abril 22, 2007

Museo de San Isidro

Fui por vez primera el año pasado, tenía que ser invierno, el cielo estaba limpio, de un azul intenso, bonito. Entonces, como hoy, había poca gente por las calles -como mejor se disfruta ¡salvo que vayas de juerga!- rectifico: tenía que ser hacia la primavera porque... recuerdo las ventanas abuhardilladas con tiestos de flores.
Esta vez inicio el acercamiento desde la ribera del Manzanares, desde el Paseo Virgen del Puerto.
Subo por la calle Segovia, da espectáculo, es el casco antiguo y el Viaducto, imponente, lo enmarca todo. A la derecha se queda la Cuesta de las Vistillas, guapa ella, paso por debajo de la calle Bailén y tomo la derecha, por la Costanilla de San Andrés. Es curioso he pasado por tres tiendas que venden los mismo, maniquíes para tiendas de ropa.
Por la Costanilla de San Andrés se accede a la Plaza de la Paja, donde se pone la Verbena de la Paloma -en las fiestas de La Paloma: el 15 de agosto, día de la virgen de todos los lugares de nuestra geografía- merece verse ¡a mí me gusta ... la plaza!
Nada más acceder a ella hay unos jardines a la izquierda, se llaman del príncipe Anglona, son pequeños pero curiosos, un buen sitio ... y recoleto. La calle tiene su nombre y al fondo de la misma está la torre más bonita de Madrid, la torre de iglesia más bonita para mi gusto, es la Torre de San Pedro El Viejo, esquina con la calle del Nuncio. Es mudéjar del siglo XIII, y junto a la de San Nicolás son las más viejas que quedan en pie en Madrid. Ambas rehabilitadas estupendamente -las torres-.
Estoy en la Costanilla de San Pedro, como su nombre adelanta son cuestas -pero no mucho-.
Por ella llego a la Plaza de San Andrés -mi destino- al Museo de San Isidro o "De los Orígenes" nombre más bonito pero más largo.
Este museo fue abierto en el año 2000 y creo que está siendo poco visitado, me guío porque en mi entorno sólo lo he visto yo. El año pasado vine a ver una exposición sobre Los Carpetanos, nuestros antecesores madrileños, los que vivían en la ribera del Manzanares, y ahora por la curiosidad ¡soy curiosa, sí, lo digo siempre! de ver lo que exponen extraído del movimiento de tierras de la M-30.
¿Qué hay? Huesos, piedras y restos cerámicos. Para mí ... estupendo, porque disfruto con su visión, también disfrutaría con el contacto, pero ... no se puede, está acristalado.
Hay huesos diminutos, son de micromamíferos. A mí me admira la paciencia de los arqueólogos, paleontólogos, antropólogos y todos los ólogos habidos y por haber. Su minuciosidad para extraer ¡eso! Para verlo tienen colocado delante una lupa, así verás una mandíbula que su parte más gruesa son 2 ¡milímetros! admírate, yo lo hago.
Además de esta exposición temporal que mantendrán hasta fines de septiembre, momento en que la pasarán al Arqueológico Regional, sito en Alcalá de Henares ¿que tampoco lo habéis visto? -otra tarea pendiente-. Decía que además tienen la exposición fija sobre los orígenes de Madrid, no la vi antes, la veo ahora.
Confirmo lo que ya leí en anteriores ocasiones, la mayoría de lo expuesto fue extraído de "areneros" de Getafe y Villaverde -zona sur de Madrid, más cálida-.
Y acabo, que bien merece una visita el solo edificio que las alberga. De poder ser en las primeras horas de la mañana, por la luz que disfrutaréis en las calles, en fin de semana o de martes a viernes, todos aquellos que puedan gestionar su propio tiempo.

PAQUITA

5 comentarios:

Candela dijo...

Gracias por ese paseo por Madrid con parada en la Plaza de la Paja. La de vueltas que di por allí en enero. Qué buenos recuerdos. Qué disfrutes los paseos por esa ciudad maravillosa!

María Narro dijo...

puedo gestionar mi tiempo, pero no mi viaje a Madrid.
Ha sido bonito dar una vuelta contigo por allí.
Un beso.
pd. yo tb admiro a todos los ologos del mundo menos a los odontólogos -me estás liando ;)- porque me duele una muela.

Dudu dijo...

Mea culpa. No conocía este museo. Anotado queda en el apartado de pendiente. Además es una excusa perfecta para pasear por el viejo Madrid.

Anónimo dijo...

Paquita,
Tu curiosidad no tiene límites. Qué encantadoramente versátil eres, querida amiga! Creo que ahí no me perdería, aunque de tu mano quizá me dejaba.

Besos, en un día precioso en nuestra tierra.

Enrique Sabaté dijo...

Jardín del príncipe Anglona
recogido y recoleto
¿quieres que cuente un secreto?
De paseo por la zona
del Madrid de la corona
de los Austrías al museo
en la Cava Baja veo
cada noche algún fantasma
que con su presencia pasma
mi ánimo aunque no creo.

Me gusta ese jardín tanto tanto que cada vez que paso por su puerta entro.


Bonito paseo nos has dado Paquita. Qué bien lo cuentas.