noviembre 18, 2013

Yelmo por la Valentina, cara este, y cara norte. Ana y Álvaro. ARCDBuenavista, 9/11/2013


Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Crónica de excursión anterior al Yelmo
http://paqquita.blogspot.com.es/2013/09/canto-cochino-hueco-hoces-yelmo-tranco.html


1.- Foto de grupo en Canto Cochino. Fondo: Cuerda Larga


2.- Punto del Barranco de los Huertos en que se fracciona el grupo.

* Estamos convocados a las 7 y media frente al club. Vamos a La Pedriza y no queremos tener problema con la entrada. Acudimos 46, en Canto Cochino Álvaro se nos une. Iniciamos la marcha a las 9h. 30´

3.- Primer paso de interés

* Al poco de entrar en el Barranco de los Huertos, el grupo se divide. Está previsto. Los que quieran, y puedan, subir por la Valentina se desvían a izda. Los restantes van a la dcha.; camino más suave pero que también cuesta. 21+26=47

4.- 2º paso de interés, más complicado, arriba a dcha.




5.- Más cerca del paso.

En imagen. Álvaro, Ana, Geir, Emilio de espalda, delante suyo Irene, Rafa arriba, Sergio y Yanina. Ésta saliendo de la sombra de la roca







6.- Enfilados. En el cobijo: Fausto, Ubaldo, Jesús, Flores, Tina y Tere.
Bajo la encina: una pareja cuyos nombres desconozco. Detrás: Irene y Emilio












7.- Superado el paso: 
Fausto con cuerda para asegurar.
Esperando, los mencionados, más Roberto y Erika.
Faltan los dos Blases en imagen.





8.- Foto de Erika.
Los esperantes vistos desde arriba


9.- Operación subida. Irene mirando a cámara.



10.- Roberto y Ubaldo, al final del pasillo.

* Toda una experiencia, para la mayoría, el superar el paso.
La presencia de Fausto es de agradecer.
Detrás nuestro subieron dos parejas, que esperaron en cola.


11.- Apareció Blas, uno de ellos, apoyado en la roca


12.- Macho de cabra montés

* Me lo indicó Roberto ¡mira, allí!
Y allí estaba el macho, vigilando el territorio.
Una vez superado el paso más exigente, nos incorporamos a la senda que transcurre por el Hueco de las Hoces.


13.- Dos Boletus edulis

*  Ubaldo encontró dos hermosos ejemplares de Boletus edulis al poco de entrar en el Hueco de las Hoces. Echar la foto y encontrar un tercero fue todo uno.



14.- Sergio y otro Boletus edulis
Al fondo: El Yelmo y delante el Elefantito.
La Vía Valentina discurre por la cara oeste de  la que está a la vista desde Canto cochino. La cara en sombra es la norte

* Sergio encontró otro por la misma zona; había crecido pegado al suelo, el pie del boleto en horizontal


15.- Arriba: El Elefantito, roca de ese nombre
Abajo: mis hijos, Álvaro y Ana.
Vegetación: brezos
Detrás: roca de forma tubular, según la perspectiva.

* A las 12h. ponemos pie en la pradera de El Yelmo. Nos hemos quedado los últimos, mis hijos y yo. Nos encaminamos al manantial, pues allí dijo Megía de encontrarnos los dos grupos. No están ni aquellos ni los nuestros. Continuamos hacia arriba y encontramos a una fracción del grupo 2º. Entienden que los del 1º se deben haber subido a El Yelmo y parte del 2º ha hecho lo mismo.

* Mi hija duda de mi capacidad para ir por la Valentina y noto un músculo resentido en mi muslo dcho. Resuelvo que me voy, como la mayoría, por la cara norte. Al paso confirmo si son ciertas las suposiciones. 12 son los que intentarán la Valentina.

16.- .Sobre las paredes de foto 14 anterior, a dcha., dos cabras, parecen jóvenes. De interés: Karst. Cueva volcánica


17.- Pradera de El Yelmo. Aquí: Brezo y jara


18.- Cara este de El Yelmo. A dcha. sobre las piedras: algunos partic.
En la sombra, otros junto a chimenea

* Rodeando El Yelmo, por la cara este, encuentro a Antonio, sentado junto a otros cuatro. Me indica que arriba está el resto. Veo a unos sentados al sol y otros pendientes de subir por la (1)chimenea. Continúo, yo prefiero subir por la norte. No hay nadie, toda para mí. Llego donde están los sentados al sol, dejo la mochila y ¡a apañarse con la fisura!
Está bajando Flores, me echa una mano y... ¡para arriba!
(1) NOTA AÑADIDA en 19/8/2014, comentario d.d.: "la mal llamada chimenea, que no lo es, si acaso es callejón, es lo que se llama Diaclasa erosiva. En realidad casi todas las grietas que se encuentran en La Pedriza lo son"


19.- Bajan de cima: Megía, Marisa, MariCarmen, JuanCarlos...


20.- Desde posición anterior, mirando abajo: anteriores + Irene y Emilio


21.- Desde cima, hacia sur: Cerro de San Pedro y embalse de Santillana


22.- Piedra singular.
Carita de nariz prolongada: ¿oso hormiguero
Situada junto a cilindro de vértice geodésico

* A la cima llego a la 1h. 15´
Estoy sola y así continuaré cerca de una hora.


