noche. Mis hijas, que eran adolescentes, se divertían discutiendo con los que llamaban". 
“Hay muchas cosas que están aún por desvelar. ¿Quién gestionaba el dinero de Pujol? Parece que era el padre de Mas”.
http://www.eldiario.es/catalunya/fuegos-chantajistas-piratas-hecho-multimillonarios_0_300970649.html
Texto de Siscu Baiges 8/9/2014

A José María Mena le tocó hacerse cargo de la investigación del caso Banca Catalana, junto con el también fiscal Carlos Jiménez Villarejo a mediados de los años ochenta. En 1996 fue nombrado fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, cargo donde le llegó la jubilación diez años después. Es fundador de la Unión Progresista de Fiscales y presidente de la Asociación Catalana de Juristas Demócratas. Su trayectoria es nítidamente progresista. La confesión de Jordi Pujol de que ha tenido dinero escondido en el extranjero durante 34 años le ha sorprendido como a todos. Cree que el origen de este dinero puede tener que ver con fondos procedentes de la Banca Catalana que él investigó.
¿Qué pasó por su cabeza cuando se enteró de la confesión de Jordi Pujol?
Obviamente, me sorprendió. No pensaba nunca que hiciera eso. Y, después, reflexionando, pensando en ello, he tenido un montón de sensaciones simultáneas. Inmediatamente, haces cuentas. ¿Por qué hace algo así en el peor momento? Da la impresión de que lo ha hecho para reventarlo todo. La contrición es imposible. Conociendo al personaje, no creo que disponga de estructura personal psicológica para hacer actos de contrición.
Es muy extraño. Si tuviera un mínimo de deseo de contrición ha tenido 34 años, primero para no hacerlo y segundo, si tuvo un mal gesto, para rectificarlo. Cristóbal Montoro le ha proporcionado, incluso, caminos legales para recomponer la situación. No lo ha hecho porque pensaba que era intocable.
Usted investigó Banca Catalana hace 30 años. ¿Cree que el dinero del que habla Jordi Pujol tiene algo que ver con aquel caso?
No tengo ni idea. Otra cosa son las suposiciones. Las cifras que dan de la herencia no se corresponden con el patrimonio del que estamos hablando. No tengo más datos que los que aparecen en los medios. No está nada claro lo de la herencia. No me consta, hasta ahora, que haya presentado el documento notarial correspondiente del testamento. No tenemos estos datos. Muy probablemente, no hay herencia.
Me produce una especial perplejidad la situación de Francesc Cabana. Cuando has sido acusador tienes una cierta tendencia ética o deontológica a hacer autocrítica. Francesc Cabana era uno de los principales acusados de Banca Catalana. Francesc Cabana y su mujer, la hermana de Jordi Pujol, dicen ahora que no sabían nada de la herencia. ¿No será que Pujol enredó al pobre Francesc Cabana, le implicó en Banca Catalana y no le dijo nada de la herencia, ni de nada? Parece una víctima más de Pujol. Cabana no es un economista propiamente dicho, es historiador, un intelectual serio. No casa con aquel cuadro de piratas.
Las acciones de Banca Catalana se redujeron a una peseta cuando la entidad fue rescatada. Jordi Pujol y otros dirigentes del Banco hicieron efectivas las acciones antes de que se produjera esta reducción. Todo apunta a que Pujol lo hizo a través de una entidad, Fundación Catalana, que dirigía Francesc Cabana.
No lo entiendo. No sé si es uno más de los malos o lo habían engañado, pero el gesto de indignación ante la eventual ocultación de la herencia me deja una sensación extraña.
Tengo que reconocer que ahora tengo una gran satisfacción en la medida que había muchísima gente, incluso en los sectores progresistas, que había desconfiado de nosotros, pensando que habíamos tenido un gesto profesional deontológicamente reprobable movidos por algún afán de atacar a Catalunya. Con el tiempo, se ha sabido que éramos unos simples servidores del pueblo de Catalunya que hacíamos lo que había que hacer.
De alguna forma, la historia les da la razón, treinta años más tarde.
Esta es la sensación que tengo. Llevo cuarenta años viviendo en Catalunya y conozco muy buena gente a la que enredaron con todo esto, que creyeron en Pujol, en la farsa de la identificación de Pujol y el pujolismo con Catalunya, y que ahora están hechos polvo. Son cientos de miles de personas. Yo conozco unos cuantos.
¿Le dicen que usted tenía razón?
No han llegado a tanto. Me dicen que están profundamente disgustados. En una situación como la que estamos viviendo en Catalunya, en España y en Europa, que haya una masa políticamente responsable que tenga un gran disgusto y una gran decepción es malísimo democráticamente. En los sectores de derecha tranquila, las decepciones la llevan o a apartarse o a reacciones de derechas menos tranquilas. No es bueno. El gesto de Pujol es muy criticable y que haya reventado el grano en este momento es muy preocupante y muy negativo.
Una interpretación de su confesión es que la hace porque estaba a punto de conocerse, porque el ministerio de Hacienda lo estaba acorralando.
Suponíamos que la actuación de Cristóbal Montoro podía ser como reacción por el incremento del independentismo, como un último ataque. Pero como Montoro es un personaje del Far West, lo ha dicho expresamente. Ya no es suposición. Ha relacionado explícitamente el independentismo con la actuación de la Hacienda pública que él dirige. Es sobrecogedor.
Estamos entre dos fuegos. Entre unos chantajistas y unos piratas. Unos, unos chantajistas. Esto es chantaje: "Como siga por este camino, tiro de la manta". Han seguido por este camino y ha tirado de la manta. Esto es casi mafioso. Y otros, unos piratas que se han hecho multimillonarios a costa de la función pública. Estamos en una situación muy poco grata, como ciudadanos normales. Estamos en medio, atrapados entre dos fuegos nefastos, que intentan no darse entre ellos y nos golpean a nosotros, en las dos mejillas.
Se ha dicho últimamente que los Gobiernos españoles conocían la debilidad de Pujol y que lo utilizaban para moderar su nacionalismo. ¿Se lo cree?
Desde hace 14 años, Montoro reconoce que lo sabía. ¿Alguien duda de que se supiera desde comienzos de los años ochenta? ¿No nos permite esto hacer la suposición razonable de que con Banca Catalana comenzó la acumulación ilícita de capital? ¿Dónde fue a parar ese dinero? Se acreditó que había desaparecido. Y nunca más se supo. El dinero no desaparece. Fue a algún lugar.
El 30 de mayo de 1984, tras ser investido President, Jordi Pujol gritó desde el balcón del Palau de la Generalitat que, a partir de ese momento "de ética y de moral hablaremos nosotros, no ellos". Le escuchaba y aplaudía una multitud. ¿Cómo revive aquellos momentos, a la luz de las últimas informaciones?
Tengo la misma impresión que entonces. Tenía muy claro que nuestra posición era ética. Los que le creyeron, entre ellos muchos progresistas, tenían la sensación de que eran los portadores de la ética y que nosotros éramos los malvados, éticamente reprobables. Yo sabía que no hacía nada reprobable. Tenía unos informes, unos informadores, unos datos objetivados, un Código penal... Lo tenía más claro que el agua. Nunca dudé de la ética de mi comportamiento.
En noviembre de 1986, 33 jueces de la Audiencia de Barcelona votaron contra el procesamiento de Jordi Pujol aduciendo que no había indicios racionales de delito. Ocho jueces votaron a favor del procesamiento. ¿Ha recibido alguna explicación por parte de alguno de aquellos 33 jueces?
No. Uno vino a la Fiscalía a intentar darnos una justificación posterior a Carlos [Jiménez Villarejo] y a mí. Fue muy peculiar. Carlos le armó una filípica impresionante, porque este es uno de los que se han tenido siempre por progresistas. Le dijo que no le hablaría nunca más. Yo le dije que sí lo haría porque también hablaba con García Lavernia, un magistrado condenado por un delito de soborno y que ingresó en prisión.
¿Sólo uno? Quizás alguno de ellos tiene mala conciencia ahora.
La conciencia de los jueces es muy rara. Probablemente, ni siquiera ahora tienen mala conciencia, porque se revisten con los articulitos de los códigos. Dicen: "No estamos en la cosa ética ni política, no cuadraba en este artículo, porque la coma ésta, según se mire, parece que...".
Muchos jueces que votaron contra el procesamiento lo hicieron sin mirar el informe que pusieron ustedes a su disposición en la Audiencia.
No tenían ningún problema. Concebían el delito de apropiación indebida como el delito de una persona que se lleva en un bolsillo el dinero de la caja. Físicamente. Pero cuando estamos hablando de cantidades que no admiten billetes palpables y bolsillos de chaqueta, sino que hablamos de otros niveles económicos, con tres o seis ceros más, entonces ya no es delito. Ninguno de los jueces que votaron contra nuestra petición de procesamiento tendrá remordimientos de conciencia.
¿Si la Audiencia hubiera aprobado el procesamiento de Jordi Pujol, Catalunya, hoy, sería muy diferente?
No sólo Catalunya. Mi convicción personal, desde hace treinta años largos, es que aquella fue la primera ocasión importante en que estaba en juego la corrección en la gestión política. Si en ese momento el mensaje del poder judicial hubiera sido de tolerancia cero, con una interpretación del artículo del Código Penal que trata de la apropiación indebida que era más que posible, muchos de los comportamientos posteriores de los políticos de todos los partidos no se habrían producido. Porque habrían sabido que el poder judicial estaba dispuesto a pararlos. Pero cuando escucharon el mensaje de que valía todo y que estaba garantizada la impunidad, se acabó todo.
No es grandilocuencia. Era el momento histórico, el primer caso de relevancia política. Nosotros actuábamos porque el Fiscal General del Estado, Luis Burón Barba, nos dijo que lo hiciéramos. No es que se nos pasase por la cabeza porque sí. Teníamos un Fiscal Jefe, en Barcelona, que era profundamente de derechas, franquista puro: Alejandro Sanvicente. Nadie nos dijo que no lo hiciéramos. Y nuestro trabajo fue debidamente revisado con lupa. No éramos los protagonistas.
A usted le encargaron el caso Banca Catalana. No pidió investigarlo.
El Fiscal General del Estado envió a la Junta de Fiscalía el documento del Banco de España, un dossier impresionante. Yo no participé en la reunión de la Junta que repartió este asunto porque estaba en un juicio. Carlos Jiménez Villarejo se ofreció como voluntario. Pero faltaba otro. Alejandro Sanvicente me llamó para decirme que me hiciera cargo, junto con Villarejo.
Estudié el caso. Vi las variantes diferentes que admitía el Tribunal Supremo y observé que había posibilidades de utilizar una interpretación de la apropiación indebida que servía para los administradores de empresas y la desviación y desaparición de dinero. Por eso lo hicimos. No se trataba de que Mena y Villarejo fuesen dos piratas rojos que entraban a saco contra Catalunya. Éramos unos profesionales a los que se les había encomendado redactar aquella querella. Se redactó. La revisó el Fiscal General. Y se presentó.
Si Jordi Pujol hubiera dimitido, el segundo candidato de la lista que encabezó era Macià Alavedra.
No sabemos qué habría pasado. Quizás habrían llegado al poder los socialistas y hubieran hecho Filesa diez años antes.
¿Esta experiencia le ha dejado un estado de ánimo decepcionado de la política?
No. Sigo creyendo en el ser humano y sus contradicciones. Siempre que hay una necesidad, el ser humano o un grupo de seres humanos ponen un escaparate y venden una solución. Da igual que sea financiación o hambre. Es dramático pero el ser humano ha sido siempre así, en los últimos diez mil años. Alguien dijo aquello de "homo homini lupus" ("el hombre es el lobo del hombre").
Creo en el ser humano porque unos ponen el mostrador, otros tienen necesidad de comprar o vender, otros negocian o exigen. Y así va progresando la humanidad. La humanidad progresa sobre todo por sus defectos. Las bondades corrigen los defectos, pero el progreso se hace, sobre todo, a base de los defectos colectivos.

