julio 19, 2016

Crónica 900. Festival de Teatro Clásico Almagro, julio 1999


Viaje realizado en JULIO de 1999, narrado en 2004 y publicado ahora. Las fotos llevan una explicación y al relato lo precede un *asterisco. Para VER las FOTOS, sus detalles, DEBEN AGRANDARSE clicando sobre ellas. Fueron tomadas con cámara analógica y ahora escaneadas.

* En julio, vamos al Festival de Teatro Clásico de Almagro, a ver una obra, que representan en el claustro de un convento, de Molière, no recuerdo bien el título, algo sobre las mujeres. Las mujeres sabias, eso era. 


1.- Plaza Mayor de Almagro. Tarima actuaciones. Paquita

* Hace un calor, a pesar de que las representaciones son nocturnas, agobiante. 
Después, quise pasar por el Corral de Comedias, está en la misma Plaza de Almagro. Comprobé que allí fue peor todavía, porque es un local cerrado y sin aire acondicionado. 
Aprovechando que estamos por el Campo de Calatrava y que de un pueblo de esta zona, Moral de Calatrava, era un antiguo compañero de mili de Blas, digo de acercarnos, a intentar localizarle.
Al principio, le pareció dificultoso pero aceptó, y hacia allí que nos dirigimos. 
Nada más llegar, le preguntamos a un señor, sentado a la puerta de su casa, y directamente nos envía a la de un hermano de Arnelio –que ese era el nombre del amigo-, casado con la hija del profesor de música, según nos dijo; casa que está nada más doblar a la derecha, de allí mismo, y descrita como la que tiene los balcones en madera y demás. 
Sin pérdida ninguna, llamamos a la puerta y nos atiende su cuñada, muy guapa y amable. Nos dice que Arnelio está en Madrid, con su madre. Sigue trabajando en el Banco... toca la flauta, o algo así.
Hablando de él parece hacerlo admirativamente. 
Como estamos dentro de su casa, podemos apreciar el montón de trabajo en madera, tallada, que allí hay. Se lo comentamos. El autor de todo ello es su padre. Nos da su dirección por si queremos ver más trabajos suyos; entre ellos, una carroza para la Semana Santa ¡pies para que os quiero! 
Allí que vamos. Están el padre y la madre. Cuando les comentamos el motivo de nuestra visita, no sólo nos enseñan los trabajos pendientes en el taller sino los ya acabados dentro de su propia casa; como un bargueño,  está haciendo otro para su hija y, en mente, el siguiente para el hijo. 
Tiene un lujo de detalles impresionante, sin perjuicio de que, muchos de los motivos que talla no nos gustan, suelen ser religiosos. Comenta que, la madera que más le gusta trabajar es el nogal. Además de la carroza, también tenía encargada una mesa de juntas, grande, y lacada, una pena tapada la madera, pero ése era el encargo. Nos parece que desarrolla una actividad intensa, ya que, además de trabajar para la calle, hacía caprichos para los hijos, ó para sí mismo, y era el profesor de música del pueblo. 
Todo un artista, de los tiempos de Leonardo da Vinci.   

PAQUITA 
.............................................

OTRO ASUNTO. Hoy en Perroflautas del Mundo:
Ceuta 1936: un plan para matar a Franco que pudo cambiar la historia

¿Quién era Queipo de Llano?