enero 15, 2016

De cómo Monsanto destruyó la Argentina rural


Por Vic Bishop - 1 Diciembre, 2015 - Web WakingTimes - traducción: Adela Kaufmann
http://kaosenlared.net/de-como-monsanto-destruyo-la-argentina-rural/

En 1996, Monsanto entró con sus promesas de mayor rendimiento de los cultivos y un uso más bajo de pesticidas, vendiendo sus semillas de soya modificadas genéticamente, así como semillas de maíz y algodón.

monsanto

Las comunidades argentinas del “cinturón de granjas”, con una población de 12 millones de personas saben, tal vez más que otros, los costos de convertirse en uno de los primeros en adoptar modelo de agricultura biotecnológica de Monsanto.

El país, históricamente conocido por su industria de la carne de vacuno alimentada con pasto, ha experimentado un profundo cambio en los últimos 20 años, ya que la transición para convertirse en uno de los mayores productores mundiales de soya (GM genéticamente modificada).
En 1996, Monsanto entró con sus promesas de mayor rendimiento de los cultivos y un uso más bajo de pesticidas, vendiendo sus semillas de soya modificadas genéticamente, así como semillas de maíz y algodón. 
Las comunidades agrícolas creyeron en estas promesas sólo para encontrarse utilizando nueve veces más agroquímicos para el año 2013 en un total combinado de 84 millones de galones por año, frente a los nueve millones de galones en 1990, y frente a un aumento de problemas de salud tales comoel hipotiroidismo, las enfermedades respiratorias crónicas y el cáncer.
Los agroquímicos son encontrados ahora rutinariamente en los hogares, escuelas y de beber agua potable cerca de plantaciones de soya, algodón y ampos de maíz. Ellos se manejan dentro de barrios residenciales con poca formación o el cumplimiento en relación con el equipo de protección y las concentraciones de mezclas.
Recipientes de almacenamiento de plaguicidas a menudo son reutilizados en las comunidades agrícolas, a veces, para mantener incluso el agua potable.

Envases de agroquímicos vacíos yacían descartados en un centro de reciclaje en Quimili, 
Provincia de Santiago del  Estero, Argentina, 

2 de mayo de 2013. CRÉDITO: Natacha Pisarenko / AP
 Aunque rociar herbicidas y pesticidas junto a los hogares y escuelas residenciales está prohibida en muchas provincias argentinas, la realidad es que la mayoría de las leyes relacionadas con el uso de agroquímicos se ignoran y su cumplimiento es indiferente, en el mejor de los casos.
Algunas provincias permiten pulverizar a una distancia de 55 yardas de las zonas pobladas, y alrededor de un tercio de las provincias no tienen límites de ningún tipo. Hay muchos casos documentados en los que los cultivos transgénicos se plantan a pocos pies de distancia de las casas y ventanas de salones de clases, lo que resulta en aerosoles químico a la deriva hacia escuelas llenas de niños y casas de familias.
Con la soya que vende por alrededor de $ 500 por tonelada, los cultivadores de plantas donde pueden , a menudo sin tener en cuenta las directrices de Monsanto y la ley provincial pulverizan sin previo aviso, e incluso en condiciones de viento.
“Preparé millones de litros de veneno sin ningún tipo de protección, ni guantes, máscaras o ropa especial”, dijo. “Yo no sabía nada. Me enteré más tarde de lo que me hizo a mí, después de contactar científicos.” 
Un colectivo de médicos y científicos ahora están advirtiendo activamente contra el uso no controlado de agroquímicos.
Estos profesionales creen que los productos químicos son responsables de un aumento en los problemas de salud en las comunidades agrícolas y en todo el país.
“El cambio en la forma en que se produce la agricultura ha traído, francamente, un cambio en el perfil de las enfermedades. Hemos pasado de una población bastante saludable a una con una alta tasa de cáncer, defectos de nacimiento y enfermedades rara vez vistas antes.”
Dr. Medardo Ávila Vázquez, pediatra y neonatólogo quien ha con-fundado ‘Doctores de Pueblos Fumigados’ parte de un creciente movimiento exigiendo el cumplimiento de las normas de seguridad agrícolas
La Prensa Asociada documentó docenas de casos en los que se utilizan agroquímicos de forma no-segura y el consiguiente impacto en las familias y las comunidades, muchas de ellas se reflejan en las imágenes de abajo. 


