junio 21, 2015

Acampada J.O. 2005. Calatayud-Trasobares, 25y26/6/2005


Realizado en Junio de 2005, narrado entonces y publicado ahora. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado" Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas.

* El viernes, 24, salimos de casa a las once de la mañana, vamos a la acampada social del club de montaña, que iba a ser en un pueblo de Teruel pero al final repetimos Trasobares. Blas encantado porque le satisfizo mucho el año pasado (...)                      
1.- Calatayud. Puerta de Daroca

* Estamos en carretera, pensamos en tomar un café, yo desayuné a las ocho de la mañana y noto la falta del segundo. Lo vamos alargando y acabamos en Calatayud, son cerca de las tres y entramos a un mesón a preguntar (...) En la calle volvemos a preguntar, ahora por el restaurante, e inmediatamente de darnos las indicaciones, son una pareja de mediana edad, sesenta años, añaden que si queremos comer bien y a buen precio, vayamos a La Perla  ¡allí van los representante!  continuan, para darnos más garantías. Pues si vosotros lo decís, allí que vamos  ¡veníos con nosotros!  y les acompañamos hasta una esquina cercana, en la que nos indican donde debemos dirigirnos, a la izquierda, donde la zapatería, poco más adelante, enseguida lo vereís. Se lo agradecemos y nos despedimos. Allí está, a la derecha, una fachada toda blanca, con los marcos de las puertas y ventanas en azul, entramos, están todas las mesas ocupadas... menos dos, preguntamos, nos podemos sentar en cualquiera de las libres, enseguida la preparan, elegimos junto a la ventana. Ventana con un alféizar de medio metro, es una casa antigua, de anchos muros, donde coloco la cámara y el bolso. Nos atienden  con celeridad, no es una sala grande y hay tres personas para el servicio, de primero: ... nos dice una ristra de cosas, de la que sólo me quedé con una, repite (...) La cuenta en la caja, a la salida. Se lo dije al camarero y se lo repetimos al de la caja, todo está estupendo, y la tarta... Nos cobran dos menús: 20,60 euros. Redondo.         
(...) Pasados cinco minutos de las cuatro y media, vuelvo al coche, Blas se está desperezando. Enfilamos la salida hacia Zaragoza

 (...) A la altura de  Morata de Jalón, dejamos la autovía de Aragón  –del Nordeste-  lo cruzamos, en  Chodes la carretera pasa por medio del pueblo, diagonalmente por una plaza redonda, con entrada y salida bajo unos grandes arcos de medio punto. Curioso. Después vendrá Arándiga, bonito nombre, Nigüella, pues eso, Mesones de Isuela con su castillo en alto, Tierga, también suena a romano, y tras él, Trasobares


2.- Torre Iglesia Trasobares

Esta foto y el resto son del día siguiente

* Llegamos a las seis de la tarde, la misma hora del año anterior, y nueva-
mente los primeros, elegimos sitio, lo tenemos todo, nos ponemos en el que presumo tiene más sombra (...)
Luego llegarán Antonio y Mari Ángeles, nos saludamos. Blas les ayuda a montar el remolque tienda que han traído y  yo me voy a ver de cerca la casa de piedra que tenemos enfrente, totalmente integrada en el paisaje http://www.aragonmudejar.com/aranda/trasobares/trasobares1.html

3.- Pueblo de Trasobares

* Cruzo el puente sobre el Río Isuela (Zaragoza), subo la pequeña cuesta y ahí está, un mirador privilegiado sobre el pueblo y las sierras circundantes. Sigo hacia arriba, cojo unas hierbas en flor que desconozco y me acerco al rebaño que ví desde lejos. El pastor está allí, ve las flores, le pregunto por su nombre y me dice que son malas, no las quieren las ovejas, ni las abejas siquiera, por eso hay tantas, añade. Pues las tiro, las que son buenas son esas amarillas, la manzanilla, dice  ¿es manzanilla amarga? nosotros la tomamos y le echamos una ramita de esto, el tomillo  ¡pues cogeré de esas!  le pregunto por las cabras que veo, si las tiene para carne ó para leche  ¡ para leche!  ¿hace queso? dos al día, será la respuesta. Le pregunté su nombre para comprarle alguno antes de irme del pueblo y luego olvidé ambas cosas. Se va, tiene que seguir con el rebaño, que recoje en el pueblo a las nueve de la noche. Antes me ha dicho que llegó a haber 14.000 ovejas y las llevaban lejos, actualmente hay uno de mil y dos pequeños, uno de ellos, el suyo. 

