agosto 03, 2015

Ferrata Castellaso-Comida grupal-Renclusa, 6, 7 y 8/8/2005

Viaje realizado en Agosto de 2005, narrado entonces y publicado ahora. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas.

10.- Día 6. Inicio. Fondo: Pico Turbón


* Quedamos a la una y media en Rabaltueras, para terminar con tiempo suficiente, y sin prisas, y hacer una ferrata nueva que han preparado junto al camping, Castellaso se llama, me parece. Nos levantamos, levantamos la cama, sacos y colchoneta al sol, y nos vamos al río, a nuestro sitio, a lavarnos. Nuestro sitio está ocupado, no era nuestro, buscamos otro río arriba, también conocido, con menos sol, nos quedamos, el agua está fría, muy fría, como el primer día de todos los veranos, una primera intentona, fuera, está difícil de aguantar, concentración, otra, fuera, se acabó, adentro, ya estoy mojada y dentro, me jabono, también la cabeza, Blas lleva champú, a mí se me olvidó, bueno, lo hice conscientemente, aclarado, repito, me queda jabón en el cuello y algo en el pelo ¡ya!  para afuera, no me seco, hace sol y me quedo sobre una piedra  ¡que agradable! no se ve a nadie, salvo a lo lejos, pasar alguien de tarde en tarde.    

Al salir saludamos a la “vecindad”, no nos hacen encargo alguno, y en Rabaltueras estamos “esta vez” puntualmente a la hora fijada. La comida estupenda, Blas se sale del menú, pide ternasco, pago la factura, está decidido. El café lo tomaremos en el bar de la carretera, invita Angelito. Vemos a Ernesto que está repartiendo los periódicos que le han encargado los amigos.

 11.- Subiendo. ByN cortesía escáner

* Ya en La Borda, Toño incorporado al grupo, y el utillaje preparado y cargado, salimos de allí “por pies”, o sea: andando. Tiramos a la izquierda, como casi siempre, y a la media hora estamos en el inicio de la ferrata, se colocan los arneses y yo, para poder tirar alguna foto de la subida, trepo hasta una pequeña plataforma, que veo más arriba. No hay tal y está peor de lo que me pareció, debo subir algo más, parece que ya me encuentro algo cómoda, solo algo. Me siento, a esperar. Aparece Toño, luego Blas, foto con el pico Turbón de fondo, que más tarde comprobaré salió diluido porque, por supuesto, enfoqué a los escaladores.  

12.- Más arriba. Toño, Blas, Javi, Angel

* Tres hombres treintañeros se les adelantaron en la subida y les retrasarán en la salida. Según me dijeron después, la cima estaba infectada de mosquitos, se les metían hasta por los oídos. Una hora escasa tardaron en hacer todo el recorrido, incluída la bajada por la senda, hasta donde les esperábamos Rosa y yo. 

Crónica otra subida: julio 2014
http://paqquita.blogspot.com.es/2014/09/benasque-iii2-ferrata-de-castellaso.html  


13.- Saliendo, casi.

* Volvemos a nuestro hogar temporal, paramos donde se encuentra el grupo y Mari nos invita a cenar, aceptamos, tras una pequeña sobremesa nos iremos a la cama alrededor de las 12.

El día siguiente, 7,  domingo, fiesta, comida compartida, nosotros nos encargaremos de los postres, del pan, de lo que se nos ocurra, plato principal: truchas, el resto: lo que aporte cada uno. Bajamos al pueblo, primero a Perucho, 4 barras normales y 2 gallegas, el pan que no falte -frase de mi mamá- después la pastelería Flor de Nieve, 2 sequillos de miel y nueces y 2 trozos de tarta de manzana, antojo del momento. Tras esto, a Spar, tiene unos melocotones  con aspecto estupendo que cumplirán las expectativas, según compruebo al morderlo, 15, quiero 15, los mejores que puedas ó, si no, esos mismos que estás cogiendo. Son cerca de 4 kilos de los que me quedarán un montón para mí, porque Rosa tambíen llevó.  


 14.- Foto de Josele. Comida día 7 

* Regresamos, las mesas ya están preparadas, somos 16. Varias ensaladas sobre ellas, confeccionadas por distintas manos y distintas vituallas  ¡hasta migas! esta vez de compra, comeremos ¡no están mal, al menos, no me lo parece! ¿qué trastea Félix en la cocina, mientras los demás estamos moviendo la mandíbula?  