El ex trabajador agrícola Fabián Tomasi, de 47 años, de Basavilbaso, en la provincia de Entre Ríos, Argentina, el 29 de marzo de 2013. Tomasi sufre de polineuropatía. “Preparé millones de litros de veneno sin ningún tipo de protección, ni guantes, máscaras o ropa especial. Yo no sabía nada. Me enteré más tarde de lo que me hizo a mí, después de contactar científicos”, dijo. CRÉDITO: Natacha Pisarenko / AP
 

Los estudiantes montan una moto junto a un campo de maíz biotecnológico en su camino a la escuela en Pozo del Toba, provincia de Santiago del Estero, Argentina, 3 de Mayo de 2013. CRÉDITO: Natacha Pisarenko / AP



Los lugareños esperan hablar con el Dr. Damian Verzeñassi sobre los problemas de salud que tienen por los agroquímicos en la plaza principal de Alvear, en la provincia de Santa Fe, Argentina 9 de marzo de 2013. CRÉDITO: Natacha Pisarenko / AP 



Cano, 5, que tiene lunares peludos en todo el cuerpo, está sentada sobre una es-

calinata frente a su casa en Avia Terai, en la provincia del Chaco, Argentina
1 de abril de 2013.
Los médicos dicen que el defecto de nacimiento de Aixa puede estar vinculado a los agroquímicos, aunque esto no puede por demostrar. En Chaco, los niños tienen cuatro veces más probabilidades de nacer con devastadores defectos congénitos desde el auge de la biotecnología. CRÉDITO: Natacha Pisarenko / AP

Silvia Alvarez se inclina contra la pared de su casa, mientras que mantener un ojo en su hijo, Ezequiel Moreno, que nació con hidrocefalia, en Gancedo, en la provincia del Chaco, Argentina, el 1º de abril de 2013

......El reporte de nacimiento del Chaco provincial muestra que los defectos congénitos se cuadruplicaron en la década después de que llegaron los cultivos transgénicos. CRÉDITO: Natacha Pisarenko / AP
 
Activista Oscar Alfredo Di Vincensi ha estado luchando que la fumigación de agroquímicos no sea permitida a 1,000 metros de las casas. En la foto en la plaza principal de Alberti, en la provincia de Buenos Aires, Argentina, 16 de abril de 2013. Di Vincensi se situó en un campo agitando una orden judicial de restricción de pulverización a 1,000 metros de las viviendas en su ciudad de Alberti; un tractorista le roció con pesticidas. CRÉDITO: Natacha Pisarenko / AP


Erika, izquierda, y su hermana gemela Macarena, que sufren de una enfermedad respiratoria crónica, juegan en su patio trasero, cerca de envases de agroquímicos reciclados llenos de agua que se utilizan para el lavado de su aseo, la alimentación de sus gallinas y lavar sus ropas, cerca de la localidad de Avia Terai , en la provincia del Chaco, Argentina, el 31 de marzo de 2013. CRÉDITO: Natacha Pisarenko / AP

Félix San Román camina en su propiedad en Rawson, en la provincia de Buenos Aires, Argentina, 16 de abril de 2013. San Román fue golpeado por los agricultores cuando se quejó de las nubes de productos químicos a la deriva sobre su propiedad. “Esta es una pequeña ciudad en la que nadie se enfrenta a nadie, y las autoridades miran hacia otro lado. Todo lo que quiero es que ellos sigan la ley vigente, que dice que no pueden hacer esto dentro de los 1,500 metros. Nadie sigue a esto. ¿Cómo puede usted controlarlo? “dijo él. CRÉDITO: Natacha Pisarenko / AP


El glifosato está catalogado como uno de los del herbicidas más ‘seguros’ del mundo, lo que ha dado lugar a que los agricultores los usen en concentraciones más altas y lo mezclen con otros venenos dañinos.
El gobierno argentino se ha basado en la industria de investigación proporcionada por la EPA para ayudar a guiar sus recomendaciones acerca del uso del glifosato.
En su página Web, la EPA afirma,
“El glifosato tiene baja toxicidad para los seres humanos. Se recomienda gafas de protección para los pocos productos que pueden causar irritación en los ojos. La entrada en campos agrícolas es permitida 12 horas después de la aplicación de estos productos.”
Por lo tanto, cualquier esfuerzo o recomendaciones hacia regulaciones más estrictas en Argentina continúan esfumándose o han sido completamente ignorados.
El glifosato mezclado con otros productos agroquímicos se sigue aplicando directamente a los cultivos a gran escala en todo el país.
El biólogo molecular Dr. Andrés Carrasco en la Universidad de Buenos Aires, dice que la carga de los cócteles químicos es preocupante, pero incluso sólo el glifosato podría significar un problema para la salud humana.
Él encontró que la inyección de una dosis muy baja de glifosato en embriones puede cambiar los niveles de ácido retinoico, haciendo el mismo tipo de defectos espinales en ranas y pollos que los médicos cada vez más están registrando en las comunidades donde los productos químicos agrícolas son omnipresentes.
Este ácido, una forma de vitamina A, es fundamental para mantener bajo control los cánceres y provocando la expresión genética, el proceso por el cual las células embrionarias se desarrollan en órganos y miembros.