febrero 02, 2007

¡Qué suerte tienes!

¡Qué suerte tienes! Era frase que había oído más de una vez -y de dos- de boca de algunos compañeros y amigos, incluso, uno hubo que añadió ¡tú con Rita no te aburrirás nunca! y era verdad, aburrirse, lo que se dice aburrirse, no se aburrió nunca; ahora bien, ello simultáneamente tenía su coste ¡vaya si lo tenía! claro que no sería él el que lo divulgara, no al menos por ahora; y yo, que soy la narradora... tampoco, tampoco... de momento.

Paquita

1 comentario:

elena dijo...

Que triste llegar a tener que "comprar" compañía para que te vean en las fiestas los amiguetes...¡y como dejarlo!.. sí, sale caro. Besos. Elena.