De la corrupción y el cuento de caperucita, de Juan Carlos Monedero

Publicado el  por Juan Carlos Monedero
http://www.comiendotierra.es/2014/10/28/de-la-corrupcion-y-el-cuento-de-caperucita/

No es la manzana la podrida. Es el cesto entero. Estamos ante la tangentópolis española. El ex Secretario General del PP Ángel Acebes (el que nos dijo que no había sido Al Qaeda sino ETA mintiéndonos acerca de la autoría de los atentados del 11M; el ministro de justicia con más indultos concedidos; el consejero, un mes después de salir de la política, del Banco Financiero y de Ahorro (filial de Bankia) a propuesta de su amigo Rato; el que cobraba 1000 euros diarios -sí, ha leído usted bien, 1000 euros diarios-); es el número dos de Esperanza Aguirre, Francisco Granados, senador y diputado autonómico cuando Aguirre decía que lo habían apartado de todo -mentirosa-, y que no bastaba con una cuenta en Suiza para que el PP reaccionara (lo ha hecho con dos); son todos los implicados en las tarjetas negras de Caja Madrid -incluido el ex jefe de la Casa Real, Spottorno- y Rato, el que estafó a los pequeños preferentistas al tiempo que repartía 900 millones entre los grandes inversores que también habían metido dinero en las preferentes. Es la red Gürtel y Bárcenas recibiendo, ya imputado, un sms del Presidente Rajoy diciéndole “Luis, sé fuerte”; es, en Parla, el número dos y sustituto del candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez, entrando en la cárcel por una red corrupta que no se monta en dos días y que implica un entramado que por su condición estructural tiene aspecto de llevar mucho tiempo (y que ha implicado a un asesor propuesto por Izquierda Unida que también ha entrado en prisión). El cesto de caperucita podrido, el lobo aullando feliz. Falta por preguntar quién es el hacha y quién el leñador. Para que cambiemos entre todos el cuento.

