febrero 25, 2015

Wert, los alumnos, tu 3+2 no engaña a nadie. Estudiantado organizado y en lucha! + Nazismo universitario



  • Armando Guerra 13 Febr. 
  • Wert, los alumnos comienzan a responder a tu 3+2, no engañas a nadie. Estudiantado organizado y en lucha!
  •  


  • Texto: Precio Medio del Grado por Año. Francia: 89eu, Grecia. 0eu, España. 2.600eu ¡No al 3+2! Sindicato de Estudiantes


    Texto: Paso de la Licenciatura al 3+2. Licenciatura: 5000 eu. Plan Bolonia: 10.000 eu. Decreto 3+2: 14.000 eu
    1ª Mayo: El 3+2 es la Mercantilización de nuestra Educación

    Huelga 25 y 26F. Manif. 26F. 12h. Atocha-Sol

    ADEMÁS: El nazismo universitario, de Juan Carlos Escudier
    http://blogs.publico.es/escudier/2015/02/el-nazismo-universitario/ 24/2/15
    La secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, es rica de familia, y eso está muy bien. Ha estudiado en el extranjero, lo cual es estupendo. Del apareamiento y reproducción de los primates sabe lo que no está en los escritos, algo que nos llena de orgullo y satisfacción. De lo que no acaba de ser consciente es de que no todos tenemos un papá rico, ni hemos tenido becas en Cambrigde ni somos monos de estudio.
    Gomendio ha proclamado este lunes que el sistema universitario español es insostenible, y para demostrarlo lo comparó con el de Estados Unidos, donde son las familias quienes sufragan el coste, el de los países nórdicos, sostenido por impuestos muy elevados, y el de Alemania y Holanda, que impone duras restricciones de entrada a la universidad. Alérgica al norte de Europa, que al parecer es muy frío, la mano derecha e izquierda de Wert insinuó sus preferencias: que no se deje entrar a cualquiera en las universidades sino a quien pueda pagarlas.
    Lo que en el fondo viene a sostener doña Montserrat es que el problema no es de financiación sino de cantidad de alumnos, de manera que si no diera entrada a esa chusma, que aun aprobando no alcanza la “excelencia” y que en vez de abogados o arquitectos podrían dedicarse perfectamente a pintar al gotelé, habría más recursos para las lumbreras. Para conseguirlo basta con elevar las tasas, de manera que sólo tengan acceso a la Universidad los hijos de ricos como ella y los pobres muy listos, a los que se becaría, o imponer una criba de entrada, que sería más igualitaria si no fuera porque los hijos de los ricos menos avispados siempre tendrían la posibilidad de matricularse en universidades privadas o irse al extranjero. Como el asno de Buridano, entre esos dos haces de heno se debate Gomendio, aunque está descartado que se muera de hambre como le pasó al pobre burro.
    En su defensa del nuevo sistema de grados, el famoso 3+2 rebautizado por Educación como 4-1, rozó la antología. Según Gomendio estudiar tres años no implica una menor formación que estudiar cuatro, de lo que se deduce que lo estudiantes o los profesores están ahora malgastando el tiempo de manera miserable. La estrategia es demasiado burda. Primero se da libertad a las universidades para que decidan si los grados duran tres o cuatro años hasta que éstos últimos acaben desapareciendo porque, a efectos prácticos, esto es laborales, la diferencia entre un graduado y otro será nula.
    A partir de ahí, quien quiera complementar su educación tendrá que hacer los master de dos años y pagarlos de su bolsillo. El resultado final es que se reducirá la financiación pública, ser graduado no tendrá ningún valor y los masters se reservarán nuevamente a los hijos de los ricos. El clasismo de esta pareja –Wert y Gomendio- es enfermizo.
    El modelo que se propone es tramposo desde su origen, porque de todas las variables posibles para mejorar el sistema sólo hay una que se descarta de antemano: incrementar los recursos. Puede que haya demasiadas universidades pero es que en la historia reciente de este país el acceso a la enseñanza superior estaba vedado a amplias capas de la población. Y si algo consiguió ese régimen del 78 al que reza este Gobierno fue precisamente democratizar la educación en todos sus niveles.
    Se puede estar de acuerdo en reducir el número de centros y compartir la crítica de que la enseñanza es muy uniforme. Pero para la especialización vuelve a hacer falta dinero y sufragar los desplazamientos de los alumnos que viven lejos y cuyas familias no pueden costear su estancia. Uno puede olvidarse de que la universidad esté al lado de casa si se le asegura que podrá estudiar lo que quiere sin recurrir a la mendicidad en las calles.
    Dice Gomendio que la educación no es gratuita, y lleva razón. Ni la sanidad tampoco. Ésta última sería más barata si liquidamos a los enfermos antes de que se pongan a consumir medicamentos como locos, pero no parece la solución final sea el remedio. Por idéntico motivo, no se puede defender una eutanasia educativa en la que sólo los más dotados en dinero y talento disfruten de las oportunidades que se niegan al resto. Esta forma de nazismo es inaceptable hasta para los simios a los que tanto tiempo ha dedicado la secretaria de Estado.