marzo 23, 2007

La huida

Acababa de comprar algo en el centro y volvía de bajada por el Paseo del Prado.
Entonces fue cuando sus miradas se cruzaron... y se reconocieron.
Se habían visto antes, sí, en otro entorno, se saludaron ¿Tienes prisa? ¡No! pues entonces acompáñame que tengo que ir aquí cerca y luego nos tomamos algo.
Accedió, se tomaron de la mano y enfilaron hacia la calle Alfono XII. Allí frente a la entrada de uno de sus imponentes edificios, la dejó... esperando acabar pronto.
Al quedarse sola fue cuando se preguntó ¿qué hago yo aquí?
Sí, el muchacho era atractivo... y guapo, y realmente le atraía, y eso... la asustó... y salió despavorida.
Llevaba "saliendo" dos meses con otro y creía que le quería -también se decía "hablando" y/o "festejando"-

PAQUITA

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo el mundo ha salido huyendo en alguna ocasión de alguna tentativa. Lo bonito de las tentaciones es caer en ellas, pero no siempre resulta lo más conveniente. ¿Cómo compaginar ambas cuestiones? Imposible, la cosa no tiene solución.
Epv

Anónimo dijo...

En cualquier caso, cuando se encuentra algo, aunque pensemos que ya tenemos, si no lo mejor, sí lo "malo" conocido, nunca deberíamos renunciar a ejercer el derecho, ni abstenernos de cumplir con el deber, de comparar... y si encuentra algo mejor... pues eso. Al fin y al cabo, está en nuestro derecho y en nuestro deber tratar de ser felices, pues sólo siendo felices podemos contribuir a la felicidad de los demás. Bonita teoría -pienso- pero muy difícil en la práctica.

Un beso

Rafa, desde el éxodo celeste.

Ángela dijo...

Y si el chico no hubiera tenido que entrar unos minutos a esas oficinas del Alfonso XII, ¿qué? ¿Dónde hubiera acabado la cosa? ¿Eh?

Anónimo dijo...

Este tipo de situaciones suelen plantearse siempre cuando la implicada/o sale con alguien claro. Si no imposible. Si es que vienen todas juntas.

Larrey dijo...

la idea de rafa está bien salvo porque nosotros también fuimos, somos y seremos objeto de "compra"

elena dijo...

Sólo cuando has comparado una vez eres capaz de hacerlo 2 y 3...la primera, como todo, es la que mas cuesta....yo quiero mucho a mi chico, le observé, me gustó, le elegí....después también he elegido, claro que solo de pensamiento, es decir, ¿q hubiera pasado si conozco antes a éste en vez de a mi chico? pues no lo sé...pero claro la comparación solo es muy ligera porque nunca he prentendido comparar "en profundidad"....no podemos estar toda la vida casándonos y divorciándonos....está claro que QUIZAS con otro/a la vida pudiera haber ido mejor o peor, pero si estás con alguien que elegiste, seguro que es bueno, aunque quizás haya otros mejores...quizás...elena.

ralero dijo...

Ya te digo, Larrey, todo se compra, aunque, a veces, hay excepciones, porque no todo está en venta, y tomamos elecciones o formamos parte de ellas sin que intervenga para nada lo mercantil... a veces, sólo a veces, excepciones que confirman la regla, pero que pueden también llevar dentro el germen de su destrucción -jo, me acabo de sorprender abanderando por una vez la esperanza. Bueno, tampoco es la primera.

Elena, tienes razón, pero esos que tu describes no son verdaderos encuentros.

Abrazos
Rafa