noviembre 07, 2014

El cuento de la abuelita, de Ignacio Escolar

http://www.eldiario.es/escolar/cuento-Esperanza-Aguirre_6_318178218.html 27/10/2014 - 




Érase una pobre abuelita sexagenaria que presidía un partido
madrileño incompatible con la corrupción. A pesar de su alegría y
su bondad, la abuelita tropezaba una y otra vez con malvados
políticos que se aprovechaban de ella y abusaban de su confianza
para robar. Bajo las faldas de esta sexagenaria de voz temblorosa,
creció un consejero de Deportes llamado Alberto López Viejo, 
que se llevó 5,5 millones de euros en mordidas de la Gürtel.
Y unos consejeros de Sanidad llamados Juan José Güemes y Manuel 
Lamela, imputados por cohecho y prevaricación. Y un presidente de 
la patronal como Gerardo Díaz Ferrán, hoy preso en Soto del Real 
Y un montón de alcaldes, concejales y diputados autonómicos que 
hicieron de la Comunidad de Madrid un lodazal que la pobre abuelita 
se afanaba por limpiar. 
La abuelita se llama Esperanza Aguirre y ayer volvió a tomar el pelo
a los ciudadanos con otro cuento increíble de tragar. A la pobre
sexagenaria la han vuelto a engañar, una vez más. Ha descubierto,
"alucinando en colores", que lo que medio Madrid ya sabía sobre
Francisco Granados era verdad: que su fiel lugarteniente era un
político corrupto, un chorizo, un ladrón que al parecer se forró
cobrando comisiones del 3% aquí y allá. 
"Si hubiera tenido la sospecha más mínima, habría actuado con
prontitud", dice ahora Esperanza Aguirre. No puede ser más cínica.
Descartado que Aguirre sea estúpida, sólo queda pensar que no se
quiso enterar. Francisco Granados es el mismo político  al que le 
quemaron un coche en su garaje que estaba a nombre de un
constructor de su pueblo pero conducía su mujer. En lugar de
sospechar, Aguirre llegó a decir que era "un atentado político". 
Granados es también el político que se construía a su medida una
enorme mansión del tamaño de un centro de salud y que no parecía
tener intención de pagar. Y es también el mismo político siniestro
que escogió a varios de los espías de la Gestapillo, esa agencia de
mortadelos pagada por la Comunidad de Madrid y que en parte
estaba formada por guardias civiles de Valdemoro, el pueblo del
que Granados fue alcalde.
El fétido olor de la corrupción hace años que impregnaba todo lo
que Granados tocaba. Lo sabíamos varios periodistas, que
publicamos muchas de estas historias. Lo sabía la oposición, que le
señalaban como gran conseguidor. Lo reconocían en privado otros
dirigentes del PP, que contaban que desde Génova le habían llamado
la atención. Lo sabía medio Madrid, menos Esperanza Aguirre. Ella no.
Francisco Granados no sólo es el principal beneficiado de  esta 
nueva trama de corrupción, sino también su presunto promotor. La
operación Púnica, como la ha bautizado la Guardia Civil, saca su
apelativo del nombre científico del granado: Punica granatum.
Correa es a la Gürtel como Granados a la Púnica. Como ambas
tramas corruptas, al Partido Popular de Madrid.
Aguirre dice ahora que "no va eludir su responsabilidad". ¿Y cuál
es esa responsabilidad? "Pedir disculpas", nada más. La abuelita
retirada de la política que aún preside el PP de Madrid dice sentir
"una profunda vergüenza", pero no se plantea dimitir. También
seguirá trabajando para una empresa de cazatalentos; es evidente
su buen ojo a la hora de fichar.
Hay que recordarlo: Esperanza Aguirre llegó a la presidencia de la
Comunidad de Madrid gracias al 'tamayazo'; fue el propio Francisco
Granados quien presidió la comisión de investigación parlamentaria
para "aclarar" ese caso de corrupción. Fue la candidata que pagó
gran parte de su campaña electoral a la Gürtel, por medio de "donativos" 
de empresarios como Díaz Ferrán y Arturo Fernández a Fundescam.
Detrás de cada político corrupto hay dos tertulianos, decía una famosa
 pancarta del 15M. Pronto veremos a algunos periodistas justificar el
buen hacer de Esperanza, su mano dura contra la corrupción, su valentía
 al dar la cara y hablar a los ciudadanos para pedir perdón. Dentro de
unos días, lo mismo Aguirre nos cuente que fue ella quien descubrió la
trama Púnica, como antes hizo con la Gürtel. El cuento de la abuelita
crecerá, ya lo verán. Y habrá quien se lo quiera tragar.

Jornadas Libertarias de Arte y Creatividad de Carabanchel - 7 present. 20h., 8 y 9 Nov. 11h.







El fin de semana del 7, 
8 y 9 de Noviembre
vamos a realizar unas 
jornadas Libertarias 
de (A)rte y creatividad 
de Carabanchel; 
en las que ofreceremos 
diversas charlas, 
exposiciones, 
lectura poética, 
lecturas dramatizadas, 
etc.

http://eslaeko.net/2014/11/jornadas-libertarias-sobre-arte-y-creatividad-2/

CHARLAS – PRESENTACIONES

  • Cine colectivizado en la Revolución
  • Dadá y anarquismo
  • La muerte de la creatividad
  • Movimiento punk
  • Pintura y creatividad a través de la sofrología
  • Exposición y explicación de técnica creativa escatológica

EXPOSICIONES: Pinturas y dibujos

RECITALES – TEATRO: Paradoxus Luporum


noviembre 06, 2014

Una familia, de viaje en bici por el mundo en busca de otro tipo de escuela para su hija

http://www.eldiario.es/sociedad/escuela-Espana-inercia-sistema-grande_0_299570179.html
Texto de 6/9/2014 


