julio 22, 2016

La traición de Aranda, el ‘general de la República’ que mandó fusilar a los mineros

17.7.16
http://www.ecorepublicano.es/2016/07/la-traicion-de-aranda-el-general-de-la.html

Antonio Aranda Mata
Luis Díez | Cuarto Poder

La obediencia calculada de los militares que pululaban por el palacio de Buenavista, en la madrileña plaza de Cibeles, sede de la presidencia del Consejo de Ministros, tuvo en el coronel Antonio Aranda Mata el máximo exponente de la felonía y la crueldad. El cinismo de los oficiales destinados en Buenavista hizo creer al jefe del Gobierno y ministro de Guerra, Santiago Casares Quiroga, que prevalecería la lealtad y por eso, porque no quería arriesgar la República ni por la derecha ni por la izquierda, se negó a dictar la orden de entregar armas al pueblo y dimitió al comprobar que la sublevación iniciada en Marruecos se extendía rápidamente a la Península. 

En las fechas previas al golpe militar contra la República se contaba una anécdota muy reconfortante, según algunos periodistas, para don Santiago. Se decía que varios oficiales manejaban la fecha del golpe, pero habían decidido posponerla a fin de mes para cobrar el sueldo y, luego ya, con el dinero fresco en el bolsillo se habían olvidado de sublevarse. El 17 de julio de 1936 no era fin de mes ni tampoco los golpistas decidieron esperar a cobrar la paga. El ministro de la Gobernación, Santiago Pozas Perea, que conocía bien el paño con el que los sublevados pretendían vestir España, era partidario de armar al pueblo cuanto antes. Siguiendo su consigna, el gobernador civil de Oviedo convocó al jefe militar de la plaza y a los diputados del Frente Popular en su despacho.


Todos consideraban al coronel Aranda un hombre leal a la República; se había mantenido al margen de la represión dirigida por Franco y Yagüe contra los mineros a raíz de la huelga revolucionaria de octubre de 1934; asistía a algunos mítines socialistas; tenía buen trato con los dirigentes obreros y hasta le habían concedido el título de “general de la República” y “espada de la República”. Sólo la diputada del PSOE, Matilde de la Torre, desconfiaba de él. El relato que escribió sobre el drama de la represión fue, con otras páginas sobre la guerra, de lo más delicado y emocionante que ha publicado la prensa española, al decir de Julián Zugazagoitia.
De la Torre tenía algunas razones para desconfiar de Aranda. Era extraño que el militar no hubiera escuchado ni un gemido de las víctimas de la represión en las cuencas mineras ni tuviera noticia de las sevicias y atrocidades perpetradas por las tropas norteafricanas de Yagüe contra la gente indefensa, incluidos niños y mujeres. Simplemente prefirió mirar hacia otro lado y dejó hacer.
Aranda acudió al despacho del gobernador civil y, con perfecta calma, aseguró la obediencia unánime de la guarnición a las autoridades de la República. Los parlamentarios le explicaron la decisión de armar a los trabajadores, pues eso les permitía acudir con sus propios hombres en apoyo de la plaza que los necesitara. Y Madrid los necesitaba. “En Madrid, donde se hizo a los mineros requerimientos apremiantes, los esperábamos, anhelando el momento de verlos irrumpir victoriosos por las calles de la villa”, escribió Zugazagoitia.
El coronel no veía inconveniente en entregar armamento. Todo eran facilidades por su parte. Se recomendó a los trabajadores que se concentrasen para el reparto. Sin embargo, una vez consultadas las existencias, manifestó que no podía prescindir de un solo fusil, aunque había armamento de sobra en León, donde se les entregaría con una orden suya. Se organizó una expedición de camiones con los hombres de las minas.
Los asturianos acariciaban la idea de avanzar hacia Madrid arrollando a los fascistas que se interpusieran en su camino. Téngase en cuenta que en esos momentos ya la columna de Molamarchaba contra Madrid. El jefe de la comandancia de León, debidamente alertado por Aranda, les hizo perder bastante tiempo antes de dirigirles hacia Ponferrada a recoger el material.
Mientras la columna rodaba por las carreteras leonesas, la reunión en el Gobierno Civil terminó precipitadamente al escuchar el ruido de los soldados en las calles. El coronel Aranda, que se había ido al cuartel de Pelayo a comprobar la existencia de fusiles y munición, ordenó el despliegue de la tropa por la ciudad y las primeras detenciones, entre ellas, la del diputadoGraciano Antuña, que perdió unos minutos en avisar a su familia. Los demás se pusieron inmediatamente a salvo abandonando la ciudad hacia Mieres y las cuencas mineras.
Los obreros que se habían congregado en el patio del cuartel de los guardias de Asalto, en espera de la distribución de armas, vieron abrirse las ventanas del edificio y asomar los fusiles de la tropa, que abrió fuego contra ellos. La traición de Aranda quedaba consumada. La felonía del llamado “general de República” sorprendía a los propios republicanos, aunque no tanto a la diputada De la Torre. Los padres del felón, que residían en Madrid, ni siquiera fueron molestados por los republicanos.
Comenzaba a amanecer cuando los mineros llegaban a la plaza de Ponferrada. Ya desmontados de los camiones, estiraban las piernas y hablaban en voz alta para espantar el sueño, a la espera de cargar las supuestas armas y municiones. Pero en ese momento, los fusiles de los militares y guardias civiles que les acechaban desde las ventanas, algunas con ropas tendidas, abrieron fuego contra ellos. Sobre los adoquines quedaron sus cuerpos entre charcos de sangre. Los que pudieron, volvieron a los camiones y escaparon a toda prisa, cargados con su iracundia. Algunos heridos fueron hechos prisioneros y fusilados poco después. Entre ellos estaba el teniente de Asalto Menéndez.
La doble traición de Aranda, que formaba parte de la conspiración, como quedó demostrado en una carta a un colega sublevado que publicó El Socialista, tuvo unas consecuencias trágicas no sólo para la columna minera que debía enfrentarse a los golpistas en Madrid, sino también para los numerosos compañeros de armas que sufrieron la desconfianza de las autoridades republicanas y, lo que es peor, la consideración de “traidores” aunque lucharan con los milicianos. La tercera consecuencia fue para los madrileños, que tuvieron que apoderarse por sí mismos y sin ninguna ayuda de los cuarteles del Pardo, Carabanchel y, con un cañón y notable sacrificio en vidas, del Cuartel de la Montaña.
Fuente: Cuarto Poder

.............................................

OTRO ASUNTO. Hoy en Perroflautas del Mundo:
Una investigación destapa el horror de los internados franquistas: hablan las víctimas