4.- Mula y sus aparejos Trasobares

 * Bajo al camping, desde lejos oigo a Jose María Quílez. Llegaron los cuatro, cada matrimonio en su coche, por lo del equipaje. Besos y abrazos, ya han montado la tienda que compartirán, suben y subo las barquillas con los alimentos y utensilios de cocina y comienzan a preparar la cena (...)
Pasadas las doce me voy a la cama –la colchoneta y los sacos-.
A la mañana siguiente, 25, cuando me levanto y salgo, ya están todos arriba, desayunados y con la vajilla fregada, Mari me dice  ¡arriba tienes el café caliente y la leche!  así que, con la cara lavada, sólo la cara, y recién peiná, pasadas las manos húmedas por el  pelo, me dispongo a desayunar, caliento la leche del cazo y a la mesa, Pilar se me une (...)
Como un goteo irán llegando los restantes componentes del grupo, Ángel, Rosa y Javier -vino en plan retiro espiritual- Félix y Presen, el “niño” con los abuelos, Javier, Maribel, Mónica y una prima de su edad, pero doble de tamaño, Miguel, Susana y Clara, para la que traje una cajita nacarada en azul claro, con pin de pingüino incluido, Paco y Araceli, que se pusieron a nuestra vera, Armando, Begoña y Daniel y quién menos esperábamos: Tiro y Toña, con tienda nueva de las que se tiran al aire y se montan solas, proceso en el que no estuve presente (...)
Miguel me presenta a su hija mayor, que ha venido con su marido, ya se ha casado, con veintitrés años, escasos, es muy guapa y se lo digo a ambos, lo confirma su pareja, un muchacho poco mayor que ella. Entrego copia de las fotos del Aspe (pico) a los participantes: Antonio, Ángel, Félix y Javier.  A Fernando le doy la de la cima del Pico Almanzor, tirada por Javier.
Como hace buen día me he acercado donde estuve ayer para tirar unas fotos, ahora que la torre de la iglesia está visible –el año anterior estaba tapada por una malla verde, en proceso de restauración-.


5.- Prácticas escalada Trasobares

*  A la tarde  ¿qué hacemos? Blas ha traído los arneses, tres, cuerda, mosquetones y demás para hacer escalada. Irán: Félix, Miguel, Javier, nosotros y la familia de todos, excepto: Mónica y la prima. Al río quieren ir Rosa y Araceli, donde el año anterior, se les unen algunos más, Fernando dice tener el coche bajo de gasolina, Blas le ofrece el Patrol y hacen una pequeña prueba, la supera. La práctica de escalada la hacen según se sale del pueblo, antes de llegar a la fuente “La Piojosa”. Dicen que tiene mucho nivel, los acompañantes nos acercamos a la fuente, por el agua, bebemos y llenamos unas botellas, sale fresquita, de la roca, allí se está bién, al sol hace calor, bastante.
 Cuando volvemos están colgados de la pared Miguel y Félix.  Al final subirá Blas, que desiste, se le agotan las fuerzas, no ha llegado a la mitad, dice que hay que tener muy fortalecidas las manos para soportar todo el peso de uno mismo y él no las tiene.   
De vuelta al camping, ya lo han hecho los del río,  y muy contentos, encontramos a Josele y Mari Carmen -ella trabaja el sábado por la mañana-.   


6.- Preparando cena Trasobares

* Subo a la zona de comedor, Antonio se prepara para cortar el jamón, ésta vez con jamonero de soporte, yo me ofrezco para el queso y Armando, que viene poco después, se me une. Ambas cosas son de calidad, todo el mundo opina ésto, felicitan a Paco, encargado este año de su adquisición. Se lo compró a un comerciante de su barrio, el barrio Goya. Serán el fundamento de la cena, además, unas ensaladas, todo para todos, después del café, limonada, como la llaman: 5 litros de vino tinto, Kilo y medio de azúcar, naranjas, limones, y algo más picado. Mari Ángeles dice que no tiene licor –le da la receta a su hijo David, que llegó algo antes-  está buena, sobrará y al día siguiente lo pasarán a botellas grandes de plástico, que se reparten, una para mí.  A la una y media me voy a dormir, se me adelantaron algunos, los que se quedan comerán migas que les hará Mari Ángeles, como no.                
El domingo, 26, cantarán que ya está el chocolate, así que ¡para arriba! 
Cuando subo quedan pocos desayunando, Antonio y Mari Ángeles están en la cocina-caseta sirviéndolo por el hueco de la ventana, me acerco con un cazillo verde, de los míos  ¡hasta arriba!  pediré, y me lo llena. Lo hacen en una gran cacerola roja de las que antiguamente se estañaban por los “paragüeros” –que arreglaban paraguas-, hay bolsas de bizcochos por las mesas, para untarlos. Cuando acabo, repito de chocolate, otra vez lleno. Eso sí, cuando a las doce dice Pilar de almorzar yo no tengo gana alguna. La mayoría está desmontando, así que nos ponemos a ello (...)
 A las dos del mediodía se van a recoger el cordero, asado en horno de leña, el de la panadería, que llevaron preparado un par de horas antes (...)

7.- Segadores con guadaña, a izda. Aquí: hortelano. Trasobares

Acabada la comida y recogida la mesa, nos sentamos a la sombra de los árboles, empezando la despedida a las cinco de la tarde, nosotros con el último grupo, a las seis (..)
El día anterior Antonio pescó truchas. Mari  me prepara 3 para nosotros y me las da en el momento de despedirnos, con el encargo de que me pare en la primera gasolinera que encuentre, compre hielo y las meta en él, lo que haré. Cuando llegue a casa, veré que puso cuatro, como cuatro somos.

PAQUITA 
......................................

OTRO ASUNTO. Hoy en Perroflautas del Mundo: SaltandoCharcosuna. Une Experiencia Educativa y Terapéutica basada en el Apoyo Mutuo y la Solidaridad