diciembre 20, 2015

Córdoba - Sevilla, marzo 2000

Viaje realizado en Marzo de 2000, narrado en 2003 y publicado ahora. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas. Crónica anterior http://paqquita.blogspot.com.es/2015/12/benasque-alvaro-esqui-en-cerler-marzo.html 

1.- Exterior Mezquita-catedral de Córdoba Paquita

* Para finales de marzo, reservo una noche de habitación en Córdoba y otra en Sevilla, de los hoteles contenidos en el catálogo de Bonos-hotel de E.C.I.. Talonario que había adquirido el año anterior, de vigencia: 1 de enero a 31 de diciembre y que no pude utilizar/disfrutar por mis depresiones reiteradas. Llamé, a principios de 2000, con poca esperanza de recuperar algo de la inversión realizada, 38.000.- pesetas y, para mi sorpresa, cuando comenté que no había podido utilizar ni uno sólo de los bonos, eran diez, me respondieron que “en ese caso, estando completo el talonario, se podía canjear por otro del año corriente, pagando una pequeña cantidad, por el incremento de precios. Estupendo.



2.- mihrab 

* El viaje lo hacemos en el AVE, para probarlo. 
Salimos un viernes por la tarde y a Córdoba llegamos en menos de dos horas, nos dirigimos al Hotel Gran Capitán, cercano a la estación de ferrocarril y el caballero que nos atiende dice que hay una confusión con la reserva, para compensar nos da una suite; que se diferencia de las habitaciones normales en que dispone, además, de una salita independiente, entregándome también la llave del minibar: pequeño frigorífico dentro de la habitación, camuflado en un mueble.



3.- Cúpula previa al mihrab 

* Nada más entrar, Blas se bebe un botellín  de agua, dice que se siente mal y se queda en la cama; mientras yo salgo a tomar algo y dar una vuelta por la ciudad. Pregunto al recepcionista, que nos había atendido, por algún sitio recomendable y me da datos de un mesón, ó similar, cercano, según se salía del hotel, a la derecha. A la vez, había un grupo de hombres, maduros, como yo, con similares intenciones, ó no, con ganas de juerga, consultándole.


4.- Blas

* Salgo, cojo el rumbo indicado y me paso de largo, sin darme cuenta, dándole la vuelta a la ciudad, al cabo de una hora. 
Acabé en un bar de tapas, frente a la mezquita, donde tomé chorizo a la sidra y algo más. Después, subí por la calle de paseo más concurrida de , creo que también se llama Gran Capitán, y, a la derecha, el hotel.


5.- Paquita. Foto Movida.

* Como Blas se ha quedado en la habitación y con la llave, llamo a la puerta, nada, repito y ¡que si quieres! 
Vuelvo a la recepción y le comento: que mi marido está dentro, dormido, por lo que no me oye, ó se ha fugado, me acompaña el que se encuentra allí en ese momento, a la habitación y con la llave, espera a ver en que acaba la película, abro, entro, me pregunta ¿está ó no está? escucho ronquidos y se lo comunico, respira tranquilo y se vuelve “con la satisfacción del deber cumplido” a su puesto de trabajo. 


6.- Arcos. Columnas de mármol. Capiteles... Blas


7.- Sillería catedral cristiana

* A la mañana siguiente, antes de marcharnos, cojo del mini-bar una botellita de champán y dos de licores -la habitación la pagamos a la entrada entregando dos talones- las guardo en la maleta y nos despedimos. Este episodio, el de encontrarse mal Blas por la noche y mi sustracción de botellitas, nos sirvió después para hacer chiste con los compañeros y amigos. Blas razonaba que, posiblemente, le achacaran a él la falta de las mismas ¿cómo no iba a encontrarse mal con lo que tenía que haberse bebido?



8.- Detalle talla en madera sillería

* Previamente, a despedirnos del hotel, habíamos desayunado, en un bar cercano, café con leche y jeringos –churros, en Córdoba-. La maleta la depositamos en la estación y dedicamos la mañana a ver la ciudad, comiendo en un restaurante de los recomendados por la guía de El País –Taberna Pepe- en el barrio judío, lindando con la Mezquita. La comida, algo típico, salmorejo y flamenquines, poco interesantes, ambos.



9.- Noria

Dcha.: Puente Romano
 
Córdoba

* Después, cogemos nuevamente el AVE y para Sevilla, llegando en veinticinco minutos, no más, a la estación de Santa Justa





10.- Alcázar de los reyes Cristianos. Sevilla



11.- Giralda. Sevilla

* El hotel allí elegido, un NH, debió ser construido para la Exposición Universal de 1992, frente a la Isla de la Cartuja
El coste: tres talones, 11.400.- pts., frente a los dos pagados en Córdoba.

En recepción miré la lista de precios y rondaba las treinta mil pesetas por habitación, una burrada. 



12.- catedral de Sevilla Giralda, fondo.

13.- Patio Reales Alcázares.

* Para compensar, o porque sí, también cogí botellitas del minibar, el doble, como el precio, las guardé en la maleta y ésta la dejamos en recepción, en custodia, durante todo el día, mientras visitábamos la ciudad.



14.- Espadaña

Convento de Santa Paula

Sevilla 

15.- plaza de España de Sevilla, construida Exposición Iberoamericana de 1929
 
16.- Torre lateral Edificio central. Plaza de España

* Comemos en un restaurante cercano a la catedral de Sevilla -preciosa, la más grande de España, según he leído después- especial para turistas, o sea: malo, y volvimos a recoger la susodicha maleta poco antes de la hora de salida prevista del AVE; allí la abrí, delante de uno “de los de seguridad”, porque allí estaba, para guardar algo y nos despedimos.




17.- Torre dcha. Parque de María Luisa

* Ya en casa, cuando Blas se entera de mis sustracciones varias se hace “de cruces” ¿Que cómo se me había ocurrido, encima, exponer la maleta abierta a los ojos del empleado de seguridad? Además “de los demases”. 




18.- Torre anterior 

frente al Parque de María Luisa





19.- Patio Casa de Pilatos

* Tanto Córdoba como Sevilla nos gustaron y, de ambas, saqué la idea de que la gente normal tenía una cultura más alta que en el resto del país -esa fue la impresión que recibí entonces-. 
De Córdoba, lo primero que percibimos fue el olor de los naranjos en flor “la flor de azahar”, que se repetiría en Sevilla



20.- Jardín Casa de Pilatos  Buganvilla

* Nos comentaron, tanto en una como en otra, que cuando mejor estaban era en el mes de mayo, para las ferias “con tanta gente en las calles”. A nosotros nos pareció que ya había suficiente durante nuestra visita y la temperatura -inicios de la primavera- estupenda. Este fue el primer viaje, de duración superior a un día, en que Blas y yo íbamos solos, desde que teníamos a nuestros hijos. Yo lo ideé para los cuatro, y así hice la reserva de las habitaciones, pero nuestros vástagos no quisieron participar de ello. Conclusión: la mitad del coste, tanto de hoteles como de restaurantes, amén del AVE. 

Crónica siguiente  http://paqquita.blogspot.com.es/2015/08/necropolis-cuyacabras-lagunas-neila.html

PAQUITA                                                                                          
                 .