diciembre 06, 2015

Pirineo Leridano IV. Espot-Estany Negre-Bielsa, 24 Nov. 2005

Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Lo copiado aparece "entrecomillado". Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas. Viaje realizado en Noviembre de 2005, narrado entonces y publicado ahora. Crónica anterior
http://paqquita.blogspot.com.es/2015/12/pirineo-leridano-iii-seo-urgel-andorra.html

* La mañana siguiente, 24, nos despedimos de Seo de Urgel. Madrugamos, es jueves, éste será un día intenso. Según la factura, salímos a las 8h.39´ del parador. Antes hemos desayunado en el “Forn de Serafí” nuestros cafés con leche y 3 cruasanes, uno compartido,  para llevar reserva de energía. 
Aprovecharemos el viaje, hacia Valle de Pineta, haciendo la excursión que nos propuso la empleada del Parque nacional de Aiguas Tortas y Lago de San Mauricio, en Espot.
Pasamos nuevamente por el Coll de Cantó, Sort, donde compro el pan. La iglesia tiene una puerta de lo más original, adornada con pequeñas arcos ciegos en la parte superior, es un pueblo majo este de Sort. Y llegamos a Espot.  
(NOTA de 2 días antes: En Espot, en la Casa del Parque, nos atiende una muchacha bastante más joven que yo, y muy amable, que nos recomienda ver el Estany Negre, del que desconocíamos su existencia, excursión que se realiza desde el pueblo mismo, por donde el puente románico)
Intentamos localizar el inicio de la excursión, pero será infructuoso, así que vamos a la Casa de Parque para no perder más tiempo y que nos lo repita.
Allí está, con la misma compañera, nos explica: llegar hasta el puente románico, rodear la casa “rosa fuerte” que hay a la izquierda, el pueblo se deja abajo, llegar hasta la torre medieval, que ya vi el otro día, donde debemos dejar el coche e iniciar la excursión. 
Así haremos y llegamos bajo la torre, junto a una construcción de la hidroeléctrica; el coche se queda a un lado de la carretera, fuera de ella.  

44.- Senda helada. Camino Estany Negre de Pico de Peguera                

* Son las 11 horas cuando nos ponemos en marcha. Ya llevamos puestas las polainas –tomamos nota de los días anteriores- el día ha salido estupendo, estamos entrando en el valle de Peguera. Al fondo se ven las cimas nevadas, la senda tiene un buen trazado y por ella discurre el agua casi de continuo. A la media hora hay una hermosa cascada en el río y a los 5 minutos siguientes cruzamos al otro lado del río por un puente, volviendo a la ribera anterior por el segundo de ellos que nos encontramos.

 45.- Detalle hielo sendero

* Desde el primero de los puentes el hielo del suelo ha ido en aumento, encontrando a las 12 h.10´ una cascada a nuestra derecha casi completamente helada, como helado estará finalmente un tramo de la senda por el que inevitablemente tenemos que pasar. Son cerca de seis metros totalmente cubiertos por una gruesa capa de hielo. A la derecha tenemos una pared y a nuestra izquierda la pendiente. Solución que le da Blas, ponerse a picar el hielo con el piolet, para hacer huecos donde colocar el pie sin peligro de resbalarse. Entretanto yo me aposento sobre una roca. A los 10´ ya ha conseguido superar este tramo y coloca, después de varias tentativas abortadas, una piedra plana, a modo de peldaño, en un punto conflictivo. De esta manera, podremos pasar sin riesgo de resbalones, aunque con cuidado.

