noviembre 05, 2016

Porque Franco No ha muerto. Vive en La Zarzuela, preside el Santander, escribe en la Academia de la Historia, ...

¡FRANCO NO HA MUERTO! Vive en La Zarzuela, preside el Santander, escribe en la Academia de la Historia, dirige Vocento y Unidad Editorial, despacha en el Banco de España, conduce una tertulia en Intereconomía, milita en el PP, asesora al PSOE en temas laborales y sindicales...
No es que vaya a resucitar. ¡Es que ya está entre nosotros!
Y hay 10.000 Francos entre nosotros. En los despachos de los directores de los medios, entre los directores generales de grandes empresas, entre los consejeros delegados de nuestras transnacionales, en los comités ejecutivos de los grandes partidos, en los palacios y grandes mansiones de las familias de más rancio abolengo de nuestra sociedad, entre los Botín, Abelló, Koplowitz, Polanco, Carceller, Carulla, Jove..., en las sedes del Banco de España, del Santander, del BBVA, de las Cajas, de Vocento, de Prisa,... Y eso, sólo en el suelo "patrio". Pero hay otros 10.000 Francos en empresas, entidades, instituciones y consejos de Francia. Y otros 15.000 en el Reino Unido y en Italia. Y otros 20.000 en Alemania.
Bruselas, el Banco Central Europeo, Berlín, el Quirinale, el Palacio del Eliseo, el 10 de Downing Street, las agencias de calificación, el FMI,... en todos ellos hay cientos y miles de Francos que tienen como único objetivo impedir la redistribución de los excedentes, impulsar la concentración de la riqueza en pocas manos y eternizar la opresión del más débil. Y, ocasionalmente, si se nos ocurre alzar la cabeza en lugar de humillarnos, erguirnos en lugar de plegarnos, esos Francos impulsarán una dictadura --armada, ayer; financiera y policial, hoy-- que acabará con nuestra rebeldía. Tal y como hicieron el general Francisco Franco y sus esbirros desde 1936. Tal y como lo siguen haciendo los nuevos Francos hoy en día.
Porque Franco No ha muerto. 
..............................................
OTRO ASUNTO. Hoy en Perroflautas del Mundo: El discurso de Rufián, de Alberto Garzón