diciembre 11, 2015

Ganar para vivir sin miedo, de Teresa Rodríguez y Rommy Arce

Anticapitalistas: Las compañeras Teresa Rodríguez y Rommy Arce desarrollan los argumentos que explican que el próximo 20D hay que apostar por quitarle el poder al IBEX 35. Sólo así podremos dotarnos de las herramientas necesarias para construir una sociedad verdaderamente democrática que derribe los muros de las instituciones y en la que la mayoría social se represente a sí misma. 
"Se consiguieron mejoras importantes, pero el poder efectivo, el que está detrás de los focos, quedó intacto", señalan las autoras
- Secretaria General de Podemos Andalucía- Concejala de Ahora Madrid. Militantes de Anticapitalistas. 6/11/2015
http://www.eldiario.es/tribunaabierta/Ganar-vivir-miedo_6_449415074.html

Quienes firmamos este artículo formamos parte de una generación que no vivió ni padeció la Transición y el “desencanto” posterior. Pero sí hemos sufrido sus consecuencias. Durante largos años hemos escuchado discursos y relatos sobre ese desencanto, sobre la frustración de las oportunidades perdidas, sobre las derrotas políticas y sociales de antaño, sobre las claudicaciones y las impotencias de entonces. Por suerte, hay otra herencia, muchas veces oculta, subterránea, de luchas, batallas, huelgas, que no tiene mucho que ver con las medallas que se cuelgan algunos “progres” reconvertidos por correr ante los grises, que consiguió muchas cosas. Cosas concretas: derechos, mejoras en las vida cotidiana. Esa parte de la historia vivida por gente humilde capaz de soñar cosas reales no se cuenta muy a menudo, porque al final quienes vencieron fueron los de siempre. Se consiguieron mejoras importantes, pero el poder efectivo, el que está detrás de los focos, quedó intacto.
Nos negamos a ser parte de un 'revival' lastimoso de la Historia. Nos negamos a asumir que esta vez va a cambiar algo para que todo siga igual. Queremos mejoras concretas, pero queremos que no queden intactas las relaciones económicas y políticas estructurales, de poder, que permiten que unos pocos se apropien de la riqueza de los que viven de sus manos. Hoy, las oportunidades que abrieron el conjunto de movilizaciones y luchas sociales que se iniciaron con el 15-M (mucho más determinantes en la crisis de régimen que los propios efectos de la crisis económica o la corrupción) siguen operando, aunque de forma más limitada. Es por ello que las próximas elecciones del 20D nos jugamos mucho: mantener y profundizar el escenario de inestabilidad política o, por el contrario, transitar hacia un reajuste por arriba que cierre las opciones de transformación que se han expresado en las calles en los últimos años.
Queremos que no queden intactas las relaciones económicas y políticas estructurales, de poder, que permiten que unos pocos se apropien de la riqueza
Creemos que ante estas elecciones hay dos riesgos que nos pueden atenazar. Desde arriba, la amenaza de la regeneración fantasma con nuevos y viejos actores al servicio de los intereses de las élites, de una reforma constitucional incompleta e insuficiente que nos aleje del objetivo de abrir procesos constituyentes donde podamos discutir sobre todo y abrir todos los grilletes. Por abajo, un clima de resignación que vaya cubriendo el escenario de una parálisis en la movilización social que no ayude a un proyecto de cambio para los y las de abajo. Un estado de ánimo que trate de repetirnos que no es posible, que no se puede. Ante ambas amenazas nos rebelamos. Somos conscientes de los errores propios y los aciertos ajenos en la disputa política de los últimos meses.
En esos errores, de hecho, podemos encontrar los efectos del trabajo sistemático por tratar de liquidar ese estado de ánimo colectivo que impulsó la idea de cambio inmediato. Pero no es tiempo de lamentos. Ya llegará el tiempo de los balances, de los debates estratégicos ante los nuevos escenarios por venir. Hoy, como ayer, toca apostar por seguir profundizando en la inestabilidad del desorden corrupto y austericida imperante. Y esa inestabilidad pasa por la derrota del IBEX-35 y sus partidos (PP, PSOE y C's) porque no hay espacio para la conciliación con quienes han ejercido de pirómanos y saqueadores de derechos. En esta campaña, por tanto, toca dividir el espacio: frente a los mayordomos de los ricos hay que confrontar con la auto-organización popular de quienes sufren la precariedad, la explotación o el exilio. Tengamos memoria: el PP y el PSOE dicen una cosa en campaña electoral y luego hacen otra cuando gobiernan. Que nadie se crea sus mentiras. Que nadie se olvide que son ellos los responsables de que haya 6 millones de desempleados y desempleadas, que los grandes empresarios ganen más con la crisis, que muchos pequeños negocios han cerrado porque sólo se beneficia a las grandes multinacionales, que los salarios han bajado, que la sanidad y la educación se han precarizado para pagar la deuda aunque sigan funcionando gracias al esfuerzo de miles de profesionales, que aquí se ha robado con impunidad. Nosotras planteamos que todo esto tiene que acabarse porque podemos. Nos indignamos porque tenemos que hacerlo. Sabemos que no va a ser fácil, no prometemos por prometer: solo pedimos que no se olvide nadie de lo que han hecho las élites políticas y económicas mafiosas y explotadoras que han saqueado este país.
Podemos sigue siendo quien mejor encarna las posibilidades de derrotar al pasado y ganar las instituciones para la gente de abajo. Por fortuna, otros actores acompañan este proceso. La candidatura que impulsa Barcelona en Común o la dinámica unitaria en Galicia son expresiones de la posibilidad de conformar un sujeto electoral potente, diverso, plural. Esta multiplicidad de actores y experiencias, más allá del equilibrio inestable que siempre implican, pueden ser un mecanismo fundamental para acercarnos al necesario éxito en lo electoral. Pero sabemos que eso solo no basta. La experiencia griega muestra los límites al cambio que establecen las actuales instituciones. O los recientes sucesos en Portugal y el golpe de Estado parlamentario de la derecha muestran cómo el conflicto sigue operando más allá de los resultados electorales. Es en la disputa política (en todas sus dimensiones) y en la lucha social donde se sigue dirimiendo la guerra social de la minoría privilegiada y la mayoría social, de intereses antagónicos.
Por eso creemos que el 20D es un hito fundamental que, en gran medida, va a delimitar el terreno de juego de la acción política, de las luchas sociales en el próximo periodo, de las posibilidades de que se nos escuche, de lograr conquistar mejoras para la gente. Pero va a haber vida más allá de la contienda electoral. Si queremos “ganar” en un sentido de la profundización democrática necesaria (lo cual, como decía Pablo Iglesias, implica expropiar el poder de los pocos para dárselo a los más) debemos ganar en todos los ámbitos donde hay disputa por el poder. Y eso pasa por ganar los necesarios combates de ideas y revertir la hegemonía dominante en ese terreno. Pero también pasa por ganar en todos los espacios donde se expresa el conflicto social. Ganar ahora, por tanto, en lo electoral, en lo político y en lo social. Ganar, en definitiva, para sacudirnos el miedo, para algo tan simple como que todo el mundo pueda tener una vida digna, sin estar atenazados y atenazadas por el miedo a la pobreza, a los desahucios, al exilio económico, al paro. Estamos convencidas de que la justicia social es algo innegociable, que no hay excusas. El 20D salimos a ganar, en definitiva, para sacudirnos el miedo, para construir el nuevo escenario de lo común.
*Teresa Rodríguez y Rommy Arce son militantes de Anticapitalistas