46.- Más adelante. Senda Estany Negre de Pico de Peguera

A la media hora llegamos a un embalse pequeño, es el Estany de Lladrés, según consta en el mapa. Curiosamente, la presa que lo cierra no es una pared recta sin más, sino tres semicírculos en línea. Son las 13 horas.
A partir de aquí, la nieve que cubre la senda será compañera de viaje, aumentando de grosor irremisiblemente, hasta el punto de alcanzar no menos de medio metro, como comprobamos una vez sí y otra también, cada vez que nos hundimos en ella. 
Estamos siguiendo las huella de unas rodadas de coche sobre una pista, que ha aparecido a la derecha del pequeño embalse, cuyo origen ignoramos. Blas comentará los “huevos” que ha tenido que echarle el conductor del vehículo para ir por allí. Suponemos que habrán sido los guardas, hasta que llegamos a una fuerte pendiente en que se ve que decidió no continuar y reculó.
Andar así es fatigoso, alternamos la nieve dura con la blanda, sin saber cuando pisamos qué nos encontraremos.


47.- Estany. refugio Josep Maria Blanc

* Y llegamos a un  lago enorme, embalsado -es catalán-. El entorno es precioso, cimas nevadas a ambos lados y de frente, y una casita como de cuento en medio del mismo, sí, porque está situada más o menos en el centro, sobre una especie de península que lo divide en dos. Es el Estany de Tort y, la edificación que estamos viendo, el refugio Josep Maria Blanc

 48.-  Mismo estany. Giro vista, a izda. de anterior 
(En julio 2014 volvemos aquí, en compañía, haciendo Carros de Fuego
http://paqquita.blogspot.com.es/2014/08/carros-de-fuego-ii2-refugio-colomina.html)

* Blas se acerca a éste, pero yo continúo, nuestra meta era el Estany Negre y veo huellas de pisadas que continuan más arriba, las sigo y a los 10 minutos vemos otro embalse unido al anterior por un pequeño cuello, suponemos que es el que buscamos y damos por finalizada la excursión. 

49.- Minicentral eléctrica

* Son las 14h.30´. 
Atrás hemos dejado, también, un refugio que suponemos debe ser de la empresa hidroeléctrica, cerrado “a cal y canto”. Pocos días después, comprobaré que no, nos confundimos, el Estany Negre estaba un poco más arriba y más a la izquierda, a no más de media de hora. El que vimos era el Estany Trullo, una décima parte del anterior. Nos queda pendiente para una próxima ocasión.
El paraje es ideal, de ensueño. Si bonito era cuando lo encontramos al venir, más bonita es aún la imagen que nos ofrece hacia el valle, el enclave es único, inmejorable. Entramos en él, en la parte libre que es la que está abierta. Nuestro asombro va en aumento, porque tiene microondas, y funciona, estufa de gas butano, otro lujo, con media docena de botellas de repuesto, un gran botiquín, 2 mesas rectangulares con sus bancos correspondientes y camas en litera con capacidad para 8 personas muy holgadas y mantas. Primera vez en la vida que vemos cosa semejante. Cuando se lo comentemos, a la vuelta, a la muchacha que nos aconsejó esta excursión, nos dirá que está recién reformado, inaugurado este año el arreglo. Anteriormente estaba fatal. Suerte la que tuvimos, me digo yo.


50.- Vuelta. Estany Tort de Peguera

* Deshacemos algo de camino para encaminarnos hacia el refugio situado en el centro del lago. 


51.- Estany Tort de valle de Peguera. Paquita. Presa, al frente


52.- refugio Josep Maria Blanc. Aquí: borde embalse

* Como veo nubes evolucionando, antes de ponerme a comer prefiero echar las fotografías, en este caso inexcusables, así que salgo con la cámara y a ello. La superficie está congelada como en todos los que estamos viendo estos días, en su mayor parte; saldrán unas fotos estupendas, una de ellas que quiso hacerme Blas estoy como sobre el agua –me lo hicieron ver dos compañeros/as, creo que fueron Leonor y Emilio- me imaginé algo así como “Venus saliendo de las aguas” sólo que en traje de montaña. El frío era tan intenso que se nos quedaron heladas las manos. Agilizamos y para adentro, a “refugiarnos”.