Horas sentados en un pupitre, timbres de entrada y de salida, exámenes, currículos rígidos... Son los recuerdos que Diana y Diego, a sus 40, asocian a la que fue su escuela. Ahora se han convertido en padres y, a través de los ojos de Jara, su hija de dos años, han vuelto a rendir cuentas con sus propias experiencias infantiles en las aulas. "Ver crecer a nuestra hija nos ha cambiado por completo la perspectiva vital. Nos ha ayudado, entre otras muchas cosas, a darnos cuenta de que la escuela, tal y como la habíamos vivido nosotros, no la queríamos para ella", reconoce Diana, psicóloga social.
Con el inconformismo como motor, la pareja comenzó a investigar sobre modelos educativos alternativos. "Nos dimos  cuenta –explica Diana– de que no estábamos solos, de que se había teorizado mucho sobre este tema, y la motivación fue creciendo. Nos atrapó completamente". Tanto que su inquietud se ha convertido en un auténtico proyecto vital que les ha llevado sobre una bici por Estados Unidos y varios países de Europa durante tres meses. El objetivo: conocer en primera persona esos otros proyectos educativos y filmarlos, para que su experiencia ayude a abrir al mundo las puertas de realidades que todavía continúan en los márgenes.
La andadura de Esto no es una escuela comenzó a finales de 2013, cuando Diana y Diego decidieron tomar una excedencia en el trabajo. En marzo se echaron las mochilas a la espalda y hasta finales de junio pasaron por 13 escuelas diferentes. Jara, la protagonista de esta historia, no se ha perdido detalle de un largo viaje geográfico convertido, recalca la pareja, en un "auténtico viaje interior". "La pequeña iba subida en una sillita al frente de la bici de Diego. Al ir con ella, no dejamos nada a la aventura. Llevábamos todo muy calculado: las rutas, los alojamientos...", señala Diana.
Por una cuestión económica y también personal, decidieron que no pisarían hoteles, sino que tratarían de alojarse en hogares de personas locales que los acogieran. Porque si el inconformismo ha insuflado de energía las ruedas de sus bicis, el compartir una experiencia que no querían que quedara solo en el seno de su propia familia ha hecho las veces de brújula.
"Hemos conocido escuelas en las que existe una participación real de los chicos y chicas. Escuelas democráticas en las que todo se decide de modo asambleario, en las que los votos de los adultos valen lo mismo que los de los niños y niñas", relata Diana. La ilusión invade su discurso. "Necesitamos una escuela activa en la que los alumnos tengan el máximo grado de autonomía para que puedan tomar sus propias decisiones. Si menospreciamos y subestimamos las capacidades de los más pequeños –opina–, estamos creando el caldo de cultivo para que se conviertan en personas pasivas y egoístas". Y remata: "Cuando les das la posibilidad de expresar, florecen. Es mágico".
El contacto con la naturaleza es otro de los imprescindibles para la futura escuela de su hija. "Falta mucho en los espacios educativos y consideramos que es especialmente importante en el caso de los más pequeños, cuyo aprendizaje está muy basado en el cuerpo, en sus experiencias sensoriales", argumenta. De ahí también la idea de viajar en bicicleta como forma de reivindicar un medio de transporte sostenible que, dice Diana, "permite integrarse en el paisaje, interactuar con lo que vemos". "Es un poco un reflejo de la educación que buscamos para Jara".
Pero en España las coordenadas que han guiado su aventura están enterradas. Sobre ellas, se instala inamovible el peso de la escuela tradicional, de los roles maestro-alumno y, en última instancia, de una normativa legal que deja poco margen a otras pedagogías."La inercia del sistema es muy grande: esa idea de que la escuela es la que toque, la que esté cerca de casa, a la que han ido los padres... Parece que solo una minoría se plantea que hay algo más allá de esto. Y esos pocos tenemos a veces una sensación de incomprensión y de frustración agotadora ante una realidad que no responde a nuestras expectativas", apunta Diana.
Para romper con eso, la pareja comienza el próximo martes un tour que les llevará a conocer en los próximos cuatro meses los proyectos alternativos que se cuecen en España. El segundo round se iniciará en Almería y la primera parada será la escuela infantil Escuelita de Ítaca, una apuesta innovadora que se estrena este curso. "Queremos dar un empujón a los maestros y las familias valientes que se atreven a discutir lo establecido y actuar. También nos cuestionamos que, si bien es cierto que en nuestro país hay otros modelos, se trata casi siempre de iniciativas privadas que solo pueden permitirse unos pocos", reflexionan.
Aunque conscientes de que el sistema educativo no está de su parte, la curiosidad inagotable, la vitalidad a prueba de bombas y el afán incansable por comprender el mundo que ven cada día en los ojos de su hija, están hoy también en los suyos propios. "Y ese –asume la pareja– es un tesoro que no podemos dilapidar por nada del mundo".

