mayo 26, 2006

LA NARIZ

Érase un hombre a una nariz pegado, pero, a diferencia del de Quevedo, éste ... la tenía pequeña.
Muy pequeña, según él. Tomó conciencia de su tamaño cuando los compañeros de clase y amiguitos de correrías empezaron a hacer comparaciones entre unas y otras.
La suya siempre destacaba, y ésto le había acomplejado; tanto que, a la menor ocasión, se la tapaba. Casi siempre iba embozado, llegando al punto de que a la hora de adquirir un "moquero" eligió el más pequeño que encontró en el mercado.
¡Qué obsesión no tendría! que llegó al extremo de olvidarse de sonarse. Y así continúa por el mundo, con un atasco de cojones y su pequeño pañuelo, aún, inmaculado.

PAQUITA

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Nice colors. Keep up the good work. thnx!
»

Anónimo dijo...

Your site is on top of my favourites - Great work I like it.
»

Anónimo dijo...

Great site lots of usefull infomation here.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.