febrero 11, 2016

Balas de furia y fango contra los titiriteros, de Rosa María Artal


7 de Febrero de 2016
España vuelve a estar conmocionada por una anécdota. Si hace un mes fue una Cabalgata de Reyes, ahora han sido unos titiriteros contratados por el Ayuntamiento de Madrid para el Carnaval. “No te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena. Jamás”,  jaleó entonces una directiva de FAES, el think tank oficial del PP. Y así es: jamás le perdonan nada a la alcaldesa de la capital porque en ocasiones se ha mostrado dubitativa o ha hecho cesiones ante la poderosa maquinaria que tiene en contra. Ella y todo el que quiera cambiar algo en este país. En cuanto ven un resquicio, meten cuña. Y están alerta ante cualquier actitud que interpreten como debilidad, real o fruto de la simple cortesía.
El desafortunado episodio de los titiriteros ha brindado una nueva ocasión para que la España que se autoerige como “defensora del bien y el orden” vuelva a sacar toda su artillería. Un espectáculo de crítica política --poco inteligente y estético, como el que se ofreció-- no es para niños, sin duda. Pero de ahí a detener a sus autores por “enaltecimiento del terrorismo” y enviarlos a la cárcel con un auto judicial que va a entrar en los anales de la historia del ridículo –si no vinieran avalados por toda una trayectoria del juez de guardia-- va un abismo. El PP se ha personado para acusar igualmente de “enaltecimiento del terrorismo” a la concejala de Cultura del Ayuntamiento, Celia Mayer. Lo que viene a demostrar que las leyes y códigos Mordaza con los que se pertrechó el PP en solitario no eran nada inocentes –nada de cuanto hizo en esta legislatura lo fue. Protestó hasta el Consejo de Europa por esa peligrosa deriva autoritaria del Gobierno español. Desde Polonia, la primera ministra, Beata Szydlo, justificó hace unos días sus escandalosas leyes restrictivas en que otros países las habían puesto en marcha también, en discusión directa con Esteban González Pons, que se mostró en la Eurocámara como un adalid de las libertades.
No es España la que está escandalizada. La desinformación y la manipulación condicionan drásticamente lo que piensan los ciudadanos menos formados pero útiles a sus fines. El Telediario de fin de semana de TVE mentía directamente al afirmar que en el cartel del espectáculo "del Ayuntamiento de Madrid” figuraban “vivas a ETA”. De nuevo han llegado las portadas y los editoriales del más sucio periodismo. Y ya no es la anécdota, lo que importa es descalificar todo el trabajo. El editorial de El Mundo del domingo 7 de febrero no puede ser más explícito y vehemente: “El fiasco de los nuevos alcaldes: sectarismo y gestión ineficaz”.
Y ahí estamos. Pobrecitos niños que asistieron a un mal espectáculo de títeres en esta España en la que la política y la prensa dispensan un trato de auténtico mimo a la cultura. Pobre hija de la directiva de FAES que vio algo falso en los trajes de los Reyes Magos, que no se ajustaban al patrón, de existir uno solo. ¿Dónde estaban políticos y periodistas cuando no abrían los colegios de Madrid en vacaciones para dar la única comida caliente a muchos niños? ¿Dónde se metieron al constatar que las políticas de la recuperación para los ricos practicadas por el PP de Rajoy elevaron la cifras de pobreza infantil del 17% en 2011 al 34% en 2015? ¿Y en qué se ocupaban todos ellos mientras políticos del PP se enrolaban en Púnicas y Taulas para robar de los presupuestos de los colegios, para sacar tajada hasta de dar las clases en barracones? Pobrecitos niños, menos mal que alguien vela porque no se contaminen de mal gusto con los títeres en una tarde de Carnaval.
