febrero 27, 2007

Tú, Mujer... (+ Victoria Caro)

Copiado íntegramente a Victoria Caro Regidor -Hálitos de Lince- de la página por mí muy publicitada y copiada -mientras me dejen-: http://onubenses.org/columnistas/
Sección: General
(Acabo de leer que en Sevilla -podría haber sido en cualquier otro lugar, ese dato es indiferente a lo que parece y se demuestra un día tras otro- un padre ha apuñalado a su hija de 10 años, A SU HIJA)

Tú, Mujer

Tú, Mujer, procreadora, guardiana del tesoro de la vida que madura en la sombra de la colina redondeada de tu vientre, que aguardas cuidadosa, paciente de nueve lunas, a la destemplanza de fatigas mañaneras y ardores nocturnos. Te has vuelto muy pretenciosa, como tu figura. Y exprimes con fuerza, empujas con uñas y dientes apretados de dolor y sufrimiento hasta rozar el límite de lo insoportable y enseguida desnudas tu orgullo y recoges al hijo, en tus brazos transparentes, sobre tu regazo, aún dolorido.Tú, Mujer, madre, compasiva centinela del niño que mama de los pechos agrietados por donde reluce el brillo de tu alma, mecedora de sus sueños y sus pesadillas. Madre complaciente, madre protectora, madre indulgente, madre coraje de la niñez egocéntrica, de la adolescencia rebelde, de la juventud indomable. Te has vuelto muy hacendosa de tus sufrimientos, con la lluvia ciega de tu amor puro, ideando siempre entramados lazos de alegrías.
Tú, Mujer, esposa, enamorada con pasión de aquel que te lanzaba miradas lascivas desde los ojos hasta las rodillas, te metiste el idilio en la cabeza y te entregaste por amor, benevolente de cada muestra de cariño, cada detalle, cada gesto Te acostumbraste a todas esas cuestiones domésticas de lavar penas, barrer tristezas y seguir cocinando quimeras. Te has vuelto terca queriendo mantener viva la llama en una relación cada vez más extinguida.
Tú, Mujer, procreadora, madre, esposa, rociada con disolvente y quemada viva, asfixiada por estrangulamiento, asesinada a hachazos, apuñalada, matada a balazos, acuchillada por los miserables maltratadores, violentos prepotentes, verdugos asesinos, agresores impotentes, dementes posesos, machistas, narcisistas, celosos, malditos todos.
No me digan hoy que matan porque aman a sus víctimas, porque son posesivos, porque no son conscientes del daño que hacen, porque tienen problemas de comunicación, porque fueron maltratados en su infancia. No hoy, nunca, hay justificación acertada para asesinar a la Mujer procreadora, madre, esposa.


IMPRESCINDIBLE completar su lectura con la de dos hermosos relatos que aparecen en el apartado de comentarios de dicha página, los de Alft y Manuel Rubiales, a cual mejor.

1 comentario:

elena dijo...

TODO, el primer texto y los comentarios, todo me ha gustado mucho...y estoy deacuerdo en que existe, por desgracia, el maltrato por parte de ambos, uno se ve mas pero, decir q el otro no existe, es ponerse una venda en los ojos. Nadie se merece tanto dolor.