octubre 09, 2016

Valle Tena. Pico La Facha. Intento vano y definitivo, 6 y 7/8/2004.


Viaje realizado en Agosto de 2004, narrado entonces y publicado ahora. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas.

ANTECEDENTES: 24 Julio, sábado tarde. Crónica subida Anayet, d.d. de mañana http://paqquita.blogspot.com.es/2009/12/texto-de-entonces-recuperado.html                

* Iniciamos la subida hasta el refugio de Respomuso, que así se llama donde hay que llegar; para, al día siguiente temprano, subir al Pico Gran Facha, son las siete de la tarde. 
Algo más adelante, se paran: Javier, Mónica y Maribel para dar media vuelta y a casa (...)
Me encuentro fatigada y, encima, llevamos un peso que me clava al suelo –colchoneta, saco grande, piolet y crampones- experiencia casi olvidada por irrepetida desde nuestra primera época –hace casi treinta años-. Creo que vuelve Josele a proponer un cambio de destino final, se me debe notar el agotamiento. Le digo que, el día siguiente, si veo que no voy a poder, en vez de al pico, Blas y yo, nos iremos a ver los lagos cercanos al refugio y les esperamos a la vuelta. 
Como veo que me retraso, les digo que ellos dos se adelanten, tranquilamente, que puesto que la senda parece no tener pérdida ya nos veremos arriba, y así lo hacen. 
No levanto la mirada del suelo, no puedo más y, por fin, me doy por vencida, me ha costado reconocerlo pero no puedo más. Se lo comunico a Blas que va algo adelantado, él tambien renuncia a la excursión, añado que deje la mochila y corra al encuentro de la avanzadilla, para que se den por enterados y no nos esperen, lo que hará. 
Ha trascurrido una hora y media desde el inicio. Pasará otra, larga, hasta que vuelva a verle, le ha costado alcanzarles, iban muy adelantados, por lo visto le han dicho que ya quedaba poco para ver el refugio. Volvemos a cargarnos y para abajo, la mochila se hace menos pesada. 
En el camino de vuelta nos alcanzarán una pareja formada por un chico de edad cercana a los cuarenta y de aspecto molido y una muchacha que no llega a los treinta, fresca como una lechuga, y que, por el discurso que llevan, se deduce que no son pareja sentimental. Han estado en Pico Gran Facha, llegando por la mañana desde Sangüesa, a hora y media en coche de allí, dicen. El muchacho va a peor, los labios resecos y de bordes blancos, como si padeciera deshidratación, y la cabeza parece que se le va, reconoce que no estaba en forma, no había hecho nada desde antes del invierno pasado. No les abandonamos, por no dejar sola a la muchacha con el problema, puede que necesiten de nuestra ayuda. Ella le va dando ánimos de continuo, para que no se derrumbe, por fin llegamos al aparcamiento, es de noche, nos despedimos. Se ve un par de coches con la luz encendida, deben ser utilizados como habitáculo, el bar ya está cerrado y distinguimos en la oscuridad unos caballos en la zona preparada con mesas y bancos, dejamos las cosas en el coche y cogemos algo de comer (...)
Dormimos y nos levantamos temprano, nos lavamos como los gatos, el bar sigue cerrado y nos bajamos a Sallent de Gállego, que también tiene cerrado todos los establecimientos de hostelería, resulta que la noche anterior ha habido concierto hasta entrada casi la mañana y los empleados deben estar descansando, es domingo por la mañana. Al igual que nosotros, veremos pequeños grupos de gente a la busca de cafetería, pero no hay suerte. Entramos en la panadería (...)
En la misma puerta, hay dos muchachos jóvenes -alrededor de veinte años- que bloquean el paso. Les pregunto si son los últimos, contestan, con una risa tonta, que esperan a su amigo, señalando al interior, donde había dos personas más. Durante la espera estuvieron todo el rato jijí jajá. Blas me dijo después que estaban emporrados, como mucha gente de la que estamos viendo por la calle, de aspecto imitación hippi, perro incluido. 
       
 0.- Embalse de Lanuza. Foto de 10/7/2005
       
* Abandonamos Sallent de Gállego y, al poco, vemos el  Embalse de Lanuza y en él el escenario colocado sobre el agua cubierto con una carpa gigantesca y el cartel de Festival Internacional de las Culturas 'Pirineos Sur'. Lanuza fue un pueblo anegado por las aguas del embalse, excepto las casas más altas, cuya rehabilitación motivó la  celebración del festival, según nos dicen y que lleva funcionando desde hace varios años, no se cuantos. En Escarrilla, podemos desayunar en una cafetería panadería pastelería que da a la carretera, atendida por una señora rubia, muy juvenil ella, y un  señor de corte clásico. 
Más adelante, tomamos la desviación a Tramacastilla de Tena porque parece que puede tener interés, pero no lo tendrá, es un pueblo montañés invadido por las constructoras, con montón de casas nuevas hechas y por hacer, y una vista sobre las montañas cercanas, que tiene a su izquierda, estupenda.          
Crónica exc. alternativa http://paqquita.blogspot.com.es/2016/10/aragon-ruta-de-las-iglesias-del.html

1.- Día 6 Agosto. Segundo intento
 
* Como queremos hacer Pico Gran Facha, en las mejores condiciones posibles, me informo sobre el teléfono del refugio, hablo con uno de los hijos del guarda que lo lleva y me reserva plaza para las noches del viernes y sábado, 6 y 7 de agosto, el domingo 8 será el día de vuelta, incluyo las cenas y los desayunos correspondientes.
Salimos para Sallent de Gállego el viernes temprano (...)
Comemos en el bar de La Sarra: bocadillo de lomo y otro de beicon con queso, compartidos, son las dos del mediodía, mojados con cerveza y, al acabar, preparamos las mochilas y para arriba. 


