octubre 17, 2016

Último día Verano 2004. Valle Isábena-Benabarre-Graus, 3/9/2004


Viaje realizado en sept. de 2004, narrado entonces y publicado ahora. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas. Crónica anterior http://paqquita.blogspot.com.es/2010/02/portillon-benasquelouchoncno.html

* El viernes, 3 de septiembre, toca turismo cultural de coche. Paramos en Castejón de Sos, donde al año anterior había una caseta de información turística. La caseta no aparece, me acerco al ayuntamiento, que está más adelante, y veo que han puesto una oficina a nivel de calle para ello, pero está cerrada, con el cartel de “Información turística en primera planta” subo, pregunto, es allí pero no está la persona encargada, me atiende un caballero, se acerca una de las empleadas y dice que tiene instrucciones al respecto, estos son los folletos, y lo más interesante para ver: Roda de Isábena, donde se come bien, reservando mesa, aquí está el teléfono, en la propia catedral, que han puesto hostería.  Tan atenta se ha puesto la muchacha que da no sé qué decirle que ya lo conocemos, Blas se ha incorporado al grupo una vez aparcado el coche, nos despedimos dándoles las gracias. Ya en la calle, pensamos que ¡bueno!  comeremos en Roda de Isábena, lo demás ya se irá viendo sobre la marcha.
Llamamos por teléfono y reservamos. Pasamos de largo por Bonansa y nos paramos en su bosque porque hay un cartel de “prohibido coger setas”, si está prohibido es que hay, y nos adentramos en él, andando, el coche fuera, hay un mapa con una senda dibujada que llega hasta una casa, duración del recorrido: hora y media, dice. Setas vemos pocas, y las que vemos no las conocemos, por tanto no se tocan. 
Anda que andarás, llegamos hasta el final del itinerario fijado, una casa semiderruida, emplazada en un altozano, desde el que se disfruta de una buena vista del entorno. Vemos la parte alta de los paredones que cierran la carretera por ambos lados, y un pueblo arriba, a la derecha, tiene que ser el pueblo en que se alojaron una vez Conchita y Delia, con sus cónyuges, como no, Ballabriga se llama, según el mapa y que recuerdo que era un nombre que sonaba a romano. Vemos un agujero allí mismo, en el suelo, de un diámetro de poco más de medio metro, y cuya profundidad parece ser mucha, según se escucha el eco producido por un piedra que arroja Blas, podría caber perfectamente una persona que cayera al no verlo, está tapado alrededor por la vegetación, y nadie lo escucharía por la soledad en que se encuentra. Deshacemos camino y ya en la pista vemos un coche con un señor dentro, Blas supone que es el guarda local del bosque, no lleva identificación alguna. Casi al principio hay un refugio, libre, de obra, junto a una fuente, que parece ser bastante utilizado.




1.- Pueblo de Serraduy Puente

Foto echada más tarde, se menciona


Paquita

* De camino, pasamos por un pueblo, Serraduy del Pon, que parece bonito, no paramos porque se nos echa la hora de la comida encima. 



2.- Portal de Santa Ana. Roda de Isábena

* Roda de Isábena está enclavada en un cerro, como todos, ó casi, los pueblos de origen medieval. Han habilitado un aparcamiento fuera de él, para que el acceso sea peatonal. Entramos por el portal de Santa Ana, un pasadizo precioso y a la vez mirador sobre la vega del río Isábena 


3.- Vista desde pasadizo entrada. Roda de Isábena. Siera de Sis

* Al final de una calle está la plaza mayor donde se encuentra la iglesia, catedral en otros tiempos, bonita, sobre todo la parte posterior, románica, como lo es su claustro, por el que hay que pasar para llegar a la hostería instalada en época reciente en una de sus salas, el refectorio comedor. 


4.- Claustro. CatedralRoda de Isábena

* Hay menú, como ya nos dijeran, ensaladas abundantes y bien presentadas y carne de ternera guisada, muy abundante también, tanto que a Blas le preocupa que me lo coma todo, además de untar la salsa. Son 21 euros por los dos, económico,  el comedor está lleno, en parte, por gente que tiene allí el alojamiento y el ambiente  que se respira es casi clerical, reforzado por la sobria decoración. Después de comer propongo que, antes de continuar camino, volvamos a Serraduy, lo hacemos. El pueblo está construido a lo largo del río y la carretera lo sigue en paralelo. 
Son atractivas las formaciones rocosas que acogen su cauce, piedra caliza muy erosionada, fotografía del conjunto y seguimos. A partir de Roda mejora la carretera, éste es el punto al que han llegado las obras de la misma, una glorieta que facilita la entrada al pueblo y el tránsito por la vía general.

5.-  Puente románico. Río Isábena.

* Más adelante, vemos un cartel indicando un puente románico y nos acercamos, andando, a verlo. Es bastante grande, de un solo arco, y en él se pueden ver los agujeros en los que, en su día, se colocaron los andamios necesarios para su construcción. 
Llegados a una bifurcación debemos elegir entre vuelta por camino largo, izquierda,  ó corto, derecha,  deben ser entre las cinco y las seis de la tarde, Blas dice corto y yo opto, entonces, por alargarnos un poco hacia abajo, a Benabarre, por el que hemos pasado pero nunca parado, serán algo más de quince kilómetros, no mucho. Al poco pasamos por Laguarres / Lascuarre, sin ningún interés estético, salvo, quizás,  la torre de la iglesia. 
Son curiosos los desagües en piedra de su tejadillo -los canalones-. La fotografío desde donde me parece que tengo la mejor visión de la misma -es una porqueriza-  ¿cómo huele? Nos vamos rápido.


6.-   Benabarre  Iglesia y castillo

* Benabarre tiene un castillo en ruinas y adosado al mismo su iglesia, en mejor estado. 
Para llegar a él  tenemos que subir una empinada cuesta, en medio de la cual se encuentra una parra de buen ver, donde cojo un racimo, algo verde, pero a mí me vale, me lo como. 
A la vuelta hay una señora mayor que ni sube ni baja, me reprimo de coger otro.


* De allí a Graus, la de las longanizas, donde nos acercamos a La Virgen de la Peña, visita pendiente de otra ocasión en que eran multitud los que subían.
El edificio resultó ser el que se divisa desde la carretera, adosado a las rocas y con muchos arcos, que correspondían a una galería mirador desde la que fotografié Graus y la propia galería. 
Al bajar,  paramos a tomar algo, con la suerte de que el lugar elegido, un bar de casino ubicado en un edificio de estilo gótico y  puerta con arco ojival, está ocupado, en parte, por una banda de músicos  que están ensayando para las fiestas de estos mismos días, hemos visto una tarima en una plaza y trazas festivas en el ambiente. Tocan música celta y bien, con lo que nos quedaremos un rato y vuelta para la acampada.

PAQUITA 
..............................................
OTRO ASUNTO. Hoy en Perroflautas del Mundo: Y seguimos echando las puñeteras toallitas al váter