53.- Estany Tort de Pico de Peguera

A dcha., sentido subida

* Allí estaremos hasta las 4 menos cuarto, en que ya estamos preparados para iniciar la vuelta. Habré aprovechado el microondas para fundir el queso que llevamos y de esta manera comer algo caliente, además del consabido lomo.
  54.- A izda. ant. Estany Tort de Pico de Peguera

  55.- A izda. ant. Estany Tort de Pico de Peguera

* Si a la llegada abrimos la ventana de ”par en par”, ahora la cerramos completamente, así como la puerta. Con todo, volveremos cada poco la mirada, para dejar fijada en nuestra retina la imagen de la que hemos disfrutado y aún seguimos disfrutando.

 56.- refugio Josep Maria Blanc

* Llegamos al Estany Lladrés a las 4 y media, al paso helado a las 5 y a las 5 horas 40 minutos ya estamos en el punto en que la iniciamos, junto a nuestro vehículo; con tiempo justo para pasarnos por la Casa del Parque. Queremos dar las gracias a la encargada por el “regalo” que nos ha hecho, al recomendarnos esta excursión. La hora en que cierran, según el cartel, era las 6. Allí la encontramos, la transmitimos nuestro sentir y las ofrecemos a ella y su compañera un café, no vendrán pero nos indican el que hay poco antes y a él que nos enfilamos.               
Hay un pequeño grupo de personas en el interior (...) El grupo está debatiendo sobre las maneras fáciles? de hacer dinero. La mujer no lo ve nada claro, sabe las horas que le tiene que echar al establecimiento y los gastos fijos que conlleva, entre alquiler y demás. Cuando salimos, las seis, siguen reunidos.              
El resumen en números de la jornada es: hemos subido un desnivel de 1.000 metros, con un tiempo de ida de 3 horas y media y uno de vuelta de hora 55´, poco más de la mitad.
Vamos a nuestro siguiente alojamiento, el Parador Monte Perdido, en Valle de Pineta. Es noche profunda y no hay luna. Dejamos Sort a nuestra derecha –son las 6h.20´- y tomamos el eje pirenaico en sentido contrario al que trajimos de mañana (...)
Al atravesar Puebla de Segur me fijo en unos edificios iluminados, que me parecen interesantes, se lo digo a Blas y volvemos unos metros atrás, aparca. En una placa se lee: “Conjunto modernista de 1904”  utilizado actualmente como sede del ayuntamiento uno de ellos y el otro como sala de exposiciones. En este último pone “Molí d´oli” que yo traduzco por molino de aceite, sobre la marcha. Son muy bonitos, en piedra y con la fachada decorada con cerámica vidriada con diferentes motivos. Es un buen trabajo, sí señor. Como curiosidad, es el pueblo natal de Josep Borrell, actual eurodiputado por el partido socialista, que fue ministro de Fomento y aspirante a la candidatura, como cabeza de lista, a presidente del gobierno, además de anterior profesor universitario en la asignatura de matemáticas e ingeniero aeronáutico, creo.
No volvemos a hacer parada alguna, tenemos que pasar por el Pont de Suert, el Coll de Fadas, Castejón de Sos, Campo, Ainsa, Escalona, Bielsa y aquí paramos. Son algo más de las 10 de la noche y tendremos que cenar algo. Y tenemos suerte, es un restaurante a pie de carretera bastante lleno, preguntamos, nos podemos sentar, nos ofrecen 2 ó 3 menús, estamos en el Hostal Pañart. Resultará bueno y el precio 12 euros cada uno más el Iva. Cuando salimos de él son las 11 y veinte, catorce kilómetros más allá, al final de la carretera, está el Parador Monte Perdido, nuestro alojamiento.

Crónica siguiente http://paqquita.blogspot.com.es/2015/12/pirineo-aragones-ermitas-romanicas.html

PAQUITA
..............................................

OTRO ASUNTO. Hoy en Perroflautas del Mundo:  Si vas a defraudar a Hacienda, hazlo a lo grande