2.- Senda. Blas. Ermita. Presa 
Fondo:  Cimas Circo Piedrafita

* Esta vez sí que disfruté del camino, viéndolo, cosa que no pasó dos semanas antes. A hora y media del inicio –muy cerca de donde abandonamos- encontramos una desviación a los lagos Arrieles y pasada otra hora y media el refugio. 
Poco antes está la presa del embalse, puesto que el lago está represado, y una ermita, que nos dirán, que fue utilizada en su día por los trabajadores que la construyeron.
 3.- Fondo: Pico Gran Facha. Dcha.: Pico Piedrafita. Izda.: Ref. Respomuso. Aquí: esqueleto viviendas obreros presa


4.- Circo Piedrafita. Cimas piramidales
Lago Respomuso represado

*  A eso de las seis de la tarde llegamos al refugio de Respomuso, situado en el Circo de Piedrafita. Nos asignan habitación –la de Terrabay / Ibón de Tebarray, suelen ponerles nombres de cimas cercanas - y taquillas, donde dejamos nuestras cosas y nos vamos a dar una vuelta por los alrededores (...) 

5.- Día 7
Aquí: Lago Alto Respomuso
Fondo: presa Respomuso

* A la mañana siguiente, lavado somero de cara, turno para el desayuno (...)
Coincimos con dos parejas, algo mayores que nosotros, asturianos, que se van a hacer el Balaitous, a la izquierda del refugio, son las siete. 
Dejamos a la derecha el lago alto de Respomuso, donde hay dos hombres haciendo vivac, y más adelante vemos un grupo más numeroso, son cuatro, a nuestra izquierda, que acaba de levantarse. 





6.- Lago La Facha 

* La aproximación al Pico Gran Facha es cómoda, porque se llanea; después vendrá bordear los lagos de la Facha,  por la izquierda,  y, al llegar al collado,  subir una fuerte pendiente de trescientos metros de desnivel.




 


7.- Senda desde Collado


* Todo el ascenso tiene mucho de trepada. 

Por el camino habremos ido encontrándonos con un matrimonio francés, acompañado de un joven que parece su hijo, y que lo es, según nos dice después el mayor  en la cima, la madre se quedó en el collado, al sol y de cara a Francia





8.- Blas

Subiendo a cima

* Llegar y ponerse a chispear, son las 11 de la mañana, los franceses llegaron antes, el padre nos tirará una foto y se bajarán de inmediato, les seguimos al poco. 

 9.- Cima de Gran Facha (3005 m). Paquita y Blas

10.- Vista desde cima, hacia Francia, a dcha.

11.- A izda. ant. Vista desde cima. Camino traído. Más alto: Balaitous






12.- 

En bajada

Paquita

Varios lagos



13.- Sendero francés al collado. Ladera enfrente. Blas 


14.- Volviendo. Barranco. 
Embalse, fondo. Blas. río Aguas Limpias

* La vuelta será mojada, no parará de llover en todo el rato. Peor suerte han tenido todos los que intentaron el Balaitous, les pilló la lluvia a las 9 de la mañana, arruinándoles la excursión. Pedimos un caldo, para entonarnos después de la mojadura, y nos servirán agua caliente con pastilla de caldo Extarlux, ó cualquier otra, que ni siquiera está bien disuelta, sabe fortísima y, al final, se mastica. Entablamos conversación con dos muchachos y una chica, treintañeros, que resulta son de Madrid, ellos estuvieron subiendo un pico frente al refugio, peculiaridad de esta zona es que todos las grandes cimas son piramidales, incluida la que acabamos de culminar y el propio Anayet. Nos dicen que son del  club de montaña del CESIC, les pregunto que si trabajan allí, y me constestan que para nada, simplemente es el que tiene la cuota de socio más económica, y por ello el que más socios tiene de todo Madrid. Uno de los muchachos es ingeniero y funcionario, trabajando en el Ministerio de Industria, y la chica, su pareja, trabaja en la empresa privada. El otro, también funcionario, es informático y no se si trabajaba en Agricultura. Su pareja, que no le acompaña, no ama la montaña, y después de algunos años de separación ha vuelto a reencontrarse con ella, la montaña, me cuenta. Cenar hoy parece que va a constituir una lucha, porque hay gente ocupando, más bien invadiendo,  las mesas, uno ó dos toman la mesa, y el resto se pone en la cola. ¿Qué pasa? Que los que llegamos primero, son los que tenemos las primeras posiciones en la fila, para recoger las bandejas, pero no disponemos de sitio libre donde colocarnos. Situación absurda la que se plantea, los que tenemos bandeja, no tenemos sitio, y los que tienen sitio no tienen bandeja.  Se lo comento al hijo mayor del guarda  del refugio, que es quien nos está atendiendo en este momento -que no hay mesa libre-  y dice que no puede ser, que con las cenas que llevan servidas hasta el momento tienen que quedar lugares libres, le hablo de la invasión, y sale para poner orden ¡eso, imponte, le digo! y aclara que, el que quiera cenar que se ponga a la fila, nada de ocupar las mesas anticipadamente. Problema resuelto. El refugio está atendido por un padre con dos hijos.

Crónica día siguiente http://paqquita.blogspot.com.es/2016/10/ref-respomuso-lagos-arrieles-la-sarra.html

PAQUITA