Pobres adultos también los de los municipios del cambio. Acostumbrados a la gestión eficaz de Gallardón y Botella en Madrid, que nos endeudaron por lustros para hacer el soterramiento de la M30 o jugar a los Juegos Olímpicos a fondo perdido. La Operación Canalejas, el hotelito adjudicado en una esquina del parque del Retiro frente a la Estación de Atocha, a toda prisa y con premonición de que el edificio iba a estar en ruina en la fecha oportuna. Grandes amigos se benefician de las concesiones. En el hotel, el exministro Abel Matutes y El Corte Inglés. Esto sí que son gestiones para la ciudadanía. ¿Y la venta de viviendas sociales a fondos buitre, hoy en reclamación judicial, y que ha provocado una dimisión? No recuerdo haber visto con todo esto editoriales y portadas críticas. ¿Y de Rita Barberá en Valencia? ¿Rus? ¿Camps? ¿Fabra? ¿Sonia Castedo en Alicante? ¿Baltar en los fiordos gallegos? ¿Amat en Almería? ¿Quizás el edificante episodio del PP en León? El sectarismo y la mala gestión están en la izquierda...
No son las corporaciones locales, o no son solo ellas. El Gobierno sin mayoría absoluta que debe negociar Pedro Sánchez está en el fondo de la campaña. Y de las encuestas inverosímiles de El País, arrojadas como espadas que mutan las opiniones demoscópicas en vertiginoso time lapse. Y de las declaraciones que evidencian lo mal que envejecen los que siempre parecieron botarates (y machistas) como Alfonso Guerra, mentando hasta el 23F. ¡Qué gran dúo presidencial forman hoy Guerra y González al servicio de que todo siga igual! Igual, con una corrupción que nos anega hasta mermar el oxígeno de la decencia. Con su desigualdad récord, que callan. Y con su autoritarismo por barrios. Otro de los francotiradores de la ultraderecha, Jiménez Losantos, soltó por su radio que, de tener una escopeta, dispararía a miembros de Podemos, que se le solivianta el “agro” cada vez que los ve. A ver si alguien seguía el mandato de su incitación a la violencia… Sin detenciones, sin declaraciones, sin editoriales, sin portadas, sin tertulias amplificadoras…
La parte de la sociedad que se deja dirigir se escandaliza de lo que esta maquinaria quiere, pretendiendo que piense y vote también lo que a ellos les conviene. Con éxito en muchos casos. Es una labor masiva, que casi alcanza para hacer dudar a ciudadanos de buena fe. Incluso ocultan parte de los datos, lo que, en el lenguaje de los conceptos, consiste en falsear, sin paliativos. Las medias verdades son mentiras completas. Y el PSOE debería cuidarse de utilizar esa táctica. Por ejemplo, todos han vetado a alguien en la negociación. Aunque solo se resalta el veto de Podemos, y no por casualidad. Lo que se dilucida es un Gobierno de derechas --como el que ha gobernado durante los últimos 4 años-- u otro progresista. Y sus integrantes son incompatibles. El PSOE, si es socialista, no cuadra demasiado con la derecha. Y le puede salir mal la jugada. Porque además de los pactos a la alemana, están los pactos a la portuguesa. Y porque en Grecia y en el Reino Unido, socialistas y liberal-demócratas se volvieron irrelevantes tras apoyar a los conservadores. No es fácil votar el TTIP y el TISA con el PPE europeo y hacer en casa políticas progresistas. Pero ahí cabría algún margen más de confianza del que se brinda en un pacto de derechas. Con esta derecha española.
Túnicas y polichinelas más o menos afortunados para enfrentarse al bombardeo constante e inmisericorde de lo que toda la vida se llamó los poderes fácticos, hoy con la prensa entre ellos. Ya no Cuarto Poder al servicio de la sociedad, sino Tercer Pilar del Sistema corrupto. Aunque su peso es aplastante, otro periodismo, el periodismo, sigue abriéndose paso entre las vías de los tiempos oscuros. Por las brechas de la posibilidad, como escribió John Perry Barlow (@JPBarlow), uno de los primeros teóricos de Internet. Quien lo quiere realmente puede informarse. Y las campañas de tan escandalosa obviedad terminan por caer sobre sus actores: es como escupir al cielo. En vertical, todo es más racional y prosaico de lo que parece.