junio 25, 2015

20 fotografías de animales con sus hijos que te van a romper el corazón por completo


http://lavozdelmuro.net/20-fotografias-de-animales-con-sus-hijos-que-te-van-a-romper-el-corazon-por-completo/ Fotografías bellas, en el enlace
Por Antonio Sevilla, en Ciencia y naturaleza25/6/2014

El amor de unos padres por sus hijos no conoce límites ni en nuestro mundo ni tampoco en el animal.
En fotos como las selecionadas podemos ver reflejados momentos de nuestra infancia con nuestros padres o al revés.
Juegos, abrazos, mimos, besos, largas siestas y un sin fin de instantes preciosos de puro amor y protección.
Hay ciertos tipos de animales como los gatos, perros, elefantes, delfines, etc, que tienen pocas crías y el tiempo de crianza es mayor, por lo que la dedicación de los padres es más intensa y sacrificada que el resto, lo que les hace asemejarse más a nuestra manera de educar que otro tipo de animales.
Este tipo de crianza tiene también una respuesta evolutiva puesto que la crías que son más atendidas y protegidas por sus padres tendrán más posibilidades de sobrevivir que el resto.
Si por el contrario los padres tienen un número elevado de crías se tiende a primar la cantidad en vez de la calidad en cuanto a supervivencia se refiere, teniendo las crías individualmente, menos posibilidades de seguir adelante.
Existen complejos sistemas sociales entre algunos seres vivos, como los elefantes, que se asemejan mucho a nuestra manera de comunicarnos y de creación de jerarquías llegando a construir relaciones tan complejas que permanecerán de por vida en cada uno de ellos.
Estos lazos tan afectuosos son fundamentales para la buena salud y supervivencia tanto individual como general del grupo.
Los osos pardos suelen tener como máximo dos crías aunque suele llegar a la edad adulta sólo una de ellas.
En el reino de los felinos sucede algo parecido: pocas crías y mucha dedicación para asegurar su supervivencia.
Los pingüinos forman verdaderas colonias en las que todos cuidan de todos dejando a los más pequeños en el centro del grupo para resguardarlos tanto del frío como de posible depredadores potenciales.