abril 08, 2015

¿Estáis orgullosos? Salvados, capitán Zaida. Texto: Teniente Luis Gonzalo Segura

Publicado 8 Marzo (Día de la Mujer) 2015, noche.
Acabo de ver el programa Salvados en el que se ha tratado el tema de la capitán Zaida Cantera (ahora ya Comandante) y me he quedado sin palabras. Ver como tiritaba nerviosa mientras se desnudaba delante de toda la sociedad en busca, de forma desesperada, de una justicia que no ha conseguido obtener en el ámbito militar, me ha dejado dolorido como no pensaba. La crudeza de una persona que tiene que buscar a la justicia en un medio de comunicación porque la misma es inexistente en el mundo castrense ha resultado desolador. Aún estoy emocionado por su relato y con los ojos llorosos.
Zaida siento de corazón que una persona como tú haya tenido que renunciar a tu sueño y que, muy probablemente, jamás puedas ser militar aun cuando te permitiesen serlo, ya que las heridas que te han infligido, la injusticia tan desoladora que has sufrido, la traición con la que te han desgarrado tus propios compañeros, tus propios jurídicos, tu propio Ejército, tu propio Estado, tu propio País, tu propia Bandera, esa que juraste defender hasta la muerte, te han herido de muerte (los que sabemos de ti, porque yo soy de transmisiones como tú y nuestro mundo es muy pequeño, tenemos el pleno convencimiento de que habrías sido capaz de ofrecer tu vida sin dudarlo).
Yo jamás he sido, ni seré, tan brillante como tú, jamás habría conseguido ser tan buen oficial como tú, y desde luego, hoy me has demostrado que tengo muchísimo que aprender de ti como persona. Este sacrificio te traerá muchos problemas, eso es cierto, pero hoy has dado también tu vida por tu país, has ofrecido un mayor sacrificio del que los ciudadanos y la historia te habrían exigido. Hoy has hecho mucho más que la mayoría de los militares, has dado mucho más que tu sangre, hoy has entregado tu carrera militar –que es más difícil de derramar por un alto mando que la propia sangre por sorprendente que resulte– y te has sacrificado por miles de militares que necesitaban de un OFICIAL como tú que les protegiera y muriera por ellos. Hoy lo has hecho y podrás dormir con algo que todos esos altos mandos militares infames –que denigran el uniforme al convertirlo en un tablero deJuego de Tronos al servicio de sus intereses y ascensos– jamás tendrán: la satisfacción del deber cumplido.
Hoy me siento abochornado porque un suceso así haya podido producirse, un bochorno que oscila entre la repugnancia y la impotencia, la rabia contenida. Y por eso y por mucho más, por todas las Zaidas que hay en las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil yo pregunto:
¿Se sienten orgullosos todos los compañeros y superiores que miraron para otro lado?
¿Les resulta gratificante hoy su salario? ¿Van a enseñar a sus hijos a exterminar a todas las Zaidas para que la Institución siga limpia delante de los ciudadanos?
¿Se sienten orgullosos todos los jurídicos que miraron para otro lado?
Excelentísimo Señor General de Ejército JEME D. Jaime Domínguez Buj, ¿se siente Usted orgulloso de lo que ha hecho?
Excelentísimo Señor Ministro de Defensa D. Pedro Morenés Eulate –y todos los altos cargos del ministerio–, ¿se siente Usted orgulloso de lo que ha hecho?
¿Se sienten orgullosos todos los políticos del PP y del PSOE que miraron para otro lado y han dado cobijo durante años –y décadas– a toda esta cúpula militar?
Alteza o Majestad –yo no soy muy bueno para estas cuestiones–, D. Felipe VI, ¿estas son las Fuerzas Armadas que Usted quiere liderar? ¿Se siente orgulloso de ellas? ¿Va a mirar hacia otro lado ante la gravedad de los sucesos que acontecen o piensa, por el contrario, hacer algo? ¿Va a estar del lado de estos señores o va a empezar a proteger a los que sufren burdas cacerías? ¿Piensa impulsar la necesaria reforma de las Fuerzas Armadas o va a permitir que sigan en este lamentable estado?
Yo, a día de hoy, no tengo respuesta para todas esas preguntas pero sí puedo decir que siento verdadera repulsión por lo que le ha pasado a Zaida y por lo que le está pasando a muchos otros militares y guardias civiles; siento vergüenza por todos esos altos mandos que están haciendo un daño irreparable a todos esos militares y guardias civiles honrados, porque también hay muchas personas honradas y extraordinarios profesionales que no se merecen todo lo que sucede.
Hoy, ya no hay marcha atrás, ya no valen las medias tintas. Hoy, las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil viven una cruenta batalla por la regeneración y todo aquel que permanezca impertérrito y anteponga su carrera militar a su verdadera obligación –regenerar esta insoportable situación– quiero que tenga claro que ha tomado partido, que ha decidido estar del lado de los corruptos, infames y mediocres, que ha traicionado al resto de militares y ciudadanos y, lo peor de todo, que se ha traicionado a sí mismo, a sus valores, a su propia familia y a sus ciudadanos. Ya no vale eso de yo no fui, no recuerdo o yo no me llevé dinero a casa, ahora lo importante es yo fui valiente y denuncié o yo fui un cobarde y callé. Espero, por tanto, que los que calléis disfrutéis de vuestras medallas y ascensos y que lo hagáis con la misma satisfacción que tendrán todos esos que asistieron al juicio de Zaida y que repetían una y otra vez no recuerdo, no recuerdo… O todos esos altos mandos, jurídicos militares y altos cargos del ministerio que siguen permitiendo que todo esto suceda.
Yo hoy me siento orgulloso de Zaida, me siento orgulloso de Usted mi Comandante,
A sus órdenes.

- MÁS: La capitán Zaida Cantera, sobre su acoso sexual en el Ejército: "El desgaste personal es terrible"  EFE. 8.3.2015 
http://www.20minutos.es/noticia/2398732/0/capitan-zaida-cantera/libro/acoso-sexual-ejercito/
Ha roto su silencio en un libro donde critica la desprotección de los militares que se atreven a hacer frente al acoso de sus superiores. 
Relata la "experiencia brutal y traumática de ser acosada sexualmente primero, y perseguida laboral, profesional y personalmente, después, como escarmiento". 
Cantera, que ingresó en el ejército en 1997, se encuentra de baja médica desde febrero de 2014.