23.-  Vista cima, hacia oeste: Abajo Canto Cochino, arriba  La Maliciosa       
                                                                       

24.- Zona dcha. foto de antes desde más cerca

* Me dispuse a esperar. Nunca antes había recorrido las piedras cercanas al hito, éste era el momento. Bajé hacia la zona que entendía debía ser por la que aparecieran. Ni señales. Sí que veo el jardín de Peña Sirio, donde estuvimos hace poco, y más abajo, otro más pequeño.
Sobre Peña Sirio y sus accesos previos ver (en especial fotos 15 a 32 y 37 a 44)
http://paqquita.blogspot.com.es/2013/11/pedriza-pena-sirio-19102013.html



25.- Foto de Álvaro, echada durante la subida de La Valentina.
La pongo aquí, porque el fondo es el de antes.

En imagen: Tina, Blas, Ana y Fausto

Como puede verse, con casco y arnés, además de calzado adecuado. Condiciones impuestas por Blas para realizarla.

* Como no hay signo alguno de ellos, vuelvo a la cima. Corre un aire fresquito que invita a recogerse.






26.- Foto de Erika, echada en el curso de la subida por La Valentina.

En imagen: Álvaro, Tina y Ana.

Pierna de Blas.



27.- Foto de Rafa. De autor. En imagen: Erika, Ana y Álvaro. Fotografiándoles: Jesús. También en la Vía Valentina


28.- Vista hacia la cima. Lado contrario a foto 18


29.- Roca cercana singular.
Forma de tortuga, con caparazón de diseño, (2)ventanita incluída.

* Me busqué una cavidad cómoda y ¡a contemplar! Aparece un caballero por donde yo vine. Sube a cima, se escucha algo, le pregunto, sí, viene alguien por el lado contrario.
(2) NOTA AÑADIDA el 19/8/2014, comentario d.d.: "Eso que llamáis ventanita es un divertículo o pilancón vertical (tafoni, olla, etc.)"


30.- Los héroes de la jornada: Fausto, Geir, Rafa, Blas y Ubaldo abrazándose, Tina, Roberto, Erika...



31.- Foto de cima (1717m) hecha por Ana:
Álvaro, Jesús, Paquita, Tina, Tere, Rafa, Erika, Geir, Ubaldo, Blas, Fausto y Roberto desaparu

* Son las 2 y pico.
Bajamos todos por la canal que vine

32.- Mirando al este. Abajo: grupo 1º. Senda izda. a Cº Dehesilla





33.- Saliendo de la estrechura

Geir demostrando que... ¡Sí se Puede!

Cuatro jóvenes esperan, pacientemente, que acabemos.

En primer plano: Roberto, Blas y Jesús


34.- Último tramo bajada. Escalera irregular en roca. Cara norte


35.- Grupo 1º y parte 2º camino de Dehesilla. En imagen: Irene y Emilio


36.- Comedor eventual. Mar en 1era. fila, Blas2 en última


37.- Hacia Collado de las Vistillas  (1.652 m)


38.- Al frente: roca peculiar, de nombre La Maza






39.- Pasando bajo La Maza. Senda

* Puesto que llevamos por delante al grueso del grupo, pensamos en hacer la vuelta abreviando. Iremos por el Collado de las Vistillas, que desemboca directo al Tolmo, lugar común de ambos recorridos.










40.- Desde posición anterior, mirando atrás.

Ana y Álvaro. Detrás: Geir y Roberto

Vegetación: Brezo





41.-  acebo con sus frutillos rojos.

* ¡Fiesta!
Lo vi en la distancia y me acerqué para confirmarlo. Es un acebo precioso, con la mayoría de sus hojas casi sin dentar, por estar en forma de arbolillo.

42.- Hito en senda. Árboles otoñando. Tolmo, abajo a dcha.


43.- Cerca del objetivo. Grupo esperando a su vera.

44.- Tolmo detrás.
Megía y dos ejemplares de Boletus Edulis que ha recolectado.

* Megía le explica a Blas su no presencia en el manantial. Llegaron una hora antes que nosotros, comieron, esperaron y,  tras una hora casi, alguien gritó desde la cima saludando. Pensaron que éramos nosotros, que nos habíamos adelantado, y se pusieron en movimiento.

45.- Setas desconocidas junto a "autopista de La Pedriza". Color vino aclarado, lila.

* Ahora, ya, estamos todos reunidos, los 47. O quizá no, una parte va por delante.


46.- Chiringuitos de Canto Cochino.
Vaca, con derecho de paso, comiendo de la mano de una muchacha.

* Al término de la ruta nos desplegamos por los dos chiringuitos y poco antes de las 7 p.m. nos encaminamos al autocar.

DE INTERÉS: Vídeo localizado por Geir. Vía Valentina al Yelmo 
ttp://www.youtube.com/watch?v=1YET4jFuuzA
Subido el 14/12/2011 porAlex Sevilla

PAQUITA

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bien nos lo pasamos ese día! Gracias por la documentación mami. Ana

Caminante dijo...