En ocasiones veo muertos. Una historia de economía y cuentos infantiles

Qué rocambolesco resulta ver a corruptos, canallas y sinvergüenzas, siempre aferrados a la bandera de la legalidad; a una impostura ridícula de solemnidad –y viceversa– que, por autocompasión, incita a hundir la cabeza bajo tierra para evitar que se nos descomponga el estómago. Qué lamentable, qué triste, qué indignante. Y qué preocupante resulta también constatar que el credo biempensante se hace carne incluso en personas con conciencia social.
No es algo nuevo, ni una condición que pueda resultar desconocida, pero siempre hay algo que dispara las ganas de expresarse. En este caso lo que ha hecho que prenda mi mecha ha sido leer un artículo más, uno más, sobre economía y las propuestas de Podemos.
Insisto en que no puede sorprender el enfoque de ningún economista, tampoco el de los más progresistas. Hasta los más atrevidos y positivos, y no era el caso, imaginan las posibilidades sin vulnerar el límite de su jaula; esa que siempre les acompañará. Porque ese es el ‘regalo’ que entrega la Facultad junto al título y la orla: el límite.
Y es que a la economía académica se la ha intentado ungir con un aura científica que no pasa de cientificismo, pero que no permite ser trascendida. Si a esto le sumamos que en el lote educativo viene incluido el indiscutido y trabajado crédito del propio sistema, poco más hay que añadir. Si acaso, un desiderátum: que en el futuro la mitad de las asignaturas de esa licenciatura sean de filosofía.
Al margen de estas consideraciones, resulta hasta enternecedor buscar alternativas sin salirse de ese guión impuesto. Es como pretender ganar a un tahúr permitiéndole dictar las reglas del juego. Algo tan noble como inocente.
Si pretendemos cambiar el sistema bajo sus normas, pronto nos daremos cuenta de que el modelo está blindado: de que llevan todo un siglo afianzando ese blindaje.
Desde luego tampoco se trata de romper con todo. Personalmente hace ya tiempo que me bajé del carro de las revoluciones, y no por falta de espíritu ‘aventurero’, sino porque la realidad es muy tozuda, y acaba por imponerse. Pero una cosa es renunciar a cambiar el mundo, y otra resignarse a aceptar lo dado.
Si aceptamos las reglas de este juego, y jugamos sin moneda propia y atados a una quimera de 28 cuerpos, 17 brazos, y una sola cabeza, cuando queramos establecer una banca pública, nos enteraremos de que el país tiene firmados acuerdos internacionales que afectan a la competencia y que, por tanto, esa banca pública va contra la ley. Si queremos recuperar los sectores estratégicos, se apelará al mismo acuerdo. Si intentamos revertir la reforma laboral nos recordarán que eso ya se firmó como condición en algún que otro memorándum, igual que sucedería con los salarios públicos y las pensiones. Si intentamos incrementar el gasto social, nos amenazarán con el techo de déficit y con el artículo 135 de nuestra propia Constitución. Si intentamos reindustrializar el país, desde Bruselas nos recordarán que para aceptar nuestra incorporación a la CEE tuvimos que renunciar a ser un país industrial. Y si intentamos potenciar la agricultura, nos dirán que en el pasado ya recibimos jugosas subvenciones para hacer todo lo contrario. Y así, como con estos ejemplos, sucederá con todo, porque los sucesivos gobiernos han ido entregando nuestra soberanía a plazos, y ya hace años que se completó la transferencia.
Seguro que hay quien puede decir que todo esto lo suscribieron los gobiernos que eligieron los españoles, y que ahora hay que cumplir con lo acordado. Que la ley es la ley, y que no importa si nos engañaron, porque estar bien informados es también nuestra obligación. Y en parte, si no rascamos mínimamente la superficie de esta sentencia, puede ser cierta, y puede servir como uno de los motivos por los que no hay que romper con nada directamente. Pero sí hay que intentar ser audaces, y no dar por sentado que el mundo es lo que parece ser. Porque este mundo no solo funciona como algunos creen.
Así, desde la ortodoxia contemporánea, en el plano nacional sí cabe la posibilidad de establecer nuevas intenciones, pero en esta Europa económica –estructurada como un club de intereses por divisiones, y no como una nación–, si viajas en un vagón de segunda, tus posibilidades legislativas no existen. E incluso tampoco a contracorriente entre los de primera clase. Y es que la capacidad negociadora concluye una vez firmada la incorporación. Pero eso es solo sobre el papel. Y de hecho no es más que un escaparate repleto de cajas vacías, vistoso pero sin valor.
Se puede trabajar bastante más allá del marco normativo. Los últimos interesados en que un país plantee abandonar esa absurda –y funesta– prisión de alta seguridad que es el Euro (que no la UE, porque hay que recordar que de los 28 actuales son 17 los países que lo adoptaron como moneda), son los que hacen su agosto con ella –sus diseñadores–. Por tanto la presión es, circunstancialmente y por obligación, un elemento clave en los hipotéticos acontecimientos venideros. La ilusión de poder de la unión monetaria sobre sus estados miembros solo funciona cuando esos estados miembros están gobernados por títeres del poder económico (como ocurrió en Grecia, Portugal y Chipre, y en otra medida, porque era un premio gordo aun sin rescate, en España), pero nunca puede funcionar sobre un gobierno independiente. Sin actores no hay comedia.
Ver imposibilidades formales donde solo hay oportunidad no es propio de una supuesta cultura de ‘emprendedores’. La política no es –y la de verdad nunca lo ha sido– aquello que está pensado para cumplir leyes, sino lo que debe motivarlas, adaptarlas, transformarlas, y establecerlas pensando en el bienestar del conjunto de la sociedad. Todo lo demás es miedo, aceptación, confusión, y un sometimiento que retrata mejor que ninguna explicación por qué no hay que rendirse prematuramente.
Desde ya, antes de que tengamos alguna posibilidad, nos dicen, incluso desde ángulos insospechados, qué se puede y qué no se puede hacer. Y si les creyéramos lo mejor sería dejarse llevar, dejarse caer. Pero nos lo dicen porque el decorado está carcomido y el miedo ha cambiado de bando. Y en base a esa revelación de roles, porque cada día somos más las personas que sabemos que la historia se escribe en el presente, y que solo es posible saber de lo que somos capaces si lo intentamos.
Lo que no tendría sentido es seguir como hasta ahora. Y hoy, sinceramente, y después de muchos años de escepticismo, ya no dudo sobre si estamos en disposición de intentarlo: estoy convencido de que sí se puede. Todo lo demás no me interesa. Los cuentos ya me los contaron cuando era un niño y, por cierto, eran mucho mejores que estos (seguro que hasta el del Coco lo hacía más interesante cualquier madre o padre).
Cuatro décadas con una obra en cartel dan para mucho. También para que los actores no sean creíbles, e incluso para que los directores de escena se hagan viejos. Será por eso que como ya he dicho, en ocasiones veo muertos: pero muertos que se creen muy ‘vivos’. Tan vivos que aspiran a que cuele que el que nos meta miedo con el Coco sea el hombre del saco. Y es que al final esto es surrealista pero, especialmente, tragicómico. Aunque la función toca a su fin, o, al menos, por el bien general, debiera hacerlo.

noviembre 05, 2014

Exposición “Norman Bethune, la huella solidaria” 5a29 Nov. 2014 Centro Cultural de China en Madrid C/ Gal. Pardiñas 73


Búscame en el ciclo de la vida
Exposición “Norman Bethune, la huella solidaria” 5 al 29 de noviembre 2014
Centro Cultural de China en Madrid. Barrio de Salamanca
Visita gratuita
Horario: Lunes a viernes, 10h–13:30 / 16:30 – 20h. Sábados: 10h.–14h.
Actividades:
- Miércoles 5 de noviembre -19:00h - Bethune y su tiempo
Proyección del documental: Heart of Spain (1937)
- Jueves 6 de noviembre - 19:00h - Bethune, desde la medicina a la justicia social
Proyección de documental: Bethune (1964)
- Martes 11 de noviembre, 19:00h
Proyección de película: Bethune. La forja de un héroe (1990)
- Miércoles 12 de noviembre -19:00h
Proyección de documental: De Madrid al hielo (2011)
Más Información: http://www.ccchinamadrid.org/es/actividades/exposiciones/119/Norman-Bethune-la-huella-solidaria/