15.-  Foto de Josele. MariCarmen, Paquita, Rosa, Ángel y Javi

* Hace calor, gracias a la sombra que nos dan los dos toldos, colocados por las familias transeúntes, estamos cómodamente.  



 16.- Recogida de Félix, Josele y familias.

17.- Foto de Félix. Josele, enfrente. Blas, aquí

* Se acaba la comida, recogida de cacharros y, contra mi costumbre, me largo con el “pozal” -me gusta la palabra pozal, por cuanto tiene de sacar de lo más profundo-  a los fregaderos, que están allí mismo, cerca. Félix fue por delante y cuando llego ya está con agua caliente, o no demasiado fría, para sacar mejor los restos, le imito. Y al poco de ponerme en faena aparece Ricardo, friega él, yo aclaro, conforme, pero frota más esto que se queda con grasa. También aparece Rosa, de tal suerte va surgiendo el personal que hemos cubierto todos los fregaderos, menos uno. Entre las dos volveremos con la preciada carga.

¿Qué ha pasado? Tanto “recogimiento” ha habido que han desaparecido los toldos, nadie parece saber cómo empezó todo, el caso es que estamos al sol. Toña y Rosa se sientan a la sombra de la cocina de Mari y yo me tumbo, descanso mejor. Parte de los hombres van a jugar a las cartas  ¡dónde ponerse? al otro lado de la pista hay una pequeña sombra gracias a un matorral ¿sería un boj? y para ella que se van. Juegan: Blas, Antonio, Félix y Tiro, también Josele, y no se si Angelito participa en algún momento. Voy tras ellos, y aprovecho un trocito libre, para tirarme de nuevo al suelo. Creo que me duermo, al menos me relajo, bastante (...)
               
Día 8

* Es lunes, nos levantamos sin prisas, preparamos las mochilas y decidimos ir a Refugio de la Renclusa, para volver después por Aigualluts, excursión realizada el año anterior bajo una intensa lluvia, más que intensa, torrencial lluvia. Como siempre que iniciamos las excursiones por el valle, dejamos el coche en El Hospital, este año con cartel indicador en el aparcamiento de “Reservado Clientes” , nosotros lo somos, nos tomamos un café ó cerveza a la vuelta.


18.- Forau de la Renclusa

* Comenzamos a andar a las 10 y media de la mañana, hay alguna nube, pero no parece amenazar lluvia, ya lo hizo por la noche, suavemente; hay una verdadera aglomeración en La Besurta para ir hacia Aigualluts, romería típica del lugar, nosotros para el refugio, llegando a él a las 2 horas de iniciar el recorrido.

Son las 12 y media y cae un fina lluvia, como sirimiri, primero nos dirigimos al mogote colocado en el mirador del valle, tomamos algo  ¿qué tomamos? y  pienso en que nos acerquemos a ver el Forau de La Renclusa, Blas dice que lo vimos la primera vez que aquí vinimos, no recuerdo nada, lo han acordonado, me lo salto, se lo salta, y lo rodeamos en todo su perímetro, primero por la parte más alta y luego bajando al mismo sumidero, tiene un orificio artificial que comunica con el valle y por donde desagua parte del líquido “elemento” debe tener poco menos de 2 metros de altura y metro y medio de ancho, el fondo lo calculo peor porque no lo transitamos, pero podría ser de 3 ó 4 metros.  


 19.- Mismo anterior

* El Forau son dos grandes bocas que se tragan el agua que recoge toda la cubeta de este lado de Macizo de la Maladeta ¿destino? supongo que el propio valle, a diferencia del de Aigualluts, que se larga a Cataluña, para acabar vertiendo sus aguas al país vecino, Francia. Subimos de nuevo al refugio, que continúa en obras, e iniciamos la subida necesaria para dar el “salto” al otro valle. A Aigualluts llegamos a las tres menos cuarto, encaminamos nuestros pasos hacia el fondo, en donde pararemos a comer el bocadillo y descansar, Blas se duerme. Iniciamos el regreso a las 3 y media y al Hospital llegamos a las 5 y cuarto, medido por el reloj.

PAQUITA
.......................................

Otro asunto: Hoy en Perroflautas del Mundo FRANCO Y EL NAZISMO, de Búscame en el ciclo de la vida