octubre 23, 2015

Cambios climáticos y agro-combustibles. La Vía Campesina llamado a la acción para la cop21 en París

 Publicado el Jueves, 3 Septiembre 2015. Llamado de La Vía Campesina -  “La agricultura campesina es una solución verdadera a la crisis climática”    

Este año los desastres climáticos han  provocado grandes hambrunas, han agudizado la migración y han acelerado el empeoramiento de la condiciones de vida para millones de familias rurales, especialmente mujeres y  jóvenes. Mientras que los pequeños agricultores en todo el mundo producen los alimentos que la mayoría de los pueblos consumen, los glaciares se están derritiendo a un ritmo alarmante, muchas especies de plantas y animales están desapareciendo cada día, islas y naciones están siendo invadidas por océanos, los suelos se erosionan, los bosques se incendian y catástrofes como huracanes, tornados, terremotos y tsunamis son el pan de cada día. Mientras tanto, el sistema alimentario mundial impuesto por las multinacionales es un fracaso total y uno de los principales causantes de la crisis climática provocada por el hombre. La dependencia en los combustibles fósiles para producir, transformar y transportar comida es responsable de un 44 a un 57 por ciento del total de las emisiones de gas de efecto invernadero. En vez de ofrecer una alimentación para satisfacer las necesidades nutritivas de los pueblos, las multinacionales han aumentado el hambre y los problemas de salud alimenticios, al mismo tiempo han agudizado el acaparamiento de tierras, el desplazamiento rural, la tragedia de la migración involuntaria profundizando una crisis climática que ahora quieren resolver con falsas soluciones vendidas a la ONU.
Más de veinte años después de Río (1992) y de Kyoto (1997), los gobiernos siguen reuniéndose para las Conferencias de las Partes (conocidas como COP) en el CMNUCC (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático – UNFCCC). Sin embargo, cada vez han fallado en proteger y mejorar los derechos humanos más fundamentales, incluido el derecho a la alimentación, enviando a estas discusiones sobre el clima delegaciones que favorecen los intereses privados en lugar del bienestar público. Los acuerdos y las negociaciones anteriores han deambulado de acuerdos obligatorios o vinculantes hacia simples promesas que nunca se han cumplido. Al mismo tiempo, las multinacionales han afianzado el apoyo político de gobiernos cooptados para imponer sus intereses al interior de las estrategias de base de estos acuerdos. El mercado del carbón, los llamados Mecanismos de Desarrollo Limpio (CDM), REDD y REDD+, las bioenergías y los agro combustibles así como los paquetes de la agroindustria llamado “sensible al clima” son algunos de las propuestas engañosas sobre la mesa que solamente sirven a los planes ambiciosos del capital. En lugar de solucionar los problemas, estas falsas soluciones solo ayudan a empeorarlos. En lugar de limitar las emisiones, han creado mercados artificiales y oportunidades para que los grandes contaminadores sigan contaminado y han hecho muy poco para reducir los efectos del trastorno climático. Al defender los intereses del capitalismo por medio de la privatización de la naturaleza, las multinacionales están poniendo en peligro la vida de la gente, de los pequeños agricultores, de los campesinos y de las comunidades indígenas quienes dependen de la naturaleza para su existencia.
Hay que enfatizar una y otra vez que por siglos, la agricultura campesina y los sistemas alimentarios locales han demostrado su capacidad de alimentar a los pueblos. De acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, al Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, a la FAO y el Relator Especial de la ONU para el derecho a la alimentación, los pequeños campesinos produce hoy día hasta el 80 por ciento de la alimentación de los países no industrializados, que es donde vive gran parte de la población mundial.
Es por esto que La Vía Campesina declara nuevamente que la Soberanía Alimentaria – basada en la agroecología campesina, conocimientos tradicionales, selección, conservación e intercambio de semillas y en el control sobre nuestras tierras, biodiversidad, aguas y territorios – es una solución verdadera, viable y justa a la crisis climática causada principalmente por las multinacionales. Sin embargo, para hacer de la Soberanía Alimentaria una realidad necesitamos cambios estructurales. Entre otras cosas, necesitamos reformas agrarias integrales, adquisición pública de la producción campesina y poner fin a los destructivos tratados de libre comercio (TLCs) promovidos por las multinacionales y el capital financiero. En otras palabras, necesitamos justicia social, económica, política y climática.
En el contexto de la COP21, programada desde el 30 de noviembre al 11 de diciembre de 2015 en París, Francia, los gobiernos prometen que por fin saldrá un “acuerdo universal y legalmente vinculante”. Nosotros y nosotras de La Vía Campesina, representando a unos 200 millones de campesinos y campesinas en más de 150 organizaciones campesinas, exigimos durante el COP21, que los gobiernos den prioridad a las necesidades de los pueblos por encima de los intereses de las corporaciones y que busquen acuerdos con soluciones climáticas verdaderas, incluyendo sistemas alimentarios campesinos que enfríen la tierra. Las soluciones presentadas por las corporaciones son falsas y no resolverán la crisis climática. Nuestras soluciones son verdaderas y deben la prioridad en la agenda y el debate en la Naciones Unidas. Para garantizar que nuestra voz sea escuchada, estaremos movilizados junto a los millones de migrantes, campesinos, trabajadores, estudiantes y luchadores por la justicia climática que estarán en las calles de París.
Hacemos un llamado a todos los movimientos sociales, organizaciones populares, a la sociedad civil y a los militantes de todo el mundo para que se movilicen frente a la COP21 y vengan a París en masa, pero también con métodos de lucha descentralizados según las condiciones, para que nuestras propuestas avancen y para mostrar nuestra oposición a las soluciones falsas que las multinacionales y el capital financiero han logrado meter en la CMNUCC. Los gobiernos y sus delegaciones han tardado demasiado en lograr soluciones verdaderas y es tiempo de que cumplan con las necesidades y expectativas de los pueblos del mundo. Es la hora de las soluciones verdaderas, es hora de la Soberanía Alimentaria y es hora de poner un fin al secuestro de la CMNUCC de parte de las multinacionales y el capital.

Así que nos movilizamos en las siguientes fechas:
28 de noviembre: Movilizaciones de masas iniciales por la Justicia Climática
5/6 de diciembre: La aldea Global / Feria de Alternativas Populares
9 de diciembre: Día de la Agricultura Campesina y por la Soberanía Alimentaria
12 de diciembre: Acción de masas  "La Ultima palabra" por la Justicia Climática y Ambiental 

LA SOBERANÍA ALIMENTARIA ES UNA SOLUCIÓN VERDADERA A LA CRISIS CLIMÁTICA GLOBAL
LA AGROECOLOGÍA CAMPESINA ALIMENTA EL MUNDO Y ENFRÍA LA TIERRA
LA JUSTICIA CLIMÁTICA INCLUYE MIGRANTES, JÓVENES Y MUJERES
Más información: www.viacampesina.org
Contactos:
[Francés] Josie Riffaud / josieriffaud@yahoo.fr / 33.5.56.23.65.09 / Confederation Paysanne (Francia), LVC Colectivo Internacional de Justicia Climática y Medioambiental;
[Español] Edgardo Garcia / edgardogarcia2007@yahoo.es / 505.888.72973 / Asociación de Trabajadores del Campo (Nicaragua), LVC Colectivo Internacional de Justicia Climática y Medioambiental;
[Inglés y Español] Carlos Marentes / cmarentess@gmail.com / 1.915.873.8933 / Border Farm Workers Project – Unión de Trabajadores Agricolas Fronterizos (EEUU), LVC Colectivo Internacional de Justicia Climática y Medioambiental.