Poema IF, de Rudyard Kipling

COPIADO de la pág. de fb de Fernando Broncano R, el 2/10/2014

"Más sobre el centenario de la I Guerra Mundial y la filosofía del presente:
En 1910, Rudyard Kipling escribía IF, uno de los más conocidos poemas de la historia (que, vaya, José María Aznar admiraba (sabemos que es un gran lector de poesía)). Lo copio más abajo, porque merece la pena releerse y pensarse (y, sobre todo, a quién va dirigido). Más tarde, Rudyard Kipling colaboró activamente en los reclutamientos masivos de jóvenes, cuando el ejército británico perdió sus efectivos en los primeros meses de la guerra. Uno de estos fue su hijo que pereció en el frente. Después de la guerra, escribió "si te preguntas por qué tuviste que morir, la respuesta es 'porque tus padres te mintieron'". Dejo al lector las consideraciones intempestivas sobre la crisis actual.
PD: pese a todo, Rudyard Kipling figura entre los 10 de esa biblioteca ideal que me niego a expresar. Pro y Contra IF"
Si...
Si puedes mantener la cabeza en su sitio cuando los que te rodean
la han perdido y te culpan a ti.
Si puedes seguir creyendo en ti mismo cuando todos dudan de ti,
pero también aceptar que tengan dudas.
Si puedes esperar y no cansarte de la espera;
o si, siendo engañado, no respondes con engaños,
o si, siendo odiado, no dejas lugar al odio
Y aun así no te las das de bueno ni de sabio.
Si puedes soñar sin que los sueños te dominen;
Si puedes pensar y no hacer de tus pensamientos tu único objetivo;
Si puedes encontrarte con el Triunfo y el Desastre,
y tratar a esos dos impostores de la misma manera.
Si puedes soportar oír la verdad que has dicho,
tergiversada por villanos para engañar a los necios.
O ver cómo se destruye todo aquello por lo que has dado la vida,
y remangarte para reconstruirlo con herramientas desgastadas.
Si puedes apilar todas tus ganancias
y arriesgarlas a una sola jugada;
y perder, y empezar de nuevo desde el principio
y nunca decir ni una palabra sobre tu pérdida.
Si puedes forzar tu corazón, y tus nervios y tendones,
a cumplir con su deber mucho después de que estén agotados,
y así resistir cuando ya no te queda nada
excepto la voluntad, que les dice: "¡Resistid!".
Si puedes hablar a las masas y conservar tu virtud.
o caminar junto a reyes, sin menospreciar por ello a la gente común.
Si ni amigos ni enemigos pueden herirte.
Si todos pueden contar contigo, pero ninguno demasiado.
Si puedes llenar el implacable minuto,
con diligente labor por valor de sesenta segundos
Tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
y lo que es más: ¡serás un Hombre, hijo mío!

Nadie es más que nadie, de Concha Caballero

http://www.andalucesdiario.es/codigo_abierto/nadie-es-mas-que-nadie/
Publicado: 5 aGO 2014. tEXTO DE Concha Caballero

Si los andaluces tuviésemos mala sangre, nos estaríamos frotando las manos con el caso Pujol. Durante muchos años hemos soportado los insultos de los líderes de Convergencia i Unio basados en mentiras, medias verdades y tópicos acuñados contra nuestra tierra.  El semi-defenestrado Durán i Lleida afirmaba que recibíamos subsidios en el bar, el socio Puigcercós aseguraba que “en Andalucía no pagaba impuestos ni Dios”, mientras el presidente Artur Mas se reía de la forma de hablar de los andaluces al tiempo que CIU publicaba un cartel, con sonrisa incluida, que decía exactamente: “La España subsidiada vive a costa de la Cataluña productiva”. Curiosamente, la derecha catalana nunca ha apuntado contra el centralismo de Madrid sino contra Andalucía y Extremadura.
Algunos analistas discuten si el asunto de Jordi Pujol y su honorable familia, tendrá algún tipo de repercusión en el proceso catalán y mi opinión es que, desgraciadamente, sí. Es lo que pasa cuando algunas fuerzas políticas -con bastante éxito, por cierto-, basan sus demandas en tópicos ofensivos para algunas comunidades mientras se reservan para su “identidad” los calificativos más positivos. Cataluña era una marca de europeísmo, de trabajo esforzado, de buen hacer y de cultura. Es fantástico que se tenga tal autoestima e incluso desde aquí, tan lejos de Cataluña, muchos nos hemos sentido orgullosos cuando Cataluña ha hecho honor a esas palabras. Lo malo de estos tópicos tan positivos es que, en esta última etapa se han utilizado como reverso de la descalificación de otros territorios que, sin comerlo ni beberlo, nos hemos encontrado con la cruz de la incultura, la vagancia, el subsidio y la falta de iniciativa. Pues bien, el caso Pujol es una bomba de profundidad contra todo el capital simbólico de Cataluña. El cosmopolitismo de la familia Pujol consistía en evadir los capitales hacia paraísos fiscales; el trabajo bien hecho, las comisiones establecidas como pago a CIU y a algunos de sus responsables por las obras públicas; como colofón resulta que el robo no lo cometían manos ajenas, ni “comunidades subsidiadas” sino una organizada red de nueve apellidos catalanes que han podido llegar a acumular la increíble cifra de 1.800 millones de euros.
Cualquier traslación de conductas individuales a un colectivo es injusta y ofensiva. Estoy completamente de acuerdo. No hay nada tan xenófobo y despectivo como acusar a un colectivo o a una comunidad de los crímenes que comete un individuo o un grupo determinado. Pero esta lección tienen que aprenderla todos de forma urgente. Por eso los andaluces no vamos a pensar que todos los catalanes, ni la totalidad de CIU,  ni el independentismo catalán, ni los partidarios del derecho a decidir, participen mínimamente de los delitos de Pujol, de su falta de escrúpulos, de la hipocresía de su discurso.
Ni las comisiones del 3 o del 20 por ciento en las obras públicas catalanas, ni el caso Palau de la Música, ni la quiebra fraudulenta de Catalunya Caixa que acaba de costarnos 12.000 millones de euros (tanto como todos los recortes en salud y en educación de estos últimos años), nos permiten generalizar descalificaciones, poner en solfa la identidad catalana ni menospreciar a su pueblo. Lo único que pedimos es que a los andaluces se nos dé el mismo trato. Desde hace años, cada información sobre el funesto caso de los ERES es un clavo en el ataúd de la credibilidad de toda Andalucía, de nuestro trabajo y de nuestra identidad. Si los 12.000 millones que el Estado ha perdido con Caixa Catalunya los hubiese perdido en una caja andaluza, hubiésemos sido crucificados como pueblo.
Hay algunas bonitas lecciones que aprender de todo esto: la corrupción ha sido una marca indeleble del sistema económico que en Cataluña ha batido un récord estatal al acumular 1.800 millones de euros en una sola mano; hay que hacer pagar el delito a los que realmente lo cometen; las identidades no se pueden edificar sobre el descrédito de otros y, sobre todo, nadie es más que nadie por lugar de nacimiento.

noviembre 04, 2014

Pedriza. Cueva Mora-Corredor Ratones-Jardín Peña Sirio-Chimenea Pª Sº, 25/10/2014

Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado". Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Crónica de anterior excursión a CUEVA DE LA MORA Y PEÑA SIRIO, de 30/5/2014 http://paqquita.blogspot.com.es/2014/06/cueva-de-la-mora-y-pena-sirio-30-de.html


1.- Peña Sirio a izda.