Gracias a ti mi niña por acompañarnos

Tu mami -cuídate y mantén la curiosidad y el interés por lo que hagas-

Roberto dijo...

Ha sido un día para enmarcar y con un grupo estupendo.
Gracias por la crónica, Paquita.
Agur.

luis dijo...

Ke bién aprovechado el día, y para todos los gustos. ¿Rico el revuelto?

Lourdes L. dijo...

Qué excursión más chula y qué foto de grupo tan guapa! y por supuesto ¡guapo el grupo también!

Anónimo dijo...

Hola:
Uno de los boletus que tenéis en las manos, no es edulis; es boletus igualmente, pero de otro tipo, también comestible, aunque ni tan sabroso ni para comer en crudo como los del tipo edulis, castañea, pinófilo, etc. Es uno de tipo suillus luteus; que en algunos casos se acompaña de anillo (anillado) y en otros no según sea su variante. Algunas veces la volva lo envuelve dejando el himeneo, o himenio, recubierto de ella.
Las otras setas más bien parecen unos marasmius oreades, o comúnmente conocidas como setas de carrerilla. Aunque ese tono violáceo nos indica sus singularidad (cercanía de otras plantas de las que micorriza) o vejez, así como exceso de agua, en determinado biotopo. Si tenemos en cuenta la época y fechas cuando habéis subido a El Diezmo por Vía Valentina es de suponer que, además de la altitud a la que os encontráis, esas setas están ahora en pleno apogeo en la zona. Otra cosa sería ya en las zonas de praderas de las escorrentías matritenses.
Esa particularidad, la altitud, fría por otro lado, da lugar a una ralentización de estos seres pertenecientes al reino fungii. Aún y así las fotos siempre resultan poco adecuadas y más en las tomas que realizáis.
Los boletus(qué no boletos para no confundirlos con la lotería, etc.) similares a los edulis se pueden comer perfectamente crudos y así saborear todos sus componentes y aromas, además de su carne prieta y crujiente con sabor a nueces. Si se realizan a la sartén, con una gota de aceite olívico y un vuelta y vuelta con poca sal para incrementar su sabor es más que suficiente ya que no contienen sustancias tóxicas o irritantes que se tuvieran que destruir con un cocinado algo más prolongado.
Eso que llamáis ventanita es un divertículo o pilancón vertical (tafoni, olla, etc.) y a la mal llamada chimenea, que no lo es, si acaso es callejón, es lo que se llama diaclasa erosiva. En realidad casi todas las grietas que se encuentran en La Pedriza, son diaclasas, salvo aquellas que se hayan formado por descenso y apoyo de un bloque diferente sobre otro apoyado, o no. Ejemplo: El famoso diedro del arranque de Vía Valentina. Es, en realidad, un bloque descendido por ruptura y en claro apoyo con la gran pared en su base. Es, además, parte de la misma roca pero no así del mismo lugar donde debería estar. Por ello podemos decir que el diedro no forma diaclasa con la base donde se apoya pues no es parte de la misma roca. Justamente donde se suele emplear esa forma de ascenso agarrándonos “a la bavaresa”.
Otra cosa es el porqué llamáis innecesariamente piedra a algo que es mayor que lo que se puede coger entre las manos. Todas son rocas, bien por composición y bien por tamaño. Normalmente se deben llamar a todas rocas y sólo aquellos trozos que caben entre las manos se pueden llamar piedras, de menor o mayor tamaño, pero manejables.
Otra cosa es cuando labramos o esculpimos una roca y extraemos, también, para la construcción, o por cualquier otro artificio, trozos que aunque sean grandes se reconocen como piedras; pero sólo porque estos son porciones ya preparados de rocas, sean granitos, calizas, areniscas, neis, basaltos, etc. ...

Anónimo dijo...

Y finalizo nuevamente con las diaclasas que aquellas horizontales dan lugar a lanchares; las verticales a domos o yelmos; y la unión de ambas, incluidas las diagonales, dan lugar berrocales o canchales, etc.
Todas estas grandes formaciones de roca, también conocidas como bolos graníticos son los que luego llamamos tolmos o berruecos; tanto si están adheridos (rocas caballeras) o son cantos rodados.
Bueno, lo dicho, mantengamos el lenguaje correspondiente para no dejarlo en el olvido, sin dejar el casticismo correspondiente para que los barbarismos no hagan mella en la lengua. Una lengua que sólo en la obra cumbre de Cervantes, “El Quijote”, hay más vocabulario que en todas las obras completas de Guillermo (William) Shakespeare.
Saludos a todos.

Anónimo dijo...

En cambio, la palabra estrechura es correctísima; bien por su significado, bien como apelativo de un paso angosto, ya sea rocoso o térreo.
Saludos excursionistas.

Caminante dijo...

Intentaré recordar lo que me has expuesto, los conceptos. Ante todo: roca, diaclasa y distiNción de boletus.

Gracias: PAQUITA

Caminante dijo...

He corregido la ventanita y la chimenea.
Gracias, me gusta aprender: PAQUITA