A dcha., roca que confundía con anterior, bajando por el Barranco de los Huertos. Con rayas verticales 

* Este sábado ha habido completo en la excursión a la Tejera Negra, a realizar por la ARCDBuenavista.

2.- Vista desde senda que circula en paralelo al arroyo de la Majadilla


3.- Cobijo vivac, junto a senda, utilizado por las cabras. Ver excrementos

* Nosotros vamos a repetir la travesía que trae obsesionado a Blas en el último año. 

Acabo de comprobar que en octubre 2013 hicimos la primera visita. Ésta es la quinta.


 


4.- Más arriba, a continuación de anterior, otro cobijo
En este caso, sólo de cabras

* Nos ponemos a andar a las 9h. 20´ 
Observamos que hay más gente de lo usual. Ya, entrando con el vehículo, teníamos a tres por delante y una romería por detrás.


5.- Vista sentido contrario. Cancho de los Muertos (más alto)


6.- Placa del Euro. Dos parejas. Arriba, uno de la izda.


* Al poco, en la primera gran placa -de roca- que encontramos, vemos unos cuantos preparados para escalada. Detrás nuestro, vienen otros tantos.




7.- Paso calzado, 
de forma natural; 
un caos




8.- Placa de la Peseta, detrás del arbolado = encinas

9.- Placa de la Peseta. Muchachos que se quedan a escalarla Arriba acabamos de ver una cabra, que no aparece en imagen Poco antes, en el suelo, vi una macrolepiota = seta
Allí se quedó. Me llevo la fotografía, que expongo aparte.



10.- Subiendo una placa con menos inclinación que anteriores.
Árboles cercanos: robles melojos

* Los muchachos hablaban del grado de dificultad de las vías... 5c, 6a, yo que sé. Nos despedimos ¡Hala! nosotros vamos a por el 0a.



11.- Deshaciendo la misma placa

* El camino que llevamos tiene mala salida. 
Damos media vuelta, deshacemos parte y continuamos más a izda.

12.- Allí pinos, aquí robles. Fondo: La Maliciosa-BolaMundo=Alto de las Guarramillas -ColladoPastores-Cabezas de Hierro Menor y Mayor, Cuerda Larga. Cerca: Cancho de los Muertos, de foto 5-Collado Cabrón


13.- A dcha. foto anterior: Collado Tres Cestos-Milaneras-Collado Miradero-Torres de La Pedriza-Collado Ventana



14.- En el buen camino. Hitos abundantes



15.- Dos cabras sobre placa de enfrente, a dcha. del camino. Placa situada debajo de Peña Sirio, en fotos 1 y 2 

* El mes de octubre es el más propicio para el avistamiento de cabras. Aparecen donde menos te las esperas.
Aquí, como están de cara a la pendiente, están frenando con las patas delanteras. Al poco desaparece la de abajo y reaparece con dos más.


16.- Grupo familiar: cuatro cabras.


17.- Misma placa, más distancia. 
Ahora, sin cabras Fondo: Uno de los Porrones de la Cuerda. Aquí, poco más abajo: hito en senda. Dos cabras, 
serán de las de antes, sobre arbolado, a izda. 




 
18.- Placa anterior y "monigote" que la acompaña, al fondo.
Aquí: "Marquesina" de piedra, con vistas Autor de la foto: Blas. Protag.: Paquita = yo
  19.- Imagen similar, o casi la misma, puesta en otra ocasión Senda directa al Collado del jardín de Peña Sirio Vegetación: Brezos, encinas y roble

* Llegados a la bifurcación de caminos, dejamos a dcha. el del collado y tomamos el de la izda. hacia la Cueva de la Mora.







20.- Jara junto senda
Senda mencionada, hacia la Cueva de la Mora

* Hasta la bifurcación, el camino recorrido había sido nuevo. Son muchas las sendas abiertas por los escaladores; a cual más mala, por directa. 
Lo dice Blas ¡como se nota que este camino lo ha abierto un escalador!
Así es, ellos "tiran por la calle de enmedio", "to tieso". 
Los senderos tradicionales, abiertos por los habitantes de los pueblos limítrofes, serpenteaban, de manera que se hiciera lo más suave posible; y en alta y media montaña, en alguna manera, se sigue ese criterio. Procurar que el esfuerzo sea el menos posible, racionándolo para cuando sea necesario. 



21.- Macho de cabra, por la cornamenta, aunque joven, 
"a su bola"

* Encontramos otra cabra 
¡ni caso!
Mira que la llamé la atención. 
Nos dio el culo y ¡a lo suyo!



22.- Más adelante, más... cabras: dos

* Llegamos al punto en que se inicia la subida final a la cueva.
Dejamos los pertrechos que no necesitamos para esto y continuamos. Atrás, sentados, dejamos a una parejita y su perro.


23.- Pasillo en el camino. Aquí: brezo

* Esta parte del camino comienza a ser la más exigente.
No aún, pero "ya apunta formas"
Detrás vienen dos muchachos, en poco nos rebasarán ¡lógico!




24.- Cavidad en la roca Lugar de reposo, caso de necesidad.

Roble melojo. 
Más pequeño y bajo: arce de Montpellier

 

25.- Tramo final

Cueva donde ramaje árboles
 
* Los muchachos están cómodamente sentados cuando llegamos a la cueva.
No hemos utilizado, pese a haberlas traído, cuerda alguna.
Las condiciones de la piedra eran óptimas. Estaba seca.
Nuestras suelas también están en buen estado, imprescindible.

26.- Cueva de la Mora, dos muchachos, dos tejos y un señor = Blas



27.- Vértice de la cueva de la Mora

* Dos tejos estupendos en la entrada a la cavidad. 
Por su tronco parecen tener muchos años.
Además de éstos, en La Pedriza, sólo he visto el que hay junto al camino a Charca Verde, frente al centro de la Cruz Roja en desuso.
Uno de ellos está vencido, como en 45º, pero sigue agarrado con las raíces.
Tienen una bolitas diminutas verdes. Deben ser sus frutillos, los tejos
¡Lo olvidaba! Son las 12h. 20´

Crónica subida siguiente a Cueva de la Mora, de 2/9/2015 http://paqquita.blogspot.com.es/2015/11/pedriza-canto-cochino-cueva-de-la-mora.html
 


28.- Desde dentro de la cueva, los anteriores.


29.- Desde salida Cueva: repertorio mencionado en foto 12 y más


30.- A dcha. ant. Milaneras-Collado Miradero-Torres de La Pedriza-Cdo. Ventana-Muela-Risco El Pájaro-El Hueso, a dcha. El cauce del arroyo de la Dehesiila está dibujado por los árboles otoñales


31.- De bajada. Fondo: en la Cuerda, tres o más Porrones
La Maliciosa y su Peñotillo. Parte más expuesta

* A Blas le hubiera gustado bajar rapelando, para ir más seguro; pero, de la conversación mantenida con los dos jóvenes, dedujo que las cuerdas que traíamos ¡traía yo! se quedaban cortas.

 

32.- Cima de Peña Sirio a la vista. En la cumbre hay dos personas.
Hojas roble, algo más abajo en foto anterior. Camino a seguir Abajo de Peña Sirio: la placa en que estaban las cuatro cabras

* A cuatro patas, sobre superficie adherente, cuerpo hacia arriba, no hay problema, tipo araña.
Poco antes de iniciar la bajada llegó la parejita que dejamos sentada abajo. No traen al perro.


33.- Dos personas sobre cima Peña Sirio. Detrás: cuerda de los Porrones









34.- Paso más empinado

Mi bota

* Durante la bajada, tengo a la vista la cima de Peña Sirio. 
Gracias a ver sobre ella a algunos, he podido comprobar que es.

35.- Reunión en la cima: 7 hombres, parecen

36.- Perrillo dejado atado por la "parejita"

* Fidelidad la de los perros. Cuando llegamos junto a él, pese a intentar llamar yo su atención, sólo prestaba oídos a la charla que, en la distancia, venía de sus dueños.



37.- Inicio del Corredor de los Ratones

* En el corredor de los ratones estamos una hora después. A las 13h. 20´
La vez anterior que aquí estuvimos, con nuestros hijos, no pudimos subirlo. 
El hielo lo hacía poco recomendable.




38.- Blas en la parte más alta, casi, del corredor.

* El corredor no tiene peligro. Sólo precisa de una cierta pericia para asirse a los resaltes de la roca.
La pendiente no es muy acusada ¡no te escupe!
Pasado el corredor, y antes de bajar al jardín de Peña Sirio, Blas dice de hacer una incursión extra a la parte más alta de donde estamos. 
Le comunico que puede hacerlo. 
Yo esperaré mirando.

Crónica de anterior paso por el Corredor de los Ratones, fechada en 19 Octubre 2013

39.- Desde mi observatorio: Blas. Zona en que estuvimos una vez





40.- Desde mi observatorio: último de los caballeros rapelando para bajar de cima

* Blas desiste de ir por la izda. y, con todo el dolor de su corazón, toma la dcha.
Cuando vuelve, dice que ha estado muy cerca de la cota más alta.

41.- Los caballeros de vuelta de cima. Zona marmitas Peña Sirio


42.- Desde Jardín Peña Sirio: Cota subida Blas, centro, cerca Corredor Ratones. En imagen, se aprecia el tono rosado del granitos pedricero

43.- Dos ventanas en la roca. La izda. ya conocida.  

* Tras tomar esta foto veo venir un buitre. Vuela bajo y trae las garras extendidas; lo que me hace pensar que lleva una presa. Me sobrevuela, me resbalo, me hago un "rasponcillo" en el brazo dcho.


 
 44.- Ventana y  
buitre en su nido,abajo.

* Tras reponerme, es rápido, vemos moverse al buitre dentro de su nido. Se da la vuelta y... extiende las alas, pliega las garras y vuela de nuevo. Estaba cerca, mucho.
Resolví que, antes, no llevaba nada, sólo extendió las garras para aterrizar.
Continuamos hacia el paso a Peña Sirio.



45.- Mirada atrás. El Yelmo, algo, desde el paso de Peña Sirio
El Elefantito en su costado
Abajo: Jardín Peña Sirio

* Tras cruzar el paso y tomar el pasillo de la dcha. viene lo más complicado del día; subir la placa que tenemos delante, sólo subida por mí la vez primera. En las siguientes ocasiones estaba húmeda y fría. Lo resolví pasando bajo el "túnel" que hay a su dcha.
Ahora, tras varios intentos en que parece imposible, resulta que sí, que subo. La entrada a la misma es redondeada, con panza y mucha pendiente. ¡Ya veremos la siguiente!



46.- "Puerta" de entrada a la base de Peña Sirio

* En la base estamos a las 15h. Hora de comer.
Durante nuestra "restauración" oímos charla. Es arriba.
Al poco nos advierten de que echan cuerda.
Primero bajan dos muchachos y, tras ellos, otros dos y una muchacha. 
Siempre de uno en uno y rapelando.


47.- Desde base: La Muela-Risco El Pájaro-Collado Dehesilla (se adivina)


48.- "Comedor" elegido. Mochila roja nuestra
Paso subido para hacer Peña Sirio, por nosotros, aquí.


* Tras marcharse "las visitas", nos disponemos a ultimar la hazaña del día.
Sigo a Blas. Comienza a subir la roca, 2-3 metros, por la que acaban de bajar rapelando, 15 metros.
Se desvía a dcha. y al poco se introduce por una estrecha fisura ¿es por ahí?

49.- Paso y fisura.

* Es tan estrecha que debe quitarse la mochila e ir tiran de ella. Necesitamos el material que lleva.
Pasa boca abajo. Le imito. 
Es imposible. No me muevo un ápice boca abajo y, encima, lo poco avanzado ha supuesto que no puedo cambiar de posición los pies, para ponerme boca arriba, manera en que intuyo me viene mejor. Como puedo me desplazo hacia atrás y, en la "anchura" me volteo ¡esto es otra cosa!



50.- Fisura vista desde dentro de la roca.
El apéndice de roca, que se ve fuera, es el de la foto anterior, lindando con la piedra gris

* La cámara me está llamando a rebato.
Contra mi costumbre, no cargué anoche la batería y me está pasando factura.
51.- Dentro, al otro lado de fisura:  
chimenea de unos 40 cms. de ancho y 6-8 m. de alto

* Blas estuvo aquí una vez. En esa ocasión, fue Raúl el que subió por la misma y empotró un "friend" = "amigo" = ayuda móvil. Hoy Blas, además de algo agotado por los esfuerzos previos, no tiene la forma física necesaria para subir la chimenea y colocar el dispositivo de seguridad. Así las cosas, tras algún titubeo, incluso yo quise probar a ver si podía, dejamos la culminación para otro día...
Salimos del agujero, recogemos todos y marcha atrás.
En el "jardín" optamos por bajar por el collado, vía más rápida. 
A Cantocochino llegamos con la luz en declive, serían las 8 p.m. Nos quedamos en el primer chiringuito. Allí B. reconoce a un escalador y su compañera. Antes de irnos, traba conversación con ellos. 

Crónica siguiente http://paqquita.blogspot.com.es/2014/12/flores-l-plantas-setas-pedriza-cueva.html

AÑADIDAS el 18/5/2015:




Fotos echadas por Blas el pasado 10 de mayo


51.1.-  y   51.2.- 



51.3.-  y   51.4.- 

PAQUITA